Todo Noticias Tarde – Un estudio psicosocial sobre la comida – 16/09/19

El aspecto visual de la comida y nuestra cultura nos influyen a la hora de elegir qué echarnos a la boca. Pero no sólo eso, también pueden ser claves para corregir trastornos del compotamiento alimentario como la obesidad. En ello profundiza la profesora colaboradora del Basque Culinary CenterMaría Elena Pérez Ochoa, en su libro 'El placer de comer: una mirada biopsicosocial'. 


Escuchar Audio

Todo Noticias Tarde – Un estudio biopsicosocial sobre la comida – 16/09/19

El aspecto visual de la comida y nuestra cultura nos influyen a la hora de elegir qué echarnos a la boca. Pero no sólo eso, también pueden ser claves para corregir trastornos del compotamiento alimentario como la obesidad. En ello profundiza la profesora colaboradora del Basque Culinary CenterMaría Elena Pérez Ochoa, en su libro 'El placer de comer: una mirada biopsicosocial'. 


Escuchar Audio

El Govern catalán vuelve a aprobar el decreto que regula el impuesto sobre bebidas azucaradas envasadas

ACN

  • El TSJC anuló el texto por defectos de forma pero el ejecutivo lo ha impulsado de nuevo para dotarlo de "seguridad jurídica".

Una bebida azucarada.

El Govern ha vuelto a aprobar este martes "sin ninguna modificación" el decreto que regula el impuesto sobre bebidas azucaradas envasadas que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) anuló en julio por defectos de forma en su tramitación.

El nuevo texto pretende "dotar de seguridad jurídica y hacer frente a un eventual vacío legal" ante la decisión del TSJC, que no es una sentencia firme y que, según el ejecutivo catalán, "tampoco afecta a la legalidad del tributo", que sigue vigente.

En este sentido, el decreto anulado regulaba cuestiones técnicas como cuándo se ha de ingresar el impuesto, un periodo que se mantiene entre los días 1 y 20 del mes siguiente en cada trimestre.

El decreto también detalla la definición de bebida azucarada, y dice que de acuerdo con la normativa comunitaria quedan excluidas del tributo las bebidas que se envasan a petición del consumidor en la misma tienda o para la venta inmediata. Sí que se incluyen, en cambio, las que se suministran desde un surtidor.

El decreto también habla del concepto de distribuidor, que es el que vende la bebida en última instancia a los contribuyentes: supermercados, bares, hoteles, restaurantes o cines, que son los que los ofrecerán a los consumidores. Así mismo, el decreto estipula que no hace falta que se desglose en el recibo de compra la repercusión del impuesto.

El impuesto sobre las bebidas azucaradas envasadas grava el consumo de refrescos, sodas, zumos de fruta, bebidas deportivas, té y café con edulcorantes calóricos añadidos, energéticos o leches endulzadas o alternativas a la leche que son susceptibles de generar obesidad o diabetes.

La norma prevé un gravamen de 0,08 euros por litro para bebidas con 5 u 8 gramos de azúcar por 100 ml, y de 0,12 euros por litro en las que tengan más de 8 gramos.

Demuestran que pasar tiempo de pie combate los efectos del sedentarismo

EUROPA PRESS

  • Un estudio de la Universidad de Granada ha desvelado que podría reducir el riesgo de obesidad o diabetes.

Dos personas trabajando de pie

Pasar tiempo de pie puede ayudar a combatir los efectos negativos del sedentarismo, según ha demostrado un equipo de investigadores de la Universidad de Granada en un estudio publicado recientemente en la revista Plos One.

Y es que, según han observado los científicos españoles, al estar de pie durante seis horas se pierden 45 kilocalorías más que si se está en ese periodo sentado o acostado debido, principalmente, a que hay un mayor gasto de energía.

"Los españoles pasamos entre 8 y 10 horas sentados o acostados cada día, sin contar las horas que estamos dormidos. Por lo tanto, si adoptamos medidas para combatir el sedentarismo a través de pequeños cambios como, por ejemplo, pasar más tiempo de pie, se podría reducir el riesgo de obesidad o diabetes tipo 2", han explicado los científicos.

Para realizar el trabajo, los investigadores utilizaron una muestra compuesta por 53 adultos jóvenes, los cuales se clasificaron en dos tipos, "ahorradores" y "gastadores" de energía, dependiendo de la cantidad de gasto energético que consumieron al pasar de estar sentados o acostados a estar de pie.

"Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por lo tanto, la diferencia entre sentarse/acostarse o estar de pie es prácticamente nula para ellos. Pero los que gastan energía queman aproximadamente un 10% más de energía cuando cambian de estar sentados o acostados a estar de pie", han explicado.

El factor que parece tener el mayor efecto en esta quema de energía es la masa muscular. Ante esto, los expertos han abogado por el uso de mesas regulables que permitan a los trabajadores estar tanto sentados como de pie.

"Si una persona se levantara, diera 10 pasos y se sentara nuevamente, los efectos de un estilo de vida sedentario se reducirían considerablemente. Por lo tanto, debemos educar a nuestros niños y jóvenes en edad escolar, así como a los maestros, sobre la importancia de evitar pasar largos períodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas de un estilo de vida sedentario", han zanjado.

Contra la obesidad, ¿un impuesto a los refrescos por su cantidad de azúcar o uno a los ‘snacks’?

20MINUTOS.ES

Obesidad infantil

Ya sabemos que la obesidad es una de las grandes epidemias del siglo XXI, al menos en los países desarrollados. Los datos nos lo recuerdan regularmente. El 25% de la población española es obesa o tiene problemas de sobrepeso. De manera que la obesidad ya crece en España tanto como en EE UU y somos el segundo país de Europa con más casos.

También esta misma semana hemos conocido un informe coordinado por la Fundación Gasol, que indica que el 14,2% de los chavales españoles padece obesidad y el 20,7%, sobrepeso, según su índice de masa corporal (IMC), lo que da la suma del 34,9%. Peores resultados arroja el dato de obesidad abdominal: si se toma como referencia la circunferencia de la cintura, el porcentaje resulta prácticamente diez puntos superior (23,8%) al calculado según el IMC.

A la hora de combatir este problema de salud queda claro que es fundamental acabar con el sedentarismo y aumentar las horas de ejercicio. La otra parte de la ecuación ha de ser la alimentación. Hay que comer mejor y evitar el consumo de productos que sabemos son perjudiciales para nuestra salud.

En ese caso el dedo siempre apunta a las bebidas azucaradas, pero también a los tentempiés (snacks, galletas y dulces). ¿Qué sería más efectivo para reducir las tasas de obesidad: un impuesto a los refrescos por su cantidad de azúcar o uno a los tentempiés?

Un impuesto a los refrescos por su cantidad de azúcar

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Nueva York, la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de California, Berkeley, gravar con un impuesto a las bebidas azucaradas por la cantidad de azúcar que contienen, en lugar de por el volumen líquido de estas bebidas, como ya hacen actualmente varias ciudades de Estados Unidos, podría producir beneficios para la salud y ganancias económicas aún mayores.

"A pesar de su diferente contenido de azúcar y los diferentes daños resultantes, todas las bebidas endulzadas con azúcar están sujetas a la misma tasa por litro bajo un impuesto volumétrico. Esta estructura impositiva no ofrece a los consumidores ningún incentivo para sustituir los SSB con alto contenido de azúcar por los bajos en azúcar, a pesar de que estos últimos son menos dañinos. Por lo tanto, si bien un impuesto volumétrico reduce el consumo de SSB en general, no proporciona los máximos beneficios posibles para la salud", afirman los autores de este estudio, que publica la revista Science.

Actualmente, siete ciudades de los Estados Unidos gravan las bebidas azucaradas, o SSB, por el volumen de la bebida, gravámenes que no tienen en cuenta la cantidad de azúcar que contienen estas bebidas. "Un principio económico básico es que dichos impuestos correctivos deberían ser proporcionales al daño causado -aseguran los investigadores-. El daño de las bebidas azucaradas proviene del azúcar, y los SSB varían sustancialmente en azúcar por unidad de volumen".

Un impuesto a los 'snacks', galletas y dulces

El uso de impuestos para reducir el consumo de azúcar y energía se ha centrado principalmente en las bebidas azucaradas. Pero en el Reino Unido, los snacks con alto contenido de azúcar, como galletas, pasteles, chocolates y dulces, representan más azúcar libre que las bebidas azucaradas.

Por ello, un estudio publicado en el British Medical Journey, sugiere que imponer impuestos a los tentempiés con alto contenido de azúcar podría ser más efectivo para reducir los niveles de obesidad que aumentar el precio de las bebidas azucaradas.

Los investigadores aseguran que esta opción "merece más investigación y consideración como parte de un enfoque integrado para combatir la obesidad", ya que las tasas de obesidad están aumentando en todo el mundo. Reducir las compras de estos snacks y galletas con alto contenido de azúcar tiene el potencial de tener un mayor impacto en la salud de la población que reducir la compra de bebidas azucaradas.

Los resultados de esta investigación sugieren que aumentar el precio de los tentempiés en un 20% reduciría la ingesta anual promedio de energía en alrededor de 8.900 calorías, lo que llevaría a una pérdida de peso promedio de 1,3 kg en un año. Por el contrario, un aumento de precio similar en las bebidas azucaradas daría como resultado una pérdida de peso promedio de solo 203 g durante un año.

El 35% de los niños y adolescentes tiene obesidad o sobrepeso

El 34,9% de los niños y adolescentes españoles de entre 8 y 16 años tienen sobrepeso u obesidad, según un estudio de Gasol Foundation, que constata que el 63,6% de ellos ni siquiera practica los 60 minutos al día de ejercicio físico recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Los datos preliminares del estudio, que evalúa por primera vez en España la actividad física, el sedentarismo, los estilos de vida y la obesidad de la población infantil de entre 8 y 16 años, han sido presentados este martes en una rueda de prensa en la que han participado el presidente de Gasol Fondation, Pau Gasol, y la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.



Ver vídeo

14 horas – 6 de cada 10 niños en España no hacen el ejercicio recomendado

El sedentarismo afecta cada vez a más niños y adolescentes en España. 6 de cada 10 menores en nuestro país apenas realiza ejercicio físico, no llegan ni a los 60 minutos diarios que recomienda la Organizacion Mundial de la Salud. Una muy mala noticia si tenemos en cuenta que esta es una de las principales causas de la obesidad infantil.


Escuchar Audio

Los menores españoles pasan una media de cinco horas al día frente a las pantallas los fines de semana

ARACELI GUEDE

Obesidad infantil

El sedentarismo, el excesivo uso de las pantallas y el sobrepeso son tres preocupantes factores que van en aumento entre la población española más joven. Un estudio, denominado Pasos (Physical Activity, Sedentarism and Obesity in Spanish youth) y cuyos resultados preliminares se han presentado este martes, ha cifrado la dimensión del problema y ha permitido obtener una radiografía de los estilos de vida de los menores con la intención de que se adopten medidas para revertir hábitos que resultan nocivos para su salud.

Con 3.803 menores de entre 8 y 16 años de 245 centros educativos como muestra y el trabajo de trece grupos de investigación de diversas universidades, con un total de 50 investigadores, la Fundación Gasol ha coordinado un informe que refleja que el 54,5% de los niños y adolescentes supera entre semana el tiempo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que pasen frente a una pantalla y que fija en un máximo de 120 minutos al día. De esta forma, los chicos pasan ante la televisión, el ordenador, la tablet, el móvil o los videojuegos una media cercana a las tres horas.

La situación se agrava los fines de semana, cuando el promedio sube hasta los 282,6 minutos diarios, lo que traducido en horas roza las cinco. El porcentaje de chicos que dedican más tiempo del recomendado al uso de pantallas asciende al 79,3% durante los días en los que no hay clase. El caso de los alumnos de secundaria, aquellos con una edad comprendida entre los 12 y los 16 años, es el más llamativo, con un 92,2%.

Tampoco en lo que a la actividad física se refiere se logran niveles óptimos. El 63,6% de los niños y adolescentes no alcanza los al menos 60 minutos diarios de actividad física —moderada o vigorosa— que la OMS aconseja. Ese porcentaje crece hasta el 70,4% en el caso de las niñas y al 72,4% en la adolescencia.

El estudio también pone de manifiesto una pérdida del interés por el ejercicio según se va creciendo. De esta forma, los adolescentes de 4º de la ESO, con 16 años, realizan 106 minutos menos de actividad física por día de media que los menores de 3º de Primaria, con 8.

En ese contexto, el 14,2% de los chavales padece obesidad y el 20,7%, sobrepeso, según su índice de masa corporal (IMC), lo que da la suma del 34,9%. Peores resultados arroja el dato de obesidad abdominal: si se toma como referencia la circunferencia de la cintura, el porcentaje resulta prácticamente diez puntos superior (23,8%) al calculado según el IMC. 

Los responsables del documento advierten de que esa diferencia puede demostrar un infradiagnóstico de la obesidad y el sobrepeso y abogan por incorporar la medición de la circunferencia de la cintura como indicador en la infancia. "Por otra parte, es importante resaltar que, en las últimas dos décadas, el porcentaje de población infantil y adolescente que presenta obesidad abdominal ha aumentado en un 7,9%", agregan.

"Pandemia"

Con estos datos sobre la mesa, el presidente de la fundación, Pau Gasol, ha remarcado que "la obesidad infantil es un problema global que afecta a España". "Estamos ante una batalla muy compleja que requiere del esfuerzo de todos los sectores", ha afirmado durante una presentación en la que ha estado acompañado de la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo

El jugador de baloncesto ha instado a los educadores a ser persistentes en la inculcación de una alimentación sana y ha recordado que cuando él era pequeño le hacían comer cosas que no le apetecían. "Si no me lo comía en ese momento me iba a tener que tomaría después y al final acabas comiendo porque tienes hambre", ha asegurado, antes de apuntar cómo se enamoró del baloncesto gracias a jugar en el patio del colegio y a las actividades extraescolares.

Gasol, que puso en marcha la fundación junto a su hermano Marc, ha dicho querer "situar a España a la cabeza de los países que logran revertir la tendencia de la obesidad infantil". "Queremos ser el modelo a seguir a nivel mundial en la lucha contra esta pandemia, para que los niños y niñas crezcan y se desarrollen en entornos saludables que les permitan alcanzar su pleno desarrollo", ha comentado.

Para ello, la organización reclama medidas como un plan nacional contra la obesidad infantil, liderado por el ministerio pero que implique a todas las administraciones y entidades relacionadas con la materia, así como "reforzar la formación de los equipos de pediatría y otros profesionales del ámbito sanitario en la prevención" e "incrementar las horas y la calidad de la educación física en los centros educativos". 

Carcedo, que ha agradecido a los hermanos Gasol su apoyo para tener "una población más saludable en el futuro", ha remarcado la importancia del estudio para diseñar políticas públicas contra lo que ella también ha denominado "pandemia".

La titular de Sanidad ha hecho hincapié en los factores socioeconómicos y comportamentales que provocan la obesidad y como ejemplo ha dicho que los niños y niñas en familias más vulnerables consumen más alimentos procesados que los de familias con más ingresos. El 20% de los primeros consumen esos productos tres veces a la semana o más, frente al 9% en el tramo de ingresos más altos. "Solo la mitad de los niños de familias con pocos ingresos comen fruta a diario", ha lamentado.

Para predicar con el ejemplo, la presentación se ha cerrado en el patio del colegio José Calvo Sotelo de Madrid, donde ha tenido lugar, con la participación de Gasol y algunos de los encuestados para el estudio en las actividades de promoción de hábitos saludables que la fundación lleva a cabo en dicho centro.

La obesidad ya crece en España tanto como en EE UU, somos el segundo país de Europa con más casos

20MINUTOS.ES/EFE

Sobrepeso

El 25% de la población en España es obesa o tiene problemas de sobrepeso. El ritmo de crecimiento de esta enfermedad es ya tan acelerado como en Estados Unidos, situando a nuestro país en el segundo de Europa, por detrás del Reino Unido, con más casos de la considerada “pandemia del siglo XXI”.

Lo han alertado en Madrid expertos en el tema con motivo del XXIV Congreso Mundial de la Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad y Enfermedades Metabólicas (IFSO) y el XXI Congreso de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad Mórbida y de las Enfermedades Metabólicas (SECO).

El sobrepeso denota un peso corporal mayor con relación al valor esperado según el sexo, talla y edad, es decir, los niños tienen más grasa corporal de la que se considera saludable aunque dentro de los límites para la edad y peso, mientras que la obesidad se considera un estado patológico. En la actualidad, el 25% de la población española es obesa o tiene problemas de sobrepeso y se trata de una enfermedad que causa 131.000 muertes al año en nuestro país.

Según una investigación liderada por el Centro de Estudios Sociosanitarios de la Universidad de Castilla La Mancha (UCLM), uno de cada tres niños españoles tiene problemas de exceso de peso. España, con un 32,1% de los niños entre 7 y 13 años con sobrepeso y obesidad, ocupa el quinto puesto de Europa.

Por delante están Grecia, Italia, Malta y Chipre; Portugal ocupa el sexto lugar. En el otro extremo está Polonia (12,5% de los niños), Finlandia, Suiza, Estonia y Francia, país en el que el sobrepeso y la obesidad en los menores de entre 7 y 13 años no supera el 15%.

En agosto, un informe de la ONU recomendó la puesta en marcha de "políticas que reduzcan el despilfarro de comida e influyan en la elección de determinadas opciones alimentarias", en alusión a dietas menos carnívoras y que reduzcan la población obesa o con sobrepeso, próxima a los 2.000 millones de personas.

Una de las novedades del congreso de Madrid será el debate sobre si se debe ampliar el espectro de personas con sobrepeso y obesidad que pueden someterse a una cirugía bariátrica. “Si se amplia el espectro, se amplia el número de personas que podrán beneficiarse de esta cirugía y, en consecuencia, solucionar su enfermedad, considerada hoy en día la pandemia del siglo XXI”, ha señalado el doctor Joan Pujol, miembro de IFSO y SECO.

Al congreso asisten especialistas y profesionales, nacionales e internacionales, implicados en combatir la obesidad y abordar las patologías asociadas como enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, cáncer, insuficiencia respiratoria, problemas músculo esqueléticos e infertilidad tanto en hombres como en mujeres, entre otras.