Un centro de salud administró por error la vacuna disuelta en agua a un centenar de niños

Un error en la disolución de las dosis de la vacuna contra el coronavirus hará revisar a un centenar de niños en Santander, según ha confirmado a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad, que han asegurado que el fallo "no tiene ninguna implicación ni efecto adverso para la salud".

La incidencia, según han explicado estas mismas fuentes, tuvo lugar el pasado 18 de diciembre en el centro de salud de El Alisal, donde se diluyó la vacuna con agua en lugar de con suero fisiológico.

Este suceso, pese a, según Sanidad, no tener efectos negativos para la salud, ha hecho que "no haya certeza" de que la vacuna administrada a este centenar de niños sea efectiva.

Por eso, el Servicio Cántabro de Salud (SCS) se ha puesto en contacto con las familias de los niños a los que se les administró, para ofrecerles una "serología" y "comprobar si han desarrollado anticuerpos" o no.

La Covid no afecta por igual a hombres y mujeres: ellas tienen más riesgo de sufrir síntomas postcovid a largo plazo

Las mujeres presentan un mayor riesgo de desarrollar síntomas postcovid a largo plazo que los hombres, incluyendo ansiedad, depresión o mala calidad del sueño, según el estudio 'LONG-COVID-EXP-CM', realizado por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la Universidad de Valencia (UV).

El estudio, destinado a investigar específicamente las diferencias de sexo en los síntomas asociados a la Covid y los síntomas postcovid a largo plazo en una muestra de 1.969 supervivientes previamente ingresados en cinco hospitales madrileños, ha demostrado que las mujeres presentan síntomas similares a los de los hombres durante la fase aguda de la infección por SARS-CoV-2, pero mayores síntomas postcovid que estos.

"Reconocer que esta enfermedad afecta de manera diferente a mujeres y hombres es un paso crucial hacia una mejor comprensión de la fisiopatología y la naturaleza de las secuelas y síntomas postcovid y la promoción de soluciones de atención médica individualizadas", destaca la profesora de la UV Esperanza Navarro-Pardo, participante en la investigación.

"De hecho, es muy interesante ver como las mujeres sobreviven en mayor proporción que los hombres a la infección aguda por covid-19, pero desarrollan más síntomas después", apunta por su parte César Fernández de las Peñas, primer firmante del estudio y profesor de la URJC.

Por tanto, según este estudio, el sexo no parece tener relación con el tipo de síntomas al comienzo de la enfermedad. En el momento del ingreso hospitalario, el cuadro clínico fue similar en ambos sexos, a excepción de la prevalencia de dolor de cabeza como síntoma inicial, que fue más común en ellas.

No obstante, en el estado de salud postcovid, hubo más síntomas de fatiga, disnea, dolor, pérdida de cabello, problemas oculares, depresión y mala calidad del sueño en las mujeres que en los hombres.

Además, a pesar de que enfermedades como la hipertensión, diabetes o trastornos cardiovasculares se han relacionado con un mayor riesgo de patología grave o mortalidad en la fase aguda de la infección, no se ha encontrado que estas variables tengan efectos en la sintomatología posterior a la Covid. Esto podría estar relacionado con el hecho de que esta es más prevalente en los hombres, quienes muestran mayor severidad de la infección y mayor tasa de mortalidad.

¿Por qué la Covid afecta más a las mujeres a largo plazo?

Las causas por las que el coronavirus afectaría más al sexo femenino a largo plazo serían las diferencias biológicas entre mujeres y hombres en la expresión de algunas proteínas, como la enzima que produce angiotensina-2 (ACE2), una sustancia que estrecha los vasos sanguíneos, por lo que puede causar presión arterial alta; o los receptores transmembrana (proteínas que se extienden por todo el espesor de la membrana plasmática de la células).

Además, otra de las causas podría ser la menor producción de interleucina-6 proinflamatoria (una molécula que estimula al sistema inmunitario) después de la infección viral en mujeres. Sin embargo, los autores insisten en que estos mecanismos subyacentes deben ser investigados en mayor profundidad.

Infectarse de covid antes o después de la vacuna proporciona «superinmunidad»… y acerca el final de la pandemia

Una nueva investigación de laboratorio de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón, en Estado Unidos, ha revelado más de un camino hacia la 'superinmunidad' frente al COVID-19 al descubrir que dos formas de inmunidad: las infecciones tras la vacunación o la infección natural seguida de vacunación proporcionan niveles aproximadamente iguales de protección inmunitaria reforzada, según publican sus autores en línea en la revista 'Science Immunology'. E interpretan que cada nuevo avance de la infección acerca potencialmente la pandemia al final.

"No hay ninguna diferencia entre infectarse y luego vacunarse, o vacunarse y luego contraer una infección", afirma el coautor del estudio, el doctor Fikadu Tafesse, profesor adjunto de microbiología molecular e inmunología en la Facultad de Medicina de la OHSU. En cualquiera de los dos casos, se obtendrá una respuesta inmunitaria muy, muy robusta, sorprendentemente alta".

La investigación sigue a un estudio de la OHSU publicado en diciembre que describió niveles extremadamente altos de respuesta inmunitaria tras infecciones de gran alcance, la llamada "superinmunidad". Ese estudio fue el primero en utilizar múltiples variantes vivas del SARS-CoV-2 para medir la neutralización cruzada del suero sanguíneo de los casos de avance.

La infección natural es más eficaz que la vacuna

El nuevo estudio descubrió que no importa si alguien contrae una infección intermitente o se vacuna después de una infección natural. En ambos casos, la respuesta inmunitaria medida en el suero sanguíneo reveló que los anticuerpos eran igualmente más abundantes y más eficaces -al menos un 1.000% más eficaces- que la inmunidad generada únicamente por la vacunación.

El estudio se realizó antes de la aparición de la variante ómicron, pero los investigadores esperan que las respuestas inmunitarias híbridas sean similares con la nueva variante altamente transmisible.

"La probabilidad de contraer infecciones es alta porque hay muchos virus a nuestro alrededor en este momento", asegura Tafesse. Pero nos posicionamos mejor si nos vacunamos. Y si el virus llega, tendremos un caso más leve y acabaremos con esta superinmunidad".

El estudio

Los investigadores reclutaron a un total de 104 personas, todos ellos empleados de la OHSU que se vacunaron con la vacuna de Pfizer, y luego los dividieron en tres grupos: 42 que se vacunaron sin ninguna infección, 31 que se vacunaron después de una infección y 31 que tuvieron infecciones de avance tras la vacunación.

Teniendo en cuenta la edad, el sexo y el tiempo transcurrido desde la vacunación y la infección, los investigadores tomaron muestras de sangre de cada participante y las expusieron a tres variantes del virus vivo del SRAS-CoV-2 en un laboratorio de nivel de bioseguridad 3 del campus Marquam Hill de la OHSU.

Descubrieron que los dos grupos con "inmunidad híbrida" generaban mayores niveles de inmunidad en comparación con el grupo vacunado sin infección.

Dado que la variante ómicron circula ahora por todo el mundo, los nuevos hallazgos sugieren que cada nuevo avance de la infección acerca potencialmente la pandemia al final.

"En este punto, espero que muchas personas vacunadas acaben con infecciones avanzadas y, por tanto, con una forma de inmunidad híbrida", apunta el coautor principal, el doctor Bill Messer, profesor adjunto de microbiología molecular e inmunología y medicina (enfermedades infecciosas) en la Facultad de Medicina de la OHSU. Con el tiempo, el virus se topará con una reserva de inmunidad humana cada vez mayor.

Los científicos de la OHSU afirman que no han probado rondas múltiples de infección natural, aunque es probable que muchas personas se encuentren en esa categoría, dado que millones de personas en Estados Unidos y en todo el mundo siguen sin vacunarse. Con la propagación de la variante ómicron, altamente contagiosa, es probable que muchas personas no vacunadas que ya estaban infectadas vuelvan a enfrentarse al virus.

Importancia de la vacunación

Para ese grupo, las investigaciones anteriores revelan un nivel de respuesta inmunitaria mucho más variable que el de la vacunación, añade Messer.

"Puedo garantizar que esa inmunidad será variable, y que algunas personas obtendrán una inmunidad equivalente a la de la vacunación, pero la mayoría no", asegura. Y no hay forma, sin pruebas de laboratorio, de saber quién obtiene qué inmunidad. La vacunación hace mucho más probable que se garantice una buena respuesta inmunitaria".

El coautor principal, el doctor Marcel Curlin, profesor asociado de medicina en la Facultad de Medicina de la OHSU y director de Salud Ocupacional de la OHSU, coincide en que "la inmunidad de la infección natural por sí sola es variable. Algunas personas producen una respuesta fuerte y otras no. Pero la vacunación combinada con la inmunidad a la infección casi siempre proporciona respuestas muy fuertes".

"Estos resultados, junto con nuestro trabajo anterior, apuntan a que el SARS-CoV-2 puede convertirse en una infección endémica mayormente leve, como una infección estacional de las vías respiratorias, en lugar de una pandemia mundial", prosigue.

¿Por qué ómicron es menos letal que delta? Un estudio apunta a la sensibilidad a la inhibición de interferón

Un estudio de la Universidad de Kent (Reino Unido) y la Universidad Goethe de Frankfurt (Alemania) ha revelado que ómicron es menos grave que la variante delta porque es más sensible a la inhibición de interferón.

El estudio ha mostrado también que ómicron es sensible a ocho de los fármacos antivirales y candidatos a fármacos más importantes para el tratamiento de la COVID-19, como por ejemplo, EIDD-1931 (metabolito activo de molnupiravir), ribavirina, remdesivir, favipravir, PF-07321332 (nirmatrelvir, ingrediente activo de paxlovid), nafamostat, camostat y aprotinina.

"Nuestro estudio proporciona por primera vez una explicación de por qué es menos probable que las infecciones por Ómicron causen una enfermedad grave. Esto se debe a que ómicron, a diferencia de delta, no inhibe eficazmente la respuesta inmunitaria del interferón de la célula huésped", ha asegurado el investigador, Martin Michaelis.

Por su parte, el profesor del Instituto de Virología Médica de la Universidad Goethe, Jindrich Cinatl, ha respaldado los datos que demuestran que los medicamentos antivirales COVID-29 son efectivos también contra la variante ómicron.

Descubren las mutaciones «específicas» de la variante ómicron que están causando la alta infección en el mundo

Investigadores de la Universidad de Missouri, en Estados Unidos, han identificado las mutaciones específicas altamente prevalentes que están causando la alta tasa de infección de la variante ómicron, y que podría ayudar a explicar cómo la nueva variante puede escapar de los anticuerpos preexistentes presentes en el cuerpo humano, ya sea por vacunación o, naturalmente, por una infección reciente por Covid-19.

"Sabemos que los virus evolucionan con el tiempo y adquieren mutaciones, por lo que cuando escuchamos por primera vez sobre la nueva variante de ómicron, queríamos identificar las mutaciones específicas de esta variante", señala Kamlendra Singh, profesora de la Facultad de Medicina Veterinaria de MU, asistente director del MU Molecular Interactions Core and Bond Life Sciences Center investigador.

Singh colaboró con Saathvik Kannan, estudiante de primer año en Hickman High School en Columbia, Missouri, y Austin Spratt, estudiante de pregrado en MU, y Sid Byrareddy del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, para analizar secuencias de proteínas de muestras de Ómicron de todo el mundo, incluyendo Sudáfrica, Botswana y los Estados Unidos.

El equipo identificó 46 mutaciones altamente prevalentes específicas de ómicron, incluidas varias ubicadas en la región de la proteína de punta del virus donde los anticuerpos se unen al virus para prevenir la infección.

"El propósito de los anticuerpos es reconocer el virus y detener la unión, lo que previene la infección. Sin embargo, encontramos que muchas de las mutaciones en la variante ómicron están ubicadas justo donde se supone que se unen los anticuerpos, por lo que estamos mostrando cómo el virus continúa evolucionando de una manera que potencialmente puede escapar o evadir los anticuerpos existentes y, por lo tanto, seguir infectando a tanta gente", explica Singh.

A medida que continúan desarrollándose tratamientos antivirales para personas infectadas con COVID-19, tener una mejor comprensión de cómo evoluciona el virus ayudará a garantizar que los futuros tratamientos antivirales se apunten a partes específicas del virus para producir los resultados más efectivos.

"El primer paso para resolver un problema es obtener una mejor comprensión del problema específico en primer lugar. Se siente bien contribuir a la investigación que está ayudando con la situación de la pandemia, que obviamente ha estado afectando a personas de todo el mundo", señala el investigado, quien ha publicado su estudio en 'Journal of Autoimmunity'.

¿Por qué algunos síntomas de la Covid persisten después de pasar el virus? Un estudio revela la posible causa

Un nuevo estudio realizado por investigadores del National Jewish Health (Estados Unidos) y publicado en la revista científica 'American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine' ha arrojado luz sobre la causa de los síntomas de COVID-19 persistente que podría ayudar a los expertos a empezar a desarrollar tratamientos.

"No hay ninguna característica común entre quienes experimentan el síndrome post-COVID. Vemos pacientes jóvenes y mayores, con casos leves y graves de COVID-19, activos y sanos, así como algunos con enfermedades preexistentes. Algunos presentan síntomas sutiles, mientras que otros experimentan problemas de salud muy evidentes que alteran su vida y les impiden volver a su vida cotidiana normal. Para la mayoría, las pruebas iniciales de su corazón y sus pulmones eran normales, así que miramos más profundamente al nivel celular", afirma la doctora Irina Petrache, coautora del estudio.

Para ello, los investigadores llevaron a cabo pruebas de ejercicio controlando cientos de puntos de datos a medida que los pacientes se fatigaban en una bicicleta estática. Los pacientes llevaban una máscara especializada y electrodos que monitorizaban su respiración y su función cardíaca y, en algunos pacientes, también se les insertó una vía arterial para controlar los niveles de oxígeno en sangre.

Llegaron a la conclusión de que las mitocondrias (microorganismos de las células encargados de generar energía) no funcionaban correctamente en los pacientes con síndrome post-COVID. Aunque la prueba reveló esta disfunción en el tejido muscular, los investigadores creen que este mismo proceso está relacionado con los síntomas que se originan en los sistemas pulmonar y neurológico también.

El primer día de intento de dejar de fumar es especialmente duro para las mujeres

Un estudio sobre fumadores ha descubierto que el primer día de un intento de dejar de fumar es más difícil para las mujeres que para los hombres en 12 países de ingresos bajos y medios, donde vive alrededor del 60% de los fumadores del mundo, según publican en línea en la revista Addictive Behaviors.

Los investigadores de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, destacan que se trata de un hallazgo especialmente significativo, ya que el primer día de abstinencia es uno de los factores de predicción más importantes para dejar de fumar a largo plazo. El estudio también demostró que unas etiquetas de advertencia sanitaria más grandes en los paquetes de cigarrillos se asociaban a una menor probabilidad de recaída de un día entre las mujeres.

Hasta esta investigación, se sabía poco sobre las diferencias de sexo en el periodo de abstinencia más temprano entre los fumadores, especialmente en el contexto de los países bajos y medios.

"Un primer día de abstinencia exitoso es uno de los predictores más importantes para dejar de fumar de forma prolongada, y se sabe poco acerca de por qué las mujeres pueden encontrar este período más difícil que los hombres", explica João Mauricio Castaldelli-Maia, postdoctoral fellow en el Departamento de Epidemiología de la Escuela de Columbia Mailman, y primer autor del estudio.

En este sentido, señala que "puede ser que el síndrome de abstinencia, que normalmente se presenta en el primer día de abstinencia y es citado por los fumadores como la principal razón para la recaída, puede desempeñar un papel esencial en los resultados de los intentos de dejar de fumar en un día entre las mujeres que normalmente informan de más síntomas de abstinencia que los hombres".

Las mujeres también tienen más dificultades para mantener la abstinencia a largo plazo que los hombres. Además, los factores que impulsan la iniciación y el abandono del tabaquismo difieren entre hombres y mujeres. Por ejemplo, es más probable que las mujeres mencionen el control del peso como una razón para empezar a fumar, pero también es más probable que estén motivadas por preocupaciones de salud, en particular el embarazo, para intentar dejar de fumar en comparación con los hombres.

Los investigadores analizaron los datos de la Encuesta Mundial sobre el Tabaco en Adultos (2008-2012), con muestras representativas a nivel nacional de los 12 países de ingresos bajos y medios: Bangladesh, Brasil, China, Egipto, India, Indonesia, México, Rusia, Tailandia, Turquía, Ucrania y Vietnam, que informaron de fumadores con uno o más intentos de dejar de fumar en los últimos 12 meses. También se ajustaron varios datos demográficos a nivel individual, como la educación, la edad en la que se empezó a fumar y las variables para dejar de fumar. Los análisis finales se basaron en una muestra total de 16.576 individuos.

Los informes globales de recaídas de un día oscilaron entre el 3% y el 14%. La prevalencia de mujeres que informaron de al menos un intento de dejar de fumar varió considerablemente entre los distintos países, desde algo más del 1% en Egipto hasta el 43% en Brasil.

En cuanto a las etiquetas de advertencia, las de mayor tamaño se asociaron a una reducción de las probabilidades de recaída en un día entre las mujeres. Se ha demostrado que estas etiquetas en los paquetes de cigarrillos reducen eficazmente el consumo de tabaco al promover una mayor comprensión por parte del público de las consecuencias negativas para la salud que tiene el consumo de tabaco.

"En comparación con los fumadores masculinos, las mujeres tienden a calificar las etiquetas de advertencia gráfica en general como más creíbles, evocando más emociones negativas y provocando una mayor motivación para dejar de fumar ", señala Silvia Martins, profesora de epidemiología en la Escuela Mailman de Columbia y otras de las autoras principales.

Aunque explica que "en 2013, menos de la mitad de los países de ingresos medios-bajos incluidos en la Encuesta Mundial sobre el Tabaco en Adultos habían implementado estas etiquetas de advertencia en las cajas de cigarrillos".

Según Castaldelli-Maia y Martins, "dado que se han realizado pocas investigaciones sobre las diferencias de sexo en la eficacia de las etiquetas de advertencia en los países de ingresos medios-bajos, es necesario investigar más sobre cómo se pueden adaptar las intervenciones para abordar estas barreras a la abstinencia sostenida".

"La incorporación de políticas nacionales, además del asesoramiento y la farmacoterapia, podría desempeñar un papel esencial en el apoyo a las mujeres durante la fase inicial de abstinencia para dejar de fumar en los países de ingresos bajos y medios -sugiere Castaldelli-Maia-. La medicación y/o la psicoterapia pueden ser fundamentales para aumentar las posibilidades de dejar de fumar con éxito, sobre todo porque los estudios realizados en los países de ingresos altos mostraron que las mujeres tienden a recibir menos tratamiento farmacológico aunque busquen tratamiento con más frecuencia".

Pensar que estás envejeciendo acaba afectando de forma importante a tu salud física

A medida que los adultos envejecen, es habitual empezar a pensar en cómo el envejecimiento afecta a su energía, su salud física y su bienestar cognitivo. Pero insistir en los aspectos negativos del envejecimiento puede tener un impacto negativo medible en su salud física y en su capacidad para responder al estrés, según un estudio de la Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos) publicado en la revista Journals of Gerontology, Series B, Psychological Sciences.

Utilizando datos de encuestas diarias de adultos mayores durante un período de 100 días, los investigadores de la OSU descubrieron que las personas que informaron de una autopercepción más positiva del envejecimiento estaban más aisladas de los efectos físicos del estrés en comparación con las personas que se sentían más negativas sobre su propio envejecimiento.

"Una mejor autopercepción del envejecimiento es buena para la salud, independientemente de la cantidad de estrés que se tenga, o de la cantidad de estrés que se perciba que se tiene", explica Dakota Witzel, autora principal del trabajo y candidata al doctorado en la Facultad de Salud Pública y Ciencias Humanas de la OSU.

Las investigaciones sobre el estrés llevan mucho tiempo constatando que el estrés diario y crónico está relacionado con síntomas de salud física, como el aumento de la presión arterial, las enfermedades cardíacas y la pérdida de la función cognitiva. Estos efectos están relacionados no sólo con el estrés objetivo, sino con el estrés percibido: la valoración subjetiva de las personas de una experiencia como estresante.

Utilizando las respuestas de 105 adultos de Oregón de entre 52 y 88 años de edad que participaron en encuestas diarias en línea en 2010 a través del estudio Personal Understanding of Life and Social Experiences (PULSE) de la OSU, los investigadores midieron el estrés percibido por los participantes y su salud física durante un período de 100 días, junto con un conjunto inicial de preguntas para medir su autopercepción del envejecimiento.

Las preguntas pedían a los participantes que estuvieran de acuerdo o en desacuerdo con afirmaciones como "Hoy he sentido que las dificultades se acumulaban tanto que no podía superarlas" y "A medida que uno envejece es menos útil".

De media, una mayor percepción de estrés estaba relacionada con una peor autopercepción del envejecimiento y con peores síntomas de salud física, mientras que una autopercepción más positiva del envejecimiento estaba relacionada con menos síntomas de salud.

En los días en que los individuos con una autopercepción más negativa del envejecimiento declararon más estrés de lo normal, declararon casi tres veces más síntomas de salud física que los individuos con una autopercepción más positiva del envejecimiento. En otras palabras, las autopercepciones positivas del envejecimiento tuvieron un efecto protector contra las implicaciones del estrés en la salud física.

Esto significa que los patrones de pensamiento o las conversaciones que refuerzan o exageran diversos estereotipos del envejecimiento tienen un impacto físico en la vida de las personas, señala Witzel.

"Estas cosas son realmente importantes para nuestra salud y bienestar, no sólo a largo plazo, sino en nuestro día a día -apunta-. La probabilidad de reportar estos síntomas de salud física disminuye significativamente, en promedio, cuando se tiene una mejor autopercepción del envejecimiento".

La autopercepción del envejecimiento es un área en la que intervenciones sencillas pueden marcar la diferencia, añade Witzel. Un paso sencillo es reconocer que dar un giro positivo al proceso de envejecimiento tendrá un impacto real en la salud física.

Eso no significa que los adultos deban descartar los problemas de salud reales o poner una sonrisa falsa, puntualiza, pero verán los beneficios si trabajan conscientemente para ser más positivos sobre el envejecimiento. "Es una especie de profecía autocumplida", explica.

Todo el mundo debería crear imágenes positivas de sí mismo en el futuro como adulto mayor, sugiere Karen Hooker, coautora del estudio y profesora de la Facultad de Salud Pública y Ciencias Humanas de la OSU. Esto ayudará a contrarrestar los "yos temidos" que tan a menudo se perpetúan en los estereotipos negativos del envejecimiento con posibles yos "esperados" más positivos, explica.

"Nuestra autopercepción del envejecimiento podría ser un factor de resiliencia modificable que influye en nuestra salud física y mental en la edad avanzada", asegura.

Un estudio confirma que mientras se duerme se fija mejor en la memoria los nombres de recién conocidos

Una investigación de la Universidad de Northwestern, en Illinois (EE UU), ha descubierto que la memoria fija los nombres de las personas recién conocidas significativamente mejor cuando se recuerdan mientras se duerme.

La clave de esta mejora fue el sueño profundo ininterrumpido, señalan los investigadores, los primeros en documentar el efecto que tiene la reactivación de la memoria durante el sueño en el aprendizaje de nombres faciales.

"Es un hallazgo nuevo y emocionante sobre el sueño, porque nos dice que la forma en que se reactiva la información durante el sueño para mejorar el almacenamiento de la memoria está relacionada con un sueño de alta calidad", señala el autor principal, Nathan Whitmore, de Northwestern.

"Es un hallazgo nuevo y emocionante sobre el sueño, porque nos dice que la forma en que se reactiva la información durante el sueño"

El artículo, que ha sido publicado en 'NPJ: Science of Learning', descubre que para los participantes del estudio con medidas de EEG (un registro de la actividad eléctrica del cerebro captada por electrodos en el cuero cabelludo) que indicaba un sueño interrumpido, la reactivación de la memoria no ayudó e incluso puede ser perjudicial. Pero en aquellos con sueño ininterrumpido durante los momentos específicos de las presentaciones de sonido, la reactivación condujo a una mejora relativa con un promedio de poco más de 1,5 nombres más recordados.

El estudio se realizó con 24 participantes, de entre 18 y 31 años, a quienes se les pidió que memorizaran los rostros y los nombres de 40 alumnos de una clase hipotética de historia latinoamericana y otros 40 de una clase de historia japonesa. Cuando se volvió a mostrar cada cara, se les pidió que produjeran el nombre que la acompañaba.

Después del ejercicio de aprendizaje, los participantes tomaron una siesta mientras los investigadores monitoreaban cuidadosamente la actividad cerebral mediante mediciones de EEG. Cuando los participantes alcanzaron el estado N3 de "sueño profundo", algunos de los nombres se tocaron suavemente en un altavoz con música asociada con una de las clases.

Cuando los participantes se despertaron, se les volvió a evaluar para reconocer las caras y recordar el nombre que acompañaba a cada cara. Los investigadores dicen que el hallazgo sobre la relación entre la interrupción del sueño y la precisión de la memoria es notable por varias razones.

"Esta investigación nos permitirá abordar muchas preguntas interesantes, como si la interrupción del sueño siempre es dañina o si podría usarse para debilitar los recuerdos no deseados"

"Ya sabemos que algunos trastornos del sueño como la apnea pueden afectar la memoria. Nuestra investigación sugiere una posible explicación para esto: las frecuentes interrupciones del sueño por la noche podrían estar degradando la memoria", ha señalado Whitmore.

"Esta nueva línea de investigación nos permitirá abordar muchas preguntas interesantes, como si la interrupción del sueño siempre es dañina o si podría usarse para debilitar los recuerdos no deseados. En cualquier caso, cada vez encontramos más buenas razones para valorar el sueño de alta calidad", ha explicado Paller, quien también ocupa la Cátedra James Padilla en Artes y Ciencias en Northwestern

Más de once millones y medio de españoles han recibido la dosis de refuerzo de la vacuna contra la covid

El 90,3 por ciento de la población (38.052.24 personas) ya ha recibido la pauta completa de vacunación contra el Covid-19 y el 92,3 por ciento una dosis (38.889.354 personas), según el informe publicado este viernes por el Ministerio de Sanidad, en el que se señala que en España se han administrado 84.998.187 dosis de las vacunas contra el Covid-19 de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen, el 95,3 por ciento de las distribuidas entre las comunidades autónomas, que asciende a 89.203.408 unidades.

En cuanto a las dosis adicionales, según los datos del Ministerio de Sanidad, ya se han administrado un total de 11.547.064: 7.923.475 de Pfizer y 3.623.589 de Moderna. Estos datos recogen la dosis extra de personas con condición de alto riesgo, personas que viven en residencias, personas mayores de 40 años y el refuerzo de Janssen, así como de sanitarios y sociosanitarios.

Los datos del departamento dirigido por Carolina Darias indican que en ese periodo se han entregado en España 60.072.153 dosis de Pfizer, con 59.006.374 administradas; 15.854.400 correspondientes a Moderna, con 13.140.988 ya inoculadas; 9.048.320 de AstraZeneca, con 9.793.270 inyectadas; y 2.140.535 de Janssen, con las que se ha vacunado a 1.981.033 personas.

En lo que respecta a la vacuna pediátrica, de Pfizer, el informe de este viernes indica que se han repartido entre las CCAA un total de 2.088.000 dosis, de las que ya se han inoculado un total de 1.076.522 a niños de entre 5 y 11 años.

Por grupos etarios vacunados con pauta completa, los mayores de 12 años representan el 90,3 por ciento; de 12 a 19 años suponen el 86,8 por ciento; de 20 a 29 años, suponen el 81,2 por ciento; de 30 a 39 años el 78,9 por ciento; mientras que los mayores de 40 años suponen el 95,2 por ciento.

El Ministerio de Sanidad ha facilitado esta información en el informe de actividad del proceso de vacunación frente a la Covid-19 en base a datos recogidos entre el 27 de diciembre de 2020, día en el que comenzaron las vacunaciones, y este 6 de enero de 2022.