Roger Penrose, Reinhard Genzel y Andrea Ghez ganan el Nobel de Física por sus descubrimientos sobre agujeros negros

Los investigadores Roger Penrose, Reinhard Genzel y Andrea Ghez han sido galardonados con el Nobel de Física 2020 por sus descubrimientos en torno a los agujeros negros y su relación con la Teoría de la Relatividad, y por hallar en el centro de la Vía Láctea uno de ellos, anunció la Real Academia de las Ciencias Sueca en Estocolmo.

Según ha explicado la academia sueca, Roger Penrose inventó ingeniosos métodos matemáticos para explorar la teoría general de la relatividad de Albert Einstein. "Demostró que la teoría conduce a la formación de agujeros negros, esos monstruos en el tiempo y el espacio que capturan todo lo que entra en ellos".

Penrose es un físico matemático británico y profesor emérito de Matemáticas de la Universidad de Oxford. Es reconocido por su trabajo en física matemática, en particular por sus contribuciones a la teoría de la relatividad general y a la cosmología.

Por su parte, Reinhard Genzel y Andrea Ghez, descubrieron que un objeto invisible y extremadamente pesado gobierna las órbitas de las estrellas en el centro de nuestra galaxia. "Un agujero negro supermasivo es la única explicación conocida actualmente".

Reinhard Genzel trabaja en la Universidad de Berkeley y el Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, mientras Andrea Ghez investiga desde la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles).

El anuncio del premio de Física sigue al de Medicina, ayer, que fue para los virólogos estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice y el británico Michael Houghton por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

Los galardonados comparten el Premio Nobel de Física de este año por sus descubrimientos sobre uno de los fenómenos más exóticos del universo, el agujero negro. Según el comunicado de la Academia de Ciencias de Suecia, Roger Penrose utilizó ingeniosos métodos matemáticos en su demostración de que los agujeros negros son una consecuencia directa de la teoría general de la relatividad de Albert Einstein. El mismo Einstein no creía que los agujeros negros realmente existieran, esos monstruos superpesados que capturan todo lo que entra en ellos. Nada puede escapar, ni siquiera la luz.

En enero de 1965, diez años después de la muerte de Einstein, Roger Penrose demostró que los agujeros negros realmente se pueden formar y los describió en detalle; en su corazón, los agujeros negros esconden una singularidad en la que cesan todas las leyes conocidas de la naturaleza. Su artículo innovador todavía se considera la contribución más importante a la teoría general de la relatividad desde Einstein.

Reinhard Genzel y Andrea Ghez lideran cada uno un grupo de astrónomos que, desde principios de la década de 1990, se ha centrado en una región llamada Sagitario A * en el centro de nuestra galaxia. Las órbitas de las estrellas más brillantes más cercanas al centro de la Vía Láctea se han cartografiado con una precisión cada vez mayor. Las mediciones de estos dos grupos concuerdan, y ambos encontraron un objeto invisible extremadamente pesado que tira del revoltijo de estrellas, haciéndolas correr a velocidades vertiginosas. Alrededor de cuatro millones de masas solares se agrupan en una región no mayor que nuestro sistema solar.

Usando los telescopios más grandes del mundo, Genzel y Ghez desarrollaron métodos para ver a través de las enormes nubes de gas y polvo interestelar hasta el centro de la Vía Láctea. Extendiendo los límites de la tecnología, perfeccionaron nuevas técnicas para compensar las distorsiones causadas por la atmósfera terrestre, construyeron instrumentos únicos y se comprometieron con la investigación a largo plazo. Su trabajo pionero nos ha proporcionado la evidencia más convincente hasta ahora de un agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea.

“Los descubrimientos de los galardonados de este año han abierto nuevos caminos en el estudio de objetos compactos y supermasivos. Pero estos objetos exóticos todavía plantean muchas preguntas que piden respuestas y motivan la investigación futura. No sólo preguntas sobre su estructura interna, sino también preguntas sobre cómo probar nuestra teoría de la gravedad en las condiciones extremas en las inmediaciones de un agujero negro ”, dice David Haviland, presidente del Comité Nobel de Física.

Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice, Nobel de Medicina 2020 por el descubrimiento de la Hepatitis C

La Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo ha distinguido con el Premio Nobel de Medicina 2020 a los Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice, por el descubrimiento del virus de la hepatitis C.

Estos tres científicos han hecho una contribución decisiva a la lucha contra la hepatitis de transmisión sanguínea, un importante problema de salud mundial que causa cirrosis y cáncer de hígado en personas de todo el mundo, gracias a que lograron identificar el virus de la hepatitis C.

En concreto, los estudios metódicos de la hepatitis asociada a transfusiones realizados por Harvey J. Alter demostraron que un virus desconocido era una causa común de hepatitis crónica; mientras que Michael Houghton utilizó una estrategia no probada para aislar el genoma del nuevo virus que se denominó virus de la hepatitis C; y Charles M. Rice, proporcionó la evidencia final que muestra que el virus de la hepatitis C por sí solo podría causar hepatitis.

Harvey J. Alter nació en 1935 en Nueva York, recibió su título de médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Rochester y se formó en medicina interna en el Strong Memorial Hospital y en los University Hospitals of Seattle. En 1961, se unió a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) como asociado clínico, y pasó varios años en la Universidad de Georgetown antes de regresar a los NIH en 1969 para unirse al Departamento de Medicina Transfusional del Centro Clínico como investigador principal.

Por su parte, Houghton nació en el Reino Unido. Recibió su doctorado en 1977 del King's College London. Se unió a GD Searle & Company antes de mudarse a Chiron Corporation, Emeryville, California en 1982, y en 2010 se fue a la Universidad de Alberta. Actualmente es Cátedra de Investigación de Excelencia de Canadá en Virología y Profesor de Virología Li Ka Shing en la Universidad de Alberta, donde también es Director del Instituto de Virología Aplicada Li Ka Shing.

Charles M. Rice nació en 1952 en Sacramento. Recibió su doctorado en 1981 del Instituto de Tecnología de California, donde también se formó como becario postdoctoral entre 1981-1985. Estableció su grupo de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, St Louis en 1986 y se convirtió en profesor titular en 1995. Desde 2001 ha sido profesor en la Universidad Rockefeller, Nueva York. Durante 2001-2018 fue director científico y ejecutivo del Centro para el Estudio de la Hepatitis C en la Universidad Rockefeller, donde permanece activo.

Antes del trabajo de estos tres investigadores, el descubrimiento de los virus de la hepatitis A y B había sido un paso crítico hacia adelante, pero la mayoría de los casos de hepatitis transmitida por la sangre seguían sin explicación. El descubrimiento del virus de la hepatitis C reveló la causa de los casos restantes de hepatitis crónica y posibilitó análisis de sangre y nuevos medicamentos que han salvado millones de vidas.

El Hospital Macarena consolida un plan integral para eliminar la Hepatitis C en su área sanitaria

En la actualidad, desde que se autorizó en España la aplicación de fármacosantivirales, el centro sanitario ha tratado más de 1.000 pacientes afectados por la Hepatitis C. Esta estrategia integral se centra en armonizar y mejorar la actuación entre Atención Primaria y Hospitalaria, a través de la formación de los profesionales en contacto con los afectados, la accesibilidad de métodos de diagnóstico rápidos, y la simplificación del proceso de derivación desde los centros de salud al hospital, detalla en un comunicado.

En cuanto a la formación, a través del citado plan se desarrollan sesiones formativas que informan a los profesionales sanitarios de los cambios en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, poniéndose especial interés en la formación de los doctores que completan su formación de Medicina Familiar y Comunitaria en el Hospital Universitario Virgen Macarena.

A través de este plan integral también se ha potenciado la búsqueda activa depacientes diagnosticados de Hepatitis C que no han sido derivados de sus centros de salud y no han realizado tratamiento. En la actualidad, se han evaluado en las consultas de la Unidad de Hepatología más de 500 pacientes con serologías que han dado positivo.

En este sentido, uno de los aspectos fundamentales de este programa es la búsqueda de la infección en poblaciones con mayor dificultad de acceso al sistema sanitario en las que la prevalencia de la infección es mayor, con la realización de actuaciones en centros de tratamiento de adicciones así como en albergues municipales.

El tratamiento de la Hepatitis C a tiempo, además de efectivo, su tasa de curación está en torno al 100 por cien de los casos, es corto, ya que no dura más de dos o tres meses, y no suele conllevar efectos secundarios. Esta patología puede provocar cirrosis hepática, una lesión grave e irreversible y la principal causa de trasplante hepático.

Muere un hombre después de comer casi en exclusiva regaliz negro todos los días durante semanas

Un hombre de 54 años de Massachusetts, EE UU falleció hace tan solo unos días después de llevar varias semanas una dieta compuesta casi en exclusiva de regaliz negro y otros dulces.

El fallecimiento se produjo en un restaurante de comida rápida mientras almorzaba, después de consumir una bolsa y media de regaliz negro al día durante decenas de días seguidos.

"Tenía una dieta deficiente, que consistía principalmente en varios paquetes de dulces al día", han publicado medios locales, que citan a Associated Press. "Semanas antes de la muerte, había cambiado el tipo de dulce que estaba comiendo" por regaliz negro, según un estudio sobre el caso realizado por el The New England Journal of Medicine.

La autopsia concluyó que el "ácido glicirrícico del regaliz", consumido en ingentes cantidades "puede causar hipertensión, hipopotasemia, alcalosis metabólica, arritmias fatales e insuficiencia renal", según el Journal.

El hombre, que sufrió "temblores en todo el cuerpo y pérdida del conocimiento" antes de su muerte, también fumó un paquete de cigarrillos al día durante 36 años y tenía un historial médico que "incluía un trastorno previo por consumo de heroína e infección por el virus de la hepatitis C no tratada".

Médicos piden parar la manifestación antimascarillas: «Puede significar un atentado grave contra la salud pública»

La Organización Médica Colegial ha solicitado a la Comunidad de Madrid que impida la manifestación en contra de las mascarillas que finalmente ha tenido lugar este domingo en la capital, y a la que han acudido varias decenas de personas.

"Puede significar un atentado grave contra la salud pública", ha manifestado este organismo.

Por este motivo, solicitaban que para ello "se activen los mecanismos necesarios en la Comunidad de Madrid para impedir esta concentración", ya que uno de los promotores de esta manifestación es el conocido antivacunas Josep Pàmies, que ha llegado a afirmar "que el VIH y la hepatitis no existen".

En el sector sanitario están especialmente preocupados por la difusión de este tipo de teorías que cada vez tienen más seguidores. Por ello, piden que desde las autoridades no se permita la expansión de estas informaciones.

"El CGCOM ya ha puesto de manifiesto en diversas ocasiones su preocupación por la proliferación de casos de pacientes que han sufrido graves perjuicios en su salud como consecuencia de las pseudociencias o pseudoterapias", aseguran en el comunicado.

Publicada por Organización Médica Colegial de España en Sábado, 15 de agosto de 2020

C-LM invierte 11,2 millones de euros para comprar vacunas para la hepatitis b, tétanos, varicela, tosferina y papiloma

Este gasto se suma a los más de 11 millones aprobados la semana pasada para la adquisición de vacunas para la gripe y el neumococo, por lo que se alcanzan unos 23 millones de euros de inversión en vacunación, un "récord histórico" que multiplica por cuatro el que se realizaba en 2015.

Así lo ha adelantado este miércoles en rueda de prensa, la portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, que ha dado cuenta de los acuerdos aprobados esta semana por el Consejo de Gobierno, donde ha detallado que este nuevo gasto se divide en dos contratos por valor de 7.176.161 y 4.043.493 euros.

Con ambos se garantiza "la disponibilidad de vacunas que hacen posible la prevención de enfermedades y se contribuye al control y eventual erradicación de determinadas enfermedades transmisibles alcanzando notables mejoras en la salud pública", ha señalado.

"Hay que hacer siempre esta prevención y apostar por esta política de vacunas y ahora más que nunca para prevenir el contagio de enfermedades infecciosas", ha explicado la portavoz, convencida de que "ahora es más importante que nunca porque la amenaza del COVID hace que sea imprescindible tener una estrategia clara para evitar que concluyan diferentes infecciones que pueden complicar la salud de las personas".

Pino (Cs) propone un «plan integral» para eliminar la hepatitis C en Galicia, un reto «perfectamente asumible»

A través de un comunicado, la también portavoz del partido naranja en Galicia ha explicado que los responsables de la asociación le han trasladado la posibilidad de que la Comunidad erradique esta enfermedad, porque "reúne las características para hacerlo".

Por ello, la responsable de la formación liberal se ha comprometido a poner en marcha un plan integral para eliminar la hepatitis C si llega a la Xunta tras las elecciones del 12 de julio: "Es una medida excelente que podemos asumir".

En este contexto, Beatriz Pino ha recordado que en Galicia hay más de 4.000 personas infectadas, mientras "un importante porcentaje" desconoce que lo está.

Así, ha apelado a lo "fundamental" que es hacer estudios de seroprevalencia en la población general, especialmente en los grupos de riesgo para que aquellos que estén infectados lo sepan. "El coste no es un obstáculo para la realización de esta sencilla prueba", ha asegurado Pino.

La alerta paraliza diagnósticos de enfermedades hepáticas y aumentan las listas de espera

Estas son algunas de las conclusiones expuestas por especialistas que han analizado desde un punto de vista multidisciplinar, el impacto del coronavirus en la práctica clínica en la jornada "Impacto de la pandemia COVID-19 en la práctica clínica en Comunidad Valenciana y Murcia" organizada por Gilead.

Desde el comienzo de la pandemia, la atención a estos pacientes se ha transformado por completo debido a que la gran mayoría de las visitas médicas han pasado de ser presenciales a telefónicas, según ha indicado la entidad que ha subrayado que España es un país referente en el tratamiento de la hepatitis C y las enfermedades hepáticas.

El doctor Moisés Diago, del Hospital General de València y moderador de la jornada, ha explicado que "desde el comienzo de la pandemia, gran parte de los recursos de atención primaria y hospitalaria se destinaron a atender a los pacientes afectados por COVID-19 y se comenzaron a hacer las consultas por vía telefónica y telemedicina para evitar que los pacientes vinieran al hospital y que no hubiera nuevos contagios.

Además, "los temas menos urgentes se desprogramaron para disminuir riesgos y muchos de los especialistas tuvieron que trabajar en las unidades dedicadas al COVID-19. Afortunadamente, la situación comenzó a mejorar a mediados de mayo y los centros de especialidades han abierto hace unos días", ha indicado.

En el campo de las enfermedades hepáticas, Diago ha explicado que, en el Hospital General de Valencia, aproximadamente un 50% de los pacientes se están beneficiando de las consultas telefónicas y se puede ver con ellos sus analíticas o ecografías. Sin embargo, esta práctica no se puede hace con pacientes graves o nuevos pacientes a los que se necesita conocer de forma previa. Así, "Una de las consecuencias negativas de la crisis sanitaria ha sido que las listas de espera han aumentado unos dos meses. Además se han paralizado los diagnósticos y nuevos tratamientos para pacientes con hepatitis C".

Desde la implementación del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, se han tratado más de 130.000 pacientes en España, según ha señalado Gilead en el comunicado. Sin embargo, y como se publica en el documento de posicionamiento de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH)1 acerca de la eliminación de la hepatitis C se estima que en el ámbito de la población general que acude a la atención primaria hay todavía 76.500 personas virémicas.

MEJORAR EL DIAGNÓSTICO

Por ello, es muy importante, a pesar del actual contexto de pandemia, no olvidar a estos pacientes y seguir insistiendo para mejorar el diagnóstico y el acceso al tratamiento en las fases tempranas de la enfermedad.

El especialista en Enfermedades Infecciosas y en gestión sanitaria Enrique Ortega considera que "el sistema sanitario ha estado, y aun lo está, sometido a una tremenda prueba de estrés, pero la respuesta de los profesionales de la sanidad, del sistema público de salud, de la ciudadanía y de la seguridad pública ha sido colosal. Esta situación ha producido un desgaste físico, emocional y económico que no puede mantenerse mucho tiempo y menos soportar una nueva agresión de este calibre".

Por ello, ha subrayado que "hay que empezar a tomar medidas como, por ejemplo, potenciar el sistema público de salud y los observatorios de salud reorganizando su funcionalidad. Potenciar y dimensionar la atención primaria, identificar a las personas con fragilidad con la intención de revertirla y trabajar en la prevención de los más vulnerables. Sobre todo, hay que innovar en los procedimientos de detección de brotes, en los procedimientos diagnósticos y asistenciales y en la tecnología".

En la jornada moderada por Diago, han participado el especialista en Enfermedades Infecciosas y en gestión sanitaria de Valencia Enrique Ortega, los doctores Antonio García-Herola, del Hospital Marina Baixa de Alicante; Enrique Bernal, del Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia; Emilio Monte, del Hospital Universitario La Fe de Valencia; y Antonia Ballesta, de la Gerencia del Área I. Hospital C.U. Virgen de la Arrixaca de Murcia.

Advocats de Maeso insistixen en el «risc innecessari» que corre a la presó amb la Covid-19: «Si emmalalteix, pot morir»

Així consta en el recurs de súplica que han presentat els advocats de Maeso, del despatx Castillo Castrillón, després de la denegació de la suspensió de la condemna i la llibertat condicional en entendre la secció segona de l'Audiència de València que no hi havia risc palés per a la seua vida per contagi de coronavirus en el centre penitenciari.

Maeso va requerir al tribunal la seua posada en llibertat condicional atenent la seua edat, 78 anys, les malalties que pateix i el risc afegit en l'actualitat amb la Covid-19. Porta a la presó 13 anys, amb permisos puntuals, i es va fixar la seua eixida per al 2027.

No obstant açò, l'Audiència li'l va denegar i va fonamentar la seua decisió en l'informe mèdic remès pel centre penitenciari en el qual es troba l'anestesista, que reflectia que no s'havia registrat fins a hui cap contagi per coronavirus entre els presos, encara que sí entre funcionaris de Vigilància.

Ara, la defensa de Maeso ha tornat a demanar la seua llibertat sobre la base de diversos criteris: existeix un "elevadíssim risc innecessari" en seguir a la presó. Al·leguen, en relació amb l'informe del centre, que el condemnat té una "alta probabilitat de contagi" i, en el cas d'emmalaltir per coronavirus, "podria arribar fins i tot a morir en posseir múltiples patologies prèvies".

Abogados de Maeso insisten en el «riesgo innecesario» que corre en prisión con la Covid-19: «Si enferma, podría morir»

Así consta en el recurso de súplica que han presentado los abogados de Maeso, del despacho Castillo Castrillón, tras la denegación de la suspensión de la condena y la libertad condicional al entender la sección segunda de la Audiencia de Valencia que no había riesgo patente para su vida por contagio de coronavirus en el centro penitenciario.

Maeso requirió al tribunal su puesta en libertad condicional atendiendo a su edad, 78 años, a las enfermedades que padece y al riesgo añadido en la actualidad con la Covid-19. Lleva en prisión 13 años, con permisos puntuales, y se fijó su salida para 2027.

Sin embargo, la Audiencia se lo denegó y fundamentó su decisión en el informe médico remitido por el centro penitenciario en el que se encuentra el anestesista, que reflejaba que no se había registrado hasta la fecha ningún contagio por coronavirus entre los presos, aunque sí entre funcionarios de Vigilancia.

Ahora, la defensa de Maeso ha vuelto a pedir su libertad en base a varios criterios: existe un "elevadísimo riesgo innecesario" al seguir en prisión. Alegan, en relación con el informe del centro, que el condenado tiene una "alta probabilidad de contagio" y, en el caso de enfermar por coronavirus, "podría llegar incluso a fallecer al detentar múltiples patologías previas".

Al respecto, esta parte ve "contradicha" la conclusión de la Audiencia con los informes médicos aportados por Maeso que advierten del riesgo por estar en una institución cerrada y por ser muy difícil evitar el contacto entre las personas, incluidos trabajadores del centro.

En relación a estos informes, insisten, y en contra de la afirmación de la Sala que señala que son los médicos del centro los que tratan a Maeso, los letrados han matizado que los facultativos que han elaborado el informe de parte son los que tratan al paciente con asiduidad cada vez que disfruta de los frecuentes permisos "sin incidencia alguna".

"Ya señaló esta defensa, en relación al dictamen del centro, que no efectuaba una relación entre las patologías que padece mi patrocinado y su relación con la Covid, relación que sí efectúa el informe aportado por esta defensa", agrega.

Y lamenta que la resolución de la Audiencia no analiza "en profundidad" la "alarmante" afirmación que realiza el propio centro al afirmar que hay casos de coronavirus entre los funcionarios de Vigilancia, y que no hay garantías de que no pueda ocurrir la entrada del virus en el centro", limitándose a señalar que el centro "está adoptando medidas".

A su entender, está "claro" que la excarcelación no puede garantizar la sanidad de un mal incurable según diagnóstico, "pero permite una mejoría relativa y una evolución más lenta, con menos ocasiones de episodios agudos, no solo por el tratamiento médico, que también podría recibir en la cárcel, sino por el cambio de ambiente que coadyuva positivamente por la unidad psicosomática del ser humano, mientras que la permanencia en el establecimiento penitenciario ha de incidir negativamente en la misma medida".

DERECHO A LA VIDA

La defensa de Maeso entiende así mismo vulnerado el derecho a la vida y a la integridad física en la resolución de la Audiencia al señalar que no cabe afirmar que concurra un peligro patente para la vida del interno.

A su juicio, negar el peligro para la vida de Maeso, en relación al peligro "patente" por el riesgo de contagio por Covid, calificándolo en el auto como un peligro hipotético, es "cuanto menos preocupante" y "resta importancia a los 228.000 casos infectados en España y a los 26.920 fallecidos, al reducir el riesgo de contagio a mera hipótesis teniendo en cuenta que el centro no garantiza que no pueda ocurrir el contagio".

Así mismo, los abogados alegan vulneración del artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos que exige que se asegure la salud y bienestar del prisionero. "El TEDH entiende vulnerado el precepto, tanto por inacción o falta de diligencia, como por el mantenimiento en prisión de personas enfermas y de edad avanzada por periodos prolongados, exigiendo que se adopten las medidas de naturaleza humanitaria. Todos ellos son los supuestos en los que entendemos se encuentra Maeso en la actualidad", mantienen.

Por último, los letrados hacen hincapié en los principios de humanidad y derecho de dignidad de las personas que "debe de predominar" sobre cualquier otra consideración legal. "Consideramos que dejar fallecer a mi mandante en el centro penitenciario cuando no existe ninguna circunstancia que ratifique su estancia en el mismo, reinserción y reeducación, vulnera la dignidad de la persona y le obliga a fallecer en el centro en unas condiciones deplorables al estar empeorando a pasos agigantados su delicado estado de salud, privándole de los pocos años de vida que le quedan", sostienen.