No, beber mucho alcohol no «mata el virus» sino que aumenta los riesgos para la salud si se contrae la COVID-19


Leer la noticia completa

A su salud – El 40% de los niños tiene sobrepeso u obesidad – 01/07/20

El Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE) que ha publicado la Revista Española de Cardiología señala que casi el 40% de los niños españoles de entre tres y ocho años tiene sobrepeso u obesidad, trastornos que llevan a una buen número de enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares.


Escuchar Audio

Un estudio alerta de que el colorante blanco alimentario E-171 produce daños intestinales y cáncer de colon

El colorante alimenticio blanco E-171, fabricado con nanopartículas de dióxido de titanio (TiO2), es un aditivo muy común en Estados Unidos y en Europa y presente en productos básicos como la mayonesa. Su uso es el centro de varias polémicas desde hace años debido a diversos estudios que afirmaron que la sustancia es dañina para el sistema digestivo.

Una investigación reciente publicada en la revista científica Small y recogida por El Español estudió los efectos de la sustancia en ratones, y observó daño colorrectal en los roedores debido a la alteración de la microbiota y el efecto de la inflamación, así como una alteración de las proteínas en el hígado. Además, al tratarse de un componente habitual en gominolas y bebidas, su presencia es de dos a cuatro veces superior en niños estadounidenses que en adultos.

Respecto a las nanopartículas de dióxido de titanio, "las más grandes serán absorbidas con facilidad, pero las más pequeñas pueden alcanzar los tejidos y formar acumulaciones", explica el investigador principal, Hang Xiao, de la universidad de Massachusetts Amherst (EEUU). El estudio alimentó a dos grupos diferentes de ratones con E-171 y con TiO2, y comprobaron que las nanopartículas de TiO2 reducían los niveles cecales de ácidos grasos de cadena corta, básicos para la salud del colon, e incrementaron las células inmunes y citoquinas relacionados con un estado proinflamatorio.

El pasado año, una investigación publicada en Frontiers in Nutrition, citada por El Español, decidió estudiar también el impacto del E-171 sobre la microbiota intestinal y su impacto en la depresión y la obesidad. Los resultados apuntaron a un aumento del riesgo de desarrollar Síndrome de Intestino Irritable (SII) y cáncer colorrectal, conclusiones compartidas por el trabajo publicado en Small.

En base a un estudio de 2017 publicado en la revista Nature, Francia decretó en 2019 que para finales de este año, el aditivo E-171 tendría que haber quedado erradicado de su mercado. Dicho trabajo encontró, igual que los posteriores, que el consumo del colorante provocaba daños en el sistema inmunitario y especialmente en el intestino, provocando lesiones precancerosas en el colon e intestino grueso.

Cuatro personas se someten en Menorca a una cirugía bariátrica gracias a un nuevo servicio del Hospital Mateu Orfila

Según han informado este martes desde el Área de Salud de Menorca, el comité multidisciplinar de cirugía bariátrica y metabólica formado por los servicios de Cirugía General y Digestiva, Endocrinología y Nutrición, Anestesiología y Psicología Clínica se puso en marcha en octubre del año pasado para poder llevar a cabo este tipo de intervenciones, tras la específica de cirujanos, anestesistas y profesionales de enfermería quirúrgica con numerosas rotaciones en hospitales estatales de referencia en dicha patología.

Los pacientes inician el programa con una visita al servicio de Endocrinología y Nutrición, en la que se descartan causas hormonales que puedan ser solucionadas sin la necesidad de intervención quirúrgica.

Una vez superada esta fase inicial, entran en un proceso de reeducación en los hábitos alimentarios y se les instruye en cambios en el estilo de vida. Al final de dicha fase, que es variable en tiempo según los pacientes, si cumplen criterios de inclusión para la intervención quirúrgica, son visitados por el equipo de Cirugía y se les explica el procedimiento adecuado en cada caso.

Actualmente, se exige a los pacientes que entran en el programa un compromiso de pérdida de peso inicial del 5 por ciento como muestra de "buena adherencia" al tratamiento previo, tal y como han explicado a través de un comunicado.

Una vez operados, siguen en el programa con visitas regulares establecidas con Endocrinología y Cirugía, donde se comprueba la correcta pérdida de peso.

El jefe del Servicio de Cirugía General y Digestiva, Fernando Alcaide, ha explicado que "los primeros pacientes sometidos a dicho programa siguen perdiendo peso según lo esperado y se prevé que en un periodo de entre 12 y 14 meses hayan perdido hasta el 80 por ciento del exceso de peso".

En este punto, ha destacado que la obesidad mórbida es una enfermedad "crónica y de alta prevalencia que supone un deterioro significativo de la calidad de vida de los pacientes que la sufren".

Asimismo, ha apuntado que el número de enfermedades acompañantes y relacionadas con la obesidad patológica es elevado. "Estos pacientes sufren trastornos cardiocirculatorios, como la hipertensión, la dislipidemia y en muchos casos desarrollan una diabetes", ha manifestado.

México confirma que 50 embarazadas han muerto por la COVID-19

El Ministerio de Salud de México ha informado este lunes de que se han contabilizado un total de 22.584 muertes a causa de la COVID-19 en el país, de las cuales 50 corresponden a mujeres embarazadas o en cuarentena tras dar a luz.

El director general de Epidemiología, José Luis Alomía, ha precisado que estas cifras suponen el 3,8% del total de las víctimas mortales por la COVID-19 registradas hasta el momento.

Alomía ha recordado que las embarazadas forman parte de la población de riesgo, al igual que aquellos pacientes con enfermedades previas, como la hipertensión, cuyos enfermos han sido los más damnificados por la COVID-19, seguidos de aquellos que también sufrían diabetes, obesidad y problemas de salud relacionados con el consumo de tabaco.

En total, el 71% de los fallecidos padecía previamente algunas de estas enfermedades. Por otro lado, ha recordado Alomía, los hombres con una media de edad superior a los 60 años han supuesto el 66% de las muertes.

En su balance de este lunes, las autoridades mexicanas han mostrado un aumento de 4.577 nuevos casos en el cómputo global, que se sitúa en 185.122 positivos. México es el cuarto país latinoamericano con mayor número de personas con la enfermedad por detrás de Brasil, Perú y Chile.

El continente latinoamericano ya alberga casi el 55 por ciento de todos los casos a nivel mundial.

En relación a los fallecidos, las últimas cifras han mostrado 759 nuevas muertes, pero todavía hay 1.874 fallecimientos sospechosos de haber sido provocados por la COVID-19.

Alomía ha recordado que de, los 32 territorios de todo el Estado, 17 se encuentran bajo el color naranja del semáforo epidemiológico, que supone un nivel de riesgo alto, mientras que el resto continúan bajo máximo riesgo, representado por el color rojo.

Estado de México, con cerca de 29.500 casos, y Ciudad de México, que roza ya los 50.000, continúan siendo las dos entidades más afectadas, por delante de otras como Tabasco y Veracruz, que no llegan a los 9.000 contagios.

Casi un tercio de los españoles, en riesgo de sufrir un caso grave de Covid-19 si hubiera un repunte

Las llamadas patologías previas y la edad avanzada los principales factores de riesgo ampliamente aceptados y demostrados para que la Covid-19 pueda derivar en su forma más agresiva, en algunos casos, mortal.

Los casos graves de Covid-19 se caracterizan, según la definición dada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por la fiebre y, al menos, uno de los síntomas de la afectación respiratoria, como la tos o la dificultad para respirar.

Un estudio de la Escuela de Higiene Tropical y Medicina de Londres publicado en The Lancet ha cifrado en uno de cada cinco las personas en todo el planeta -1.700 millones- que, por contar con algunos de los factores de riesgo, están en peligro de padecer un caso grave de Covid-19.

Los investigadores han extraído los datos de una encuesta internacional llamada Global Burden of Disease Study, actualizada por ultima vez en 2017 y en la que existe información de cerca de 200 países.

En España, el porcentaje es ligeramente inferior a la media europea, que es donde la población de riesgo es porcentualmente mayor en el mundo, con un 31% de personas con, al menos, una patología previa. La cifra se eleva en el continente hasta prácticamente la mitad de la población -48%- si sumamos la edad avanzada como factor de riesgo.

Esto supondría que, si la enfermedad vuelve a repuntar en las zonas donde los contagios se han reducido de manera drástica gracias a los confinamientos, millones de personas podrían sufrir las consecuencias más graves de la enfermedad.

No obstante, el análisis es meramente cuantitativo y solo tiene en cuenta una serie de factores, ignorando la inmunidad alcanzada por una parte de la población, la obesidad o la situación socioeconómica y los propios investigadores admiten que "si estas personas realmente se contagiarán o si necesitarán atención hospitalaria está fuera del alcance del estudio".

Los porcentajes más altos de población en riesgo los encontramos en países en los que existe un mayor peso de la población en edada avanzada, como Japón, Puerto Rico y España y la mayoría de países europeos.

También se han demostrado factores diferenciales el hecho de que el país padezca una alta prevalencia del VIH, una circunstancia que se da fundamentalmente en países del sur de África como Suazilandia o Lesotho, y de diabetes, lo que, curiosamente, se da en pequeñas naciones insulares como Fiji o las Islas Mauricio.

Además de la diabetes, las patologías previas que suponen un riesgo a la hora de padecer la Covid-19 que son más habituales, según ha comprobado el estudio, son las enfermedades crónicas de riñón, las cardiovasculares y las respiratorias.

Los científicos estiman que un 6% de la población mundial -400 millones de personas- padecen dos patologías previas relevantes para la Covid-19. "Como era de esperar, esta proporción se da en números más altos en regiones con un perfil de edad más envejecido, como Europa y Norteamérica", explican en el artículo.

Los hombres son los que se encuentran estadísticamente en mayor riesgo, dado que hay aproximadamente el doble de hombres que mujeres con estas patologías previas hasta los grupos de edad de 65 años o más, donde los hombres están menos representados y, por tanto, la diferencia es menor.

Finalmente, el estudio cifra en 349 millones de personas que están en un "riesgo alto" de sufrir una infección severa de Covid-19 que podría obligar a su hospitalización. Una cifra que España, el estudio sitúa en torno al 5%.

El equipo de Cirugía de la Obesidad supera las 100 intervenciones en Quirónsalud Málaga

Así, han señalado que hoy en día, prácticamente el 50 por ciento de las operaciones de obesidad que se realizan son restrictivas, en las que el objetivo principal es disminuir el volumen de la ingesta calórica, como la gastrectomía vertical o el by-pass gástrico; técnicas en las que el equipo de Cirugía de la Obesidad de Quirónsalud Málaga, encabezada por los doctores Javier Moreno y César Ramírez, jefe del Servicio de Cirugía General, "es referente".

En este tiempo, y tras la cirugía, "me ha cambiado la vida a mejor", ha afirmado Juan Carlos, paciente intervenido hace cinco años que perdió 50 kilos y que ha comentado que decidió operarse en Quirónsalud Málaga "porque contaba con los profesionales con más experiencia, la tecnología más avanzada y conocía sus buenos resultados".

Todo salió bien. También en el caso de Carmen, una de las últimas pacientes operadas, intervenida en esta "nueva normalidad" del contexto COVID. En este sentido, ha recordado que "debía operarme de mi obesidad y no podía demorarlo más por mi salud, busqué al mejor equipo, pero también el hospital más seguro después de todo lo ocurrido en los peores momentos de la epidemia por COVID-19. Quirónsalud reunía la experiencia y la seguridad que necesitaba y mi operación ha sido un éxito".

"Un logro aún mayor si se tiene en cuenta que ambos pacientes sufrían comorbilidades debidas a la obesidad, como hipertensión, dislipemia e hiperglucemia", han apuntado desde Quirónsalud Málaga a través de un comunicado.

César Ramírez ha subrayado que "actualmente se individualiza la indicación y se le da la importancia que merece a la obesidad, pues es una enfermedad importante y factor de riesgo de otras muchas patologías. No se trata de una mera cuestión estética y seguimos siempre la evidencia científica".

La obesidad es una enfermedad que, a su vez, contribuye a la aparición de otras patologías, como hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, síndrome de apnea del sueño, cardiopatías, etcétera. Además, disminuye la calidad de vida y la esperanza de vida y aumenta el riesgo de mortalidad, especialmente al coincidir con otras enfermedades, como puede haber sido el caso de pacientes con COVID-19, ha añadido el jefe del Servicio de Cirugía.

OBESIDAD Y COVID-19

Por otro lado, han señalado que diferentes estudios internacionales han constatado que el 65 por ciento de los pacientes ingresados en UCI por Covid-19 son obesos con un índice de masa corporal superior a 30. De estos pacientes, ocho de cada diez precisa de respiración asistida y presentan un porcentaje de mortalidad del 65 por ciento, frente al 36 por ciento que no sufre obesidad. Por tanto, la obesidad puede duplicar la probabilidad de fallecer por Covid-19.

Según Javier Moreno, "la obesidad es uno de los principales factores de riesgo en relación con la infección por COVID-19, junto a la edad y la hipertensión, y aún peor en el caso de personas con obesidad que además tienen diabetes".

"A pesar de todos estos riesgos, las cifras de prevalencia de personas obesas siguen siendo alarmantes: cerca de un 21 por ciento de los andaluces padece problemas de obesidad y más del 36 por ciento, sobrepeso", ha recordado Javier Moreno.

Además, la OMS augura para 2030 un importante incremento de estos problemas a nivel mundial, con aproximadamente un 30 por ciento de obesidad -hombres, 36 por ciento; y mujeres, 21 por ciento- y un 70 por ciento de sobrepeso -hombres, 80 por ciento; y mujeres, 58 por ciento-.

Por ello, el Hospital Quirónsalud Málaga cuenta con la Unidad Integral de la Obesidad que nació con el objetivo de controlar y ayudar a eliminar el exceso de peso y mejorar así la esperanza y la calidad de vida de todos los interesados, buscando encontrar un estado óptimo, integral y equilibrado de la salud.

"Pretendemos mejorar la salud de nuestros pacientes, reduciendo el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades altamente prevalentes asociadas al sobrepeso y la obesidad", ha añadido César Ramírez.

De igual modo, han incidido en que es importante saber cómo. Así, Javier Moreno ha subrayado que "la cirugía se convierte en el tratamiento preferente de la obesidad cuando se han agotado las primeras opciones que da el médico del paciente, y es que se ha demostrado que, en el 98% de las ocasiones, los tratamientos dietéticos son insuficientes, pues se produce una recuperación del peso perdido en la mayoría de los pacientes pasado un tiempo. Y no por falta de voluntad, sino por un tratamiento incorrecto".

Ante sobrepeso u obesidad, se debe acudir a un médico especialista. En el caso de la Unidad de Cirugía de la Obesidad o Bariátrica de Quirónsalud Málaga, el médico que realiza la primera consulta al paciente valora si se han agotado todos los recursos médicos y si las dietas y el ejercicio ya no son efectivos, caso en que el paciente se deriva al cirujano para que valore su caso. Ante cada caso, se realiza una detallada valoración clínica, analítica y personal, proponiendo el tratamiento ideal personalizado.

"El tratamiento de cada paciente dependerá de varios factores, aunque el más directo tiene que ver con su IMC, que relaciona peso y talla. Se calcula dividiendo peso en kg por el cuadrado de la talla en metros. Con un resultado de 30-35, ya hablamos de un primer grado de obesidad", ha explicado Javier Moreno.

TÉCNICAS Y TRATAMIENTOS DE UNIDAD INTEGRAL DE LA OBESIDAD

Por otro lado, han señalado que la unidad, al tener un equipo multidisciplinar, cuenta con una variedad de técnicas y tratamientos para poder personalizar el diagnóstico de cada paciente, y es que, según Javier Moreno Ruiz, responsable de Cirugía Bariátrica del Hospital Quirónsalud Málaga, "la cirugía de la obesidad es el único procedimiento demostrado para reducir el exceso de peso de forma satisfactoria y a largo plazo, mejorando las enfermedades asociadas y la calidad de vida de los pacientes".

El servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo realiza la cirugía de la obesidad laparoscópica, uno de los mayores avances de la cirugía del siglo XXI, para aquellas personas con un índice de masa corporal (IMC) de más de 40 o con uno inferior, pero con enfermedades asociadas.

Las técnicas más utilizadas en este caso son la gastrectomía vertical y el by-pass gástrico y, al realizarse por vía laparoscópica, aumentan la seguridad del paciente y disminuyen los dolores, las complicaciones y las molestias postoperatorias, a la vez que se produce una rápida recuperación de la función intestinal.

La gastrectomía vertical es una técnica restrictiva poco agresiva que no altera la fisiología del tubo digestivo ni la absorción de medicamentos. Consiste, según ha explicado Moreno Ruiz, "en reducir la capacidad del estómago para contener alimentos, así el paciente tiene sensación de plenitud tras una ingesta pequeña de alimentos y, al reducirse la producción de grelina (hormona que controla el apetito y la sensación de saciedad), también notará una reducción del apetito".

Por otro lado, el Bypass Gástrico consiste en reducir la capacidad gástrica creando un pequeño reservorio desde donde la comida se deriva directamente al intestino delgado. Así, "el paciente siente saciedad con menos comida y, al no pasar la comida por el duodeno, se produce una mala absorción del alimento". Esta técnica, el Bypass Gástrico, está recomendada a pacientes con un IMC inferior a 50 que tienen problemas de reflujo gastroesofágico, y sobre todo cuando existe diabetes asociada a la obesidad.

Degustar España – De la huerta y de la cocina, a la casa – 13/06/20

Empezamos con las frutas ecológicas de Ecosarga (Cocentaina, Alicante). Además, seguiremos conociendo iniciativas de restauración a domicilio gracias a la nueva aplicación de la guía gastronómica Macarfi. Y el vino de la semana nos llega de la DO Valddeorras: es el Cepas Vellas de la bodega Godeval, pioneros en la recuperación y revalorización de la variedad Godello.


Escuchar Audio

Estamos como queremos – Comer bien para protegernos contra la covid – 12/06/20

La pandemia y el confinamiento han afectado a nuestra relación con la comida y, en muchos casos, hemos calmado un hambre emocional cuyos resultados ahora nos preocupan. Por otro lado, frente al virus, la correcta nutrición, será un aliado ejemplar. Reflexionamos sobre todo ello con la Dra. Clotilde Vázquez, jefa de servicio de Endocrino y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, y Joselin Miranda, psicóloga sanitaria en CENTER Psicología Clínica.


Escuchar Audio

Un estudio confirma que cenar tarde engorda y puede tener consecuencias como la diabetes

Cenar tarde puede contribuir al aumento de peso y al alto nivel de azúcar en la sangre, según un pequeño estudio publicado en el 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism', la revista de la Sociedad Endocrina norteamericana.

Se estima que más de 2.100 millones de adultos tienen sobrepeso u obesidad, lo que hace que las complicaciones de salud como la diabetes y la presión arterial alta sean más probables. Algunos estudios sugieren que consumir calorías más tarde en el día está asociado con la obesidad y el síndrome metabólico.

"Este estudio arroja nueva luz sobre cómo comer una cena tardía empeora la tolerancia a la glucosa y reduce la cantidad de grasa quemada. El efecto de comer tarde varía mucho entre las personas y depende de su hora habitual de acostarse", explica el autor del estudio Jonathan C. Jun, de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (Estados Unidos).

"Esto muestra que algunas personas pueden ser más vulnerables a comer tarde que otras --añade--. Si los efectos metabólicos que observamos con una sola comida continúan ocurriendo de manera crónica, entonces comer tarde podría conducir a consecuencias como diabetes u obesidad".

Los investigadores estudiaron a 20 voluntarios sanos (10 hombres y 10 mujeres) para ver cómo metabolizaban la cena a las diez de la noche en comparación con las seis de la tarde. Todos los voluntarios se acostaron a las once de la noche. Los investigadores descubrieron que los niveles de azúcar en la sangre eran más altos y la cantidad de la grasa quemada ingerida fue menor con la cena posterior, incluso cuando se proporcionó la misma comida en los dos momentos diferentes.

"En promedio, el nivel máximo de glucosa después de la cena tardía fue aproximadamente un 18% más alto, y la cantidad de grasa quemada durante la noche disminuyó en aproximadamente un 10% en comparación con una cena más temprana. Los efectos que hemos visto en voluntarios sanos podrían ser más pronunciados en las personas con obesidad o diabetes, que ya tienen un metabolismo comprometido", añade el primer autor del estudio, Chenjuan Gu, de la Universidad Johns Hopkins.