Fleming tenía razón

La proliferación de bacterias resistentes a los antibióticos amenaza los avances en salud. El primer informe mundial de la OMS lo detecta en todos los países.