El consumo de tabaco y alcohol entre los estudiantes aumenta en España

Cigarrillo electrónico
Cigarrillo electrónico. EFE/Sebastien Nogier

En la presentación de esta Encuesta, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, destacó la importancia de los resultados de este trabajo “para orientar las políticas y potenciar la eficacia de las acciones contra las adicciones”.

La delegada del Gobierno del Plan Nacional Sobre Drogas, Azucena Martí, quien presentó la Encuesta con la ministra, advirtió de que el mayor consumo de alcohol está asociado a una “alta frecuencia de salidas nocturnas, llegar más tarde a casa, hacer pellas o consumir otras drogas ilegales”.

La encuesta ESTUDES, que se realiza a jóvenes de entre 14 y 18 años de toda España, muestra un aumento del uso de cigarrillos electrónicos. La mitad de los estudiantes (el 48,4 %) lo ha usado alguna vez. En la anterior encuesta, de 2016, así lo declaraba uno de cada cinco (20,1 %). La proporción de usuarios de cigarrillos electrónicos es considerablemente más alta entre los que fuman tabaco que entre los que no lo hacen.

El estudio también revela que el consumo es más frecuente entre los chicos, con independencia de la edad. Entre los estudiantes que han usado cigarrillos electrónicos alguna vez, el 67,1 % utilizaron cartuchos sin nicotina, el 11,3 % con nicotina y el 21,6 % utilizaron cartuchos de los dos tipos.

Internet

El uso compulsivo de internet se ha estabilizado en un 20 por ciento. En concreto, se ha registrado un 1 % menos que en la anterior edición de ESTUDES. En este caso, se advierte una mayor prevalencia entre las chicas (23,4 %) que entre los chicos (16,4 %).

Videojuegos

Por primera vez, esta encuesta recoge el consumo de videojuegos. El 82,2 % de los encuestados dice haber jugado a videojuegos en el último año. Concretamente, el 47,9 % ha jugado a eSports y el 34,7 % ha sido espectador del mismo. La mayoría son chicos de 14 y 15 años.

Drogas más consumidas

ESTUDES 2018-2019 muestra que las drogas consumidas por un mayor porcentaje de estudiantes (en los últimos doce meses) son, en primer lugar, el alcohol (75,9 %) y en segundo lugar el tabaco (35 %). Le sigue el cannabis (27,5 %). Los hipnosedantes sin receta alcanzan el 6,1 por ciento.

El resto de drogas tiene una prevalencia más reducida. El 2,4 % de los encuestados confiesa que ha consumido cocaína en los últimos 12 meses. En este mismo indicador temporal, el éxtasis ha sido consumido por el 1,9 %; las nuevas sustancias psicoactivas, el 1,7 %; los alucinógenos, el 1,4 %; las metanfetaminas, el 1,2 % y las anfetaminas, el 1,1 %. El resto de las sustancias estudiadas (más de 20) se sitúan como mucho en el 1 por ciento.

Mayor consumo masculino

El consumo de todas las drogas ilegales está más extendido entre los chicos que entre las chicas. Con las drogas de comercio lícito (alcohol, tabaco o hipnosedantes) sucede lo contrario: a excepción de los analgésicos opioides, las consumen más las chicas.

En cuanto a la percepción del riesgo, el alcohol es la sustancia que se percibe como menos peligrosa. El 76,8 % atribuye “muchos o bastantes problemas” al consumo de 5 ó 6 cañas o copas en el fin de semana. Por su parte, desde 2010, persiste la consideración del tabaco como más peligroso que el cannabis.

De hecho, la percepción de riesgo del consumo de cannabis ha descendido ligeramente. El 87,5 % de los estudiantes de 14 a 18 años considera que consumirlo habitualmente puede causar muchos o bastantes problemas (90,7 % en 2016). Respecto al consumo esporádico, el 51,9 % de los encuestados percibe ese riesgo, frente al 54,1 % en 2016.

En cuanto a la disponibilidad percibida, 9 de cada 10 estudiantes de 14 a 17 años no aprecian ninguna dificultad para conseguir alcohol y tabaco si quisieran, a pesar de que la venta está prohibida en menores. La droga ilegal que se percibe como más disponible es el cannabis: el 68,1 por ciento opina que es fácil o muy fácil adquirirlo.

DATOS MÁS SIGNIFICATIVOS POR SUSTANCIAS

caries
Se sigue bebiendo mucho/EFE/ Manuel Bruque

Alcohol

El consumo de alcohol sigue estando en niveles elevados. El 77,9 % de los estudiantes lo ha probado alguna vez (76,9 % en 2016). El 75,9 % ha bebido en el último año (75,6 % en 2016) y el 58,5 % lo ha hecho en el último mes (67 por ciento en 2016).

La edad media de inicio en el consumo continúa situándose en los 14 años. En 1994, era de 13 años y medio.

Respecto a las pautas de consumo, el 32,3 % de los estudiantes dice haber consumido alcohol en forma de atracón (binge drinking) en los últimos 30 días (31,7 % en 2016). Del total de estudiantes que bebieron alcohol en esa referencia temporal, la mitad (55,5 %) reconoce haber realizado binge drinking.

Las borracheras han aumentado ligeramente. El 24,3 % de los estudiantes dice haberse emborrachado en el último mes, frente al 21,8 % en 2016. El porcentaje de borracheras es mayor en las chicas. Esta diferencia es especialmente relevante a los 14 años: el 11,7 % de las chicas admite haberse emborrachado en los últimos 30 días, mientras que la cifra entre los chicos de su misma edad es del 7,6 por ciento.

La mitad de los jóvenes (51,3 %) afirma haber realizado botellón en el último año. Esta práctica aumenta con la edad: así lo reconoce el 28,4 % de los encuestados de 14 años y el 64,1% de los de 18 años.

Tabaco

El tabaco es la segunda droga más extendida tras el alcohol. El 35 por ciento (34,7 % en 2016) de los alumnos ha fumado tabaco en el último año. El consumo diario se sitúa en el 9,8 % (8,8% en 2016). En 1998, el 23,1 por ciento de este sector de la población fumaba a diario.

Por término medio, el primer consumo de tabaco se produce a los 14,1 años, igual que ocurría en 2016. La adquisición del hábito de fumar diariamente, comienza a los 14,7 años de media, apenas medio año después de haberlo probado por primera vez.

tabaco dejar de fumar
EFE/Jeffrey Arguedas

La percepción de riesgo ante el consumo diario de tabaco se ha incrementado y el 93,8 % de los jóvenes opina que puede producir muchos o bastantes problemas de salud.

Cannabis

El cannabis continúa siendo la droga ilegal consumida por un mayor porcentaje de estudiantes. El 33 por ciento (31,1% en 2016) lo ha probado alguna vez en su vida, el 27,5 % (26,3 % en 2016) en el último año y el 19,3 % (18,3 % en 2016) en el último mes. El consumo diario sigue siendo elevado y se sitúa en el 2,3 % (3,3 % en chicos y 1,4 % en chicas).

El porcentaje de consumidores problemáticos de cannabis (se comenzó a medir en 2006) entre la población de 14 a 18 años es del 15,4 por ciento (13,3 % en 2016).

Cocaína

La encuesta muestra un descenso del consumo de cocaína en todos los indicadores temporales. Se alcanza un mínimo histórico en la proporción de estudiantes de 14 a 18 años que dice haber consumido cocaína en el último mes (0,9 %). Esta cifra llegó a ser el 3,8 % en 2004. La edad media del primer consumo es de 15,2 años y los hombres consumen en mayor proporción que las mujeres, en todos los grupos de edad.

Heroína

El porcentaje de quienes han probado la heroína entre los estudiantes de 14 a 18 años se sitúa por debajo del 1 %. Desde 1994 ninguna medición ha superado esta cifra. La edad media de inicio del consumo en 2018-2019 es de 14,5 años.

Nuevas sustancias psicoactivas (NSPs)

Se registra un descenso. El 2,4 % de los alumnos (2,9 % de los chicos y 1,9 % de las chicas) reconoce haber consumido sustancias de este tipo alguna vez en la vida y el 1,7 % en los últimos 12 meses. En 2016, los porcentajes eran del 4,5 % y el 3,1 %, respectivamente.

La XIII edición de la Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España (ESTUDES) se ha elaborado a partir de 38.010 cuestionarios respondidos por estudiantes de 14 a 18 años de 1.769 aulas correspondientes a 917 centros educativos públicos y privados de toda España.

 

La entrada El consumo de tabaco y alcohol entre los estudiantes aumenta en España se publicó primero en EfeSalud.

En verano, alerta ante el juego online

En una entrevista con Efe, Martí subraya el peligro de “aislarse” a través de internet y “descuidar” el resto de las áreas humanas, desde el cuidado físico e intelectual al familiar y social, lo que se traduce en adicción.

¿Cómo avanza el Plan de Acción sobre Adicciones 2017-2020 que incorpora como prioridades el juego patológico y el uso compulsivo de las nuevas tecnologías?

Lo estamos llevando a cabo. Todo lo que tiene que ver con las adicciones conductuales es prioritario y nos estamos coordinando con todos los actores que tienen que ver, por ejemplo, con el juego. Estamos en contacto con la Dirección General de Ordenación del Juego que depende de Hacienda, las ONG y con las comunidades, que tienen transferido el juego presencial, y viendo cómo están regularizándolo, con qué normativas para que sean más o menos equitativas.

Todo el tema de adicciones conductuales ha entrado en la nueva estrategia, no lo había hecho antes. Es importante ante la alarma social por la presencia de muchos locales de casas de juegos en calles de barrios populares y por la publicidad del juego “online”, que también está siendo muy abusiva.

¿Cuenta el Plan con un protocolo de diagnóstico?

adicciones tecnología
La delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí/EFE/Jero Morales

El diagnóstico clínico ya existe en cuanto a trastorno por juego y juego patológico. Otro indicador es el que se consigue a través de las comunidades respecto a la demanda de tratamientos. Se está intentando obtener desglosado, va a ser nuevo, aunque hay dificultades en las respuestas por la dispersión en cuanto a cómo o con qué recursos están tratadas estas adicciones al juego en cada una.

Hay comunidades que lo tienen en salud mental y otras en adicciones y ese trasvase de datos lo estamos configurando para que sean lo más fiables posibles.

¿Los padres saben que es un problema de salud la posible adicción de sus hijos a internet, al juego o al móvil?

La sociedad actualmente tiene muchísima más conciencia de lo que puede ser patológico cuando hablamos de adicciones conductuales. Se observa el tiempo que pasa un menor -también un adulto- con las redes, el ordenador o videojuegos y se ve lo que no es normal.

Muchas horas ante una pantalla pueden empezar a provocar irritabilidad, ansiedad y aislamiento. Son conductas que las familias detectan y pueden empezar a intentar controlarlas. Los padres y el entorno tienen un papel educativo fundamental.

¿Es el verano una época peligrosa para “engancharse” al juego “online” u a otras adicciones a través de internet?

Tenemos más tiempo libre y los riesgos están en cuánto tiempo voy a pasar utilizando este tipo de recursos -nuevas tecnologías-, que son de utilidad. El problema es cuando lo llevo a unos límites que me perjudican. Hay que tener alertas. No aislarse y no descuidar otras áreas personales como el cuidado físico y personal, el familiar, social e intelectual.

Otro riesgo en verano es el tema del alcohol debido a más reuniones sociales y vida exterior. Las personas que ya tienen un abuso o las que no lo tienen encuentran más ocasiones para caer con los riesgos añadidos de los golpes de calor y de que se conduce más.

¿Cómo evitar que los menores se salten las barreras para al juego “online”?

La Dirección General de Ordenación del Juego está trabajando muy intensamente y se están sacando normativas al respecto, viendo las cortapisas para que no haya accesos. Lo que ocurre es que continuamente se tienen que ir revisando porque en el tema “online” hay muchísima imaginación para ir sorteando las trabas que en un momento pueda poner el sistema.

¿Qué diferencias de género se detectan en el juego?

Imagen de una pantalla donde una persona juega online. Efesalud.com
EFE/Luis Tejido

Las cifras son siempre superiores en caso de hombres cuando hablamos de juego problemático, de un 16,7 %, y en mujeres es del 9,4 % (datos entre población jugadora).

Los factores para cualquier adicción tienen que ver con sufrimientos personales que puedan producir ansiedad, angustia o dificultades en las relaciones sociales, pero también con el entorno, es decir, influye que sea de fácil acceso y que se vea con normalidad.

Se detecta que a la hora de solicitar tratamiento es más difícil para la mujer porque ella siempre sufre más el estigma de la vergüenza y de la culpa.

¿Hay una apertura sin control de casas de apuestas?

La regulación del juego presencial es competencia de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, son los que tienen que dar los permisos de apertura y todo lo que tiene que ver con el tipo de comercio y con regular, por ejemplo, la distancia entre las casas de juego y los colegios y la parte exterior en cuanto al tipo de publicidad.

No hay una unificación y cada comunidad tiene su competencia y normativa. En las reuniones intersectoriales vemos qué normas tiene cada una, cuáles protegen mejor al ciudadano y se trabaja para que estas vayan siendo adaptadas.

¿Es beneficioso autoexcluirse del juego presencial y “online” en el registro para ello del Ministerio de Hacienda?

Estos registros llevan tiempo, ya estaban con bingos y casinos de juego presencial. Se trata de un paso muy importante que da una persona y muy garantista para ella y las familias.

¿Qué retos son prioritarios para su departamento?

Hay que controlar las tendencias y el Observatorio, las comunidades y también la sociedad te dicen dónde puede estar más la emergencia.

Sabemos que ha habido un pequeño repunte del tabaco entre los jóvenes cuando la tendencia era a la baja. También hay que trabajar con el tema del cannabis y el alcohol -primera sustancia de consumo- al igual que con el juego y el uso de las pantallas.

Las adicciones son un mundo tan cambiante como el propio ser humano.

La entrada En verano, alerta ante el juego online se publicó primero en EfeSalud.

Ludopatía de bolsillo

Un estudio de la Universidad de Valencia en el que se encuestó a más de 5.000 jóvenes de entre 15 y 19 años en 82 institutos y centros de formación de la Comunidad Valenciana encontró que el 54 % de los alumnos admitió haber gastado dinero en juegos de azar y casi un 2 % presentaba indicadores de juego patológico.

“Estamos hablando de personas más vulnerables sometidas a estímulos repetitivos y muy intensos, que hacen que salte más rápidamente el descontrol. Cuanto más precozmente se despierta la ludopatía, mayor es la carga de enfermedad y el riesgo de cronificación aumenta considerablemente”, señala Augusto Zafra, psiquiatra y jefe de la Unidad de Salud Mental y Psiquiatría Hospitalaria en el hospital Vithas Nisa Valencia al Mar y en la Clínica de Desintoxicación y Patología Dual del Hospital Vithas Nisa Aguas Vivas.

Casas de apuestas y su modo de enganchar a los jóvenes

En este sentido, José Miguel Budia Velo, psicólogo del Centro Cuarto de Contadores, ubicado en la localidad madrileña de Leganés, explica que los jóvenes empiezan a apostar incitados por la publicidad de las casas de apuestas y por el entorno social próximo.

En la foto, fachada de un local de casa de apuestas en Madrid (España). EFE/Carlos Pérez

“En sus anuncios, las casas de apuestas destacan que te regalan un vale por una pequeña cantidad de dinero para apostar, de modo que si lo apuestas y ganas, el dinero es para ti y si lo pierdes, no pierdes nada. Entonces apuestas y así te enganchas”, comenta.

“Las asociaciones entre estímulos y consecuencias agradables como son ganar dinero, solo o con amigos, y la sensación de tener control sobre el azar, hacen que las personas no sean conscientes de que no tienen control sobre la suerte que conlleva apostar y por ello lo hacen sin miedo, llegando a perder en ocasiones cantidades de dinero importantes”, indica el psicólogo.

“Una vez que se ha perdido ese dinero, entra en juego la necesidad de recuperarlo y la decisión de parar cuando se recupere, decisión que se diluye con la siguiente victoria”, agrega el especialista.

“Llega un momento en que estás en casa aburrido y sólo te apetece apostar; quedas con tus amigos y ellos quieren ir a apostar; si no sales a la calle puedes apostar con el móvil; tienes un mal día y sólo te ayuda apostar; te hace falta dinero y sólo piensas en apostar”,  describe Budia Velo.

El doctor Augusto Zafra señala que a edades tempranas la percepción del riesgo es menor. “Como no hay nada que ponga en evidencia el daño que puede causarles, no ven ningún problema en jugar”, comenta el psiquiatra.

Una vez que se ha empezado a jugar, la cuestión consiste en saber dónde está la línea entre la diversión y la adicción.

Para los especialistas de los hospitales Vithas Nisa cruzarla “es fácil y rápido, ya que se puede jugar desde cualquier lugar, sin horarios”.

Además, subrayan que hay un neuromarketing muy agresivo en el que se minimiza la percepción del sujeto de la pérdida económica.

“No todos tenemos los mismos recursos personales para afrontar un uso sano y normalizado del juego. Como ocurre con otras adicciones, hay personas más vulnerables que otras y los menores tienen un riesgo alto de desarrollar un trastorno que les generará problemas para toda su vida”, afirma el doctor Zafra.

José Miguel Budia explica que, en psicología, cuando se estudia a la población inmiscuida en el juego se establecen tres categorías: jugador social o controlado, jugador problema y jugador patológico.

“El jugador social o controlado es el que juega por entretenimiento e interacción social pero conserva un control total sobre su conducta de juego y puede parar realmente cuando lo desea”, apunta el psicólogo.

El jugador problema es un “jugador social que ha aumentado peligrosamente la frecuencia e intensidad de sus apuestas, normalmente apuesta más veces y mayor cantidad de dinero, llegando a tener un gasto habitual de dinero específicamente para la apuesta”.

Por último, el jugador patológico es “aquella persona que descuida el resto de ámbitos de su vida por apostar y tiene una fuerte demanda emocional derivada de utilizar la apuesta para cubrir las carencias afectivas”, expone Budia.

Un hombre rellena una quiniela de fútbol en un local de las apuestas deportivas Opap, en Atenas (Grecia). EFE/Orestis Panagiotou

Para superarlo hay que admitirlo

El psicólogo comenta que en la delgada línea entre el segundo y el tercer perfil está el problema.

“Se podría decir que cuando introduces la apuesta en tu rutina ya hay un problema o cuando descuidas algún área de funcionamiento como la familia o el trabajo”, aclara.

Además, este especialista indica que alguien que se obsesiona con el juego “incita a sus allegados a “ganar dinero fácil”, porque dice tener un sistema “infalible”. También se vuelve irritable, mentiroso y pide dinero prestado”.

La empresa Euskal Kirol Apustuak (EKASA) en la apertura de una tienda de apuestas deportivas del País Vasco . EFE/Alfredo Aldai

“Si sus familiares o amigos detectan estas señales, pueden identificar claramente que esa persona está desarrollando una relación malsana con el juego”, apostilla.

Superar la adicción implica, en primer lugar, que la persona se dé cuenta de que tiene un problema y quiera cambiar. “Sin esto es imposible ayudar al sujeto”, asegura Budia.

El psicólogo señala que, una vez que ha tomado la decisión de enfrentarse al problema, convendría que la persona ludópata firmase la autoprohibición para entrar en casas de apuestas y para apostar “online” e, incluso, que congelase sus cuentas bancarias durante el proceso de cura. Además, tendría que comenzar cuanto antes el tratamiento psicológico.

El especialista afirma que si una persona que padece un trastorno de adicción al juego recibe un tratamiento psicológico como la terapia cognitivo-conductual, tiene una probabilidad de entre el 50 y el 80 % de recuperarse por completo, es decir, de no volver a apostar.

“Siempre existe cierta presión, tanto interna como externa, por apostar. Pero el éxito del tratamiento está en que la persona tenga las suficientes herramientas psicológicas para saber que hay más aspectos negativos que positivos en recaer”, apunta.

El psicólogo señala que el objetivo de la terapia que se aplica es frenar o parar del todo la rutina del juego, a la vez que se desmontan las distorsiones cognitivas relacionadas con esa conducta.

Según explica, estas distorsiones son: la ilusión de control sobre el azar (creer tener un sistema de predicción de resultados), quitarse la culpa de los fracasos, recordar sólo los eventos en los que se gana mucho dinero pero no aquellos en los se perdió también mucho dinero y, por último, las supersticiones, por ejemplo, repetir una frase al apostar pensando que da más posibilidades de ganar.

“A la par que se desmontan las distorsiones cognitivas se pueden emplear técnicas conductuales como el control de estímulos, que consisten en evitar situaciones incitadoras. Se trataría, por ejemplo, de firmar la autoprohibición, desinstalar la “app” del teléfono, usar un teléfono no “smatphone” o evitar durante un tiempo exponerse a la publicidad de las casas de apuestas que invaden, entre otros espacios, las retransmisiones de los partidos de fútbol”, manifiesta.

El especialista indica que cuando la persona va obteniendo el control de sí misma con respecto a la decisión de no apostar, “se emplean técnicas de exposición a las páginas o a las casas de apuestas, pero en un ambiente controlado y con la presencia del psicólogo. Dejamos que experimente la ansiedad por las ganas de jugar, teniendo delante el estímulo incitador hasta que se le pase casi por completo o totalmente sin haber apostado”, describe.

“Para facilitar al paciente pasar por esta abstinencia sin recaer, se le enseñan técnicas de relajación que disminuyan la ansiedad cuando haya picos peligrosos que puedan desencadenar la conducta patológica. Con todo ello y con mucho esfuerzo, la persona puede recuperar el control de su vida, pero es un camino muy complicado y requiere de una conciencia total del problema”, concluye.

La entrada Ludopatía de bolsillo se publicó primero en EfeSalud.

Cuatro de cada diez reclusos en España padecen una enfermedad mental

La prevalencia de los trastornos de la salud mental es hasta siete veces mayor entre población reclusa y se calcula que hasta el 40 % de los presos padece una patología mental. A pesar de ello, las organizaciones que trabajan en prisiones denuncian la ausencia de psiquiatras en las cárceles.

Así lo asegura a Efe el director de Ámbit, Dignidad y Justicia Social, Javier Vilalta responsable de una entidad que desarrolla programas destinados a la recuperación y a la promoción de la autonomía de los presos y ex presos en la cárcel de Picassent (Valencia), muchos de ellos con problemas de salud mental.

Destaca el gran problema de “puertas giratorias” que existe en España con los reclusos que padecen algún tipo de trastorno mental y que, al no ser correctamente diagnosticados ni tratados en prisión, al obtener libertad recaen y vuelven a cometer algún delito que les lleva de nuevo a la cárcel.

paz interior
Cuatro de cada diez reclusos tienen problemas de salud mental/EFE/Maxim Shipenkov

Porque a este elevado porcentaje de patología mental hay que añadir que casi uno de cada dos presos tiene antecedentes de abuso o dependencia de drogas.

De hecho, según expone Vilalta, los delitos cometidos por las personas con trastorno de salud mental son de robo en dos de cada tres casos.

“Se trata de personas vulnerables, que trapichean con drogas, cometen un pequeño delito para consumir y acaban en prisión”, explica.

El problema es que en las cárceles no hay psiquiatría. Y expone el caso de la prisión de Picassent, donde un psiquiatra acude al centro cuatro veces al mes para atender a una población de más de 600 presos con alguna patología mental.

Aparte de esto, Vilalta lamenta: “No hay un tratamiento digno en las cárceles” y advierte de que si el preso no recibe un adecuado tratamiento de acompañamiento “lo normal es que vuelva a prisión”.

Pero la escasa atención a la salud mental no es una cuestión aislada dentro de la sanidad penitenciaria, como han denunciado recientemente varias organizaciones en las Jornadas “Presente y futuro de la sanidad penitenciaria en España”, organizadas por Cesida.

Durante estas jornadas, el presidente de Cesida, Ramón Espacio, reclamó la transferencia de competencias de sanidad penitenciaria a las comunidades autónomas, un refuerzo de la plantilla de sanitarios que atiende a este colectivo y una mejor comunicación dentro del sistema sanitario del historial médico de los reclusos.

Y es que, según los datos aportados por Ámbit, “la situación es dramática” en las prisiones españolas, donde solo hay 200 médicos y, de aquí a un año se prevé que este número se reduzca a 100 por las jubilaciones previstas.

“Un país de la UE como España no puede tener una sanidad penitenciaria que es equiparable a un país del tercer mundo”, critica Vilalta, quien advierte, además, de que los médicos que trabajan en las cárceles cobran un 25 % menos que sus colegas del Sistema Nacional de Salud.

Por eso, reclama más recursos para cumplir con la ratio de médico por interno (uno por cada 100 reclusos).

En el caso de Picassent, esto se traduce en que de los 20 médicos que debería haber, solo trabajan ocho y tres están de baja.

“Hace quince años la sanidad penitenciaria española era una referencia a nivel europeo, pero se ha dejado que caiga, no se han cubierto las plazas, las personas se van jubilando, mientras que la población reclusa tiene un mayor número de patologías, como VIH, salud mental o distintas adicciones”, señala.

La entrada Cuatro de cada diez reclusos en España padecen una enfermedad mental se publicó primero en EfeSalud.

Lotería, ilusión que nos puede llevar a la adicción

Esta semana se juega la ansiada Lotería de Navidad, que se celebra el día 22 de diciembre. “El Bisturí” ha analizado la adicción al juego con Sergio García, piscólogo colaborador de nuestro programa de radio.

EFE/J.J.Guillen

La ilusión nos mueve

El experto asegura que confiamos en un sorteo que tiene tan pocas probabilidades porque nos mueve “la ilusión, tal y como dice el anuncio”.

“Cuando se participa en la ilusión colectiva que hay el día 22, aunque no toque, durante los días previos se fantasea y permanece con esa expectativa”, explica Sergio García.

⇑Crisis, ⇑Juego

Hay personas que a lo largo del año intentan probar suerte con distintos juegos de azar;  con la crisis, ha aumentado el número de personas que se han adentrado en el juego.

¿Jugar de manera responsable y habitual es posible? El psicólogo afirma que se puede jugar de manera responsable siempre y cuando uno no lo haga “por encima de sus posibilidades”.

EFE/Manuel Bruque

“Cuando ya no se hace por mantenerse en una ilusión colectiva,  sino que gasta todo su salario ahí, en intent ser rico por la mano de Dios y sin previo aviso”, detalla el psicólogo, algo falla.

Argumenta que para ser rico “también hay que estar preparado” porque puede funcionar muy bien en nuestra mente y podemos pensar: “he comprado un boleto, me ha tocado y soy el elegido, tal y como lo venden en la publicidad” pero asegura que hay personas a las que les toca y luego “no tienen una vida muy saludable y son muy desgraciados”.

Internet, fácil arma de enganche

Con la llegada de internet y debido al incremento de numerosos portales de juego, han ascendido los casos de personas adictas al juego a través de la red.

“La apuesta está permanente abierta al público e internet se ha convertido en una gran sala de juegos. Antes un individuo tenía que desplazarse hasta un casino o un bingo y tenía que hacer determinadas actuaciones. Ahora no, con internet desde casa está a un solo golpe de click, con lo cual se debe tener más autocontrol para evitar esos comportamientos de riesgo”, comenta Sergio García.

También añade, que las televisiones a partir de las 2 de la mañana se convierten en grandes ventanas hacia los casinos; esto demuestra que “la sociedad está más abierta hacia las adicciones que hacia la salud” y que debemos tener mucho cuidado “para saber estar en el camino del control“.

Cómo detectar a un ludópata

EFE/NACHO GALLEGO

Los ludópatas “no suelen reconocerlo” y para su entorno “es lo más normal del mundo levantarse por la mañana e ir a jugar a las tragaperras porque ese es su modus vivendi“, señala García.

“Es ludopatía cuando afecta al individuo. Cuando tiene problemas con su pareja y con su familia y le dicen cosas como: cambias o se acabó, te vas de casa, no estás manteniendo a tus hijos correctamente, estás dando un mal ejemplo. Cuando la persona ya ni duerme por la noche pensando que tiene que jugar y de alguna manera se produce un síndrome de abstinencia“, explica.

Cómo se trata

En la terapia se analiza el motivo de que se necesite  una carga de adrenalina que no le da su vida habitualmente.

“En toda adicción lo que sucede es que se produce una evasión a través de ella; y se debe ir al origen y ver qué pasa e intentar averiguar cómo y por qué esa persona ha llegado hasta ahí”, desarrolla el experto.

 

La entrada Lotería, ilusión que nos puede llevar a la adicción aparece primero en por rosagallardo.

Black Friday: una trampa mortal para los adictos a las compras

El Viernes Negro (Black Friday)  es un día donde todos los negocios hacen rebajas antes de las navidades, una excusa más para comprar y consumir. En EFEsalud tratamos con José Antonio Tamayo, psicólogo del centro Activa Psicología de Madrid quien nos habla de la adicción a las compras.

El consumismo no da la felicidad

El ser humano tiene distinto tipos de necesidades, las primarias son las relacionadas “con nuestra naturaleza biológica y tienen una función adaptativa y cuanto más nos alejemos de ellas, más entroncamos con nuestra naturaleza social“, comenta el experto.

La publicidad crea una falsa felicidad a través del consumismo. EFE/Orlando Barría

La publicidad crea una falsa felicidad a través del consumismo. EFE/Orlando Barría

Tamayo explica que en esa naturaleza social  influyen “las estrategias de publicidad y marketing” porque estas crean “necesidades de lograr un mayor bienestar o felicidad personal comparándonos con otras personas, aparentemente felices, y a través del consumismo”.

Esta falsa felicidad es una “trampa en la que el consumidor puede caer, al dejar a un lado los valores vitales y enfoca la compra como medio para alcanzarla”. Asegura que el resultado es una “insatisfacción permanente” porque siempre se “van a ir creando nuevas necesidades materiales” que no se van a poder satisfacer.

Persona adicta a las compras

Jose Antonio Tamayo explica que las compras compulsivas pueden llegar a ser un problema psicológico que se denomina “adicción a los compras” u “oniomanía”.

“Este problema tiene síntomas parecidos a los trastornos del control del impulsos o de las adicciones sociales. El afectado presenta impulsos intensos por comprar bienes que no necesita realmente, los quiere con urgencia y le resulta muy difícil poder resistirse. Esto le conduce a gastos innecesarios y problemas de índole familiar, social, y económicos”, sentencia el experto.

Detalla que a veces este “comportamiento antes las compras” se desarrolla como “respuesta frente a conflictos interpersonales o malestar emocional” y se convierte en una “estrategia desadaptativa de afrontamiento” que puede exacerbar el dolor.

Factores incitantes a compras compulsivas

El experto describe que entre los agentes que predisponen la impulsividad en las compras se encuentran:

EFE/Jorge Zapata

EFE/Jorge Zapata

  • Las características personales y socioculturales que pueden aumentar la vulnerabilidad a padecer el problema.
  • Ser muy impulsivo/a
  • Tener una deficiente tolerancia a la frustración
  • Ser una persona que busca la satisfacción inmediata
  • Tener baja autoestima
  • Insatisfacción personal
  • Que la sociedad tenga unos valores consumistas imperantes
  • Depende el nivel de inducción de necesidades en los consumidores de las campañas publicitarias, modas, etc.

Acontecimientos

El psicólogo expresa que entre los precipitantes de la compra compulsiva, también se sitúan los acontecimientos que provocan excitación o estados emocionales intensos como euforia, ansiedad, etc.

Cuando hay algún evento como las rebajas u ofertas de consumo “se produce un cambio en el estado emocional cuya forma de regularlo se consigue mediante el refuerzo que produce el acto de comprar“, afirma que esto “reduce el malestar e incrementa el disfrute momentáneo”.

Cómo detectar esta adicción en casa

EFE/Anita Maric

EFE/Anita Maric

“En las compras compulsivas se tiende a adquirir bienes sin una clara necesidad práctica, con una frecuencia superior a la del resto de la gente que muchas veces da lugar a una acumulación excesiva e innecesaria de objetos”, detalla José Antonio Tamayo.

Hay que fijarse en que el afectado “no llega a darle uso a la mayoría de los artículos adquiridos y los guarda por si los puede necesitar más adelante” y en algunos casos “las compras no van dirigidas a uno mismo sino a otras personas dando la apariencia de una excesiva generosidad”.

Cómo pararlo

La principal recomendación que da el experto es “conocer y ser consciente del motivo de la compra“. Aunque  comenta que “no tiene hay nada malo en darse algún capricho” siendo siempre consientes de nuestro poder adquisitivo real.

Acumulan demasiados bienes. EFE/Bagus Indahono

Acumulan demasiados bienes. EFE/Bagus Indahono

Lo importante es que la compra no sea “un medio para satisfacer otra necesidad, normalmente emocional”, ya que ello “crea más problemas de los que resuelve”.

“Para seguir un consumo razonable y sostenible es necesario calcular el presupuesto real del que se dispone, planificar las compras que quieran realizarse y preguntándose por la razón de las mismas.Ordenarlas por grado de importancia para asegurarse de que no se excede de lo presupuestado”, sentencia Tamayo.

En aquellos casos en que la “necesidad de compra se vive con impulsividad” le aconseja “aplazar la compra durante 24 horas” para así replantear la decisión de comprarlo.

La entrada Black Friday: una trampa mortal para los adictos a las compras aparece primero en por rosagallardo.

Deja el tabaco y retoma las riendas de tu salud

Según la Organización Mundial de la Salud, casi 6 millones de personas fallecen al año por causas atribuibles al consumo de tabaco, siendo la primera causa de muerte evitable y una de las mayores amenazas para la salud pública mundial.

El tabaquismo es una enfermedad crónica que pertenece al grupo de las adicciones porque crea dependencia física y psicológica, y es la forma más extendida de abuso de drogas.

María Soledad Casasola, enfermera y jefa del Servicio de Atención al Paciente del Hospital Universitario Ramón y Cajal, afirma: “Cuando se nos presenta un paciente fumador, la Ley nos obliga a informar de la enfermedad que padece”.

Sin embargo, sólo un 10% de los profesionales sanitarios realizan un diagnóstico y tratamiento del tabaquismo en España, según señala José Luis Díaz-Maroto, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Estos datos se han puesto sobre la mesa durante la jornada “Dejar de fumar: un reto de todos. Recursos para promover la deshabituación”, celebrada a finales de septiembre en el Espacio Harley (Madrid), una iniciativa de la Fundación Más que ideas con la colaboración de Pfizer.

¿Por qué fumamos?

Cuando una persona prueba el tabaco por primera vez, nunca es una experiencia agradable.

Sin embargo, hay una serie de factores sociales -grupos de presión en nuestro entorno- y otros ambientales, como la publicidad y la accesibilidad, que hacen que estemos más predispuestos a iniciarnos en el tabaquismo.

Tanto fumadores como no fumadores están expuestos a los efectos nocivos del humo del tabaco. EFE/Hugo Ortuño

Tanto fumadores como no fumadores están expuestos a los efectos nocivos del humo del tabaco. EFE/Hugo Ortuño

“El 80% de los consumidores de nicotina se hacen adictos y esto no ocurre con otras drogas como la heroína”, informa Eva de Higes, neumóloga del Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Madrid y miembro de la SEPAR.

En sólo 9 segundos, la nicotina del cigarrillo ya está haciendo efecto en el cerebro.

Tal y como precisa Pedro Aguilar, psicólogo del Departamento de Prevención y Promoción de la Salud de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la creencia de que fumar ayuda a manejar el estrés y la ansiedad es falsa porque quien dirige su vida es la persona, no el tabaco.

“No es que la nicotina nos relaje -apunta la experta en Neumología- es que no tomarla nos estresa”.

El cerebro liga una serie de estímulos, como un color o un olor, con las ganas de fumar, lo cual hace que el paciente que está en proceso de abandono del tabaco sea más vulnerable a tener una recaída.

Según Díaz-Maroto, los tres principales motivos de recaída son el síndrome de abstinencia, la aparición de depresión y el aumento de peso.

“Cuando una persona recae se produce una molesta sensación de incoherencia interna y el autorreproche suele producir ansiedad y depresión, dos de los antecedentes mejor conocidos de la adicción”, expone Aguilar.

Cigarrillos electrónicos, ¿sí o no?

neumólogos piden medidas más rigurosas sobre cigarrillo electrónico

Cigarrillo electrónico. EFE/Sebastien Nogier

Los ponentes también centraron su atención en los efectos nocivos del cigarrillo electrónico.

La OMS prohíbe publicitarlos como una herramienta para dejar de fumar, alegando que contienen otros productos químicos, algunos de ellos tóxicos.

Según Leire Gaztelurrutia, farmacéutica comunitaria y miembro de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), “no hay estudios que demuestren que sean eficaces ni seguros, de hecho, se han encontrado sustancias nocivas y cancerígenas”.

La SEFAC, junto con otras 36 sociedades científicas, ha exigido que se iguale el uso del cigarrillo electrónico al del tabaco.

El Parlamento Vasco ya aprobó el pasado mes de abril la Ley de Adicciones, siendo la primera comunidad que impide el consumo de cigarrillos electrónicos en los lugares en los que no se permite el tabaco.

Por su parte, el doctor Díaz-Maroto ha afirmado que “muchas patentes de cigarrillos electrónicos ya están compradas por la industria tabaquera”.

“Muchos jóvenes -añade- se inician así en la nicotina y luego pasan al tabaco tradicional”.

Financiación de los fármacos

Uno de los asuntos de actualidad que se abordaron durante la jornada fue la financiación de los tratamientos sustitutivos de la nicotina (TSN), que actualmente son de venta libre.

Los TSN administran nicotina de forma decreciente a través de comprimidos, parches y chicles.

Para el doctor Díaz-Maroto, los medicamentos para dejar de fumar son coste-efectivos y “es un error grave que no estén financiados por el Sistema Nacional de Salud”.

“Nadie duda de que haya que financiar los tratamientos de la hipertensión y la diabetes, pero esto no ocurre en el caso del tabaquismo”, afirma César Minúe, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y miembro de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFyc).

También coincidió con esta idea Regina Dalmau, cardióloga del Hospital Universitario La Paz de Madrid y presidenta del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT).

Colectivos de alto riesgo

Como las intervenciones contra el tabaquismo deben ser lo más individualizadas posibles, al final de la jornada se dedicó un espacio a aquellos colectivos que requieren una atención más específica para dejar de fumar.

Paciente con EPOC. EFE/Narong Sangnak

Paciente con EPOC. EFE/Narong Sangnak

Uno de estos grupos de mayor riesgo son los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

“El tabaquismo es la principal causa de EPOC, entre un 15% y un 20% de los fumadores pueden desarrollarla a lo largo de su vida”, explica Ángela Ramos, neumóloga del Hospital Fundación de Alcorcón y miembro de la SEPAR.

En cuanto a los pacientes con trastorno mental grave, Manuel Arrojo, psiquiatra en el Complejo Hospitalario de Santiago y vocal de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), considera que “en las personas con esquizofrenia grave hay una mayor proporción de fumadores y de dependencia que en otros trastornos metales, seguida por el trastorno bipolar”.

Advierte de que el consumo de tabaco es un aspecto a tener en cuenta a la hora de administrar un antipsicótico.

Otro colectivo que requiere atención especial son las personas con discapacidad, de las cuales alrededor del 12% son fumadoras.

Blanca María Benito, psicóloga y secretaria de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET), destaca la necesidad de formar a los profesionales y a las personas con discapacidad con medidas de sensibilización adaptadas.

Por su parte, Raquel Nieto, representante de la Federación Nacional de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (FENAER), resalta la importancia de las asociaciones de pacientes alegando que “son una parte activa en todos los procesos sanitarios y pueden transmitir un mensaje de manera mucho más cercana”.

La entrada Deja el tabaco y retoma las riendas de tu salud aparece primero en por ambelinchon.

Perfil del comprador compulsivo: mujeres impulsivas, hombres adictos al juego

Los estudios, coordinados por la doctora Susana Jiménez, responsable de la Unidad de Juego Patológico y Otras Adicciones Comportamentales del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Bellvitge (HUB), proporcionan nuevos conocimientos sobre el trastorno de compra compulsiva, ha informado hoy este centro en un comunicado.

Estos trabajos definen por primera vez tres subtipos de compradores compulsivos, comparan el perfil del afectado por este trastorno con otras adicciones comportamentales (como el juego patológico o la adicción al sexo o a las nuevas tecnologías) y analizan la respuesta al tratamiento.

Compras compulsivas

La compra compulsiva, un transtorno aún poco estudiado, afecta entre el 6 y el 7 % de la población y representa el 5 % de las consultas anuales a la Unidad de Juego Patológico y Otras Adicciones del HUB, pese a que la Asociación Americana de Psiquiatría aún no lo clasifica como patología específica.

La responsable de los tres estudios, la doctora Susana Jiménez, ha destacado que la compra compulsiva presenta una elevada coincidencia con trastornos del humor, de la ansiedad, alimentarios, obsesivo-compulsivos, y por uso de sustancias.

Los hombres con adicción al juego encarnan uno de los perfiles del comprador compulsivo. EFE/Michael Reynolds

Los hombres con adicción al juego encarnan uno de los perfiles del comprador compulsivo. EFE/Michael Reynolds

Uno de los estudios ha identificado por primera vez tres subtipos de compradores compulsivos, el primero de ellos formado en su mayoría por hombres con un elevado trastorno de juego patológico y unos bajos niveles de dependencia a la recompensa social.

Un segundo subtipo, en el que el trastorno aparece de manera más tardía, está formado principalmente por mujeres con estudios, activas laboralmente y sin rasgos de personalidad desadaptativos.

En el tercer subtipo también predominan las mujeres, pero la aparición del trastorno es precoz, hay una alta disfuncionalidad (problemas con los estudios y el trabajo), coincide con otros trastornos psiquiátricos y la personalidad muestra altos niveles de evitación al daño, como una personalidad ansiosa o depresiva y una dificultad para la toma de decisiones y para dirigir la propia vida.

Otros estudios

Un segundo estudio ha comparado a los compradores compulsivos con los afectados por otras adicciones, a partir de una muestra de 3.324 pacientes tratados en el Hospital Universitario de Bellvitge entre 2005 y 2015.

Los resultados indican que, en comparación con los otros afectados, los compradores compulsivos son más a menudo mujeres, tienen un nivel más elevado de psicopatología, y presentan un perfil de personalidad con niveles más elevados de impulsividad, evitación al daño, dependencia de la recompensa, persistencia y cooperación.

El tercer trabajo ha estudiado la respuesta al tratamiento de esta patología, en base a 97 pacientes atendidos con terapia cognitivo individual durante doce sesiones, el 27 % de los cuales no respondió al tratamiento y el resto lo hizo con mayor o menor fortuna hasta 12 semanas después de finalizada la terapia.

Los indicadores de mal pronóstico se centraron en hombres, síntomas depresivos, altos niveles obsesivo-compulsivos, y en rasgos de personalidad caracterizados por la persistencia, la evitación al daño y el materialismo.

La entrada Perfil del comprador compulsivo: mujeres impulsivas, hombres adictos al juego aparece primero en por ambelinchon.

Por la salud de tus hijos, limita el uso de las nuevas tecnologías

Con las vacaciones de verano muchos padres se plantean qué hacer con sus hijos ahora que tienen más tiempo libre mientras que ellos deben continuar con sus tareas diarias.

Uno de los recursos más atractivos y fáciles, para el propio niño y para los padres, es acudir a las nuevas tecnologías como medio de entretenimiento y esto puede afectar a su salud.

En EFEsalud hemos hablado con la neuropsicóloga Rocío Juárez quien asegura que el núcleo del problema se basa en la facilidad de acceso a los dispositivos.

Afirma que es más cómodo para los padres dar una tablet a sus hijos que bajar al parque o realizar cualquier otro tipo de actividad que requiera más atención. Lo relaciona también con la falta de tiempo, la dedicación a los hijos no es suficiente.

Edad recomendada

La doctorara Juárez considera que no existen unas medidas exactas, pero sí orientativas que pueden ayudar a los padres a enfocar las limitaciones del uso.

  • Niños haciendo fotos con sus teléfonos móviles. EFE/Everett Kennedy Brown

    Niños haciendo fotos con sus teléfonos móviles. EFE/Everett Kennedy Brown

    De 0 a 2 años: No es recomendable el uso de dispositivos electrónicos. En esta etapa se desarrolla el área motora del bebé. Todo lo que suponga estar en continuo contacto con un dispositivo electrónico, va a anular que el niño pueda experimentar, moverse e investigar su entorno.

  • De 2 a 5 años: se les puede dejar una media hora, pero siempre con los padres delante.
  • De 6 a 12 años: una hora, supervisado por los padres y nunca deben interrumpir sus rutinas diarias como comidas, deberes, etc.
  • De 13 a 15 años: podría aconsejarse una hora y media, pero con vigilancia. No estar tan encima porque ya necesitan cierta independencia, pero sí controlando las redes sociales. Es muy importante que los padres supervisen qué tipo de actividades realizan los niños.
  • A partir de los 16 años: pueden utilizar los dispositivos unas dos horas pero no deben tenerlos en sus dormitorios. A esa edad muchos tienen móvil y suelen encerrarse en su cuarto y dormir incluso pegados a él.

¿A qué edad es aconsejable tener un móvil?

No hay una edad establecida para saber si el niño es maduro y está preparado para tener un teléfono móvil, pero antes de entrar en la educación secundaria no es recomendable.

Riesgos

La especialista garantiza que la tecnología en sí, no es que sea mala, pero un mal uso puede afectar al desarrollo del niño. Los padres deben poner límite al uso ya que el abuso puede traer consigo consecuencias como:

Niño con una tablet. EFE

Niño con una tablet. EFE

  • Malestares transitorios
  • Inadaptación
  • Bajo rendimiento académico
  • Interfieren en las relaciones familiares y sociales
  • Cambios en el humor
  • Episodios de agresividad
  • Bajo autoncontrol
  • Explosiones de ira e irritabilidad
  • Trastornos del sueño
  • En los casos más graves pueden distorsionar la realidad

Beneficios

La neuropsicóloga indica que, limitando siempre su uso, pueden llegar a poseer algunos beneficios como:

  • Desarrolla la capacidad deductiva
  • Aporta motivación por el aprendizaje
  • Mejora los procesos cognitivos del niño
  • Rapidez en el razonamiento

Síntomas que alertan de su uso patológico

La experta garantiza que hay determinados comportamientos del niño que nos pueden poner sobre aviso, como por ejemplo:

  • La disminución de las relaciones sociales con la familia o con los amigos
  • Irritabilidad o ansiedad ante la imposibilidad de usar las tecnologías
  • Abandono de aspectos vitales como el comer o la higiene
  • Demostración de apatía ante actividades sociales y lúdicas
  • Alteraciones de sueño o alimentación
  • Euforia y placer ante el uso de las tecnologías
  • Pensamientos frecuentes en ellas cuando no están presentes

Cómo actuar ante una adicción

Ante una adicción, la especialista recomienda acudir a un profesional. Alega que los padres “necesitan un apoyo externo para poder imponer unas conductas” y dice que, incluso, ya hay algunos “centros de adicciones a videojuegos.”

En los casos más graves, cree que las redes cerebrales que se desarrollan “son iguales que las adicciones a cualquier droga”. En ese caso, recomienda a los padres ir gradualmente disminuyendo la exposición del niño a los dispositivos electrónicos hasta hacer desaparecer por completo las tecnologías.

Una joven navega por internet en su ordenador portátil. EFE/Manuel Bruque

Una joven navega por internet en su ordenador portátil. EFE/Manuel Bruque

Consejos para aplicar a los hijos

  1. Vigilar el número de horas que hace el menor uso de los dispositivos electrónicos
  2. Planificar de forma semanal el tiempo para poder alternar la realización de diferentes actividades, como por ejemplo con deportes o clases particulares
  3. Poner una hora fija de uso de los dispositivos, explicándole al pequeño cuánto tiempo puede estar con el dispositivo
  4. Ponerlos en lugares visibles del entorno familiar, evitando, que el niño se encierre sólo en su habitación con estos dispositivos
  5. La instalación de filtros en la búsqueda del en el ordenador y explicarle a los pequeños qué pueden y no pueden hacer con ellos también pueden ayudarnos a controlar su actividad
  6. Potenciar la realización de actividades que no estén relacionadas con la tecnología como por ejemplo: campamentos de verano, piscina, manualidades, lectura, cocina, etc

Consejos para los padres

Los niños imitan lo que ven en casa, por ello si los padres se exceden o hacen un mal uso de la tecnología, ellos también lo harán , por eso Rocío Juárez da una serie de pautas:

  1. Que limiten el uso de las tecnologías, al igual que lo limitan a los niños
  2. No dar malos ejemplos como por ejemplo utilizar el teléfono móvil mientras conducen
  3. Buscar espacios para que para desarrollar las necesidades tecnológicas, es decir, tener un determinado tiempo del día, estipulado para la familia, en el que cada uno realiza sus actividades tecnológicas
  4. Evitar reñirles por utilizar el cualquier dispositivo electrónico cuando ellos lo están utilizando en ese momento

La entrada Por la salud de tus hijos, limita el uso de las nuevas tecnologías aparece primero en por rosagallardo.

Licencia para matar: La lucha contra el tabaquismo y las presiones de la industria

El autor de esta investigación, el periodista Carlos Escolà, ha explicado a la Agencia EFE que su relato describe con detalle el “cambio cultural” que ha supuesto en España las leyes regulatorias contra el tabaquismo, que han permitido en la última década que sean espacios libres de humo desde restaurantes a zonas de trabajo.

El libro denuncia las “malas prácticas” de la industria de la nicotina, que durante años no informó explícitamente a los consumidores que los cigarrillos generan adicción e importantes enfermedades, pues el tabaco provoca cada año la muerte prematura de entre cinco y seis millones de personas en todo el planeta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Licencia para Matar”, que sale a la venta coincidiendo con el Día Mundial Sin Tabaco, 31 de mayo, es una investigación periodística de siete años que ha culminado en una obra de cuatro extensos capítulos: “El origen del mal” (la historia del tabaco) , “La mayor conspiración civil de la historia” (los documentos desclasificados de las tabaqueras), “España legisla contra la epidemia” (las regulaciones y el lobby) y “Los enfermos claman justicia” (las demandas de los fumadores enfermos contra las tabaqueras).

El primer capítulo resume la historia del tabaco, desde su “descubrimiento” en América hasta la privatización de Tabacalera, con anécdotas como la bula papal que prohibió por primera vez fumar en España a principios del siglo XVII, en concreto en las iglesias de Sevilla, o que los bandoleros del siglo XIX fueron los auténticos “hombres Marlboro”, pues ellos pusieron de moda los cigarrillos en detrimento del tabaco esnifado.

Dos personas enmascaradas fumando

EFE/ Mario Guzmán

El segundo apartado analiza el centenar de documentos extraídos de los “cigaretts papers” que hablan de la “macabra” estrategia de las multinacionales en España, en donde maniobraron para cambiar el cultivo y que el consumo pasase del cigarrillo negro a un rubio americano con más nicotina, así como su papel para crear la patronal española del tabaco, los “topos” que introdujo en la universidad española para generar presión o cómo directivos de Tabacalera trabajaron como “lobby” para compañías como Philip Morris.

Esta investigación periodística revela así hasta un centenar de documentos desclasificados en los litigios de los EEUU de las multinacionales tabaqueras sobre su actividad en la Península, en los que se aprecian todo tipo de presiones a instituciones, partidos y representantes de la sociedad médica para evitar o posponer las regulaciones y seguir ampliando el negocio de la nicotina.

El tercer capítulo se centra en la actividad legislativa y regulatoria para frenar el consumo de tabaco, el papel favorable de la Casa Real para frenar el tabaquismo y la lucha de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero ante las presiones de la industria, que cuenta con los mejores despachos de relaciones públicas.

Unas presiones que llegaron a la propia clase médica, pues miembros del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, organismo de referencia que aglutina a 40 sociedades médicas, fueron tanteados, según este libro, para colaborar con la industria en momentos en los que su papel era clave para influir en la orientación legislativa del Gobierno.

El último capítulo revela que en los tribunales españoles se han presentado una treintena de demandas por consumo de tabaco, principalmente de enfermos de cáncer o afectados del Síndrome de Buerger, enfermedad que deja de forma paulatina a los adictos al tabaco sin sus extremidades.

EFE/ Michael Crabtree

EFE/ Michael Crabtree

La investigación de Escolà, periodista de Efe, explica también la lucha en los tribunales de los enfermos de cáncer de laringe, que presentaron las primeras demandas colectivas contra las tabaqueras, y que tuvieron que ver cómo eminentes médicos apoyaron a las multinacionales del tabaco, como fue el caso del hoy presidente de honor de la Real Academia Nacional de Medicina, el cirujano Hipólito Durán, perito en una causa que llegó al Tribunal Supremo y que trabajó por encargo de Japan Tobacco Internacional.

A diferencia de EEUU, donde las tabaqueras tuvieron que afrontar multimillonarias indemnizaciones, en España y el resto de Europa ninguna sentencia ha sido favorable a los enfermos, ni siquiera la que mantuvo la Junta de Andalucía, la única administración que se atrevió a ir a los tribunales para ser recompensada por los gastos sanitarios de los enfermos fumadores.

En todo caso, para el autor, un ejemplo de que la lucha contra el tabaquismo debe continuar en España es que si bien la nueva directiva europea incorpora advertencias sanitarias en el 65 % de la superficie de los paquetes de tabaco, muchos otros países como Australia, Francia o Irlanda, ya han incorporado el empaquetado genérico -100 % de la superficie- porque “está demostrado que es eficaz para que los adolescentes no se enganchen”.

La entrada Licencia para matar: La lucha contra el tabaquismo y las presiones de la industria aparece primero en por javier.