La OMS insta a continuar con una respuesta global coordinada frente a la Covid-19

Política y Normativa
isabelgallardoponce
Tras la 73ª Asamblea Mundial de la Salud
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Tras la 73ª Asamblea Mundial de la Salud, que concluyó este martes, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha explicado en rueda de prensa que es necesario colaborar para continuar con una respuesta coordinada a nivel nacional e internacional de los miembros de la entidad frente a la pandemia de Covid-19 “para salvar vidas, pero también formas de vida”.

Ghebreyesus ha agradecido la participación a todos los gobiernos y presidentes de gobierno, entre ellos Pedro Sánchez. Asimismo, el director de la OMS, ha alabado el compromiso de todos los estados miembros para conseguir que los fármacos y las futuras vacunas frente a la Covid-19 sean bienes globales.

Entre las conclusiones de la asamblea, Ghebreyesus ha recalcado la necesidad de: asegurar la distribución equitativa de las tecnologías necesarias para abordar la pandemia, considerar la vacuna de Covid19 un bien global y la colaboración para promover la colaboración entre el sector privado y gubernamental, que debe ser alentada sobre todo para la producción e investigación de la vacuna, los diagnósticos y los fármacos.

Desde la OMS se ha informado de que en las últimas 24 horas se han reportado 106.000 casos de Covid-19, “el número más alto desde que comenzó la pandemia. De esa cifra, dos tercios corresponden solo a cuatro países”, ha afirmado Ghebreyesus, quien ha alabado como Corea del Sur ha aprovechado la experiencia adquirida en el MERS-CoV para reducir la primera ola e identificar los casos de la Covid-19, aislarlos y rastrear a los contactos.

“No obstante, nos preocupan los números cada vez más altos en países de renta media y baja. Tenemos que combatir la transmisión, salvar vidas y, al mismo tiempo, mantener los sustentos vitales. La OMS apoya a los estados miembros para que no se interrumpan las cadenas de abastecimiento y todo el material necesario llegue al personal médico”.

Preguntado por los periodistas respecto a la carta que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha enviado a la entidad de la ONU, exigiendo cambios en la organización que de no realizarse conllevarían un abandono de la OMS por parte del país, Ghebreyesus sólo ha respondido que han recibido la misiva y están valorándola. No obstante, el director de la OMS también ha añadido que entre las estrategias que está llevando a cabo la organización se cuentan la búsqueda de nuevas fuentes de financiación y una ampliación de los donantes.

Maria Van Kerkhove, líder técnico de Covid19, ha recordado que el ensayo Solidarity, coordinado por la OMS, cuenta ya con más de 300.000 pacientes, y ha añadido que el SARS-CoV-2 “es aún un virus del que estamos aprendiendo. Contamos con una red de clínicos desde principios de enero para determinar qué cuadros presentan los pacientes y cuál es su progresión. De esta forma, el viernes presentaremos nuevas guías clínicas de actuación”.

"Entre el 3 y el 5% de los pacientes son pediátricos"

Van Kerkhove ha recordado que los síntomas más comunes de la Covid-19 son la fiebre, la tos, la disnea, la fatiga, el dolor muscular y una cierta sensación de debilidad. No obstante, también ha añadido que alguno pacientes presentan anosmia, dolor de cabeza, y en torno al 3-5 por ciento síntomas gastrointestinales. “Hay que poner cada síntoma en contexto. Así sabremos cómo debutan los pacientes y cómo progresan, así como si la presentación es diferente en niños o en adultos”, para asegurar que se presta una asistencia adecuada.

Asimismo, las bases de datos con las que cuentan la OMS señalan que entre el 3 y el 5% de los pacientes, en función de los países, son pediátricos. “Los niños son susceptibles de contagio y pueden transmitir también la información. Según la evidencia parece que serían los adultos los que podrían contagiar a los niños, pero eso no significa que no ocurra también al revés”.

Michael Ryan, director ejecutivo de la OMS, ha añadido que pronto se alcanzarán los 5 millones de infectados. “A veces manifestaciones menos comunes se terminan por ver más a mendudo. Esto no significa que el virus esté cambiando. Pero sí implica que tenemos que seguir vigilando al virus, estudiar su dinámica de transmisión y su secuencia genética para asegurar que no evolucione hacia un organismo más patogénico así como vigilar los síntomas clínicos. Por eso necesitamos que todos los países se unan en un esfuerzo global y compartan sus datos para controlar el virus” y trabajar unidos hacia una vacuna futura.

La necesidad de acelerar el desarrollo de una vacuna, además de garantizar un acceso equitativo a la misma, y una capacidad de producción suficiente, ha llevado a Ryan y a Van Kerkhove a asegurar que esto no significa que se vayan a tomar atajos para su consecución.

“En la OMS no hay atajos respecto a la seguridad ni a la eficacia. Es esencial que cumplamos con todos los pasos para tener vacunas seguras y eficaces”.

"La salud no es un coste si no una inversión"

Entre las lecciones aprendidas hasta el momento en la pandemia de la Covid-19, Ghebreyesus ha lanzando dos mensajes clave: “la salud no es un coste si no una inversión. Vivir en mundo seguro garantizando una salud de calidad para todos no es la elección adecuada sino inteligente”.

Una vez más desde la OMS han llamado la atención sobre la necesidad de mantener los sistemas sanitarios en funcionamiento y no dejar de lado las campañas de inmunización infantil. 

Trabajar unidos en investigación y en garantizar la equidad y acceso a fármacos, tratamientos y a una futura vacuna, objetivos globales, según la OMS coronavirus Off Isabel Gallardo Ponce Política y Normativa Política y Normativa Política y Normativa Política y Normativa Off

España sufre un ligero repunte en las cifras del coronavirus con 95 muertos en 24 horas

Política y Normativa
isabelgallardoponce
El 40% se han producido en Cataluña

España sufre un ligero repunte en las cifras del coronavirus: 95 muertos y 416 nuevos casos en las últimas 24 horas, según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad. 40 de los fallecimientos han sido notificados por Cataluña, uno de los grandes focos de la pandemia junto a Madrid.

El número de casos positivos detectados por pruebas PCR desde que comenzó la pandemia asciende a 232.555, con 27.888 fallecidos.

Las nuevas cifras están por encima de lo observado ayer, pero según la valoración de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), "dentro de lo esperado en las subidas y bajadas que solemos ver en los periodos finales de la epidemia".

"De esos 416 sabemos que sólo 172 son con inicio de síntomas en los últimos siete días. Hay algunas comunidades que todavía no dan esta información individualizada que nos permite valorar este dato, son sólo tres comunidades autónomas las que faltan por establecer los mecanismos adecuados para la transmisión diaria de los datos de cada uno de los pacientes. Pero en todo caso los datos indican una evolución muy favorable como ya les digo: sólo 172 para 16 comunidades autónomas y ciudades autónomas de las que disponemos de datos en los últimos siete días", explica Simón.

"El número de fallecidos es 95, en la línea de los últimos días, cuarto día consecutivo por debajo de los 100 casos. Ya habíamos tenido por debajo de 100 y luego subió un poquito. Llevamos ya cuatro días seguidos con esta tendencia. Siendo fallecidos y por tanto un dato duro, va en una evolución mucho mejor que lo que observamos las semanas anteriores", subraya Simón.

Simón ha destacado que de los 95 fallecidos, casi un 40% corresponde sólo a una comunidad autónoma y concretamente a una sola provincia (se refiere a Cataluña y en concreto a Barcelona). "Un 25%, un poquito más, corresponde a una sola comunidad autónoma también", indica Simón sobre Madrid.

"Son datos que varían, a medida que se saben más se van corrigiendo errores. Ahora en la revisión y actualización de las fichas de los pacientes que hacen las CCAA se están detectando algunos casos que en su momento no habían sido confirmados pero que se habían dado como confirmados, son situaciones que pasan con cierta frecuencia en los análisis de datos de vigilancia y se puede dar alguna variabilidad que hasta ahora está siendo bien explicada por las comunidades autónomas", ha subrayado.

En cuanto al número de hospitalizaciones, también ha habido una pequeña subida en el número: 193, lo que da una suma total de 124.616 desde que comenzó la crisis. Los ingresos en UCI en las últimas 24 horas han sido 31, lo que da un total de 11.445.

El director del CCAES ha explicado por qué ese pequeño baile en las cifras de fallecidos: los datos indican 95 en las últimas 24 horas, pero si se resta el total presentado hoy y el de ayer el resultado es 110. "Se debe a dos cosas, una la que acabo de mencionar: problemas de revisión de fichas, de datos, que en algún caso ha habido algún paciente que no había sido confirmado, no tenía una prueba diagnóstica y se ha comprobado después. Y en otros casos, en el proceso de actualización con el nuevo mecanismo de notificación había habido un pequeño problema informático con las fechas, eso se ha corregido y ha podido haber alguna pequeña discrepancia entre los datos de ayer y el de hoy, pero discutiéndolo con las comunidades autónomas el dato correcto es de 95 fallecidos".

En cuanto al repunte de nuevos casos, Simón decía que en los 112 casos de Madrid estaban tanto los nuevos notificados como los pacientes que iniciaron síntomas en los últimos siete días, "de esos 112 casos de Madrid en realidad sólo 49 son de los últimos siete días. A nadie se le escapa el debate de estos días de la distinta forma de contabilizar los datos en las comunidades autónomas. El mecanismo que usan en general es homogéneo, hay posibles variaciones que no son mejores ni peores, son diferentes y lo que hacen es que el dato puntual de un día puede llamar la atención pero al valorar las series y al corregir los datos de los días previos y al ver la evolución de la epidemia lo que hacen es mejorar la valoración de esa evolución. Ese leve repunte puede deberse a que tratamos de homogeneizar de la mejor forma posible los datos de las diferentes comunidades".

El director del CCAES ha indicado que no puede valorar ese dato de los 416 nuevos casos ahora mismo. "Si me permiten es mejor verlo en los sucesivos días y con más datos, y con las investigaciones que están haciendo las comunidades autónomas en las que ha habido pequeños repuntes".

Ritmo de descenso lento

En cuanto al ritmo de descenso de los casos que le preguntaban los periodistas, Simón ha asegurado: "A mí me gustaría que mañana no tengamos ningún caso, pero el ritmo que lleva España es más rápido que otras naciones. De hecho, avanzamos mas rápido que Italia que inició la epidemia al menos una semana antes que nosotros. Es verdad que el ritmo no es tan rápido como habíamos observado semanas previas porque ahora lo que estamos buscando es la detección precoz de todos los casos posibles, sean con síntomas muy leves, sean con síntomas graves, sean con cualquier tipo de sintomatología compatible, lo que nos hace ser mucho más exhaustivos a la hora de detectar casos. Si vemos que a pesar de buscar los casos mucho más, a pesar de hacer muchas más PCR, estamos manteniendo un ritmo descendente, quizá no tan rápido como observábamos estos días pero rápido comparado con otras naciones, quiere decir que la transmisión que pensábamos estos días previos es algo menor porque no está subiendo ese número de casos. Eso podría ser una explicación, pero hay que tener cuidado y observarlo".

Paso a otra fase

En cuanto a las peticiones de las comunidades para pasar a las siguientes fases de desescalada, Simón ha dicho que el plazo se acababa ayer, pero "en mi unidad vamos a aceptar la presentación de solicitudes hasta esta noche, vamos a ser flexibles. Necesitamos un margen para discutir los datos y dar una valoración correcta".

A preguntas de los periodistas sobre si no se consideró obligatorio el uso de mascarillas hasta ahora por la escasez que hubo al principio de la pandemia, Simón ha asegurado que "se nos achaca a veces a los expertos cierta inocencia a la hora de proponer medidas de control, es verdad que a veces hemos propuesto medidas poco realistas. Desde que se inició la pandemia hemos tratado de ser muy realistas en la propuesta de medidas de control. Al inicio como saben había un problema en el mercado en todo el mundo para acceder a los materiales. Eso no quiere decir que haya habido cambios en la efectividad de las mascarillas, pero lo más efectivo e importante es el lavado de manos y la distancia de seguridad. Cuando eso no se puede mantener, es cuando la mascarilla empieza a ser más importante. En un escenario de escasez éramos muy prudentes a la hora de hacer recomendaciones".

Sobre las mascarillas y el deporte, Fernando Simón pide ser "razonables". "Si uno hace un deporte de alto esfuerzo es más difícil usar las mascarillas. Entiendo que no tiene por qué ser mayor problema el usarla. Lo más importante es llevarla aunque sea en el bolsillo para que cuando estemos en una zona donde no se guarde la distancia o estemos parados con gente cerca poder ponérsela. En cuanto al patinete o bicicleta, es la misma situación que los que hacen un deporte de exigencia máxima que acabo de comentar".

España es el tercer país europeo con mayor número de casos confirmados (232.555), por detrás de Rusia (299.941) y Reino Unido (246.406). En cuarto lugar figura Italia (225.886); y en quinto, Alemania (175.210).

El coronavirus se ha cobrado ya 27.888 vidas en España. El número de contagios asciende a 232.555 coronavirus Off Rocío R. García-Abadillo Política y Normativa Off

Médicos y farmacéuticos contraatacan en equipo la Covid-19

Profesión
carmentorrente
Jornadas
Relación médico-paciente
Los ciudadanos deben ser responsables de su salud

Nada como ser médico y víctima a la vez para conocer mejor la Covid-19. José Antonio García Donaire, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión (Sehlehla), explica cómo, de la noche a la mañana, pasó de ser médico de consultas externas en hipertensión y riesgo vascular el Hospital Clínico San Carlos a "médico Covid" y, poco después, "paciente Covid". Ha sido uno de los ponentes de La farmacia después del Covid-19, título de las conferencias englobadas en Expofarma Digital 2020, evento online organizado por el Grupo Unnefar este miércoles y jueves, que ha contado con más de 2.000 participantes en sus primeras horas.

Más de 4.000 farmacias socias de todo el país, aparte de laboratorios y profesionales sanitarios, asisten a un punto de encuentro digital donde, a diferencia de la cita presencial, se podrán buscar ofertas de productos por categorías, además de asistir a conferencias virtuales.

Así, en su intervención de este miércoles, García Donaure ha recalcado  que "la mejor forma de contraatacar este virus es trabajando en equipo", y él lo ha experimentado en su vida personal y profesional, codo con codo con farmacéuticos hospitalarios y comunitarios.

"Ha sido un aprendizaje constante. Tuve que aprender en tiempo récord los protocolos y ver cómo pacientes agudos entraban de repente en una brusca saturación", ha señalado. Para ello, la conexión con el farmacéutico ha sido fundamental a la hora de ver fármacos para posibles tratamientos. Y lo ha experimentado también en su propia persona: "A los pocos días, caí enfermo de Covid-19, y ahí entré en contacto directo con la farmacia comunitaria. Les pedía consejo para ver qué podía hacer, aparte de tomar antipiréticos para bajar la temperatura", ha indicado. 

Prevención ante posibles nuevas oleadas

Tras esta experiencia en la que dice haber tratado a pacientes" de forma empírica", sin evidencia probada, el presidente de Sehlehla ve necesaria formación e información -algo que, según afirma, hace perfectamente la farmacia- para controlar los factores de riesgo, como lo son la obesidad y la hipertensión. "En la farmacia es donde podremos parar los síntomas de forma inicial, con prevención. Está comprobado que los pacientes con peor pronóstico de Covid-19 han sido los que han tenido peor control de los factores de riesgo vascular", ha afirmado.

García Donaure ha resaltado también que el abordaje no debe ser sólo farmacológico. "Para estar mejor preparados ante un posible rebrote hay que controlar la alimentación, hacer ejercicio físico y tomar suplementos nutricionales antes que tener que recurrir a las estatinas", ha sintetizado.

Servicios en la época post-Covid

En este sentido, otro de los ponentes, el farmacéutico Jaume Guillén Relat ha puesto en primer plano la necesidad de gestionar servicios y recomienda a los farmacéuticos que  no ofrezcan ninguno que comiencen centrándose en uno, con los requisitos necesarios (de higiene y de sala independiente). "En la época post-Covid las farmacias se van a encontrar que llegan pacientes con sobrepeso, pacientes crónicos que han estado sin controlar durante dos meses, problemas de insomnio, de ansiedad, dermatológicos... Se está viendo, por ejemplo, un repunte del acné por el estrés...".

Sobre la labor de asesoramiento ofrecido por los farmacéuticos comunitarios durante la pandemia, Guillén ha detallado cómo han enseñado a gestionar el miedo: "Hemos consolado a los pacientes, les hemos explicado cómo cuidarse y les hemos dorado de EPIs cuando hemos tenido", ha señalado, amén de referirse a servicios prestados a domicilio. Y ha indicado que aunque algunos les hayan tratado como si fueran mercenarios, los pacientes siempre han reconocido su trabajo y les han dado ánimo.

Vacunarse contra la gripe no protege frente a la Covid-19

El papel de la farmacia comunitaria en la vacunación ha sido otro de los temas estrella de la jornada de este miércoles. Así, Yanira Pereira Goznález, farmacéutica en Asturias y miembro del Grupo de Inmunología de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), ha explicado la responsabilidad del farmacéutico a la hora de explicar las reacciones adversas de vacunas como Nimenrix, para prevenir la enfermedad meningocócica invasiva, así como para captar nuevos grupos. De hecho, ha comentado que ha aumentado el riesgo de padecer neumonía neumocócica en adultos mayores de 65 años, cuando antes los más afectados eran los lactantes, sobre los que se ha centrado siempre el foco.

A su vez, ha desmentido que la vacuna antigripal proteja frente a la Covid-19, "sólo a los serogrupos más habituales de la temporada anterior". Y se ha referido a la necesidad de que los pacientes inmunodeprimidos, una vez hayan recibido su tratamiento, vuelvan a vacunarse contra la neumonía neumocócica.

"Hay países que ya vacunan frente a la gripe para aumentar la cobertura vacunal, pero en España todo apunta a que nuestra labor es, de momento, recomendar y concienciar para que se cumpla el calendario vacunal", ha sintetizado, sin entrar en mayores polémicas.

Junto a estos farmacéuticos y médicos ponentes ha estado también Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de COF, que ha inaugurado el evento, junto a Fernando Echeveste y Juan del Río, presidente y director general de la cooperativa farmacéutica.

Aguilar: "La demanda de paracetamol se llegó a multiplicar por siete"

Aguilar ha agradecido a los farmacéuticos su papel en esta crisis de la Covid-19, al tiempo que ha resumido las principales acciones llevadas a cabo por el Consejo General de COF y el reciente ofrecimiento al Ministerio de Sanidad de 24 propuestas para la desescalada. Sobre éstas, ha destacado que los Reyes de España se mostraron muy interesados por la referente al papel que podían desempeñar en tareas de vigilancia epidemiológica, en un encuentro realizado el 13 de mayo.

Estas propuestas fueron la segunda parte a una primera batería de planteamientos que el Consejo hizo a Sanidad el 13 de mayo, muchos de los cuales se han puesto en marcha. Bastan, como ejemplos, la renovación de tratamientos vía receta electrónica y la puesta en marcha de una versión simplificada de la e-receta privada, además de facilitar el envío de medicamentos de diagnóstico hospitalario al paciente a través de las farmacias o la campaña Mascarilla19 para ayudar a las víctimas de violencia de género -copiado en otros países-, entre otras muchas acciones.

La farmacia, primera trinchera

"Hemos sido la primera trinchera frente a la pandemia, el primer frente", ha señalado, recordando cómo, entre otras acciones, han garantizado el desabastecimiento de fármacos, con la colaboración de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps). De hecho, Aguilar se ha referido a que en un momento de la crisis la demanda de paracetamol llegó a multiplicarse por siete.

Aguilar, al igual que otros farmacéuticos que han participado en las jornadas, ha mostrado su desagrado al nulo reconocimiento de su labor por parte de algunas autoridades sanitarias (en clara referencia, sin nombrarle, a Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias); pero sí ha mostrado su satisfacción por el reconocimiento mostrado hacia ellos por los pacientes o clientes de las farmacias. 

No en vano, el Consejo General de COF y la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar) presentaron una encuesta, realizada por GAD3, sobre el Papel de la Farmacia en la crisis del COVID-19. La encuesta, realizada entre el 4 y el 16 de abril a una muestra de más 3.400 personas, refleja la importancia de la labor desarrollada por la red de 22.071 farmacias de nuestro país durante la fase de confinamiento de la pandemia. En este sentido, el 91,3% de los españoles reconoce el servicio público esencial prestado así como la profesionalidad de los farmacéuticos durante la crisis del coronavirus.

José Antonio García Donaire, presidente de la Sociedad Española de Hipertensión, explica en 'Expofarma Digital' cómo ha combatido el virus con ayuda de farmacéuticos. Off Carmen Torrente Villacampa Farmacia Comunitaria Distribución Farmacéutica Profesión Profesión Off

Enfermería Familiar y Comunitaria augura una desescalada lenta si faltan enfermeras

Profesión
aliciaserrano
Atención Primaria
Se necesitan, como mínimo, 15.514 enfermeras de Familia y Comunitaria más en el SNS destinadas al primer nivel. FOTO: Ariadna Creus y Ángel García (Banc Imatges Infermeres).
Se necesitan, como mínimo, 15.514 enfermeras de Familia y Comunitaria más en el SNS destinadas al primer nivel. FOTO: Ariadna Creus y Ángel García (Banc Imatges Infermeres).

El déficit estructural de plantillas de profesionales de Enfermería Familiar y Comunitaria que viene sufriendo primaria desde hace años ha impedido dar una buena respuesta a las necesidades asistenciales actuales de pandemia.

Es la opinión generalizada de la Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y de Atención Primaria (Faecap) y la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC), que llevan años denunciando la falta de recursos humanos en el primer nivel asistencial y alertando de sus posibles consecuencias. Ahora auguran una desescalada más lenta y peor si faltan enfermeras.

“Una enfermera tiene, en estos momentos, una población asignada de hasta 1.700 personas, lo que impide ofrecer una atención con plena seguridad y calidad asistencial. Satse ya denunció el año pasado, basándose en el estudio Análisis de la situación de los enfermeros, enfermeras, matronas y fisioterapeutas en los centros sanitarios del país, que las enfermeras que trabajan en los centros de salud tienen una excesiva sobrecarga de trabajo que afecta negativamente a la atención y cuidados que reciben los ciudadanos y pacientes", explica a DM Francisco Javier Carrasco, presidente de la Faecap.

Francisco Javier Carrasco, presidente de la Faecap.
Francisco Javier Carrasco, presidente de la Faecap.

Este estudio, además, concluye que en España se necesitan, como mínimo, 15.514 enfermeras más en el SNS destinadas al primer nivel”,

Añade que existen evidencias de que la dotación insuficiente de enfermeras pone en riesgo la seguridad del paciente y de los profesionales, y ello produce incrementos en la mortalidad y morbilidad de los pacientes, “lo que se traduce en mayores costes para el sistema sanitario”.

Desescalada, más lenta si faltan enfermeras

Se quiere focalizar la desescalada en este nivel asistencial, de manera que resulta prioritario incrementar las plantillas para que se haga una correcta detección, evaluación y seguimiento de los nuevos casos y de sus contactos, entre otras actuaciones.

“Sin pandemia, el déficit de enfermeras de Familia tiene consecuencias en cuanto a garantizar la continuidad de cuidados a la población de acuerdo a los estándares de calidad; en cuanto a las intervenciones de educación sanitaria, de promoción y prevención de enfermedades claves en la atención a personas con procesos crónicos, en situación de riesgo o vulnerabilidad... Todo ello son elementos clave para afrontar la desescalada, y sin los recursos de enfermeras de Familia adecuados seguramente nos cueste más tiempo”, asegura Carrasco.

En la desescalada hay que incrementar las plantillas para una correcta detección, evaluación y seguimiento de los nuevos casos y de sus contactos

En su opinión, este posible ritmo lento tendrá consecuencias sanitarias y de carácter social y económico, “por lo que instamos al ministerio y a los gobiernos autonómicos a que establezcan los mecanismos para garantizar una dotación adecuada de estos profesionales y un incremento añadido de recursos sobre esa dotación”.

La falta de enfermeras para el el presidente de la AEC, José Ramón Martínez Riera, va a suponer un claro hándicap en el afrontamiento de las necesidades que se van a presentar en la AP, "que adquiere en la desescalada una importancia que nunca debiera haber perdido durante toda la crisis".

José Ramón Martínez Riera, presidente de la AEC.
José Ramón Martínez Riera, presidente de la AEC.

Indica que el problema ya no es tanto, que también, la respuesta que deban dar a las necesidades generadas por la pandemia, "sino las que necesariamente debe continuar dándose a las ya existentes antes de la Covid-19 y las que sin duda se producirán como efectos colaterales de la propia crisis sanitaria, tanto a nivel individual, familiar como comunitario".

La pandemia, dice, "no puede acaparar en exclusiva la atención de los profesionales de la salud en general y de las enfermeras en particular, ni debe ocultar, invisibilizar o fagocitar las necesidades sentidas de la población a la que atienden”.

La pandemia no puede acaparar en exclusiva la atención de los profesionales de la salud en general y de las enfermeras en particular

Una enfermera por 1.500 habitantes

Carrasco recuerda que el Boletín Oficial del Estado de fecha 20 de diciembre de 2019, en su proposición de ley sobre ratios de enfermeras para garantizar la seguridad del paciente en centros sanitarios y otros ámbitos, establece en su artículo 6 la determinación de la ratio enfermera en atención primaria:

“El texto dice que la asignación de población por cada enfermera no deberá superar los 1.500 habitantes, pudiéndose reducir esa cantidad en función de la tasa e indicadores de complejidad, tales como la edad, la cronicidad, la pluripatologia u otras".

De haber dispuesto de unas ratios razonables y racionales, el afrontamiento ante la crisis hubiese sido bien diferente.

“No hubiese hecho falta, por ejemplo, recurrir a estudiantes para contratarlos, en teoría como personal auxiliar pero que finalmente actuaban como si fuesen enfermeras en servicios como UCI y sin ninguna supervisión. O querer prolongar los contratos de especialistas en formación para que trabajasen como enfermeras con el sueldo de residentes”, concluye el presidente de la AEC.

Prevaricación institucional

“Desde que en 2010 se iniciase la formación de Enfermería Familiar y Comunitaria hasta ahora, son miles las profesionales formadas en esta especialidad. Pero ello no se ha correspondido con la contratación de las mismas y tampoco se han definido los puestos de trabajo y su necesaria articulación con las enfermeras generalistas, que actualmente trabajan en primaria y que están pendientes de una prueba excepcional de acceso a la especialidad, que se mantiene paralizada y sin voluntad política de resolver. Ello genera insatisfacción, incertidumbre, desconfianza y malestar. Precisamente por ello, no se puede hablar de ratios de especialistas, porque no se ha planteado tan siquiera su contratación e incorporación real”, denuncia Martínez Riera.

Todo esto supone, en su opinión, un claro ejemplo de la ineficiente gestión del dinero público al invertirlo en la formación de especialistas que no tienen el necesario y esperado retorno que se produciría si se contratasen.

“Y eso tiene un nombre, que es el de prevaricación institucional, que viene siendo denunciada de manera sistemática por parte de las sociedades científicas”.

En España se necesitan, como mínimo, 15.514 enfermeras de AP

Ante este panorama, el presidente de la AEC dice que la falta de planificación, voluntad política y nefasta gestión llevada a cabo en relación a este tema, ha impedido que las enfermeras especialistas hayan podido responder, con sus competencias a esta pandemia.

Voluntarismo ‘versus’ falta de estrategia

Ante este panorama, Martínez Riera es muy crítico. “Una de las consecuencias, no del déficit sino de la ausencia de enfermeras especialistas y de la falta de enfermeras comunitarias en AP, es la precariedad de la atención al centrarse casi exclusivamente en la asistencia a la enfermedad”.

Para el presidente de la AEC, son muchos los problemas que habría que abordar desde el primer nivel para hacer una AP fuerte, que en estos momentos se caracteriza por inexistencia de estrategias de intervención comunitaria; la anecdótica promoción de la salud; el voluntarismo de las enfermeras como elemento de acción ante la falta de estrategias y/o políticas de salud salutogénicas; la nula participación comunitaria en la toma de decisiones relacionadas con los procesos de salud y una insuficiente y débil atención familiar domiciliaria, entre otros.

“Todo lo apuntado y mucho más puede ser abordado, planificado, implementado, desarrollado y evaluado por las enfermeras especialistas en coordinación con las enfermeras generalistas y con el resto de profesionales de la salud de los equipos en base a un trabajo transdisciplinar que permitiese centrar la atención en los objetivos comunes del equipo y no en los de cada grupo profesional o disciplinar”, explica Martínez Riera.

Enfermero de AP en tiempos de la Covid-19

En esta crisis de salud pública sin precedentes, los profesionales de enfermería del primer nivel se han enfrentado “a una constante improvisación, y en algunos momentos a un cambio en los circuitos y en la organización de la atención, cambiante en cuestión de horas de acuerdo a la actualización continua de los protocolos que se requiere en crisis sanitarias como la que se está viviendo”, indica Carrasco.

En este aspecto, la principal dificultad para Martínez Riera es la falta de más enfermeras y de más medios para responder adecuadamente a una situación sobrevenida y con una gran carga de incertidumbre, “que hace que se tenga que trabajar básicamente desde planteamientos de ensayo-error, con lo que ello significa de temor para quienes, como las enfermeras, tienen que tomar decisiones de manera inmediata”.

Se está trabajando desde planteamientos de ensayo-error, y ello asusta a los profesionales 

A ello, en su opinión, “se une el miedo permanente a ese desconocimiento de la pandemia y a sus consecuencias, con contagios que obligan a quedarse en casa con el pensamiento permanente de contagio hacia la familia”, dice.

Otra de las dificultades es la presión que genera la propia pandemia, “lo que provoca un distanciamiento de la realidad, al estar más pendientes de las medidas de seguridad (propias y ajenas) que de las necesidades que la población sigue teniendo y que, lamentablemente, en ocasiones quedan por atender ante la exigencia acaparadora de la pandemia”, comenta el presidente de la AEC.

¿Héroes sin capa?

En estos momentos de crisis sanitaria, Martínez Riera dice que parece que son solo los hospitales los que se colapsan, los que se identifican como receptores de pacientes y por tanto de peligro, los que necesitan y carecen de materiales de protección y los que concentran a los héroes.

“Los centros de salud, que lamentablemente han tenido que renunciar a su denominación para aceptar tan solo enfermedad, parece como si no existieran, como si a ellos no acudiese la población atemorizada, inquieta, nerviosa ante lo desconocido, como si en ellos no hubiera héroes, como si no se precisase de medidas protectoras. Una vez más la AP es la gran olvidada del sistema, de la población y de los medios de comunicación. Mientras tanto, los profesionales que trabajan en ellos permanecen ocultos, invisibles, como héroes menores o incluso como mortales sin capa ni poderes especiales como los de los hospitales”.

Ni EPI ni test

Para el presidente de la AEC, la falta de EPI adecuados está siendo uno de los caballos de batalla en esta pandemia.

“La falta de medios fiables y seguros hace que se trabaje con una tensión añadida. La incertidumbre, el temor y el miedo ante el coronavirus y el desconocimiento, casi generalizado, de su comportamiento, hacen que el trabajo resulte más estresante de lo que la propia dedicación permanente y prolongada ya genera”.

Recuerda que aunque los centros de salud no disponen de camas, ni de respiradores, ni de UCI, están expuestos al ir y venir de personas que acuden a preguntar, a consultar, a averiguar, a comunicar su angustia y su sospecha.

“Se convierte en un flujo permanente de virus que acompañan a sus angustiados portadores, y donde se debe determinar si un paciente es aislado, hospitalizado o tan solo observado, sin que existan pruebas, ni certezas para ello, tan solo la sospecha. Sin que existan tampoco las protecciones necesarias porque existe lógica prioridad de los hospitales, pero que, sin embargo, resulta muy poca lógica su ausencia. Centros en los que existen domicilios a los que hay que acudir a controlar, a atender demandas y necesidades, a tranquilizar, a educar… en espacios desconocidos, desprotegidos y ajenos que resultan peligrosos para estos héroes invisibles”.

La distribución de equipos de protección individual (EPI) ha sido y sigue siendo diferente en el territorio nacional, según Carrasco, de manera que no se puede generalizar, pero dice que ha sido la mayor dificultad a la que se han tenido que enfrentar desde el primer nivel.

“Exigimos que se nos dote del material de protección necesario en función del nivel de exposición siempre de acuerdo con los protocolos vigentes. Los EPI siguen sin llegar en cantidades suficientes, los niveles de adaptación y de reutilización están siendo elevados y en ocasiones muy desastrosos para nuestra salud y la de nuestros pacientes”, señala.

A la cola de Europa

España se encuentra en el puesto 28 de los 37 países que integran la OCDE, en número de enfermeras por cada 1.000 habitantes, tan solo por delante de Turquía, Chile, México, Grecia, Letonia, Israel, Polonia y República Eslovaca, con 5,7 enfermeras por cada 1.000 habitantes, siendo la media de 8,8.

“A estos datos hay que añadir la precariedad, en muchos casos con contratos por días e incluso por horas, con poca estabilidad y una gran movilidad que impide consolidar equipos, con lo que ello supone de incertidumbre y falta de cohesión para dar respuestas eficaces a las personas, familias y comunidad”, denuncia Martínez Riera.

Además, explica que han sido miles las enfermeras que desde la crisis de 2008 han tenido que emigrar a otros países para trabajar, a pesar de que en España faltan estos profesionales.

La aireada excelencia del SNS ha quedado en evidencia y requiere de un profundo y urgente análisis

“Podemos hacernos una idea de la nefasta gestión que se ha realizado en estos años, en los que se ha deteriorado el sistema sanitario ante la falta de financiación (una de las más bajas de Europa) y la creciente privatización del mismo. Ello ha conducido a que la tan aireada excelencia del SNS haya quedado en evidencia y requiera de un profundo y urgente análisis que replantee tanto su organización como el paradigma sobre el que se sustenta, que se ha demostrado caduco e ineficaz”, lamenta.

El déficit estructural de las plantillas de Enfermería Familiar y Comunitaria impide dar una buena respuesta a las necesidades asistenciales actuales, según la AEC y Faecap. coronavirus Off Alicia Serrano Profesión Off

No todos los positivos están inmunizados contra el SARS-CoV-2 

Investigación
carmenfernandez
Primeros datos de un estudio de IrsiCaixa e IRTA-CRESA
El candidato de Vir y Alnylam es un ARN de interferencia (ARNi) terapéutico dirigido al genoma del SARS-CoV-2.
El candidato de Vir y Alnylam es un ARN de interferencia (ARNi) terapéutico dirigido al genoma del SARS-CoV-2.

"Los primeros análisis realizados con plasma de personas que han estado expuestas al SARS-CoV-2 y han generado anticuerpos neutralizantes contra el virus sugieren que un 44% de las personas que han sufrido la infección de manera leve o asintomática tienen un nivel muy bajo de anticuerpos neutralizantes, y la mitad de éstas no presentan ninguna actividad neutralizante, lo que indica que podrían no estar protegidas ante una segunda infección", ha informado hoy el Instituto de Investigación del Sida-IRSICaixa, de Badalona, en Barcelona.

"Esta tendencia se revierte en las personas que han sufrido la enfermedad de manera grave, que presentan hasta 10 veces más anticuerpos que los individuos con infección leve. Ante este hecho, los científicos subrayan la necesidad de que todo el mundo mantenga las medidas de higiene y distanciamiento social, ya que la presencia de anticuerpos podría no garantizar la inmunidad ante el coronavirus", añade la entidad, que dirige Bonaventura Clotet.

Se trata de datos preliminares del consorcio formado por IrsiCaixa, impulsado conjuntamente por la Fundación “la Caixa” y el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, junto con el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA) del Instituto de Investigación y Tecnologías Agroalimentarias (IRTA) y el Barcelona Supercomputing Center (BSC), con el apoyo de la farmacéutica Grifols.


Hasta el momento, los investigadores han analizado en los laboratorios de Alto Nivel de Bioseguridad del CReSA con el equipo de Júlia Vergara-Alert y Joaquim Segalés, este último también catedrático de la UAB, los datos de un conjunto de 111 muestras de plasma de personas que han generado anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y que experimentaron diferentes grados de gravedad de la enfermedad.

Según los resultados, un 44% de los 29 individuos que sufrieron infección leve tienen actualmente niveles de anticuerpos por debajo del límite de detección fiable. De ellos, la mitad no presentan ninguna actividad neutralizante y son, desde este punto de vista, indistinguibles de los controles no infectados. El 56% restante, en cambio, han generado anticuerpos por encima del umbral de detección.

“Habrá que estudiar el por qué de estas diferencias, pero mientras tanto estos resultados nos indican que dar positivo en un test no nos asegura inmunidad frente al virus”, advierte Julià Blanco, investigador de IrsiCaixa y el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol, que lidera desde IrsiCaixa el proyecto de investigación de una vacuna contra el SARS-CoV-2

Las personas que fueron hospitalizadas generaron aproximadamente 10 veces más anticuerpos neutralizantes que las que tuvieron una evolución clínica leve; “probablemente esto se debe a que su sistema inmunitario ha sido expuesto a una cantidad más elevada de virus y esto ha hecho que reaccione de una manera más potente”, indica Blanco.

Los investigadores también han constatado que en las personas hospitalizadas la respuesta se generó aproximadamente 10 días después de la aparición de síntomas


En consecuencia, los científicos alertan de que la presencia de anticuerpos por sí misma podría no garantizar la inmunidad ante una segunda infección, y subrayan la necesidad de que todo el mundo mantenga las medidas de precaución básicas: higiene de manos, uso de mascarillas y distanciamiento social. 

Los investigadores también apuntan que, en el caso de las personas que pasaron la infección de una manera leve, la falta de anticuerpos podría sugerir que otros factores inmunológicos han conseguido controlar la replicación del virus.

En primer lugar, la inmunidad innata, que es la respuesta inmunitaria genérica, no específica contra un patógeno concreto y que no es a largo plazo. Y en segundo lugar, la inmunidad celular, que es aquella ejercida por los linfocitos T y que puede destruir los patógenos residentes dentro de células, donde no pueden llegar los anticuerpos.

“Todo esto se debe continuar investigando, pero aunque se demuestre que la contención de la primera infección fuera gracias a estos factores, no sabemos si serán igual de eficaces en el caso de una segunda exposición al virus”, advierte Clotet. 

El estudio preliminar apunta que un 44% de las personas que han sufrido infección leve o asintomática tiene un nivel de anticuerpos muy bajo. coronavirus On Redacción. Barcelona Profesión Off

La baja calidad de los ensayos en Covid-19 lastra la obtención de evidencias

Microbiología y Enfermedades Infecciosas
naiarabrocal
Encuentro organizado por Europa Press y Roche
José Antonio Pérez Molina, del Servicio de Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal.
José Antonio Pérez Molina, del Servicio de Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal.

La crisis sanitaria por el coronavirus ha supuesto un antes y un después en la forma de llevar a cabo los ensayos clínicos. La situación de emergencia ha motivado la introducción de mejoras para agilizar los tiempos en la obtención de resultados. Pero también en estos primeros tres meses de intensa actividad investigadora en el campo de la Covid-19 se han cometido errores que deben subsanarse si se quiere avanzar en la generación de evidencias de calidad

Hoy 20 de mayo se celebra el Día Internacional del Ensayo Clínico, y con motivo de esta efeméride, Europa Press y Roche han celebrado el encuentro digital La investigación biomédica en la era post-Covid, que ha contado con la participación de José Antonio Pérez Molina, infectólogo del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal (Madrid), y Mercè Boada, fundadora y directora médica de la Fundación ACE, que se dedicada a la atención, sensibilización e investigación del Alzheimer en Barcelona.

Para Pérez Molina, la lucha contra este nuevo virus para el que se carecen de medicamentos está sirviendo para dar a conocer la importancia de la investigación clínica. “Ha puesto en valor los ensayos clínicos en el manejo médico de los pacientes en una situación de estrés brutal”. Sin embargo, entiende que han fallado los protocolos y el diseño de los ensayos: “Después de tres meses de epidemia, la cantidad de información que tenemos sobre los tratamientos que se han administrado es grande, pero su calidad es minúscula, con lo que al final seguimos sin poder responder a las preguntas que nos hacíamos antes”. 

“Sin ensayos de calidad la medicina no avanza”, ha lamentado. En este sentido, ha insistido en que la urgencia no tiene por qué afectar a los criterios de calidad científicos y éticos, aunque pueda simplificar procesos y obligue a formular preguntas más sencillas que puedan responderse con ensayos clínicos más pragmáticos

Consentimiento verbal

Entre las novedades que están posibilitando acortar tiempos se encuentran la aceptación del consentimiento verbal y el aprovechamiento de la telemedicina para la valoración de los pacientes. “Hay que reconocer que los comités éticos de los hospitales, los laboratorios y la agencia han hecho todo lo posible para acortar los plazos”, observa el especialista. “Lo que hecho en falta es esa cultura de que hay que trabajar de una manera reglada para generar evidencia, porque sino creamos ruido y con ruido no avanzamos”. 

"Sin ensayos de calidad la medicina no avanza"

Volviendo al terreno de lo positivo, un aspecto que está contribuyendo a avanzar en el conocimiento es la transparencia en la comunicación de resultados. “Estamos acostumbrados a trabajar en compartimentos estancos y si la información fluye, es más fácil que todos nos beneficiemos”, comprende Pérez Molina.

 

Mercè Boada, fundadora y directora médica de la Fundación ACE.
Mercè Boada, fundadora y directora médica de la Fundación ACE.

 

Más optimista sobre el impacto de la Covid-19 en el desarrollo de los ensayos clínicos se ha mostrado la directora de la Fundación ACE, pese a que ha reconocido que en el corto plazo tendrá más problemas para obtener financiación para la investigación en enfermedades neurodegenerativas ya que estos fondos se irán al coronavirus. Como consecuencia, también prevé un enlentecimiento de la progresión de la investigación en el área. Aun así,  “si el periodo Covid se rentabiliza puede ser el gran tractor para que las cosas cambien en la investigación biomédica”. 

Inteligencia artificial

Las visitas telemáticas a los pacientes en los ensayos implican nuevos retos en la captura de datos y en la acreditación de los instrumentos para evaluar la evolución de los pacientes. Boada ha destacado el interés que puede suponer la crisis como acicate al desarrollo de avatares gracias a la inteligencia artificial que sustituirían al grupo placebo en los ensayos clínicos.  “Es muy deseable en un campo como las enfermedades neurodegenerativas en el que necesitam