El cerebro de los jóvenes se desconecta de la voz de la madre a partir de los 13 años

El cerebro de los jóvenes se desconecta de la voz materna a partir de los trece años, según se desprende de un informe elaborado por Stanford School of Medicine publicado en la revista Amei-Waece.

La investigación ha contado con una muestra de 46 niños de entre siete y dieciséis años que se sometieron a unas pruebas en las que los autores vieron la actividad cerebral.

En las pruebas, lo niños y adolescentes escuchaban en grabaciones la voz de sus madres y también las voces de mujeres desconocidas, con el objetivo de observar su reacción.

Los resultados mostraron que las respuestas de los adolescentes y de los niños más pequeños eran "totalmente distintas". Así, en los más mayores, las áreas de cerebro que se ocupan de la recompensa se iluminaron más cuando las voces eran de desconocidas.

En el grupo de los menores más mayores también quedó resaltada la corteza prefrontal ventromedial, que se relaciona con las interacciones sociales.

Además, esta área cerebral está implicada en la toma de decisiones emocionales, debido a su posible participación en el aprendizaje de inversión afectivo, propensión al riesgo y la impulsividad.

El estudio apunta que una de las razones de que el cerebro del adolescente desconecte de la voz de su progenitora se relaciona con el interés de los jóvenes en otro tipo de señales sociales, un cambio que se produce alrededor de los trece años y, según explican los expertos, "es un proceso sano y normal de maduración".

La investigación, titulada 'A neurodevelopmental shift in reward circuitry from mother's to nonfamilial voices in adolescence' (Un cambio de desarrollo neurológico en el circuito de recompensa de la madre a las voces no familiares en la adolescencia), fue publicada por el Journal of Neuroscience.

Cómo quitarte esa grasa en la cintura que tanto odias

Llega el verano, la época de ir a la piscina y a la playa, y la de lucir el torso sin disimulo. Pude que la 'operación bikini' nos haya cogido desprevenidos y lleguemos a estas fechas con nuestra grasa abdominal intacta.

La revista Men's Health ha hablado con el experto Jeff Cavaliere, que en un nuevo video de su canal, Athlean-X, ha dado algunas claves para quitarnos esa grasa que tanto nos molesta ver y sentir.

Su primer consejo es reducir las calorías vacías del alcohol y adoptar la llamada regla del '9:1' con las comidas: comer sano y darte un capricho cada diez comidas.

"No intentes hacer esto volviéndose carbofóbico", dice Cavaliere. "No trates de evitar los carbohidratos por completo. Aunque la restricción inicial de carbohidratos en realidad podría hacer que pierdas algo de peso en forma de agua, con el tiempo aumentarás tus niveles de cortisol".

"Tus niveles de cortisol tienen mucho que decir sobre la grasa corporal, particularmente esa grasa corporal tan complicada", dice Cavaliere en el vídeo, y recoge Men's Health.

El entrenamiento

En cuanto al ejercicio, Cavaliere recomienda el entrenamiento de acción cardíaca periférica (PHAT), una técnica que combina levantamientos compuestos que golpean diferentes partes del cuerpo sin descanso entre ellos, fomentando la pérdida de grasa y el crecimiento muscular a la vez.

"Algunos podrían confundirte al decirte que entrenar tus oblicuos hará que tu cintura sea más gruesa", recuerda Cavaliere. "Lo único que engrosa tu cintura es la grasa corporal que está acumulada en la parte superior en este momento. Cuando se destapan, los oblicuos se ven increíbles, en realidad hacen el mejor trabajo de todos los músculos para crear ese efecto de adelgazamiento y disminución de la cintura", añade.

¿Y cuándo entrenar?: "Aunque puedes quemar más grasa por sesión mientras estás en ayunas, quema menos grasa después", dice Cavaliere. "Si lo haces habiendo comido, quemarás más carbohidratos, pero quemará más grasa también", concluye.

El cambio climático expande nuevas pandemias

Enfermedades infecciosas y vectores de transmisión, pandemias

El epidemiólogo del Centro Nacional de Epidemiología y portavoz de la Asociación Madrileña de Salud Pública, Fernando García, en una entrevista con EFE, subraya que hay muchos factores que intervienen en el aumento de estas infecciones, aunque el cambio climático es, quizá, el más importante.

Mientras que el epidemiólogo y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública por la Universidad de León, Vicente Martín, augura, en otra entrevista, que el pronóstico irá “a peor”, habrá más infecciones y la población estará expuesta a más gérmenes: “Incluso a aquellos que pensábamos que ya no nos afectarían”.

Por su parte, la presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), Elena Vanessa Martínez, explica que el problema del cambio climático es que cambian los reservorios, es decir, los lugares donde los microorganismos encuentran el hábitat idóneo para multiplicarse.

Martínez se refiere al último caso, el de la viruela del mono o ‘monkeypox’, un virus conocido y endémico en África que tiene su reservorio en las ratas, donde el virus se puede perpetuar.

Ahora, según la presidenta de la SEE, la clave está en los sistemas de vigilancia para impedir que el ‘monkeypox’ haga un reservorio en España. Por eso, dice, los servicios están en alerta y el engranaje de la maquinaria en marcha para investigar.

Elena Vanessa Martínez. Pandemias por cambio climático“Nuestro trabajo no se ve de un día para otro, siempre analizamos a nivel poblacional; pero si no hiciéramos esa vigilancia el número de personas infectadas o muertas por una enfermedad podría ser el doble o el triple”.

afirma Elena Vanessa Martínez Sánchez

De no combatir el cambio climático, habrá más pandemias

Por su parte, Fernando García precisa que, además del cambio climático, actúan otros factores como la superpoblación, el envejecimiento, la globalización, la pobreza, la inequidad, los conflictos, el comercio con la vida salvaje y la insuficiencia de medidas básicas de salud pública, como el saneamiento y la potabilización.

Este experto no quiere ser alarmista pero advierte de que hay que “tomárselo en serio y combatir el cambio climático que en el fondo es la raíz del problema”. De no hacerlo los brotes de infecciosas seguirán al alza amenazando la vida en el planeta.

Garrapatas fiebre hemorrágica
Diferentes tipos de garrapatas. Fotografía cedida por SEIMC

Y señala que casi todas las enfermedades infecciosas pandémicas son zoonóticas, es decir, de origen animal bien de animales salvajes o domésticos hacinados en granjas.

Los murciélagos albergan decenas de miles de virus desconocidos

García pone de ejemplo a los murciélagos que han perdido su hábitat natural, se acercan mucho al hombre y son los causantes de infecciones, como ocurrió con el SARS-CoV-2 o el ébola.

Y es que hay estudios que aseguran que los murciélagos son una fuente importante de patógenos y albergan decenas de miles de virus desconocidos.

Sostiene este experto que los murciélagos son unos mamíferos voladores muy especiales, con un radar de orientación y un sistema inmunológico que les permite ser muy tolerantes con muchos virus que a ellos no les provocan enfermedades, pero que transportan y causan enfermedad a otros.

García dice no querer ser catastrofista, pero admite que hay muchas infecciones nuevas que han aparecido en los últimos 20 años que no han tenido las dimensiones de la covid “y son muy preocupantes”.

Y llama a ser “más enérgicos y activos” en combatir el cambio climático, que en el fondo es la raíz del problema.

Infografía mosquito tigre en España en el periodo 2014-2016.Los sistemas de vigilancia ponen el foco en el mosquito tigre

En este sentido, la presidenta de la Sociedad Española de Epidemiología informa de que se está vigilando el mosquito tigre por su gran capacidad de transmitir enfermedades.

Destaca que este mosquito no existía en España, pero la subida de temperatura en dos grados ha supuesto que se adaptara al clima y actualmente prolifere en la costa de Barcelona, Comunidad Valenciana y Murcia… y se expanda hacia el interior de la península.

La picadura del mosquito tigre, que hasta ahora era habitual en zonas tropicales, puede transmitir enfermedades como el dengue o el zika.

Martínez Sánchez considera que la solución a estas nuevas situaciones pasa por mejorar las vigilancias epidemiológicas, ya que, a pesar del funcionamiento adecuado de este sistema de control prácticamente en todo el mundo (la alerta de ómicron se dio en Sudáfrica), hay que acabar con las precariedades con las que se está trabajando, y que se visibilizaron durante la pandemia.

“Se necesita mucho más, no solo a nivel personal, también tecnológico y sobre todo de coordinación entre Estado y comunidades y entre ministerios y consejerías”, señala la presidenta del SEE, al tiempo que apela a tener en cuenta la desigualdad y la territorialidad porque “las enfermedades se comportan de forma diferente según en qué territorio“.

Finalmente, el epidemiologo Vicente Martín, vocal de la Junta directiva de la sociedad de Atención Primaria (Semergen), insiste en que “nada de lo que pasando es accidental, siempre hay razones” y las previsiones a futuro no son nada halagüeñas.

La entrada El cambio climático expande nuevas pandemias se publicó primero en EFE Salud.

Así es el ragdoll, el gato ‘muñeca de trapo’ amoroso y dócil que se relaja en brazos

Comenzaba la década de 1960 cuando una estadounidense, Ann Baker, reparó en que la gata blanca de pelo semilargo de su vecina, con acceso al exterior, había parido una camada de gatitos de color sólido y colourpoint con un carácter llamativo y excepcional: eran muy, muy dóciles, y parecían adorar por encima de lo común estar en brazos, donde se relajaban como una muñeca.

Esta gata, que vivía en semilibertad, y llamada Josephine, había sido atropellada estando preñada. No había sido la primera camada que había tenido al vivir con acceso al exterior, pero sus gatitos, hasta la fecha, se habían criado silvestres y por lo tanto ariscos. Tras su recuperación, Josephine siguió con su vida en semilibertad y pariendo camadas de padres desconocidos, pero aparentemente todos los gatitos de estas camadas posteriores al accidente mostraban el mismo carácter cariñoso y naturalmente amigable con humanos. Ann Baker también tenía una personalidad, digamos, bastante singular, y sostuvo que Josephine había sido manipulada genéticamente durante su estancia en el hospital veterinario tras el atropello.

De esas primeras camadas, Ann Baker adoptó varios gatitos que se convirtieron en los orígenes del ragdoll. Josephine jamás fue de su propiedad.

Otros criadores, interesados en este programa inicial para la creación de una nueva raza felina con un carácter tan afectuoso sin necesidad de sociabilización temprana, se unieron a Ann Baker, pero el estricto control que ejercía, impidiendo que la raza se registrara en las asociaciones internacionales, y manteniendo unas condiciones de cría implacables, hizo que todos los colaboradores abandonaran el programa una década después. Ann creó su propia asociación felina, y no fue hasta su fallecimiento, en 1997, cuando los ragdoll pudieron ser registrados en las demás asociaciones y crear un estándar internacional, abriendo la puerta a que más personas pudieran acceder a esta espectacular raza felina sobre la que Ann mantuvo un celoso dominio en vida.

Comportamiento moderado, mansos y dependientes

Los ragdoll tienen una maduración lenta, no alcanzan su tamaño y un desarrollo sexual definitivo hasta las 3-4 años de edad, algo habitual en casi todas las razas felinas de tamaño grande como el maine coon o el gato del bosque de Noruega.

En la convivencia, son descritos como gatos muy cariñosos, tremendamente sociables y con la docilidad extrema que hizo que Ann se fijara en aquella camada primigenia y por la que su nombre no fue puesto al azar. Es tal esta mansedumbre que en la actualidad existe un debate entre criadores acerca de la idoneidad de un rasgo que puede tener una lectura negativa, pues resulta particularmente difícil reconocer los rasgos de dolor o molestias en un ragdoll, al no mostrar, genéricamente, reacciones más expresivas. Y hablando de salud, un buen criador debe entregar certificado veterinario oficial de que los reproductores están libres de miocardiopatía hipertrófica, una afección cardíaca de origen hereditario causado por una mutación única en la raza conocida como R820W, que altera la función de una proteína esencial en el desarrollo del corazón. Esto, principalmente, es a causa del rígido control que sostuvo Ann Baker sobre la raza en sus inicios, con un porcentaje de endogamia del 40%, aproximadamente.

En cuanto a patrones y colores, el ragdoll es una raza colourpoint, y por lo tanto, los ojos deben ser azules. Dentro del colourpoint, el ragdoll puede tener el patrón mitted (colourpoint con calcetines blancos), y el bicolor, con una V invertida en blanco sobre la máscara facial.

Los ragdoll y los ragamuffin, toda una telenovela felina

Debido a las rígidas exigencias que impuso la fundadora de la raza a sus colaboradores, y a sus decisiones a menudo extremas y sin sentido, como ya hemos dicho, los copartícipes del proyecto de cría se fueron marchando hasta dejarla sola, y debido a que el nombre de ragdoll estaba registrado por Ann Baker, crearon un programa nuevo con los pocos ejemplares que les había permitido conservar, raza a la que llamaron ragamuffin. Sigue siendo una raza muy escasa y poco conocida, con apenas una docena de criadores en Estados Unidos y Europa, y aún no reconocida por todas las asociaciones felinas internacionales. Para saber más de los ragamuffin, se puede consultar la web del Grupo Asociado de RagaMuffin, donde hay un listado de los criadores europeos.

Para contactar con criadores españoles de ragdoll, recomendamos la Asociación Española del gato Ragdoll, pero esencialmente proponemos la adopción de gatos que necesitan con más urgencia una familia y un hogar, como esta gatita con patrón bicolor seal point.

¿Se debe hacer ejercicio cuando estás enfermo?

John Hough es profesor titular de Fisiología del Ejercicio, en la Universidad de Nottingham Trent (Reino Unido). Este experto ha escrito un artículo en The Conversation en el que plantea si se debe hacer ejercicio cuando una persona está enferma.

"Hacer ejercicio con regularidad es bueno para el sistema inmunológico; algunas investigaciones sugieren que incluso puede reducir el riesgo de contraer infecciones de las vías respiratorias superiores, como el resfriado común. Incluso tan solo 30 minutos de ejercicio moderado cinco veces a la semana es suficiente para obtener beneficios", dice Hough.

"Dado que el ejercicio es bueno para nuestro sistema inmunológico, algunas personas podrían pensar que hacer ejercicio mientras está enfermo puede ayudarlo a 'sudar'. Desafortunadamente, cuando se trata del resfriado común, no hay evidencia de que hacer ejercicio mientras se está enfermo pueda acortar la enfermedad o hacerla menos grave", prosigue el experto.

Así funciona

"Hay un par de razones por las que el ejercicio es beneficioso para nuestro sistema inmunológico. La primera puede explicarse en parte por las hormonas que se liberan cuando hacemos ejercicio. Estos se llaman catecolaminas, que las personas pueden conocer mejor como adrenalina y noradrenalina", revela Hough.

"Estas hormonas desempeñan un papel importante en el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario al provocar la liberación rápida de células inmunitarias importantes que ayudan a detectar la presencia de virus u otros patógenos en el cuerpo", dice el autor.

"También aumentan la cantidad de movimiento de nuestras células inmunitarias entre la sangre y el tejido, lo cual es importante para ayudar a las células inmunitarias a detectar y prevenir enfermedades causadas por virus u otros patógenos. La investigación muestra que el ejercicio es una forma en que podemos aumentar los niveles de estas importantes hormonas en nuestro cuerpo", añade Hough.

"Cuando hacemos ejercicio, también aumenta el flujo sanguíneo para ayudar a nuestro cuerpo a mantenerse al día con las crecientes demandas del ejercicio. Este flujo sanguíneo elevado ejerce una mayor presión sobre nuestros vasos sanguíneos, lo que libera células inmunitarias específicas llamadas células asesinas naturales y células T que se pueden encontrar latentes en las paredes de nuestros vasos sanguíneos. Las células asesinas naturales y las células T juegan un papel importante en la eliminación de células infectadas con un virus", prosigue el autor.

Se ha demostrado que los adultos mayores que hacen ejercicio regularmente durante un período de un mes tienen una cicatrización más rápida de las heridas de la piel

"El ejercicio también puede beneficiar nuestra lucha contra las infecciones de otras maneras. Por ejemplo, se ha demostrado que los adultos mayores que hacen ejercicio regularmente durante un período de un mes tienen una cicatrización más rápida de las heridas de la piel en comparación con un grupo de control que no hace ejercicio", explica.

"Todos estos mecanismos juntos pueden mejorar nuestro sistema inmunológico y reducir el riesgo de enfermarnos por infecciones virales. Ni siquiera tiene que ser un asiduo al gimnasio para ver los beneficios", señala Hough.

Beneficios del ejercicio

"Tres estudios han demostrado que cuando las personas que no hacían ejercicio comenzaron a caminar a paso ligero regularmente durante 40 a 45 minutos, cinco días a la semana, vieron entre un 40 y un 50 por ciento menos días de síntomas de infección del tracto respiratorio superior en comparación con un grupo de control", revela el autor.

"A pesar de los beneficios del ejercicio en nuestro sistema inmunológico, es difícil saber si hacer ejercicio mientras está enfermo con un resfriado lo ayudará a superar su enfermedad más rápido que si no hace ejercicio", explica Hough.

A pesar de los beneficios del ejercicio en nuestro sistema inmunológico, es difícil saber si hacer ejercicio mientras está enfermo con un resfriado lo ayudará a superar su enfermedad más rápido que si no hace ejercicio

"Entonces, como el ejercicio es bueno para el sistema inmunitario, ¿por qué hacer ejercicio mientras se está enfermo no mejora la respuesta del sistema inmunitario a la infección?", se pregunta el autor.

"Es importante recordar que el ejercicio puede estresar el cuerpo. Este estrés puede, a su vez, hacer que las células inmunitarias sean menos capaces de responder a los patógenos. Esto puede deberse en parte al hecho de que el cuerpo necesita más oxígeno y energía almacenada (en forma de glucosa) cuando hacemos ejercicio, que nuestras células inmunitarias también necesitan para ayudar a combatir un virus", dice Hough.

"Si el cuerpo está luchando contra una infección existente y luego se expone al estrés del ejercicio, es posible que esto no beneficie la respuesta inmunitaria", afirma Hough. "Pero aunque actualmente no hay evidencia de que hacer ejercicio mientras está enfermo con un resfriado pueda ayudarlo a superarlo más rápido, eso no significa que no pueda hacer ejercicio si lo desea", prosigue el autor.

"Si desea hacer ejercicio mientras está enfermo, asegúrese de tener cuidado, especialmente si hace ejercicio con otras personas. Dado que los resfriados son infecciosos, puede ser mejor saltarse el gimnasio y hacer ejercicio al aire libre o en casa para evitar propagarlo", continúa el autor.

"El ejercicio regular es una excelente manera de ayudar a preparar el sistema inmunológico para combatir muchos tipos diferentes de infecciones, incluido el resfriado común y posiblemente incluso la Covid-19. Pero no sientas que tiene que hacer ejercicio si está enfermo", dice Hough. "A veces, el mejor remedio para un resfriado es descansar, mantenerse hidratado y tomar analgésicos si es necesario", concluye.

Los ácaros que viven naturalmente en la cara de las personas… y que están evolucionando hasta convertirse en parte de nosotros

El cuerpo humano, además de por supuesto ser un ser vivo en sí mismo, es también un ecosistema hogar de numerosísimas especies microscópicas. Bacterias, virus, hongos... Quizás, uno de nuestros huéspedes más singulares son los pequeños ácaros que habitan los rincones de nuestro rostro.

Y es que efectivamente existen al menos dos especies de ácaro, Demodex folliculorum y Demodex brevis, que se han especializado en vivir en puntos concretos de nuestra piel, alimentándose del sebo que segrega y de las células muertas que se desprenden.

Deshaciéndose de la genética innecesaria

Ahora, un grupo internacional de científicos, incluyendo algunos adscritos a la Universitat de València y al CSIC, ha estudiado a fondo la primera de ellas (D. folliculorum) y ha llegado a la inquietante conclusión de que su particular estilo de vida, centrado en torno a los folículos pilosos de la cara y los pezones, podría estar empujándola a evolucionar hacia una forma mucho más simple, en la que prácticamente se convierta en una parte más del organismo hospedador.

Tal y como describen en un artículo publicado en el medio científico Molecular Biology and Evolution, la primera secuenciación del genoma de estos animales ha revelado que (en parte por la existencia aislada que llevan y la inevitable endogamia) están poco a poco prescindiendo de genes innecesarios y pasando a ser simbiontes internos en lugar de ectoparásitos.

Concretamente, esta especie parece haber sufrido cambios que no están presentes en otras especies, como la simplificación genética y morfológica (actualmente sólo poseen tres músculos unicelulares para mover sus cada vez más pequeñas patas) o la pérdida de la capacidad de generar su propia melatonina (necesaria para mantener sus hábitos nocturnos), en este último caso porque pueden obtenerla directamente de la piel humana.

¿Un callejón evolutivo sin salida?

De hecho, estos podrían ser los primeros pasos en un callejón evolutivo sin salida: los autores del trabajo creen que la reducción de la movilidad y el estilo de vida cada vez más estático de estos animales (que, recordemos, pasan toda su existencia en un área muy pequeña de nuestra cara) podría causar una escasez en el acceso a potenciales parejas sexuales y, en último término, a la extinción. Lo más llamativo es que este fenómeno ya se había documentado en bacterias que habitan en el interior de otras células, pero nunca en animales.

Muchos respirarán aliviados ante esta perspectiva, pero lo cierto es que estos ácaros podrían no ser simples parásitos. Estos investigadores creen que su larga asociación con el ser humano sugiere que cumplen algún rol beneficioso para nosotros (de ahí que parezcan evolucionar hacia convertirse en simbiontes) como, por ejemplo, asegurarse de que nuestros poros y glándulas sebáceas no quedan obstruidas.

Referencias

Gilbert Smith, Alejandro Manzano-Marín, Mariana Reyes-Prieto, Cátia Sofia Ribeiro Antunes, Victoria Ashworth, Obed Nanjul Goselle, Abdulhalem Abdulsamad A Jan, Andrés Moya, Amparo Latorre, M Alejandra Perotti, Henk R Braig, Human Follicular Mites: Ectoparasites Becoming Symbionts, Molecular Biology and Evolution, Vol. 39, Núm. 6, 2022. https://doi.org/10.1093/molbev/msac125

Si vas al campo, ¡cuidado con la picadura de garrapata!

picaduras insectos

Las garrapatas son unos parásitos que suelen habitar en zonas boscosas o de hierbas altas, pero también en dehesas y prados, especialmente donde hay ganado. Estas pueden permanecer adheridas a otros animales para alimentarse de su sangre después de producir una picadura.

En España, las hospitalizaciones por la enfermedad de Lyme, que transmiten algunos tipos de garrapatas, han aumentado un 191,8% entre 2005 y 2019, según un estudio publicado por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Este incremento puede explicarse porque hay una mayor presencia de garrapatas en los montes y parajes españoles, debido a los inviernos más cortos y otoños más suaves.

Además, los cambios en la distribución de las poblaciones animales y la mayor proximidad del ser humano a los hábitats rurales han contribuido a su aumento.

Desde Cinfa, el médico Julio Maset avisa que “el riesgo de picadura es mayor si se realizan de manera habitual actividades como jardinería, caza o senderismo, que se practican en áreas con vegetación, y si se convive con animales o mascotas”.

No obstante, el experto recalca que, a pesar de los datos, la enfermedad de Lyme continúa siendo a día de hoy “infrecuente”.

¿Por qué son peligrosas las garrapatas?

Las picaduras de las garrapatas suelen ser indoloras y solo en un pequeño porcentaje pueden ser transmisoras de infecciones como la mencionada enfermedad de Lyme o, en menor medida, la fiebre botonosa mediterránea, la fiebre de Crimea-Congo y la tularemia.

El peligro de la enfermedad de Lyme radica en que, si no se detecta y se trata en la primera fase, da paso a fases con sintomatología grave similar a la meningitis.

En su fase más temprana, esta picadura se caracteriza por la aparición de un eritema alrededor de la perforación en forma de diana con aros rojizos concéntricos y con unos síntomas parecidos a la gripe.

El doctor Maset destaca que la enfermedad de Lyme “no es fácil de detectar, ya que muchos síntomas son similares a otras dolencias y pueden manifestarse meses o años después de la picadura”.

Qué hacer ante una picadura de garrapata

Por estas razones, conocer cómo son las garrapatas y saber cómo reaccionar adecuadamente es crucial para su prevención.

En primer lugar, el experto señala que “es importante saber que no todas las garrapatas pican al ser humano, ni todas transmiten enfermedades”.

No obstante, se debe actuar con celeridad, ya que algunas enfermedades, como la de Lyme, solo pueden contraerse si el parásito permanece varias horas adherido a la piel de la persona.

“Por eso, todos debemos incorporar como hábito natural, tras un día de excursión campera, revisar con detenimiento nuestro cuerpo y el de nuestros hijos al regresar a casa. También, ducharnos y lavar la ropa usada a 60 grados”, recomienda.

Si ya se ha producido la picadura, es necesario extraer la garrapata cuanto antes, sujetándola con unas pinzas de punta fina y roma cerca de la piel, y tirando de ella suavemente hacia arriba, evitando aplastarla.

Posteriormente, debemos lavar la zona con agua, jabón y antiséptico e introducir el parásito en un bote cerrado con un papel húmedo, por si fuera necesario analizarlo.

Si quedara alguna parte de la garrapata bajo la piel, se debe solicitar atención médica.

Si durante las semanas siguientes, notásemos síntomas como dolor intenso en la zona, fiebre o rigidez en el cuello, hay que acudir al médico con urgencia.

picadura garrapata actuación
Infografía sobre cómo actuar ante una picadura de garrapata. Imagen cedida por Cinfa

Decálogo de prevención contra garrapatas

Cuando se va a realizar alguna actividad en el campo se pueden seguir algunas pautas para reducir el riesgo de una picadura de garrapata. Desde Cinfa proponen el siguiente decálogo:

  1. Camina por el centro de los senderos. Cuando vayas al campo evita los paseos entre arbustos o vegetación alta y sentarte en zonas con mucha vegetación o en prados en los que haya ganado
  2. Lleva calcetines altos, ropa larga y calzado cerrado. Es recomendable introducir la pernera del pantalón dentro del calcetín o asegurarte de que este quede bien cubierto
  3. Usa ropa de colores claros. Será más fácil localizar si hay alguna garrapata sobre ella
  4. Aplícate un repelente adecuado. Es conveniente que contenga al menos un 20% de DEET (si se aplica sobre la piel) o permetrina (si se aplica sobre la ropa)
  5. A la vuelta, revisa tu cuerpo. Inspecciona las zonas de pliegues, como ingles, axilas o nalgas porque son los lugares que prefieren las garrapatas
  6. Dúchate tras cada salida. Hazlo tan pronto como sea posible y usa una toalla blanca o de color claro para secarte. Después, lava la ropa que hayas usado mínimo a 60ºC
  7. Extrae la garrapata lo antes posible. Si detectas una picadura, quítala rápido
  8. No uses remedios caseros en la extracción. Está contraindicado aplicar aceite, vaselina o calor para separar la garrapata de la piel porque pueden hacer que se contraiga y regurgite
  9. No la aplastes. Tras extraer la garrapata, en ningún caso la aplastes con los dedos o contra el suelo. Debes guardarla en un bote cerrado con papel húmedo para analizarla, si fuera necesario
  10. Limpia la zona de la picadura y acude al médico si quedan restos de la garrapata. Usa agua, jabón y antiséptico. Después, lávate exhaustivamente las manos.

Recuerda que, si en los siguientes días o semanas aprecias síntomas como dolor, fiebre, rigidez en el cuello, dolor de cabeza o debilidad, debes buscar atención médica y llevar la garrapata guardada en el recipiente para que la identifiquen y analicen.

La entrada Si vas al campo, ¡cuidado con la picadura de garrapata! se publicó primero en EFE Salud.

Tuberculosis y covid ¿un dúo maldito?

tuberculosis y covid

Hoy en día, la tuberculosis continúa siendo una de las enfermedades infecciosas más mortíferas. Cada día, se lleva la vida de más de 4.100 personas y cerca de 30.000 contraen esta enfermedad que se puede prevenir y curar.

Y ahora con la pandemia, se han registrado repercusiones negativas en múltiples ámbitos de esta enfermedad, como en el número de casos identificados y notificados, la incidencia, la mortalidad y la financiación de sus programas, particularmente los de Investigación.

En 2020 la inversión realizada en la investigación de la covid fue 113 veces superior a la dedicada a la investigación de la tuberculosis.

Así se afirma en un nuevo documento de ISGlobal (Fundación La Caixa) en el que se señala, no obstante, que no todos estos efectos tiene que ser negativos.

Porque si la respuesta a la covid se ha beneficiado de las infraestructuras y los recursos existentes destinados a la tuberculosis, a medida que progresamos hacia el control de esta pandemia, los países de ingresos medios y bajos también pueden modificar los programas de tuberculosis para integrar estrategias y servicios destinados a ambas enfermedades de una manera sinérgica.

Ambas infecciones son de naturaleza respiratoria y se les aplican estrategias similares de prevención y control sanitario, recuerdan los autores de este informe, firmado por Isabelle Munyangaju, investigadora predoctoral en ISGlobal y médica en Mozambique; Alberto García-Basteiro, profesor asociado de investigación en ISGlobal y coordinador del área de investigación en tuberculosis del Centro de Investigação em Saúde de Manhiça (CISM) de Mozambique;

Y por Elisa Lopez-Varela, pediatra e investigadora en ISGlobal, donde dirige varios estudios centrados en la tuberculosis pediátrica, el VIH y la COVID-19 en África subsahariana, y Anna Saura Lázaro, investigadora predoctoral en ISGlobal.

En las últimas décadas, explican, la pandemia de la tuberculosis se ha visto afectada por algunos acontecimientos históricos importantes que han conducido a un cambio en la carga de la enfermedad en todo el planeta.

Por ejemplo, la Primera y Segunda Guerras Mundiales tuvieron un impacto negativo en esta enfermedad en Europa, con un notable aumento de la mortalidad.

En las últimas décadas, en los países con ingresos bajos y medios, la epidemia de VIH (sida) ha conducido a una reaparición de la tuberculosis (TB), ya que ambas enfermedades tienen una relación simbiótica.

La TB se ha convertido rápidamente en la causa principal de muerte en las personas infectadas por el VIH, y estas personas han pasado a ser el grupo con mayor riesgo de contraer la enfermedad.

Otros factores, como la aparición de otras epidemias de enfermedades, o la inestabilidad política y las guerras en muchas regiones del mundo, también han contribuido a obstaculizar los esfuerzos realizados a nivel mundial para controlar la tuberculosis.

Hoy con la pandemia de la covid, reitera este estudio, se ha descuidado mucho la financiación de los programas de TB y particularmente los programas de investigación, a pesar de las elevadas tasas de mortalidad.

Además a escala mundial, la reducción acumulada en la tasa de incidencia de la tuberculosis de 2015 a 2020 fue del 11% (bastante inferior al objetivo intermedio del 20%) y la reducción acumulada en la mortalidad fue del 9,2% (muy inferior al objetivo intermedio del 35%).

Y a pesar de que la financiación para la investigación de la tuberculosis crecía lentamente, de 772 millones de dólares estadounidenses en 2017 a 901 millones de dólares estadounidenses en 2019, seguía siendo muy inferior al objetivo de 2.000 millones de dólares estadounidenses al año establecido en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la tuberculosis.

tuberculosis covid

Tuberculosis, covid y mortalidad

Con la pandemia de covid se registró el citado retroceso en los programas de tuberculosis.

Paralelamente, el miedo a contraer la covid y el temor a la estigmatización (en ciertas partes de África) también evitaron que los pacientes acudieran a los centros sanitarios.

Las actividades comunitarias para la lucha contra la tuberculosis, así como la búsqueda activa de casos a nivel comunitario, se suspendieron al inicio en muchos países debido a la pandemia y a la falta de directrices claras sobre cómo llevar a cabo dichas actividades.

La conclusión es que “debido al retraso en el diagnóstico o a que no se ha producido diagnóstico, así como debido al retraso en el comienzo del tratamiento y a la reducción en la calidad del seguimiento del tratamiento de la TB, el número de muertes ha comenzado a aumentar en 2020 por primera vez desde 2017″.

Las previsiones de los estudios de modelado realizados en 16 países de alta prioridad indican que se prevé un aumento de la mortalidad por tuberculosis en 2022 y 2023.

La OMS ha notificado una reducción en el número de personas en tratamiento para la TB del 15% para la TB resistente a los fármacos, así como de aproximadamente 1 millón de tratamientos preventivos de la TB menos ofrecidos entre 2019 y 2020.

Según el Informe Mundial sobre Tuberculosis, en 2020, los gastos dedicados a los pacientes con tuberculosis, tanto a nivel hospitalario como a nivel ambulatorio, disminuyeron en un 8,7%, con respecto a 2019, como consecuencia de la reducción en las notificaciones de casos de TB, los cambios en las modalidades de tratamiento (expedición de recetas para varios meses o de forma no presencial) y la reasignación de los fondos a actividades para luchar contra la covid.

La entrada Tuberculosis y covid ¿un dúo maldito? se publicó primero en EFE Salud.

Confirmados 150 casos de viruela del mono en Cataluña, el doble que hace una semana

Salut de la Generalitat ha confirmado hasta este jueves 23 de junio un total de 150 casos de viruela del mono, de los 298 sospechosos notificados a la Xarxa de Vigilància Epidemiològica de Catalunya (XVEC). La cifra representa más del doble de los casos del viernes pasado, cuando había 71. En este momento hay 92 casos más en investigación, 47 probables y 45 sospechosos.

La mayoría de los confirmados son hombres con edades comprendidas entre los 22 y los 52 años que han iniciado la sintomatología entre el 5 de mayo y el 15 de junio. La mayoría han presentado fiebre, astenia, linfadenopatías y exantema. Estas lesiones pueden producir cicatrices permanentes y complicaciones que, en algunas ocasiones, también pueden requerir hospitalización.

Salut considera "muy importante" que los infectados confirmados o sospechosos de serlo eviten el contacto con otras personas o animales

Las lesiones se han localizado en la mayoría de los casos en las áreas genitales y/o perianal y también en otras zonas del cuerpo. El mecanismo de transmisión probable más frecuente es el contacto estrecho, muchas veces con relaciones sexuales, en el contexto de eventos festivos.

Salut considera "muy importante" que los infectados confirmados o sospechosos de serlo eviten el contacto con otras personas o animales. Asimismo, añade el Departament, no han de compartir objetos como ropa de cama, toallas o platos y cubiertos.

Los contactos de positivos han de estar atentos a posibles síntomas como linfadenopatías y exantema (lesiones cutáneas), fiebre o astenia. Si aparecen, han de contactar rápidamente con el sistema sanitario.

Las autoridades sanitarias urgen a los padres con niños sin vacunar para que los inmunicen de inmediato

Las autoridades sanitarias del Reino Unido han manifestado su preocupación por los niños ante la detección del virus que provoca la poliomielitis en diversas muestras de las alcantarillas de Londres.

Como parte de una campaña de vacunación dirigida en la ciudad, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, en inglés) se pondrá en contacto con los padres de niños que no han recibido la dosis contra el polio, donde se cree que el virus se está propagando en medio de temores de que la enfermedad vuelva a presentar casos por primera vez en 40 años.

Específicamente, el NHS urge a los tutores revisar la cartilla vacunal de los menores para verificar si han recibido o no la dosis contra la polio. En caso de que no haya sido así, pide que se contacten con los centros médicos autorizados para que estos sean inoculados lo más pronto posible.

Rutinariamente, los niños son vacunados contra la poliomielitis, no obstante, de acuerdo con información del diario británico Daily Mail, el año pasado ocho autoridades locales en Inglaterra, principales en la capital, tuvieron un 50% o menos de aceptación entre los alumnos del noveno año.

Sin embargo, es probable que estas cifras no sean del todo claras teniendo en cuenta que a algunos alumnos no se les ofrece la última vacuna de refuerzo contra la polio hasta el décimo año como parte del programa de vacunación escolar del NHS.

En el Reino Unido, todos los niños pueden acceder a las dosis contra este virus cuando son bebés y luego a los 13 años como parte de un refuerzo preescolar. En último recurso, deben aplicársela a los 14 años.

Cabe mencionar que Londres siempre ha sido uno de los puntos de Inglaterra con menor cobertura de vacunas, lo cual empeoró durante la pandemia de la COVID-19 debido a la pausa en las citas médicas, el cierre de escuelas, entre otros factores.

La Agencia de Seguridad Sanitaria británica (UKHSA, en inglés) detalló que las muestras de varios poliovirus genéticamente relacionados se han recogido entre febrero y junio en la planta de aguas residuales de Beckton, que da servicio a cerca de cuatro millones de personas en el norte y el este de Londres.

La UKHSA estima que cerca del 14 % de los londinenses no cuentan con las tres primeras dosis necesarias de la vacuna. La agencia sanitaria cree que el virus pudo llegar a principios de este año al Reino Unido a través de una persona vacunada en el extranjero, posiblemente en Afganistán, Pakistán o Nigeria.

Los síntomas que produce la polio

El NHS advierte que, aunque la mayoría de las personas que contraen polio no tienen ningún síntoma, algunas pueden experimentar una enfermedad leve similar a la gripe, por lo cual los padres deben estar atentos a las reacciones de sus hijos en el transcurso de los próximos días.

Los síntomas del virus son iguales en niños y en mayores. Se trata de alta temperatura, cansancio extremo, dolores de cabeza, rigidez en el cuello y dolor muscular, los cuales podrían durar por un periodo de diez días.

Hay casos en los que la polio puede hacer que las personas experimenten dificultad para usar los músculos de las piernas durante horas o incluso en el transcurso de unos pocos días.

En la mayoría de situaciones, esto no es permanente y el movimiento generalmente regresa en unas pocas semanas o meses. Sin embargo, puede poner en peligro la vida si la parálisis afecta los músculos que permiten respirar.

Así las cosas, es importante que los padres revisen si sus hijos han recibido la vacuna de refuerzo con la polio y, en caso de que no sea así, se contacten con el NHS para poder realizar el proceso y evitar que el país vuelva a vivir una delicada situación por el virus.