Sanidad reduce a siete los días de espera para donar sangre a positivos por covid

El Comité Científico de Seguridad Transfusional del Ministerio de Sanidad ha decidido reducir de 14 a 7 los días que deben transcurrir para que una persona que haya dado positivo en Covid-19 y se asintomático pueda donar sangre.

Según este comité, la situación epidemiológica, que está comprometiendo el suministro de componentes sanguíneos, la no vinculación de la transmisión del SARS-CoV-2 con la transfusión y la necesidad de armonizar los criterios de gestión establecidos por las autoridades sanitarias, exigen adecuar los criterios de selección de donantes contemplados hasta ahora.

Así, señala que para donantes confirmados como positivos y que sean asintomáticos, la exclusión podrá reducirse a siete días, aunque en el caso de aquellos que hubieran presentado sintomatología, cada Centro de Transfusión valorará reducir la exclusión a siete días en el caso de que la misma sea considerada como leve.

Además, se solicitará al donante que si en las 48 horas posteriores a la donación obtuviera un diagnóstico confirmado de enfermedad por Covid-19 lo comunique al centro de extracción.

Las Navidades y los miles de contagios por la variante ómicron de la covid han reducido las reservas sanguíneas hasta niveles alarmantes en muchas comunidades, que han lanzado llamamientos urgentes a la población para que acuda a donar y evite que la sanidad se paralice al tener que suspender intervenciones, urgencias o trasplantes.

Una larga exposición a la polución del aire puede aumentar el riesgo de contraer covid-19

La exposición a largo plazo a la contaminación ambiental del aire podría aumentar el riesgo de infectarse de covid-19, según los hallazgos de un estudio publicado en internet en la revista Occupational & Environmental Medicine, del BMJ.

Expertos de la Universidad de Insubria (en Varese, Italia) analizaron la exposición a largo plazo a agentes contaminantes y patrones de infección de covid-19 desde el inicio de la pandemia hasta marzo de 2021 entre los residentes de Varese, en la región de Lombardía.

Revelaron que solo un 3,5% de la población de esa región estaba totalmente vacunada para finales de marzo de 2021.

En el estudio se estimaron niveles promedio anuales y por temporada de cinco contaminantes aéreos para 2018 para una área de más de 40 kilómetros: partículas PM2.5, PM10, dióxido de nitrógeno (NO2), óxido nítrico y ozono.

Tras evaluar factores como la edad, género, y el hecho de residir en hogares de mayores, además de otras condiciones a largo plazo, los niveles de PM2.5 y PM10 fueron significativamente asociados con un incremento en la tasa de infecciones de covid-19.

Cada incremento de 1 microgramo por metro cúbico de la exposición a largo plazo con PM2.5 se asoció con un aumento del 5% en el número de nuevos casos de infecciones de covid-19, equivalente a 294 casos por cada 100.000 personas al año.

El factor de la edad

El equipo investigador observó además que se identificaron efectos más fuertes de agentes contaminantes sobre las tasas de infecciones por coronavirus entre personas de 55 a 64 años y de 65 a 74.

También alertaron de que este es un estudio observacional con lo que no se pueden establecer causas.

"Nuestros hallazgos proporcionan las primeras evidencias empíricas sólidas para el camino de las hipótesis que vinculan la exposición a largo plazo de la polución aérea con la incidencia de covid-19, y merecen una futura generalización en contextos diferentes", concluyen.

Los expertos consideran que "los esfuerzos de los gobiernos por reducir más los niveles de contaminación del aire pueden ayudar a mitigar el peso que supone la covid-19 en la sanidad pública".

Mujeres y hombres no sufren la depresión grave de la misma forma: un estudio revela qué ocurre en cada sexo

Un equipo de científicos de la universidad canadiense de Laval, en Quebec, ha descubierto por qué la depresión grave afecta de manera diferente a hombres y mujeres, según un estudio publicado este lunes por la revista "Nature Communications".

Al examinar los cerebros de personas recién fallecidas que padecían esa dolencia, los investigadores localizaron alteraciones en partes diferentes del cerebro según el sexo y también descubrieron un potencial biomarcador de la depresión en mujeres.

"Entre las mujeres, la enfermedad es el doble de común, los síntomas son diferentes y la respuesta a los antidepresivos no es la misma que en los hombres; nuestro objetivo era averiguar por qué", declaró en un comunicado la autora principal del artículo, Caroline Ménard, de la facultad de Medicina de la citada universidad.

Partiendo de sus experimentos con ratones machos y hembras, el equipo de Ménard halló posteriormente que en los cerebros de hombres deprimidos había habido una pérdida de proteína claudina-5 en el llamado "núcleo accumbens", en el que se encuentra ubicada la función del placer y el circuito de premio-recompensa.

Esa pérdida era responsable a su vez de haber debilitado la barrera hematoencefálica que separa el cerebro de la circulación sanguínea periférica.

En el caso de las mujeres, esa pérdida de proteína claudina-5 -también detectada en los casos de depresión- se produjo en otra área del cerebro, concretamente en la corteza prefrontal.

"La corteza prefrontal está implicada en la regulación del humor, pero también en la ansiedad y la autopercepción. En ratones machos con estrés crónico y en hombres con depresión, esta parte del cerebro no estaba alterada", señaló la profesora.

Los investigadores descubrieron posteriormente un marcador sanguíneo vinculado con la salud de la barrera hematoencefálica, la molécula e-selectina soluble, que solo estaba presente en los casos de mujeres con depresión, pero no en hombres.

Según Ménard, la depresión todavía se diagnostica hoy a través de cuestionarios, pero el trabajo de su grupo "es el primero en demostrar la importancia de la salud cardiovascular en la depresión y en proponer la e-selectina soluble como biomarcador de la depresión".

El tratamiento anticovid de Novartis podría reducir en un 78 % las hospitalizaciones y los fallecimientos

El gigante farmacéutico suizo Novartis anunció hoy resultados positivos en los ensayos de fase 2 de un nuevo tratamiento antiviral contra la COVID-19 "capaz de neutralizar todas las variantes" del coronavirus, incluida la ómicron.

El tratamiento, bautizado como ensovibep, se basa en la tecnología DARPin, con la que se desarrollan mediante ingeniería genética proteínas especialmente diseñadas para neutralizar el virus.

Los ensayos se realizaron en pacientes con casos agudos de COVID-19, tratados en centros sanitarios pero sin necesidad de hospitalización, destacó la firma de Basilea en un comunicado.

Los pacientes consiguieron reducir la carga viral de su organismo en algo más de una semana, mientras que se redujeron un 78 % las hospitalizaciones, tratamientos de urgencia y fallecimientos.

En los ensayos participaron unos 400 pacientes, un número que se ampliará a más de 2.000 en la tercera fase.

Francia ya experimenta con vacunas contra la gripe aviar

Francia va a experimentar dos vacunas para la gripe aviar, que se está extendiendo de nuevo por decenas de granjas en su territorio, y tiene intención de convencer a sus socios europeos para homologar ese procedimiento, el único que puede solucionar a largo plazo el problema de estas epidemias recurrentes.

Este es el mensaje del ministro francés de Agricultura, Julien Denormandie, que en declaraciones a los medios durante una visita este viernes a la zona más afectada en las Landas anunció la convocatoria de una reunión el próximo día 12 con los profesionales del sector para determinar en qué áreas se llevarán a cabo los test y con qué protocolos.

"Somos el primer país europeo que lo pone en marcha. Luego habrá que obtener la homologación a nivel europeo y por tanto tendré que conseguir convencer a los otros Estados miembros del interés de la vacunación", señaló Denormandie.

A su parecer, el recurso a la vacuna no tiene que ser un tabú porque no hay soluciones alternativas a largo plazo.

Según los datos de su departamento actualizados a fecha de este viernes en su web, se habían detectado 62 focos de gripe aviar en granjas (la inmensa mayoría entre los departamentos de los Pirineos Atlánticos, las Landas y Gers, junto a la frontera española), 21 casos en fauna silvestre y otros cuatro en corrales.

A finales de noviembre se localizaron los primeros animales enfermos en Francia, muy cerca de la frontera belga, y el 16 de diciembre se oficializó el primer foco en una explotación de patos de cebado en el departamento de Gers.

Se trata de la cuarta ola epidémica que afecta al país desde 2015. El pasado año durante la precedente ola, que se prolongó entre el otoño de 2020 y la primavera de 2021, hubo hasta 492 focos en granjas y para atajarla se tuvieron que sacrificar unos 3,5 millones de animales en el suroeste, esencialmente patos.

Denormandie, que calificó la situación actual de "muy preocupante", aunque esté lejos de la que había hace un año, indicó que se van a volver a activar los dispositivos de indemnización de los ganaderos que se utilizaron entonces.

La gripe aviar afecta a las aves pero no se transmite a las personas por consumir carne o huevos.

Los no vacunados a partir de 60 años tienen 20 veces más probabilidad de morir

Las personas de 60 a 79 años no vacunadas frente al coronavirus tienen 20 veces más probabilidades de fallecer que las inmunizadas, según el informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad.

Así lo ha expuesto este sábado la ministra del ramo, Carolina Darias, en una visita al punto de vacunación habilitado por el Servicio Extremeño de Salud (SES) en el Recinto Ferial 'El Berrocal' de Plasencia (Cáceres).

Según el informe del CCAES, las personas no vacunadas de entre 60 y 79 años tienen 16 veces más de probabilidades de ingresar en un hospital y las vacunadas 30 veces menos de posibilidades de entrar en una unidad de cuidados intensivos (UCI), ha informado la ministra, que ha estado acompañada por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

"Los datos son contundentes", ha subrayado Darias, que ha animado a la población a vacunarse, especialmente con la dosis de refuerzo, ya que la inmunización ha supuesto un "punto de inflexión" en la lucha contra la pandemia.

La ministra ha destacado que España es una referente a nivel mundial en vacunación, ya que nueve de cada diez personas tienen la pauta completa.

En este proceso, ha reconocido el papel de los sanitarios, la respuesta de los ciudadanos, las compras centralizadas que ha hecho la Unión Europa, el liderazgo del Gobierno de España y especialmente la labor de las comunidades autónomas.

La letalidad del virus

Sobre la letalidad que ha provocado el coronavirus, unas 90.000 personas según datos del Ministerio de Sanidad, ha lamentado los fallecimientos y ha señalado que han ido descendiendo gracias a la vacunación.

Por ello, ha hecho hincapié en las diferencias en cuanto a la gravedad de la enfermedad entre los vacunados y no vacunados.

Darias ha defendido las decisiones que se vienen tomando en cuanto a las cuarentenas, fruto del asesoramiento de los expertos y de los trabajos de la ponencia y la comisión de salud pública, y en cogobernanza con las comunidades autónomas.

Las cuarentenas se han ido flexibilizando en función situación de la pandemia y el conocimiento de la nueva variante ómicron, ha dicho la ministra a preguntas sobre los aislamientos en las aulas.

Con los mismos argumentos, ya que la decisión ha sido adoptada a propuesta de los expertos, ha defendido la medida de que las personas que hayan pasado la Covid-19 reciban la dosis de refuerzo cuatro semanas después del diagnóstico, y ha confirmado el plazo establecido.

Mejoran la estrategia para erradicar la enfermedad de pian, similar a la sífilis pero que no se transmite sexualmente

Un ensayo clínico liderado por el infectólogo del Hospital Germans Trias i Pujol y de la Fundación de Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas (FLSida), el catalán Oriol Mitjà, y la doctora de Salud Pública del Departamento Nacional de Salud de Papúa Nueva Guinea (PNG), Lucy John, ha revelado una mejor estrategia para erradicar la enfermedad de pian.

El pian es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Treponema pallidum, similar a la sífilis, pero que no se transmite sexualmente, sino por contacto con lesiones cutáneas de personas infectadas y que afecta principalmente a piel, huesos y articulaciones.

Esta enfermedad infecciosa afecta sobre todo a niños que viven en áreas rurales, con un clima templado o tropical, en África, las islas del Pacífico occidental y el sudeste de Asia.

Los autores del nuevo ensayo, que publica la revista 'New England Journal of Medicine', han identificado una estrategia para erradicar el pian con mayor eficacia que la actual que, según ellos, "supone un avance en la ciencia para la erradicación de las enfermedades infecciosas".

Evolución del estudio

El estudio tiene su origen en 2012, cuando Mitjà y su equipo, formado por Camila G. Beiras y Marti Vall-Mayans (entonces vinculados al ISGlobal y actualmente investigadores de FLSida), pusieron las bases científicas para que la OMS estableciera la denominada 'Estrategia Morges' para erradicar el pian suministrando una dosis de azitromicina a todas las personas residentes en áreas en las que se hubieran registrado casos.

No obstante, en 2018 vieron que esta estrategia era insuficiente para detener la transmisión de la infección.

Ahora, los mismos investigadores han publicado los resultados de un nuevo ensayo clínico hecho entre abril de 2018 y octubre de 2019 en la provincia de Nueva Irlanda (Papúa Nueva Guinea), financiado por la Fundación La Caixa, la Diputación de Barcelona y la Fundació Barberà Solidària, con la donación de la azitromicina por parte de la farmacéutica Kern Pharma.

En el ensayo han comparado las dos estrategias para controlar la enfermedad: la estrategia oficial (Morges), que consiste en una ronda de distribución masiva de azitromicina seguida por el tratamiento individualizado de los casos persistentes, y otra nueva estrategia experimental consistente en tres rondas de distribución masiva del mismo compuesto con seis meses de separación.

Resultados del estudio

En el ensayo participaron 57.000 habitantes de Nueva Irlanda, una zona de alta prevalencia de pian, y comprobaron que, a los 18 meses, la prevalencia de pian fue cuatro veces menor en el grupo que recibió tres rondas de azitromicina (0,04 %), comparado con el grupo que recibió una única ronda (0,16 %).

Según los autores del ensayo, "estos resultados perfilan los pasos a seguir para alcanzar la erradicación efectiva de la enfermedad".

El presidente de FLSida, Bonaventura Clotet, ha resaltado que "el avance que acabamos de establecer no se limita solamente a la enfermedad de pian, sino que es relevante para el planteamiento de la erradicación de las enfermedades infecciosas en general. En las próximas décadas se espera que habrá nuevas infecciones emergentes y debemos apostar por la investigación en esta área", ha señalado.

Por su parte, Oriol Mitjà, miembro del comité científico que asesora al Govern en la lucha contra la covid, ha subrayado: "la covid-19 nos ha mostrado que las enfermedades viajan sin que exista la posibilidad de limitarlas geográficamente".

"Todos tenemos -según Mitjà- la responsabilidad de contribuir al control de las infecciones emergentes y será imprescindible establecer una agencia fortísima especializada en identificar amenazas infecciosas y estrategias para su contención, que esté interconectada con agencias de otros países".

Una investigación de científicos italianos descubre que la ELA está causada por la falta de una encima

La deficiencia de una enzima, la ciclofilina A, en las células es una de las causas de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), según ha descubierto un grupo de científicos italianos del Instituto Mario Negri de Milán y de la Ciudad de la Salud de Turín (norte de Italia).

Las conclusiones de esta investigación, publicada en la revista científica 'Brain', suponen "un primer paso hacia el desarrollo de una terapia contra la ELA", explica la científica Valentina Bonetto, una de las autoras.

La investigación constata que la enzima ciclofilina A es fundamental para el buen funcionamiento de la proteína TDP-43, que tiene un papel importante en los procesos celulares y que si muta, provoca la ELA.

El estudio fue realizado tanto en animales como pacientes

El estudio, realizado tanto en animales como en pacientes de la Ciudad de la Salud turinesa, demuestra que la ausencia de esta enzima en los animales induce a una enfermedad neurodegenerativa similar a la ELA y provoca una acumulación anormal de la proteína TDP-43.

"Hemos observado que cuando la enzima ciclofilina A está ausente el modelo animal desarrolla síntomas de la ELA como una progresiva disfunción motora, desinhibición y alteraciones del comportamiento en asociación con la muerte de las neuronas motoras", explica la "primera autora del estudio", Laura Pasetto.

Estos mismos síntomas se han observado en un gran número de pacientes con ELA, con y sin demencia frontotemporal, que sufrían de deficiencias de esta misma enzima y, en conclusión, de un mal funcionamiento de la proteína TDP-43.

A partir de estos descubrimientos que confirman que en la ELA las funciones protectoras de la enzima ciclofilina A son deficitarias, se podrá desarrollar un "enfoque terapéutico dirigido a restaurar estas funciones", concluye Bonetto.

La esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad neurovegetativa que causa la pérdida del control muscular y que actualmente no tiene cura pero afecta a alrededor de 6.000 personas en Italia, según la Asociación Italiana de la ELA.

El pronóstico de los expertos sobre la evolución de la sexta ola y el pico de contagios de covid

Después de Ómicron vendrán nuevas variantes pero menos agresivas y de menor impacto hospitalario porque "esa es la evolución lógica de cualquier virus". Así lo pronostica el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López Hoyos, que para 2022 prevé "más infección pero menos enfermedad".

Sin embargo y pese a esa tendencia natural de evolución del virus, esta semana y la que viene se perciben como definitivas ya que mostrarán el decalaje entre infección y gravedad, y corroborarán la levedad de ómicron o si, por el contrario, se eleva la presión hospitalaria y la ocupación de las UCI supera lo previsible.

Lo que sí parece claro, explica López Hoyos en una entrevista a EFE, es que la covid "no desaparecerá, se quedará entre nosotros como un virus estacional o de forma endémica con catarros no muy agresivos".

López Hoyos es moderadamente optimista y confía en un año 2022 de "pequeñas olas" con infecciones que no afecten a nivel hospitalario pero sobre todo que rebajen la tensión en la Atención Primaria y en los centros de salud, en situación límite con la explosión de contagios ómicron de las últimas semanas.

No obstante, el presidente de la SEI recuerda que, hasta ahora, Ómicron ha tenido una mortalidad mucho más baja que la gripe de todos los años que tiene un gran impacto y en España ha causado miles de fallecimientos (10.000 en 2018), "unas cifras de las que la población no es consciente" por eso la llamada insistente a la vacunación anual.

Pero pensar que las nuevas variantes post ómicron serán menos agresivas no quiere decir, en ningún caso, que haya que relajarse.

Precisamente, Francia acaba de identificar una nueva variante del coronavirus, que contiene 46 mutaciones, es decir todavía más que ómicron, y es una de las dos derivadas de la B.1640 localizada a finales de septiembre en la República del Congo.

De momento, de la nueva variante, denominada IHU, se tiene constancia de una docena de casos en la región de Marsella que se asocian con viajes a Camerún.

Y en España, expertos y autoridades sanitarias insisten en no relajarse ante ómicron o nuevas variantes porque la actual tasa de contagios es muy alta (todas las comunidades superan el riesgo extremo con incidencias que rebasan ampliamente los 1.000 casos por 100.000 habitantes y en algunos territorios los 4.000 y 5.000).

Con esta explosión de contagios, López Hoyos advierte de las posibles consecuencias: "Si vamos llenando el fregadero porque aumentan mucho los casos, puede llegar un momento en que el fregadero rebose y afecte a los hospitales al dejarles sin capacidad de reacción".

Este inmunólogo ve "muy probable" que un alto porcentaje de la población española se infecte en algún momento de SARS-CoV-2: "de las variantes que ha habido, de ómicron y de lo que pueda venir".

Y explica que ya no se habla de inmunidad del rebaño porque para ello habría que generar anticuerpos permanentes que protegen frente a la infección, "y ya se ha visto que con la covid eso no pasa, los anticuerpos van cayendo con el tiempo, así que no se puede hablar de inmunidad colectiva si no de vacunar al cien por cien de la población".

Ómicron, "un estímulo para la vacunación global"

Para el inmunólogo e investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), Miguel Ángel del Pozo, las personas que no están vacunadas tienen más posibilidades de sufrir síntomas graves por lo que considera que "no deberían jugársela" diciendo "voy a coger ómicron para inmunizarme".

Todo lo contrario, este inmunólogo entiende que Ómicron debería ser "un estímulo a la vacunación".

Explica Del Pozo, en una entrevista con EFE, que las vacunas disponibles no impiden la infección porque "no son vacunas esterilizantes como la del sarampión" y no están diseñadas para generar inmunidad de las mucosas e impedir la entrada del virus, "pero sí protegen de síntomas graves y hospitalización".

Por eso, precisa, "el virus puede entrar pero al tener la vacuna, la respuesta inmune empieza actuar y los vacunados quedan protegidos de la gravedad de los síntomas".

Pero, la clave, aclara, está en "la protección global" porque mientras no esté vacunado el Tercer Mundo el virus seguirá replicándose y habrá variantes, y algunas podrán ser más virulentas aunque se propaguen menos.

Y por eso, reclama a la OMS y entidades supranacionales que potencien de forma activa la vacunación en todo el planeta.

Pero apela al sentido común y afirma que mejor que poner terceras dosis a personas sanas (sí a mayores de 60 e inmunodeprimidos) hay que inocular primeras dosis en todos esos países: "Protegiéndolos a ellos, nos protegemos todos".

Del Pozo explica por qué se ha seleccionado la variante ómicron, que confiere al virus una "espectacular" capacidad de contagio (70 veces más rápida en vías respiratorias altas pero más lenta en vía respiratoria inferior, lo que explica que se produzcan síntomas leves).

"Ómicron tiene el potencial de infectarnos a todos pero hay que evitar que sea a la vez para no caer en el colapso hospitalario", precisa.

Coincide con su colega de la SEI en que el virus "se quedará entre nosotros" si bien está convencido de que la vacuna y la inmunidad natural creada por la infección masiva por ómicron pueden contribuir a rebajar la gravedad de las nuevas variantes.

Y de cara al futuro, entiende que habrá que conseguir una vacuna esterilizante que impida que el virus entre en el organismo. Algo en lo que ya trabaja el equipo del virólogo Luis Enjuanes, del Centro Nacional de Biotecnología (CNB).

Epidemiólogo ve "arriesgado" decir que Ómicron es menos virulenta

Otro asunto que ya se constata es la gran cantidad de reinfecciones con la variante ómicron, incluso en vacunados con tres dosis. Lo explica a EFE el epidemiólogo Vicente Martín e investigador del Centro de Investigaciones Biomédicas en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) del Instituto de Salud Carlos III.

Martín es optimista pero con cautela y cree "arriesgado" afirmar que ómicron es menos virulenta. No tiene claro este experto si lo que está pasando es por efecto de las vacunas o por pérdida de virulencia de la variante.

Recuerda que la rapidez con la que ómicron está colonizando al mundo entero es "impresionante" por lo que tiene la convicción de que es pronto para saber su efecto en las UCI, algo que se podrá constatar en las próximas semanas cuando se conozca el decalaje entre infección y mortalidad.

Todo indica que el virus se comporta como se esperaba pero, subraya, ni las vacunas impiden la infección ni la enfermedad "y ómicron produce enfermedad no grave a vacunados, no vacunados y a personas que han estado infectadas".

Insiste en que es "pronto" para asegurar que Ómicron no supone gravedad y recuerda que una de las características de este virus es que personas que están perfectamente bien, empeoran en un periodo de 15 ó 20 días. "¿Cuánto llevamos con la escalada de ómicron?", se pregunta.

Tratar la ansiedad con la ayuda de la neurociencia

El escritor y divulgador Ferran Cases padeció ansiedad durante 15 años, hasta que "tocó fondo" y decidió cambiar su estilo de vida, lo que tuvo un efecto en su cerebro que la física Sara Teller puede explicar gracias a la neurociencia.

Esta justificación científica despertó el interés de Cases y es por eso que, junto a Teller, han publicado El cerebro de la gente feliz (Ed. Grijalbo), donde detallan cómo lograr, con un cambio de rutina, que hormonas como la dopamina, la oxitocina, la serotonina y la endorfina tengan un importante papel para superar la ansiedad.

A través de la experiencia personal de Cases, conviviendo con la ansiedad, la neuróloga consigue dar una explicación científica al proceso que siguió el autor para superarla y qué papel tuvo su cerebro.

"Entender qué sustancias segrega tu cerebro y el efecto que tienen es esencial para saber cómo se debe actuar", asegura Cases en una entrevista.

Cases, graduado en audiovisuales aunque ahora se dedica a trabajar la ansiedad, relata que, desde un punto de vista personal, es una enfermedad que "te asfixia, te provoca miedo e incluso te paraliza partes del cuerpo".

Para Teller, física y doctora en Neurociencia por la Universidad de Barcelona (UB), "la ansiedad empieza con el estrés, que provoca que el sistema nervioso esté hiperactivado porque, por ejemplo, estamos agobiados".

Según la neurocientífica, "cuando este estado es permanente y alguien se siente estresado, pero no logra entender el porqué, es cuando se puede hablar de ansiedad".

Estas dos visiones de la enfermedad son precisamente el eje central de su nueva obra, que los autores definen como "una combinación entre crecimiento personal y divulgación científica".

Para ambos, la neurociencia es una de las claves para enfrentarse a la ansiedad que "no se trabaja, ni se explica", pero que tiene un gran valor "en una sociedad donde todo se debe comprender de manera científica".

"Estamos invadidos por mucha información, pero para lograr un cambio se necesita entender que, por ejemplo, si una persona no duerme, su cerebro se atrofia", relata Teller.

En el libro, Cases explica cómo empezó a dejar de usar aparatos tecnológicos justo antes de irse a dormir "con el objetivo de poder descansar mejor".

Esto, según Teller, provocó que su cerebro volviera a regular la melatonina, una hormona del cuerpo con un importante papel en producir el sueño, ya que la luz emitida por las pantallas tiende a confundir al órgano, que recibe esta luz como si fuera natural y rompe el ciclo.

"En el libro presentamos un principio básico que es conocer qué pasa cuando alguien tiene ansiedad: si se entiende que segregando adrenalina te sientes peor y sabes, con estudios que lo demuestran, cómo revertirlo, ¿por qué no hacerlo?", detalla Ferran.

"Entender que, por ejemplo, practicar actividad física es clave para estimular la producción de endorfinas, neurotransmisores que inducen sensaciones de bienestar y placer, por lo que reducen la sensación de dolor", añade Teller.

Además, según la física, el deporte también ayuda a aumentar la segregación de serotonina, conocida popularmente como la hormona de la felicidad, y libera la dopamina, un neurotransmisor que activa los sistemas de recompensa.

"Hasta cantando mantras que parecen frikis, como el Om, se trabaja la respiración, una de las herramientas más importantes para combatir los síntomas de la ansiedad", indica.

De hecho, la neuróloga apunta que incluso sonreír, aunque sea de forma forzada, contribuye a segregar más neurotransmisores como endorfinas, dopaminas y serotonina, porque "se envía un mensaje al cerebro a través del nervio vago de que todo está bien".

Cases, tras años investigando y trabajando alrededor de la enfermedad, asegura que "tomando perspectiva, la ansiedad puede ser una oportunidad para crecer".

"Yo puedo asegurar que ya no soy el Ferran que muestro en el libro, el cuerpo me dijo 'basta, ponte las pilas' y así lo hice", ha concluido.