Con altas temperaturas, lactancia a demanda

Las altas temperaturas registradas en estos días hacen necesario extremar las precauciones en la hidratación del bebé, por lo que, tal y como ha asegurado la especialista en neonatología del Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid, Leticia Ruiz, la lactancia materna a demanda es la "mejor herramienta" para asegurar que el menor esté hidratado.

Más de un centenar de mayores riojanos reciben recomendaciones para estar bien hidratados en verano

La Fundación Edad&Vida organiza durante los meses de julio y agosto la séptima edición de la 'Campaña de Hidratación Edad&Vida', una iniciativa por la que más de un centenar de personas mayores de La Rioja recibirán recomendaciones generales para estar adecuadamente hidratadas en verano.

Descubren un gen que provoca la ELA gracias al ‘Ice Bucket Challenge’

20MINUTOS.ES

  • El gen se llama NEK1 y está presente tanto en las formas hereditarias como en las esporádicas de la enfermedad degenerativa.
  • En el estudio se han secuenciado los genomas de 15.000 enfermos de ELA y han participado más de ochenta científicos de todo el mundo.
  • El descubrimiento podría ayudar a encontrar un tratamiento para esta enfermedad incurable en la actualidad.

Un chico haciendo el reto viral conocido como 'ice bucket challenge'.

El reto solidario del Ice Bucket Challenge, que triunfó el verano de 2014, consistía en tirarse un cubo de agua helada sobre la cabeza y nominar a otros a hacerlo para recaudar fondos para investigar y/o tratar la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), enfermedad conocida por ser la que padece el astrofísico Stephen Hawking.

Había muchos escépticos que lo veían como otra estupidez viral relacionada con los famosos y las redes sociales, pero lo cierto es que el reto recaudó más de 100 millones de dólares en tan solo treinta días, financiando investigaciones sobre la enfermedad, según The Guardian.

Uno de estos estudios es el proyecto de MinE, financiado a través de las donaciones. Los científicos de la investigación afirmaron en un artículo publicado este lunes en la revista Nature Genetics, que han identificado un nuevo gen asociado con la ELA. Este importante hallazgo podría ayudar a conseguir nuevas posibilidades de tratamiento para los afectados.

La ELA o la enfermedad de Lou Gehrig, jugador de béisbol que falleció por ella y que da nombre a esta enfermedad degenerativa, es un trastorno neurológico en el que las neuronas motoras que controlan la función muscular mueren de manera lenta. Puede ser esporádica o heredada y no tiene cura.

"Es muy emocionante porque muestra que todos los que realizaron la donación del Ice Bucket Challenge han contribuido en la investigación", dijo Brian Frederick, vicepresidente ejecutivo de comunicaciones y desarrollo de la Asociación ELA. "El proyecto de MinE está haciendo un trabajo importante, y el descubrimiento de este nuevo gen nos ayudará a entender mejor la enfermedad ELA", declaró.

El gen recién descubierto, NEK1, se asocia únicamente con el 3% de los casos de ELA, pero está presente en ambas formas hereditarias y esporádicas de la enfermedad.

El proyecto MinE ha estado trabajando para secuenciar los genomas de 15.000 personas con la enfermedad, y en el descubrimiento participaron más de 80 investigadores de 11 países.

Este descubrimiento es significativo, "porque ayuda a entender lo que está provocando y nos puede ayudar encontrar un mejor tratamiento", declaró Frederick, que añadió "todavía es muy temprano para comprender este gen en particular, y aún queda un largo camino para la comprensión de la enfermedad en general".

Una hora de ejercicio al día contrarresta los riesgos de pasar 8 horas sentado

EUROPA PRESS

  • Desde los años 50 numerosos estudios han confirmado que la falta de actividad física es un factor de riesgo de muerte prematura por diferentes enfermedades.
  • Ahora, un último informe publicado en 'The Lancet' ha analizado hasta 16 estudios llevados a cabo con más de un millón de hombres y mujeres.
  • La conclusión a la que llegaron fue que quienes realizaban entre 60 y 75 minutos de ejercicio moderado al día eliminaban el aumento del riesgo de muerte prematura.
  • "Es posible reducir e incluso eliminar dicho riesgo si somos suficientemente activos, incluso sin necesidad de practicar deportes o ir al gimnasio", dice uno de los investigadores.
  • Cuando el gimnasio está fuera: cómo hacer deporte al aire libre y sin gastar un solo euro.

Ejercicio

Una revisión de estudios publicada en la revista The Lancet ha revelado que los riesgos del sedentarismo que sufren quienes pasan ocho horas diarias sentados en su trabajo puede contrarrestarse con al menos una hora de actividad física.

Desde que un estudio en los años 50 revelara que los conductores de autobuses de Londres tenían más riesgo de enfermedades coronarias en comparación con quienes se encargaban de cobrar los billetes (que, a diferencia de los conductores, van de pie), numerosos estudios han confirmado que la falta de actividad física es un factor de riesgo de muerte prematura por diferentes enfermedades.

De hecho, se estima que más de 5 millones de personas mueren cada año en el mundo por no cumplir con los niveles de actividad física recomendada, que para los adultos se fija en al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana.

 Sin embargo, muchos trabajos realizados en países desarrollados muestran como un elevado porcentaje de la población adulta pasa gran parte del día sentada, bien en los medios de transporte en los que acuden a trabajar, en su propio puesto de trabajo o en el sofá de su casa.

En el análisis publicado en The Lancet se analizaron 16 estudios con datos de más de un millón de hombres y mujeres que fueron divididos en cuatro grupos en función de su nivel de actividad física moderada, teniendo en cuenta esto equivaldría a caminar unos 5,6 kilómetros o hacer 16 kilómetros en bicicleta durante una hora.

Los investigadores encontraron que quienes realizan entre 60 y 75 minutos de ejercicio moderado al día lograban eliminar el aumento del riesgo de muerte prematura que les correspondía por estar sentados durante más de ocho horas al día. El problema, según lamentan los expertos, es que hasta tres de cada cuatro participantes no lograron llegar a ese nivel de actividad.

El mayor riesgo de muerte prematura fue para aquellos individuos que eran más sedentarios, con entre un 28 y 59% más de probabilidades en comparación con los que eran físicamente más activos, similar al asociado con otros factores de riesgo como la obesidad o el tabaco.

"Pese a que existe mucha preocupación sobre los riesgos para la salud de un estilo de vida sedentario, podemos dar un mensaje positivo porque es posible reducir e incluso eliminar dicho riesgo si somos suficientemente activos, incluso sin necesidad de practicar deportes o ir al gimnasio", según ha destacado Ulf Ekelund, investigador de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) que ha participado en esta investigación.

Los investigadores reconocen que existen ciertas limitaciones en los datos analizados, ya que se centraron en población de más de 45 años y todos procedían de Europa Occidental, Estados Unidos y Australia. No obstante, coinciden en que la muestra es tan amplia que los beneficios observados son más robustos que los observados en otros trabajos previos.