‘Yo me muevo en casa’, la iniciativa para combatir el sedentarismo que triunfa en Instagram

La idea de este proyecto surgió de la mente de Álex Lamata, embajador de la marca deportiva ASICS y fundador de ‘Mi cole saludable’. Hace unos días, hizo un directo en su cuenta personal de Instagram con una rutina de entrenamiento para sus amigos y seguidores. Ese fue el germen que lo impulsó todo. “Después del ‘live’ vi que la gente necesitaba este tipo de cosas y decidí crear @yomemuevoencasa, explica el joven.

Esta iniciativa cuenta con monitores de alto prestigio como Martín Giacchhetta, Paula Butragueño o Isabel del Barrio. Todos ellos son profesionales del sector, entrenadores personales, embajadores de marcas importantes o personas con su propio centro de entrenamiento. “Están en el top 10 a nivel España”, asegura Álex Lamata.

Se trata de una especie de gimnasio virtual donde se imparten de forma gratuita y online todo tipo de clases: yoga, pilates, body balance, circuit training, baile… Cada entrenador ofrece un directo en su cuenta de Instagram con la clase correspondiente. “Nuestro objetivo es hacer que la gente se mueva, facilitarle recursos para que puedan entrenar en su casa, ofrecer variedad de actividades y que tengan todo recogido en una cuenta”.

El objetivo principal de esta iniciativa es prevenir la obesidad y el sobrepeso. “Es una labor muy importante porque estamos muchas horas en casa y tenemos la nevera muy cerca”. señala Lamata. “Tenemos que estimular la musculatura, oxigenar nuestro cuerpo y tener nuestra mente ocupada”, añade.

La respuesta por parte de los internautas no podría ser mejor. Durante la primera semana registraron más de 50.000 seguidores. “Lo mejor son los mensajes de cariño que nos llegan. Todos nos dan las gracias por la labor que hacemos, por compartir los entrenamientos y por hacerles más ameno el día. Es bestial”, concluye Álex Lamata.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas para mantenerte en forma en casa? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter

¿Cómo compensamos la falta de luz solar al estar en casa en aislamiento?

Hoy en ¿Qué hago...? Juani Blanco de Pineda del Mar, en Barcelona, pregunta cómo se puede compensar la falta de luz solar estando tantos días sin salir de casa, si hay alimentos que nos pueden ayudar en esta situación. Aitor Sáncheznutricionista y autor de 'Mi dieta cojea', contesta a esta pregunta.



Ver vídeo

¿Qué tipo de alimentos debes comprar para pasar la cuarentena por coronavirus?

Expertos de nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) han publicado una lista con los alimentos indispensables a la hora de comprar comida para un período más largo que el habitual, como las cuarentenas que se están produciendo con motivo del coronavirus, teniendo en cuenta los requerimientos nutricionales específicos en el caso de niños en proceso de crecimiento, gestantes y personas mayores.

A la hora de planificar la compra de alimentos para llenar la despensa a largo plazo, hay que considerar aquellos que tengan una vida útil muy amplia y también que sean no perecederos.

"La recomendación principal sería hacer, para que no se nos olvide nada, una lista por grupos y, a partir de aquí ir clasificando los diferentes alimentos", explica Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del Instituto.

Estos expertos apunta que un error común que observar en los supermercados es que se compra casi la totalidad de los alimentos congelados y ultraprocesados, asociados a una fecha de caducidad más amplia.

"No hay que olvidar que muchos de estos productos utilizan como 'conservadores' altas cantidades de sal, azúcar añadido o grasas saturadas que son perjudiciales para la salud", detallan.

Otro consejo que ofrecen desde el IMEO es adaptar la compra según las necesidades específicas de energía y micronutrientes de algunos miembros de la familia, como niños pequeños, embarazadas o personas mayores.

Los grupos de alimentos indispensables en una lista de compra que se realiza con vistas a largo plazo incluiría cereales, como harina o arroz; legumbres como garbanzos y lentejas; verduras y hortalizas en conservas o congelados; frutas y frutos secos, carnes y productos curados o en salazón o pescados y mariscos.

También recomiendan leche, grasas, aceites y vinagres; café o dulces, pero solo chocolate negro y cacao puro sin azúcar añadido en polvo.

Solo un tercio de los españoles duerme las horas necesarias los días laborables

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que más de cuatro millones de personas en España sufren algún trastorno de sueño crónico y grave y advierte que solamente un tercio de los españoles duerme las horas necesarias durante los días laborables.

Con motivo del Día Mundial del Sueño, que se conmemora este viernes, la SEN señala en un comunicado que aunque los estudios realizados en la población española parecen señalar que los problemas de sueño son más frecuentes en mujeres y en personas de edad avanzada, aproximadamente el 20-25% de la población infantil sufre algún tipo de trastorno.

También, y según datos de la SEN, entre un 20 y 48% de la población adulta española sufre, en algún momento de su vida, dificultad para iniciar o mantener el sueño y más de un 30% se despierta con la sensación de no haber tenido un sueño reparador o finaliza el día muy cansado. A pesar de ello, se estima que más dos tercios de las personas que padecen problemas de sueño no buscan ayuda profesional.

Los trastornos del sueño pueden alterar el sistema inmunológico, dañar las estructuras del cerebro, déficits cognitivos, favorece el incremento de peso y la obesidad, así como la hipertensión arterial.

Además, produce un aumento de la incidencia de trastornos, principalmente los relacionados con el riesgo vascular, a su vez muy relacionados con enfermedades neurológicas como el ictus o el Alzheimer”, según el doctor Carles Gaig, coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos de la Vigilia y Sueño de la SEN.

El riesgo de mortalidad aumenta de forma significativa en aquellas personas que duermen menos de 6 horas diarias, advierte esta sociedad científica.

La obesidad infantil afecta más a los niños en riesgo de exclusión

La obesidad infantil afecta más a los niños vulnerables, según un informe de la Gasol Foundation, que concluye que el 17,5 % de los menores de 8 a 12 años españoles son obesos, un porcentaje que casi se duplica en el caso de los niños en riesgo de exclusión, alcanzando el 34,1 %.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Obesidad, la fundación de los hermanos Pau y Marc Gasol dedicada a la lucha contra la obesidad infantil ha presentado este miércoles nuevos datos que profundizan en la evidencia sobre la relación entre el nivel socioeconómico de las familias y la prevalencia de sobrepeso y obesidad en los niños españoles.

La presentación del estudio, que ha comparado la población infantil vulnerable que participa en sus programas con la media española, ha contado con la presencia del Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, Ernesto Gasco; el responsable de programas de la Gasol Foundation, Santi Gómez; y la directora ejecutiva de la Gasol Foundation, Cristina Ribes.

Gasco ha explicado que el Gobierno está trabajando en una nueva fiscalidad que, entre otros, plantea un impuesto para las bebidas azucaradas y los alimentos con muchas grasas saturadas, para "dificultar el acceso tan fácil" a aquellos productos que "no son aconsejables para la salud".

El Alto Comisionado ha señalado que este impuesto sería "una medida de salud con alto componente social", pues estos productos "perjudican especialmente" a las personas en situación de vulnerabilidad por su bajo precio.

Gasco ha reclamado un compromiso de país entre todos los actores implicados -administraciones, entidades y sector privado- para luchar contra este problema y ha alertado: "La obesidad entre los niños y jóvenes por causa de los escasos recursos económicos de sus familias se ha convertido en un explosivo cóctel que condiciona el futuro de nuestra sociedad".

En concreto, los datos presentados muestran que el 34,1 % de los menores de 8 a 12 años con bajos recursos que participan en los proyectos de la Gasol Foundatoin sufre obesidad, mientras que, según el estudio representativo PASOS, elaborado también por la fundación, la obesidad afecta al 17,5 % de los menores españoles de la misma edad.

En total, sumando sobrepeso y obesidad, un 54,3 % de los menores en situación de vulnerabilidad presenta exceso de peso, frente al 36,2 % del promedio nacional.

Asimismo, la comparativa muestra que solo el 14,2 % de los menores de familias con pocos recursos cumple la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la cual los niños deben dedicar un mínimo de una hora diaria a la práctica de actividad física, mientras que en el promedio nacional la cifra se eleva a un 42,3 %.

"Es intolerable e inaceptable que exista esta carga en niños que crecen en situación de desigualdad", ha exclamado Gómez, que ha advertido de la gravedad de los datos presentados y ha insistido: "No somos capaces de dimensionar la repercusión social y económica de una pandemia como la obesidad infantil".

Por su parte, Ribes ha enfatizado la importancia de los estudios científicos para guiar la intervención de las administraciones públicas y las entidades: "Sabemos, y hoy aportamos aún más evidencia científica, que los niños y niñas con menos recursos son los más afectados, y de forma muy notable, por la epidemia de la obesidad. Por ello, desde la Gasol Foundation centramos nuestros esfuerzos en la promoción de hábitos saludables entre familias en situación de vulnerabilidad."

Asimismo, ha instado en ponerse "manos a la obra urgentemente" para hacer frente a una cuestión que la OMS, ya en el 2000, situó como el mayor reto de salud pública del siglo XXI, "un problema de salud mundial que se nos está yendo de las manos", ha advertido Ribes.

La OMS avisa de que la obesidad se ha triplicado en todo el mundo por los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo

Los casos de obesidad se han triplicado en todo el mundo entre los años 1975 y 2016, según ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS) con motivo de la celebración, este miércoles, del Día Mundial de la enfermedad.

La OMS define el sobrepeso y la obesidad como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede afectar la salud. Así, en 2016, más de 1.900 millones de personas mayores de 18 años tenían sobrepeso y, de ellos, más de 650 millones eran obesos. Además, según datos del año 2018, unos 40 millones de niños menores de 5 años padecían sobrepeso u obesidad.

"Una vez considerado un problema de países de altos ingresos, el sobrepeso y la obesidad están ahora en aumento en los países de ingresos bajos y medianos, particularmente en entornos urbanos. En África, el número de niños menores de 5 años con sobrepeso ha aumentado en casi un 50 por ciento desde el año 2000, y casi la mitad de los niños menores de 5 años con sobrepeso u obesidad en 2018 vivían en Asia", ha explicado la OMS.

Además, el organismo de Naciones Unidas ha informado de que la prevalencia de sobrepeso y obesidad entre niños y adolescentes de 5 a 19 años ha aumentado dramáticamente de un cuatro por ciento en 1975 a poco más de 18 por ciento en 2016. El aumento se ha producido de manera similar entre niños y niñas, dado que en ese año el 18 por ciento de niñas y el 19 por ciento de los de niños tenía sobrepeso.

Al mismo tiempo, mientras que menos del uno por ciento de los niños y adolescentes de 5 a 19 años eran obesos en 1975, más de 124 millones de niños y adolescentes (6% de las niñas y 8% de los niños) lo eran en el año 2016. "El sobrepeso y la obesidad están vinculados a más muertes en todo el mundo que el bajo peso. A nivel mundial, hay más personas obesas que con bajo peso, esto ocurre en todas las regiones, excepto en partes de África subsahariana y Asia", ha añadido la OMS.

La causa fundamental de la obesidad y el sobrepeso es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y las calorías gastadas. Y es que, a nivel mundial, ha habido una mayor ingesta de alimentos ricos en energía que son ricos en grasas y azúcares; y un aumento en la inactividad física debido a la naturaleza, cada vez más sedentaria, de muchas formas de trabajo, los modos cambiantes de transporte y el aumento de la urbanización.

Los cambios en los patrones de actividad física y dietética a menudo son el resultado de cambios ambientales y sociales asociados con el desarrollo y la falta de políticas de apoyo en sectores como salud, agricultura, transporte, planificación urbana, medio ambiente, procesamiento de alimentos, distribución, comercialización y educación.

En este sentido, la OMS ha recordado que un IMC elevado aumenta el riesgo de enfermedades no transmisibles como, por ejemplo, patologías cardiovasculares, diabetes, trastornos musculoesqueléticos y algunos tipos de cáncer como, por ejemplo, el de mama, ovario, próstata, hígado, riñón o colon, entre otros.

Además, la obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta, si bien los niños obesos también experimentan dificultades respiratorias, un mayor riesgo de fracturas, hipertensión, marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos.

Por otra parte, la OMS ha alertado de que muchos países de ingresos bajos y medios se enfrentan ahora a una "doble carga" de desnutrición. Y es que, si bien estos países continúan lidiando con los problemas de las enfermedades infecciosas y la desnutrición, también están experimentando un "rápido aumento" de los factores de riesgo de enfermedades no transmisibles como, por ejemplo, la obesidad y el sobrepeso, especialmente en entornos urbanos.

"No es raro encontrar desnutrición y obesidad coexistiendo dentro del mismo país, la misma comunidad y el mismo hogar. Los niños en países de ingresos bajos y medianos son más vulnerables a una nutrición prenatal, infantil y de niños pequeños inadecuada. Al mismo tiempo, estos niños están expuestos a alimentos con alto contenido de grasas, azúcares, sal, densidad energética y micronutrientes, que tienden a tener un costo más bajo pero también una calidad de nutrientes más baja. Estos patrones dietéticos, junto a niveles más bajos de actividad física, provocan un fuerte aumento de la obesidad infantil, mientras que los problemas de desnutrición permanecen sin resolver", ha detallado la OMS.

Dicho esto, el organismo ha recordado que el sobrepeso y la obesidad, así como sus enfermedades no transmisibles relacionadas, se pueden prevenir en gran medida. Por ello, ha destacado el importante papel que juegan los entornos y las comunidades para hacer que la elección de alimentos más saludables y la actividad física regular sea la opción más fácil (la opción más accesible, disponible y asequible) y, por lo tanto, prevenir el sobrepeso y la obesidad.

Asimismo, a nivel individual, las personas pueden limitar la ingesta de grasas y azúcares; aumentar el consumo de frutas y verduras, así como legumbres, granos enteros y nueces; y realizar actividad física regularmente (60 minutos al día para niños y 150 minutos durante la semana para adultos).

"La responsabilidad individual solo puede tener su pleno efecto cuando las personas tienen acceso a un estilo de vida saludable. Por lo tanto, a nivel social, es importante apoyar a las personas a seguir las recomendaciones anteriores, a través de la implementación sostenida de políticas basadas en evidencia y basadas en la población que hacen que la actividad física regular y las opciones dietéticas más saludables estén disponibles, sean asequibles y fácilmente accesibles para todos, especialmente para los más pobres individuos", ha dicho la OMS.

Un ejemplo de tal política es, a su juicio, un impuesto sobre las bebidas azucaradas, por lo que ha instado a la industria alimentaria a reducir el contenido de grasa, azúcar y sal de los alimentos procesados; asegurar que las opciones saludables y nutritivas estén disponibles y sean asequibles para todos los consumidores; restringir la comercialización de alimentos ricos en azúcares, sal y grasas, especialmente aquellos destinados a niños y adolescentes; y asegurar la disponibilidad de alimentos saludables.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso – «La sociedad no es consciente de lo mal que estamos comiendo»

Este miércoles 4 de marzo es el día mundial contra la obesidad. Para prevenir esta afección, cada vez más extendida en Europa y Estados Unidos, nada mejor que adquirir hábitos correctos de alimentación desde las edades más tempranas. Carlos González, pediatra y autor del libro "Mi niño no me come", ha explicado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que es muy importante concienciar a la sociedad para que mejore su alimentación y tener en cuenta que con los más pequeños "lo más importante es el ambiente y el ejemplo".


Escuchar Audio