Educar la sinceridad, clave para hablar con tus hijos en la ‘nueva normalidad’

El coronavirus ha hecho que la vuelta a las aulas este año sea más complicada de lo habitual para los niños, y no solo por el contagio de la enfermedad, sino por las circunstancias y medidas que ha supuesto este regreso a las aulas: no pueden compartir, no pueden jugar con niños que no sean de su clase, no pueden abrazarse…

Esta situación puede generar cierto estrés y ansiedad en los más pequeños, por lo que es importante comunicarse con ellos para identificar los sentimientos negativos. Para fomentar esta comunicación, y que sea de manera sincera, los expertos de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE) señalan una serie de pautas muy sencillas:

“Los niños aún tienen dificultad para distinguir entre la realidad y su propia imaginación, por lo que los padres no deben recriminar al niño por una conducta no sincera cuando en realidad se trata de una confusión”, señalan desde la AMEI. “La falta de sinceridad puede estar motivada por un nivel bajo de autoestima y falta de seguridad en sí mismo, pero también porque quiere conseguir algo que le interesa, obtener atención, intenta evitar un castigo o siente falta de afectos y se refugio en un mundo de ficción”, añaden. La mentira también puede venir de imitar el comportamiento de las personas que son importantes para el niño.

Desde esta entidad insisten en mantener una comunicación fluida y sincera con esta nueva normalidad, ya que los cambios “pueden provocar ansiedad por el aislamiento social e incluso muchos niños corren el riesgo de sufrir trastornos psicológicos permanentes, incluida la depresión. La comunicación sincera entre los niños y los adultos, tanto en el hogar como en la escuela, es clave para detectar síntomas que nos alerten del desarrollo de un posible trastorno emocional o psicológico”, concluyen.

Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

La mochila del colegio: ¿cómo debe ser y cuánto peso es recomendable?

Aunque este curso las preocupaciones de los padres con la vuelta al cole han sido mucho mayores que las de otro cursos, dada la crisis del coronavirus y el cambio en las aulas que eso ha supuesto, hay cuestiones que se repiten años tras año y generan algún que otro quebradero de cabeza entre los padres, como los piojos o el peso de la mochila.

Sobre esta última cuestión, la Asociación Española de Pediatría apunta que el peso recomendado no debe superar del 10 al 15% del peso del niño. "Así, para los niños de 20 kilos, la mochila debería pesar como máximo 2 a 3 kilos; para los niños de 30 kilos no debería pesar más de 3 a 4,5 kilos; para los niños de 40 kilos, no más de 4 a 6 kilos", explican en la web de la asociación.

Sobre la tipología de la mochila, los pediatras recomiendan "que sea ligera y adecuada al tamaño del niños, que tenga dos cintas anchas para los hombros y que, tanto ellas como la espalda, estén acolchadas" y recuerdan que las que llevan ruedas no siempre son las más adecuadas, "ya que si se transita por un terreno irregular o si hay escaleras pueden resultar incómodas".

Además de estas recomendaciones, los expertos apuntan que un exceso de peso en la mochila puede provocar dolor de espalda y de cuello, pero no escoliosis, deformación de la columna vertebral muy frecuente en la adolescencia.

La Asociación Española de Pediatría recoge algunos consejos para prevenir lesiones y que la espalda de los más pequeños no sufra más de lo deseado:

Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

Cuatro claves para afrontar con éxito la educación semipresencial

La crisis del coronavirus sigue afectando a multitud de ámbitos. Uno de los que más está sufriendo ahora sus efectos es el de la educación. Así, en multitud de zonas del país, los alumnos de Secundaria y Bachillerato acaban de comenzar sus respectivos cursos académicos en una modalidad que hasta ahora desconocían: la semipresencial.

A pesar de la excepcionalidad de la situación, diversos expertos destacan estos días los numerosos beneficios que esta forma de enseñanza tiene, entre los que se encuentran el desarrollo de cualidades como la disciplina y la independencia y el refuerzo de la motivación, fruto de que los adolescentes se involucren en mayor medida en sus propios procesos y de que accedan a fuentes de aprendizaje interactivas, entretenidas y originales.

Con el fin de poder afrontar con garantías este atípico curso académico, bajo estas líneas puedes encontrar las principales claves que conviene tener en cuenta al respecto.

- Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

Cinco entretenidos juegos para disfrutar en familia en la piscina

A pesar de que la desescalada ha permitido ya que los primeros nadadores acudan a las piscinas en algunas zonas del país (siguiendo un estricto protocolo de higiene y seguridad que garantice el distanciamiento), la mayoría de la ciudadanía aún no ha podido darse el primer chapuzón del año.

Una experiencia muy querida sobre todo por los más pequeños de la casa, que verano tras verano insisten a sus padres para ir a divertirse con sus amigos y familiares a uno de los lugares preferidos. En este sentido, existen diversos juegos con los que poder disfrutar en familia en la piscina y que harán que los pequeños lo pasen en grande al mismo tiempo que hacen ejercicio.

- Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

Cinco claves para proteger correctamente a los niños del sol

Aunque este verano las vacaciones puede que sean más atípicas de lo normal, hay quienes ya están empezando a pensar en las maletas para disfrutar de una escapada, ya sea al pueblo familiar, a la casa de la playa o a un nuevo destino por descubrir. A la hora de preparar la maleta no hay que olvidarse de la crema solar, elemento indispensable del verano.

La protección solar resulta esencial si se va a pasar una larga jornada de exposición al sol, y más todavía en el caso de los niños: la mayoría de los daños por exposición solar que recibe una persona se producen durante la infancia y adolescencia, lesiones que tienen una estrecha relación con el envejecimiento cutáneo y el cáncer de piel en edad adulta.

Siguiendo las pautas que recoge la Asociación Española de Pediatría y la Asociación Española de Dermatología, es importante:

Tipo de crema. Es muy importante que la crema solar proteja de la radiación UVB (causante de las quemaduras solares) y UVA (responsable del envejecimiento prematuro de la piel). Cabe recordar que las cremas, una vez abiertas, deben renovarse cada 12 meses, por lo que si se tiene algún bote abierto del año anterior, hay que tirarlo y comprar otro nuevo.

Edad. A los niños menores de 6 meses no es recomendable aplicarles crema solar, es mejor ponerles a la sombra y con ropa apropiada. Los menores de 3 años tampoco deben exponerse demasiado tiempo al sol y, en caso de que lo hagan, se debe apostar por una crema de FPS alto y con filtros físicos o minerales. A partir de los 3 años, se puede optar por las cremas de filtros químicos.

Aplicación. La crema debe aplicarse generosamente sobre la piel seca unos 15 o 30 minutos antes de exponerse al sol, y hacerlo de nuevo cada dos horas, pues el sudor y el agua disminuyen su efecto. Hay que incidir en cara, cuello, hombros, escote, orejas y empeines, las zonas más sensibles.

Exposición. Como recomendación general, conviene evitar las horas de máxima exposición, entre las 12 y las 16 horas. Además, es recomendable que los niños lleven gafas de sol y sombreros o gorras que les protejan la cara.

Hidratación. Aunque no tengan sed, es muy importante dar agua o fruta fresca como sandía o melón con más frecuencia para que los niños se mantengan hidratados.

Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...

Cinco deportes para que los niños refuercen el equilibrio y la coordinación

El aislamiento ha hecho que buena parte de la población se reconcilie con el deporte. La necesidad de estar tantas horas al día en casa llevó a muchas personas a retomar ejercicios que hace años que no practicaban e incluso a iniciar algunos nuevos con el fin de ocupar el tiempo, mantener el cuerpo en forma y compensar la falta de actividad física.

Aunque ahora las condiciones del confinamiento se estén relajando, conviene no dejar de lado este hábito y mantener así una práctica muy beneficiosa para la salud, incluyendo a los niños. En este sentido, uno de los planos que más se ha trabajado estas últimas semanas es el del equilibrio y la coordinación, dos ámbitos que reportan multitud de beneficios al organismo.

Así, entrenar la coordinación permite realizar movimientos ordenados y dirigidos a la obtención de un gesto técnico y hacerlo con el equilibrio ayuda a que los movimientos sean más eficientes en su ejecución y fortalece el sistema neuromuscular, haciendo que aumente la estabilidad. Bajo estas líneas se explican cinco ejercicios con los que los más pequeños de la casa podrán trabajar ambos planos.

- Si quieres conocer más actividades para realizar con los niños, apúntate a la newsletter de 20Minutos.

Pautas sencillas para aprender a calcular raíces cuadradas

Matemáticas es una de las asignaturas más temidas por buena parte de los niños curso tras curso. Además del poco atractivo que muchos le ven, el lenguaje simbólico y abstracto de esta materia exige un esfuerzo continuado en edades en las que las áreas del cerebro relacionadas con el razonamiento aún no han madurado lo suficiente.

No obstante, conviene recordar que su estudio, además de que influyen en ámbitos tan importantes como la economía, la política, la música o la biología, reporta multitud de beneficios: desarrolla el razonamiento, ayuda a tener un pensamiento analítico, agiliza la mente, genera practicidad… Y, además, según la forma en la que se enseñen sus principales aspectos, los alumnos pueden ir aumentando su interés y su motivación con respecto a estos.

Ejemplo de ello son las raíces cuadradas, para cuyo cálculo rápido existen una serie de trucos que se detallan bajo estas líneas.

- Si quieres conocer más datos de interés así como actividades para realizar estos días en casa con los más pequeños, apúntate a la newsletter de 20Minutos.

Cinco beneficios que pasear al aire libre tiene para tu salud (y la de toda la familia)

A pesar de las lluvias de los últimos días, la llegada de la primavera, el buen tiempo y el aumento de las horas de luz invitan más que nunca a salir a pasear al aire libre. Ya sea en el parque más cercano a casa o en alguna zona verde dentro de la propia provincia, disfrutar de un tiempo rodeado de naturaleza tiene múltiples beneficios para la salud de toda la familia.

El primero y más importante es la realización de ejercicio físico: andar, correr o ir en bici son algunos de los deportes que recomienda la Organización Mundial para seguir unos hábitos saludables y mantenerse sano, tres opciones perfectas para practicar al exterior. Además del estado físico, pasear al aire libre contribuye puede mejorar otras cuestiones de salud, desde la salud mental a la miopía.

Reduce la miopía: un estudio de la Universidad Sun Yat-sen, en Guangzhou (China), comprobó que los escolares que habían pasado más tiempo al aire libre y expuestos al sol presentaban hasta un 30% menos de casos de miopía que los que pasaban más horas en espacios cerrados.

•Ayuda a dormir mejor: cuando se camina se libera serotonina, un neurotransmisor que ayuda a la producción de melatonina, hormona que regula los ciclos de sueños. Además, este neurotransmisor interviene también en el control del estrés.

•Mejora los niveles de vitamina D: la vitamina D es clave para un buen desarrollo del cerebro, y una de la mejor manera de obtenerla es a través de los rayos ultravioleta del sol. Eso sí, no hay que olvidarse de la protección solar.

•Reduce el riesgo de Alzheimer: otro estudio realizado por la Universidad de Virginia (EE.UU.) encontró que los hombres de 71 a 93 años de edad que caminaban un cuarto de milla diaria tenían un 50% menos de riesgo de sufrir Alzheimer, comparado con aquellos hombres de la misma edad que no caminaban.

•Aumenta las defensas: caminar estimula el sistema circulatorio, pero también la formación de glóbulos rojos y blancos, principales defensores de nuestro sistema inmunitario. Un estudio de Harvard asegura que aquellas personas que caminan 20 minutos al día durante 5 días a la semana padecían un 43% menos de resfriados y gripe que aquellos que no andaban nada. Además, en caso de sufrir una enfermedad, la duración de los síntomas también era mucho más corta en aquellos que caminaban diariamente al aire libre.

Suscríbete a la newsletter de 20Minutos para recibir más información y planes con niños.

«Niños, ¿qué hay de comer hoy?

Son muchas familias las que han vuelto a comer juntas cada día, una costumbre especialmente mediterránea, como nuestra dieta, que constituye uno de los pilares fundamentales para disfrutar de un estilo de vida saludable.

La cuidada planificación de las comidas, la compra responsable de los alimentos de proximidad y temporada y su cocinado casero son las principales ventajas que se derivan de la vuelta al hogar y que ponen distancia con el masivo servicio de los comedores escolares y el rancio 'tupper' de las comidas exprés en la oficina.

Estas tareas deberían compartirse entre los miembros de la familia, especialmente con los niños, pues además de ser muy constructivas para su desarrollo y autonomía, son de gran ayuda para aliviar el trabajo doméstico.

En muchas casas, ya ha quedado probada la afición de los más pequeños a ponerse con las manos en la masa cuando se trata de hacer bizcochos o dulces. También se han fomentado el orden o la recogida de juguetes, de manera que es posible pedirles un poco más. Es una buena opción proponerles que diseñen un menú semanal que respete al máximo la pirámide alimenticia de la dieta mediterránea y la importante premisa de '5 al día', relativo al consumo de frutas y verduras.

Lo primero que habrá que ajustar será el consumo de fruta y verdura a diario, la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta. Las ensaladas, guarniciones, sopas, purés y cocinados al horno abren un amplio abanico de opciones, que deberán completarse con el consumo de frutas como postre o tentempié.

A su vez, la presencia de los hidratos de carbono es esencial para cubrir las necesidades energéticas, por lo que hay que estimular el consumo de alimentos como pan, arroz, pasta o cereales como parte del plato principal. No hay que olvidar las legumbres, cuyo consumo se recomienda dos veces a la semana y no necesariamente a base de potajes. Entrantes, patés y albóndigas sorprenderán a los más pequeños.

A los niños también habrá que explicarles las diferencias entre los tipos de carne y pescado, así como su frecuencia en cada caso. Los productos lácteos deberán tener un papel protagonista en el menú diario, así como los huevos, fuente saludable de proteínas, que pueden llegar a cuatro raciones a la semana.

La importancia de beber mucha agua, de prescindir de los dulces y grasas saturadas y de comer con poca sal son otras de las lecciones que podrán aprender con este ejercicio. Y para ver algunos ejemplos, la propia web de la Fundación Dieta Mediterránea ofrece sus propuestas para la semana actual.

Si quieres seguir recibiendo ideas y propuestas didácticas para poner en práctica con tus hijos, suscríbete de forma gratuita a nuestra newsletter.

Tres postres ricos y saludables para hacer con niños

Para demostrarle a los más pequeños que el sabor y la salud no están reñidos, existen numerosas recetas sencillas de postres con las que deleitar al paladar y al cuerpo y que, además, permiten disfrutar de un rato en familia en la cocina.

Una de las más fáciles y refrescantes, ahora que las temperaturas están subiendo, son las deliciosas paletas de frutas, que contienen un 85% de agua. Para preparar cuatro raciones de este dulce, solo es necesario un litro de agua de coco, media taza de fresas (cortadas) , una taza de uvas, una taza de moras y miel. Primero, se mezcla el agua de coco con la miel hasta conseguir el dulzor que se desea. Después, se distribuye la fruta en el molde para paletas y se le añade el líquido. Por último, se colocan los palitos para poder disfrutar de estos helados una vez hayan pasado por el congelador un mínimo de tres horas.

Con la apariencia de un helado convencional pero con un interior mucho más saludable. Para preparar los conos de frutas solo hay que derretir, en un tazón, chocolate para fundir con la ayuda del microondas. Una vez en estado líquido, se vierte un poco en el interior de los conos (tantos como comensales) y se decora el borde superior con él. Después, se cortan frutas al gusto (cualquier combinación es buena) y se rellenan los conos con ellas.

Uno de los postres más consumidos en cualquier hogar es el yogur. Para darle un toque más fresco, sabroso y divertido, una de las mejores opciones para consumirlo es añadir a un litro de yogur griego algunos cereales y un plátano. El primer paso es aplastar la fruta y mezclarla con el yogur y los cereales. Después, se revuelve todo y se vierte sobre moldes pequeños, que se meten al congelador durante unas ocho horas. Esta receta admite numerosas variaciones y cualquier fruta sirve.

No olvides darte de alta en nuestra newsletter para seguir recibiendo planes para niños.