Más cerca – La importancia de la alimentación frente al coronavirus

Seguimos descubriendo las secuelas que deja el coronavirus en quienes los sufren. Cada vez son más las personas que acuden a citas de dietistas y a nutricionistas después de superar la infección. En el día Mundial de la Alimentación, Iratxe Llarena ha estado con Érika Maestro, Dietista Nutricionista para ver con qué problemas van los pacientes a las consultas.
 


Escuchar Audio

La industria alimentaria tacha de «injusta» la subida del IVA a los refrescos y avisa de que puede ser la «puntilla» para bares y restaurantes

La patronal de la industria alimentaria ha calificado de "injusta y discriminatoria" la subida del IVA a los refrescos incluida en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021 que el Gobierno ha enviado a Bruselas y que eleva el tipo a aplicar del 10 al 21%.

"La medida va a retraer de manera considerable el consumo (...) y va a impactar más gravemente a las rentas más desfavorecidas, las más afectadas por la crisis", han advertido este viernes los responsables de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB).

En un comunicado, la patronal ha censurado la actitud del Ejecutivo por considerar que la decisión de gravar con un tipo más alto las bebidas azucaradas y edulcoradas "sólo tiene un efecto recaudatorio", mientras que el Gobierno habla de una subida disuasoria dirigida a favorecer "hábitos más saludables".

"Estas medidas no cambian hábitos y además no tienen ningún efecto probado sobre la salud ya que la obesidad y el sobrepeso tienen un origen multifactorial", ha argumentado el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo, quien también ha apuntado que se trata de una "gran falta de sensibilidad con un sector como el de la hostelería, gravemente afectado por la pandemia".

Por su parte, los fabricantes de refrescos consideran que la medida anunciada tiene un "claro componente ideológico" detrás y perjudicará gravemente a un sector tan golpeado por la pandemia como la hostelería.

La patronal del sector, Anfabra, ha criticado este viernes la inclusión de dicha subida impositiva en el proyecto de Presupuestos para 2021 y ha asegurado que para bares y restaurantes puede suponer "la puntilla", por sus previsibles efectos negativos en el consumo.

En este sentido, han recordado que la hostelería "reclama una bajada del IVA (del 10 al 4 %) que ayude a paliar las pérdidas provocadas por las constantes restricciones y los cierres, tal y como están haciendo otros países".

"Es injusto, discriminatorio y con un claro componente ideológico. Se trata de un duro golpe a la hostelería, al consumidor y a la industria de bebidas que paga impuestos en España (más de 500 millones de euros al año) y contribuye a la activación de la economía", han asegurado desde Anfabra, que agrupa a Coca-Cola, Pepsico o Schweppes, entre otras compañías.

Miguel Ángel Martínez-González: «La obesidad no nos asusta tanto como el coronavirus, pero es mucho más mortal»

El Dr. Miguel Ángel Martínez-González tienen un currículum admirable. Es epidemiólogo, experto en Salud Publica, en dieta mediterránea, está al frente del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra y es catedrático visitante en la Universidad de Harvard.

En su haber, más de 800 artículos científicos, un background que quiere compartir con el gran público en ¿Qué comes?, un libro escrito junto a la periodista Marisol Guisasola en el que nos da herramientas para comer mejor y ganar en salud desmintiendo bulos y ayudándonos a luchar contra pseudociencias e intereses comerciales. Algo indispensable en tiempos de coronavirus.

Acaba de publicar, junto a la periodista Marisol Guisasola, "¿Qué comes?". ¿Qué distingue este libro de nutrición y alimentación de otros?

Es diferente porque cuenta con el aval de 30 años que llevo investigando la relación entre nutrición y salud, que es un mundo en el que hay muchos mitos, bulos pseudociencia. El mejor antídoto frente a la pseudociencia es la epidemiología, que es el estudio científico y riguroso de los distintos factores causales y el riesgo de enfermedad. Además, también está avalado por el departamento de medicina preventiva y salud pública de la Universidad de Navarra, el departamento que más publica sobre nutrición y salud del país y por Predimed, y con los más de 20 años que llevo como catedrático en el departamento de nutrición de Harvard, donde se han desarrollado los estudios más importantes de nutrición y salud de Estados Unidos. El resultado de todo este trabajo se ve reflejado en el libro, gracias a Marisol Guisasola, de un modo asequible y ameno, para que todo el mundo lo entienda, es un libro de divulgación. Es una forma de darle información rigurosa y científica al gran público.

La obesidad, la diabetes o la hipertensión… se relacionan con un mayor riesgo de complicaciones por coronavirus, y todas ellas se podrían evitar con una buena alimentación. Si comiéramos mejor, ¿estaríamos hablando de muchos menos muertos?

Sin duda. La obesidad, por ejemplo, está muy demostrado que es un factor de riesgo clarísimo para que la enfermedad evolucione peor. Cuanto más exceso de peso, más probabilidad de que se requiera cuidados intensivos, incluso en pacientes jóvenes. Y lo mismo ocurre con la diabetes, la hipertensión y la enfermedad cardiovascular. La buena noticia es que todo esto sería controlable con un patrón dietético de alta calidad. A la mayoría de la población española le vendría bien, en este contexto, en el que es fácil que alguien se puede infectar, quitarse esos kilos que le sobran. Ese es un consejo que hay que dar ahora mismo y que es superimportante.

Desde el inicio de la epidemia ha ido surgiendo distintos mitos sobre alimentos que ayudan a o no contra los virus, o este virus. ¿Qué hay de verdad en que la vitamina D ayuda a no contagiarse, por ejemplo?

En España, a pesar del sol que tenemos, hay un déficit bastante generalizado de vitamina D, y se ha demostrado que tener la vitamina D baja es un factor de riesgo para que la infección se adquiera más fácilmente y de que esta sea más grave.

¿Recomendaría un suplemento para prevenir el coronavirus?

Yo no soy mucho de recomendar suplementos. Es preferible, además de tomar el sol 15 minutos en la cara y los antebrazos todos los días, tomar alimentos ricos en esta vitamina, como pescados grasos, hongos, setas, alimentos enriquecidos… La mejor adecuación nutricional se da cuando se sigue la dieta mediterránea básica, la de nuestros abuelos.

Si comemos mejor, enfermamos menos…

Sí, está demostrado que, si en un país hay menos obesidad y un patrón dietético de mayor calidad, hay menos muertes, por coronavirus y por otras enfermedades. Y antes de esta epidemia ya había estudios muy rigurosos, por ejemplo, sobre que la vitamina D baja es un factor de riesgo para infectarse por varios virus, no solo por este coronavirus. Es apasionante ver como con millones de datos se puede demostrar cómo una buena dieta es indispensable para prevenir la mortalidad prematura por múltiples causas, desde las típicas cardiovasculares, diabetes, infarto… hasta por depresiones. ¿Por qué vamos a seguir dietas basura si una dieta perfecta y deliciosa como la mediterránea nos ayuda a prevenir tantas enfermedades?

¿Es la mejor, entonces, la que recomendaría para enfermar lo menos posible, o ser menos susceptible a infecciones, virus…?

Sin duda. La mediterránea clásica, la de nuestros abuelos, pero no por la recomiendo por nostalgia, sino porque la ciencia actual lo tiene muy claro. No hay ningún patrón alimentario que esté tan bien fundamentado con evidencias científicas. Con la dieta mediterránea se pueden reducir un 30% los infartos, ictus, muertes cardiovaculares, un 60% cáncer de mama…. y eso es salvar la vida a mucha gente. Lo tenemos en nuestra mano, no hace falta una pastilla.

¿Y qué otros mitos, no solo los relacionados con la COVID, habría que desterrar?

Hay muchos, pero uno muy importante es quitarle de la cabeza a la gente que no pasa nada por tomar carnes procesadas como hamburguesas, salchichas comerciales... El daño que hacen los ultraprocesados, sobre todo las carnes (incluido el jamón y el pavo cocido), ya es algo reconocido por la OMS como carcinógeno, y se ha demostrado en numerosos estudios. Otra falsa creencia es pensar que la pasta, el arroz o las patatas son el buque insignia de la dieta mediterránea, cuando no es así, porque contribuyen a la ganancia de peso. Hay que pasarse a estos alimentos, pero integrales y evitar a toda costa las patatas fritas. La dieta mediterránea es tomar al menos tres frutas al día, dos de verdura -una de ellas en ensalada-, legumbres tres a la semana, mucho pescado, que las carnes sean de ave o de conejo…

Muchos nutricionistas critican que se recomiende una copa de vino como saludable dentro de la dieta mediterránea. ¿La tomamos o no?

Aquí lo que hay que mirar es la evidencia científica, y esta dice que, en España, entre los menores de 45 años, las principales causas de muerte son, por orden, los suicidios, los accidentes de tráfico y el cáncer de mama en la mujer. El alcohol es un factor de riesgo en los tres, por lo tanto, lo recomendable antes de los 45 años es no tomar nada de alcohol. Después de los 45 años en varones y 50 en mujeres, la principal causa de muerte es el infarto de miocardio y las enfermedades cardio y cerebro vasculares. A partir de esa edad es muy consistente la evidencia y se demuestra que si se toma una cantidad pequeña de vino tinto se reduce el riesgo de mortalidad prematura, pero tiene que ser con las comidas y repartido a lo largo de semana. Pero claro, y no voy a recomendar a nadie que beba alcohol si no lo ha bebido nunca. Entonces, hay que diversificar el mensaje. A la gente joven el alcohol le hace daño, sobre todo si es en botellón, mientras que a las personas con riesgo cardiovascular, una determinada cantidad de vino le puede beneficiar.

Cuando se habla de epidemia, y más ahora, lo asociamos con virus o enfermedades que se contagian, se expanden… ¿Por qué no pensamos en otras como la obesidad, mucho más mortal?

La información más rigurosa apunta a cuatro millones de muertes al año por obesidad, pero esta enfermedad no nos asusta tanto porque ha ido creciendo muy sibilinamente y no de una manera repentina como el coronavirus. El problema con la obesidad es que parece que ha llegado para quedarse y, aunque se ha estabilizado, lo ha hecho en unas cifras alarmantes. En Estados Unidos más del 40% de la gente tiene obesidad y el 10% de las mujeres tiene obesidad mórbida… Y en España, si sumamos sobrepeso y obesidad, son muchos más frecuentes que tener un peso normal. La obesidad, por ejemplo, multiplica el riesgo de morir por coronavirus incluso en personas muy jóvenes, y por 30 la posibilidad de tener diabetes tipo 2, produce más cáncer, insuficiencia renal… y esto puede suponer una crisis global para los sistemas sanitarios. Y aun más triste es ver algunos -no todos, por suerte- grandes sectores de la big pharma que ven una oportunidad de mercado impresionante. Vas a congresos y en lugar de buscar aspectos psicológicos, sociales que hay detrás de la obesidad… te hablan de buscar una pastilla para comer lo que quieras y estar delgado. Cuando lo que hay que hacer es tener un mayor control sobre las apetencias inmediatas, atajar los problemas de conducta y hablarle claro a la gente de los ataques que sufrimos de una parte de la industria alimentaria.

Después de años de campañas, parece que la gente en general está más interesada en temas de alimentación, en cuidarse… ¿por qué no descienden las cifras de obesidad entonces?

Yo creo que esto es una batalla a largo plazo y, aunque las cifras no descienden como deberían, la población tiene más interés por estos temas, se divulga más… pero enfrente tenemos ciertos sectores de la industria alimentaria que ganan muchísimo dinero, y los de salud pública frente a ellos somos pobres, no tenemos los recursos para cambiar los hábitos de la población, y ellos sí los tienen. Pero nosotros tenemos algo que ellos no tienen, que es que tenemos razón, así que vamos a seguir erre que erre hasta que lo consigamos.

¿Es partidario de sistemas como nutriscore, subir impuesto a determinados procesados…?

Desde luego yo soy partidario de un etiquetado frontal y claro, y un sistema como el de nutriscore o el de sellos de Chile hay investigaciones que los avalan. En cuanto a los impuestos, como afirmamos en el libro en ‘las recetas del estado niñera’, creo que está muy bien subir impuestos a comidas y bebidas ultraprocesadas, pero no con un afán recaudatorio, sino que sirviera para bajar los impuestos de los sanos, como la frutas, la verdura, los frutos secos, el AOVE… y hacer más baratas las opciones más sanas… Y es que, se calcula que comer más sano puede costar un euro más al día por persona, y eso para muchas familias es mucho.

¿Qué otras epidemias hay silenciadas, o a las que les hagamos menos caso del que deberíamos?

Por ejemplo, el del suicidio entre los jóvenes, que ha superado el de los accidentes de tráfico. Las cifras oficiales son muy inferiores a las reales… Esto esconde una gran epidemia de depresiones que tiene que ver con el desarraigo y desestructuración familiar, con los estilos de vida de los adolescentes, como el consumo de alcohol y al cannabis. Se suicidan más de 10 personas al día en nuestro país, y muchos son jóvenes.

Otra epidemia es la de la diabetes (casi el 15% de los adultos), que va pareja a la obesidad. Las personas diabéticas tienen mucho riesgo, entre ellos, de patología ocular, de insuficiencia renal, amputaciones…

Uno de los apartados de tu libro es ‘moraleja: rodéate de los que saben’. La gente de a pie, ¿cómo distinguimos los que realmente saben de lo que fingen saber o, según sus palabras ‘se dejan untar’?

El mundo científico se ha movido para que en todas las publicaciones científicas se declaren los conflictos de interés, y en el libro damos sitios, webs… de gente totalmente independiente para que la gente sepa dónde buscar y sepan de qué se pueden fiar y de qué no. Para que quede claro que yo no tengo ningún conflicto de interés, yo no cobraré derechos de autor del libro, sino que el dinero lo destinaré a investigaciones en salud pública y nutrición. Me parecía indispensable que alguien con background científico estuviera detrás de este libro, por esa abundancia de pseudociencia que hay por todas partes, los conflictos de interés… frente a todo esto, hacía falta un libro riguroso. Pero para que llegue al gran público, hay que hacerlo ameno e inteligible, y por eso he invitado a Marisol Guisasola a escribir el libro conmigo, y ha hecho una grandísima labor.

Los pediatras recomiendan vacunar de gripe a los niños desde los 6 meses

El presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), Fernando García-Sala, recomienda la vacunación universal de la gripe a partir de los seis meses porque esta enfermedad vírica "se va a confundir mucho" con la Covid-19, con la que coincidirá este invierno.

"Es algo que estamos pidiendo desde hace tiempo", asegura García-Sala en una entrevista, en la que aconseja vacunar de la gripe no solo a los niños de riesgo (con patología pulmonar o inmunológica) sino a todos, y recuerda que esta vacuna anual es "de las más baratas", "superefectiva", cubre la influenza A y B y los dos serotipos de cada uno de ellos y no produce efectos secundarios.

La gripe, apunta, "es una enfermedad vírica que se va a confundir mucho con la Covid, con lo cual me encantaría que todos los niños se vacunen de gripe. Si tengo a un paciente que está vacunado, voy a poder descartar un diagnóstico y centrarme en otro".

El presidente de la SEPEAP reconoce el problema de que pueda haber vacunas para todos, ya que hay grupos de riesgo prioritarios para recibirla y este año, por la pandemia, "la gente se va a volcar para vacunarse y quizás tengamos una falta de vacunas contra la gripe", y considera que este problema "ya se tenía que haber planteado hace unos meses para prevenirlo".

García-Sala cree importante que los menores acudan de forma presencial al colegio porque, explica, durante el confinamiento los pediatras han visto casos en niños con problemas de miedos, inseguridades, ansiedad, alteraciones del sueño y terrores nocturnos, y en el caso de los adolescentes, alteraciones en el carácter porque les afectaba no poder estar en contacto con sus amigos o parejas.

Además, indica, se ha producido un aumento de la obesidad entre los menores, ya que a consecuencia del confinamiento han estado más sedentarios y han hecho menos deporte.

Valora la importancia del colegio para el desarrollo social infantil pero advierte de que debe haber "igualdad de oportunidades", pues si las clases son virtuales habrá alumnos que puedan tener los medios para seguirlas desde casa pero otros no.

A su juicio es clave que haya "colegios seguros" y señala que desde la Administración y los centros educativos se está haciendo un esfuerzo para que se cumpla la distancia social, el uso de mascarilla y el lavado de manos, algo en lo que han de colaborar las familias.

"Nos preocupa ver imágenes de grupos de padres y alumnos en las puertas del colegio, es necesario que los alumnos hagan la entrada al centro de forma escalonada, a diferente horas", indica para añadir que considera que los menores "se han concienciado del problema y cumplen las normas de higiene" y defender que haya actividades extraescolares, pero también con la seguridad necesaria.

A su juicio, la medida adoptada por ayuntamientos como el de Valencia de cerrar de nuevo los parques infantiles fue "correcta" porque si en los colegios los niños están "en una burbuja", cuando salen "el riesgo sigue existiendo y no pueden ir al parque a juntarse con otros niños".

"Debemos concienciarnos de que estamos en una situación donde tenemos que hacer las cosas de manera correcta en casa, el colegio o la calle. El virus no sabe de espacios y se debe cuidar especialmente la protección a los abuelos, que son los más vulnerables", sostiene.

Admite que era "previsible" que hubiera casos de Covid-19 en los colegios, aunque destaca que, de momento, "no es una cosa que esté disparada" y asegura que el problema es "cuando un niño tiene fiebre".

En este ultimo aspecto, lanza un mensaje de tranquilidad y señala que los niños "tienen fiebre, mocos y diarrea; antes de la Covid tenían mocos, fiebre y diarrea, y no debemos volvernos locos y cada vez que un niño tenga 37,5 grados de fiebre hacerle una PCR. Eso no puede ser porque vamos a acabar con el sistema".

A su juicio, "es una faena que tengamos que estar haciendo continuamente un montón de pruebas. Si tiene una secreción nasal no es óbice para que no vaya al colegio, porque los niños pequeños tienen mocos continuamente y hay que asumirlo. Otra cosa es que tengan fiebre y dificultad respiratoria que nos puedan orientar hacia una Covid o hacia otra patología".

A la hora de hacer una PCR a un niño con 37,5 grados de fiebre "tenemos que ser más críticos, buscar algo más, porque pueden tener una otitis o amígdalas. No vamos a hacer 'fiebre, igual a PCR', porque si no habría que hacer una prueba de detección cada día, porque los niños tienen fiebre de forma habitual".

Para García-Sala será "muy importante" el nuevo test rápido de diagnóstico de antígeno, porque se determina en diez minutos si se tiene o no Covid-19.

Asegura que los pediatras están preocupados porque la situación de la Atención Primaria "está desbordada", con agendas de más de 60 niños, algo que "es demencial porque es muy difícil de poder atender", y también denuncia que los protocolos "cambian continuamente" y el pediatra "no sabe bien qué hacer".

También afirma que es "fundamental" la cita previa para no "colapsar" la Atención Primaria y que el pediatra y la enfermera valoren la posibilidad de que el menor no vaya al centro de salud o demore su asistencia si tiene un cuadro leve. "Nos preocupa que aún no ha empezado la patología grave, aún estamos con una patología banal".

De hecho, señala, el lavado de manos y las mascarillas evitan el contagio no solo del coronavirus, sino de otras enfermedades, y hay "una pequeña disminución" de la patología habitual que se veía en esta época del año y también menos diarreas: "Hemos mejorado el ambiente epidemiológico en general".

Garzón prohibirá los anuncios de comida insana dirigidos a niños

El Ministerio de Consumo que dirige Alberto Garzón prepara una norma para vetar los anuncios expresamente dirigidos a menores de 15 años de productos que sean perjudiciales para su alimentación, como los snacks, refrescos o bollos industriales, todos con altos niveles de azúcar.

Así ha podido saberlo 20minutos.es de fuentes de Consumo, que explican que la lista de productos prohibidos se elaborará en base al sistema Nutriscore. El Ministerio quiere implantar este sistema –una suerte de semáforo en el que los productos se califican como A,B, C, D o E, en función de su calidad nutricional– en España durante el año 2021.

Consumo vetará la publicidad todos los productos encuadrados en las categorías C, D y E siempre y cuando esté dirigida a los menores de 15 años o el propio producto esté diseñado para los niños. También prohibirá la participación de personas famosas y dibujos animados en estos espacios comerciales, tanto en televisión como en las salas de cine.

Es decir:una chocolatina destinada al público infantil no podría anunciarse a no ser que fuera sana y tuviera bajos niveles de azúcar o aceite de palma, por ejemplo. Por el contrario, una tableta de turrón en la Navidad sí podría seguir publicitándose –salvo en los programas infantiles– siempre y cuando en el comercial no aparezcan niños comiéndolo o se les inste expresamente a consumirlo.

Garzón está negociando con las empresas del sector para implantar esta medida en base a su código de autorregulación de la publicidad. No obstante, fuentes de Consumo recuerdan que tiene potestad para regular de manera unilateral si no hay acuerdo. "Hay un claro consenso entre expertos y especialistas en nutrición sobre el hecho de que el sistema no está funcionando adecuadamente porque la publicidad en alimentación infantil apenas tiene control", señaló hace unos días el propio ministro.

El 23,3% de los niños de entre 6 y 9 años tienen sobrepeso, y el 17,3 % sufre de obesidad, lo que implica que cuatro de cada diez niños tienen un peso excesivo para su edad, según un estudio del Ministerio de Consumo. Dentro de la obesidad, un 4,2 % de los escolares estudiados presentan obesidad severa. La prevalencia de sobrepeso es superior en niñas, mientras que la prevalencia de obesidad y obesidad severa es mayor entre los niños, señala este informe.

Cinco recorridos en bicicleta para disfrutar con los niños

Adquisición temprana de la coordinación y el equilibrio, impulso al desarrollo intelectual, aumento de la resistencia, sensibilización con el medioambiente, combate de enfermedades como la obesidad o la diabetes… los beneficios que montar en bici proporciona a los niños son innumerables y de sobra conocidos.

Una práctica que, además, esta ganando cada vez más popularidad en las actividades familiares, pues permite combinar el ejercicio físico (desde un nivel ‘amateur’ a otros más experimentados) con la posibilidad de contemplar parajes naturales únicos.

Bajo estas líneas puedes conocer cinco de las rutas del país más recomendables para disfrutar en familia.

- Apúntate a la newsletter de planes con niños y recibe en tu correo todo tipo de ideas para entretener a los más pequeños de la casa. Consejos, manualidades, juegos, experimentos...