Manuela, una mujer de 93 años con principio de Alzhéimer, y un sueño: hacerse una foto con su ídolo Rafa Nadal

Una de las realidades más dolorosas a las que se enfrentan los enfermos de Alzhéimer es el miedo a perder los recuerdos sobre sus pasiones. Lo que para el resto es una afición, para ellos es un ancla a la realidad que separa la presencia y la ausencia de vida como la conocen. Por eso, Rafa Nadal tuvo a una aficionada muy especial viendo su vibrante choque contra Alexander Zverev.

Se trataba de Manuela, una mujer de 93 años que se aficionó hace mucho tiempo al tenis y, en concreto, al manacorense. Su nieto Carlos empezó una campaña en las redes sociales para promover que su abuela, con principio de Alzhéimer ya diagnosticado, pudiese conocer a su ídolo, porque ese era su sueño: verle en directo antes de que la enfermedad le fuera carcomiendo los recuerdos.

La organización se enteró de la noticia y se volcaron en ayudar a Manuela a cumplir ese objetivo. Tuvo la oportunidad de ver el partido en directo, en una inmejorable situación. No pudo celebrar la victoria de su ídolo, pero desde el primer momento se movieron los hilos para que pudiese conocerle.

La mujer, ilusionada desde el mismo momento que pisó la Caja Mágica, aplaudió con fervor cada punto y bola de Nadal, así como animó en los momentos más complejos. Incluso cuando el manacorense se fue cabizbajo al vestuario, Manuela no dejó de animarle.

"Me ha hecho más ilusión que si me regalan un jamón", decía Manuela en TVE instantes antes del partido. "Siempre me ha gustado verle. Hasta que no acaba, no me acuesto. Aguanto porque no me duermo", contaba, ilusionada. "Como si fuera un hijo mío. Me haría la ilusión más grande de mi vida si tuviera algo de él", contaba.

Un rato después del partido, una vez que Nadal cumplió con sus compromisos con la prensa y se cambió de ropa y demás, acudió a la llamada de Manuela. Sólo por su brillo en los ojos, mereció la pena la campaña.

Dentro de un tiempo, Manuela no recordará estos momentos, por desgracia. Pero quedarán los vídeos y las fotos de un día que, al menos para su familia y en especial para su nieto, quedarán en la retina para siempre.

La vacuna contra la covid-19 reduce drásticamente las infecciones sintomáticas y asintomáticas

La vacunación reduce drásticamente las infecciones sintomáticas y asintomáticas por COVID-19, según un estudio realizado a los empleados del St. Jude Children's Research Hospital (Estados Unidos) que ha comparado a los vacunados con sus compañeros no vacunados.

Este trabajo, publicado en la revista 'Journal of the American Medical Association', es uno de los primeros en mostrar una relación entre la vacunación con COVID-19 y un menor número de infecciones asintomáticas.

"Aunque es necesario seguir investigando, al prevenir las infecciones, incluso en personas asintomáticas, hay una gran posibilidad de que la vacunación disminuya la transmisión del SARS-CoV-2", explica el doctor Diego Hijano, del Departamento de Enfermedades Infecciosas del St. Jude.

En el estudio participaron 5.217 empleados de St. Jude que eran elegibles según las directrices del estado de Tennessee para la vacunación entre el 17 de diciembre de 2020 y el 20 de marzo de 2021. Más del 58 por ciento de los empleados fueron vacunados durante ese período. La mayoría de los trabajadores recibieron ambas dosis.

En general, la vacunación redujo el riesgo de infección asintomática y sintomática por SARS-CoV-2 en un 79 por ciento en los empleados vacunados en comparación con sus colegas no vacunados. Un análisis de las infecciones asintomáticas por sí solas reveló que la vacunación redujo el riesgo en un 72 por ciento.

La protección fue aún mayor para los empleados que completaron dos dosis. Una semana o más después de recibir la segunda dosis, los empleados vacunados tenían un 96 por ciento menos de probabilidades de infectarse con el SARS-CoV-2 que los no vacunados. Cuando los investigadores examinaron sólo las infecciones asintomáticas, la vacunación redujo el riesgo en un 90 por ciento.

Durante el estudio, 236 de los 5.217 empleados incluidos en el análisis dieron positivo en la prueba del SARS-CoV-2. Entre ellos había 185 empleados no vacunados y 51 de los 3.052 trabajadores que habían recibido al menos una dosis de la vacuna.

Casi la mitad de los casos positivos, 108, no manifestaron síntomas en el momento de la prueba. Entre los casos asintomáticos había 20 empleados que habían recibido una dosis de la vacuna y tres que dieron positivo a los siete días de la segunda dosis. "Los resultados son un recordatorio de los muchos casos ocultos en la población, lo que hace que la contención del virus sea un gran reto", explican los científicos.

El grupo de estudio incluía una muestra representativa de empleados en cuanto a raza y género. Más del 80 por ciento de los empleados eran menores de 65 años. El grupo vacunado incluía un mayor porcentaje de personal sanitario, el 47 por ciento, que los empleados no vacunados, el 25,7 por ciento.

Tribunales.- El TSJA absuelve a dos condenados por tráfico de drogas en una vivienda de Estepa

En una sentencia emitida el pasado 29 de abril y recogida por Europa Press, el TSJA aborda los recursos de apelación de cuatro personas condenadas por la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla en octubre de 2020, tratándose de Consuelo J.R., sus hijos Cristian N.J. y José María T.J.; y Antonio Manuel P.F., este último "ajeno" a la familia de los primeros y amigo de Cristian.

La sentencia impugnada relata que en el inmueble de Estepa habitado por Consuelo J.R. y su hijo Cristian N.J., este último titular registral del mismo; y visitado "habitualmente" por José María T.J., la Guardia Civil detectó "continuas transacciones de sustanciasestupefacientes", siendo acometido un registro de la vivienda el 19 de febrero de 2020.

En el interior de la vivienda, según la sentencia inicial condenatoria, los agentes descubrieron diferentes cantidades de cocaína y hachís "fraccionadas y preordenadas para su tráfico a terceros", cuyo precio total habría alcanzado los 2.546 euros en el mercado ilícito de drogas, toda vez que "el acusado Cristian N.J., titular y morador del inmueble, tenía conectada la luz mediante un servicio directo de la acometida general, conexiones realizadas sin canalizar sin consentimiento de la compañía Endesa".

Dado el caso, Consuelo J.R., José María T.J. y Cristian N.J. fueron condenados a cuatro años y medio de cárcel y multas de 7.500 euros por un delito contra la salud pública con la agravante de reincidencia, siendo el último de ellos condenado a una multa más por delito leve de defraudación de fluido eléctrico.

EL "CLAN FAMILIAR"

Además, Antonio Manuel P.F., "ajeno al clan familiar", era condenado a tres años de cárcel y una multa de 7.500 euros como "cooperador necesario" del citado delito contra la salud pública atribuido a los tres primeros, porque según la sentencia inicial "participaba en las actividades de tráfico de sustancias estupefacientes, concretamente realizando labores de vigilancia".

Pues bien, tras interponer todos ellos recursos de apelación frente a esta sentencia condenatoria, el TSJA ha absuelto a José María T.J. y Manuel P.F. del delito contra la salud pública por el que habían sido condenados.

Según el TSJA, si bien "la autoría de Consuelo y de su hijo Cristian está acreditada, porque residen de modo fijo en la vivienda que sirve de punto de venta estable y organizado, manteniendo los estupefacientes en disposición de venta tanto en el salón como en el dormitorio de Cristian", no pesa "base para mantener la condena de José María T.J. como coautor del delito contra la salud pública".

LA CONSTRUCCIÓN "ANEXA"

Pues aunque el mismo fuese propietario de una construcción "anexa" en la parcela donde se halla la vivienda intervenida, siendo localizados en dicha construcción 133 gramos de hachís, "no se ve razón para enlazar el hallazgo de ese producto con el tráfico de sustancias distintas y bastante más nocivas que nos ocupa", en alusión a la cocaína.

En cuanto a Manuel P.F., el TSJA determina que "el hecho de que este acusado, titular de una parcela ubicada en las inmediaciones y amigo de Cristian según indica asimismo la Guardia Civil, sea visto por las proximidades o incluso en la vivienda, aunque sea junto a la entrada, no es bastante para dar por cierta con una mínima solidez su participación en el delito".

Por eso, el TSJA les absuelve a ambos del delito contra la salud pública que inicialmente se les achacaba, manteniendo la condena en los mismos términos para los dos restantes acusados.

Tribunales.- El TSJA absuelve a dos condenados por tráfico de drogas en una vivienda de Estepa

En una sentencia emitida el pasado 29 de abril y recogida por Europa Press, el TSJA aborda los recursos de apelación de cuatro personas condenadas por la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla en octubre de 2020, tratándose de Consuelo J.R., sus hijos Cristian N.J. y José María T.J.; y Antonio Manuel P.F., este último "ajeno" a la familia de los primeros y amigo de Cristian.

La sentencia impugnada relata que en el inmueble de Estepa habitado por Consuelo J.R. y su hijo Cristian N.J., este último titular registral del mismo; y visitado "habitualmente" por José María T.J., la Guardia Civil detectó "continuas transacciones de sustanciasestupefacientes", siendo acometido un registro de la vivienda el 19 de febrero de 2020.

En el interior de la vivienda, según la sentencia inicial condenatoria, los agentes descubrieron diferentes cantidades de cocaína y hachís "fraccionadas y preordenadas para su tráfico a terceros", cuyo precio total habría alcanzado los 2.546 euros en el mercado ilícito de drogas, toda vez que "el acusado Cristian N.J., titular y morador del inmueble, tenía conectada la luz mediante un servicio directo de la acometida general, conexiones realizadas sin canalizar sin consentimiento de la compañía Endesa".

Dado el caso, Consuelo J.R., José María T.J. y Cristian N.J. fueron condenados a cuatro años y medio de cárcel y multas de 7.500 euros por un delito contra la salud pública con la agravante de reincidencia, siendo el último de ellos condenado a una multa más por delito leve de defraudación de fluido eléctrico.

EL "CLAN FAMILIAR"

Además, Antonio Manuel P.F., "ajeno al clan familiar", era condenado a tres años de cárcel y una multa de 7.500 euros como "cooperador necesario" del citado delito contra la salud pública atribuido a los tres primeros, porque según la sentencia inicial "participaba en las actividades de tráfico de sustancias estupefacientes, concretamente realizando labores de vigilancia".

Pues bien, tras interponer todos ellos recursos de apelación frente a esta sentencia condenatoria, el TSJA ha absuelto a José María T.J. y Manuel P.F. del delito contra la salud pública por el que habían sido condenados.

Según el TSJA, si bien "la autoría de Consuelo y de su hijo Cristian está acreditada, porque residen de modo fijo en la vivienda que sirve de punto de venta estable y organizado, manteniendo los estupefacientes en disposición de venta tanto en el salón como en el dormitorio de Cristian", no pesa "base para mantener la condena de José María T.J. como coautor del delito contra la salud pública".

LA CONSTRUCCIÓN "ANEXA"

Pues aunque el mismo fuese propietario de una construcción "anexa" en la parcela donde se halla la vivienda intervenida, siendo localizados en dicha construcción 133 gramos de hachís, "no se ve razón para enlazar el hallazgo de ese producto con el tráfico de sustancias distintas y bastante más nocivas que nos ocupa", en alusión a la cocaína.

En cuanto a Manuel P.F., el TSJA determina que "el hecho de que este acusado, titular de una parcela ubicada en las inmediaciones y amigo de Cristian según indica asimismo la Guardia Civil, sea visto por las proximidades o incluso en la vivienda, aunque sea junto a la entrada, no es bastante para dar por cierta con una mínima solidez su participación en el delito".

Por eso, el TSJA les absuelve a ambos del delito contra la salud pública que inicialmente se les achacaba, manteniendo la condena en los mismos términos para los dos restantes acusados.

El Gobierno murciano levantará el cierre perimetral tras el estado de alarma

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha comunicado que el Gobierno murciano optará finalmente por levantar el cierre perimetral una vez que finalice el estado de alarma, este domingo 9 de mayo. El toque de queda tampoco continuará como hasta ahora, sino que será sustituida por una limitación de la actividad no esencial desde la medianoche hasta las 6.00 horas. (Fuente: POPULAR Murcia)

El alcalde de El Ronquillo solicita a Salud la reapertura de las urgencias por el fin del estado de alarma

En este sentido, el regidor ha pedido una reunión con la delegada territorial de Salud, Regina Serrano, para abordar esta cuestión, según consta en el documento recogido por Europa Press. "Si la reinvidicación no es atendida, el Ayuntamiento encabezaría nuevas acciones de protesta, que se comunicarían oportunamente", señalan fuentes municipales.

"En relación con la situación que está atravesando nuestro centro de atención primaria con el cierre de las urgencias y que ya le fue expuesta en el escrito que posteriormente contestaron el pasado 18 de junio de 2020, solicito una cita presencial para tratar esta problemática", afirma el alcalde en la misiva, al tiempo que pide una "solución válida" que procure la mejora al derecho a la sanidad pública de todos los ronquilleros que, debido al Covid, "se ha visto mermado de forma drástica y lamentable".

Por todo ello, el alcalde de este municipio sevillano ha reclamado que se implante de nuevo el servicio de urgencias -cerrado en marzo del pasado año- "ante el levantamiento del estado de alarma, que finaliza este domingo, y el establecimiento de nuevas medidas", concluye el escrito.

Coronavirus.- UGT advierte de que «la descoordinada» gestión del COVID «genera angustia en los ciudadanos»

Así, ha incidido en que "unido a los perniciosos efectos que el confinamiento ha supuesto, la angustia derivada de la falta de toma de decisiones en la gestión de la pandemia, constantes modificaciones en el plan de vacunación, indecisión en qué tipo de vacunas se deben utilizar, sobre qué segmentos de la población, cual debe ser la estrategia de vacunación más adecuada a los ciudadanos a los que se les ha inoculado una primera dosis de Astrazeneca, entre otras, son cuestiones que preocupan a la ciudadanía generando ansiedad".

De igual modo, ha aludido a "la sensación" de que "los políticos no controlan la situación, de que no tienen claro las decisiones más idóneas".

"Trabajadores de sectores considerados esenciales siguen sin vacunar manteniendo su exposición al riego biológico. Desconocen cuál es el calendario de vacunación que les van a aplicar, que tipo de vacuna les van a inocular, cuantas dosis tienen que recibir, si va a ser necesario repetir periódicamente la vacunación", ha señalado en un comunicado.

Por ello, y ante la situación, UGT Málaga ha advertido, ya que "se están observando señales de que la salud mental de las personas trabajadoras y de la ciudadanía puede deteriorarse gravemente", exigiendo "la adopción de medidas conjuntas que minimicen las consecuencias de la angustia que se ha implantado en la sociedad".