Descubren por qué la gripe puede ser muy grave para las embarazadas

Un estudio preclínico hecho con animales ha descubierto que, en el caso de las mujeres embarazadas, el virus de la gripe no afecta solo a los pulmones, sino que se propaga por todo el organismo, lo que puede provocar importantes complicaciones y poner en peligro la vida de la gestante y del feto.

El estudio, publicado este lunes en la revista Pnas, es de gran importancia no solo para las embarazadas y sus bebés, sino que podría ayudar a los científicos a comprender el funcionamiento biológico de la Covid-19 y cómo se propaga desde los pulmones al resto del cuerpo.

La investigación, dirigida por la Universidad RMIT de Melbourne (Australia) y realizada en modelos animales, demostró que durante el embarazo la gripe se propaga desde los pulmones a través de los vasos sanguíneos al sistema circulatorio y desencadena una dañina respuesta inmunológica hiperactiva.

Los resultados del estudio sugieren que el sistema vascular es el foco de las graves complicaciones que puede causar la gripe durante el embarazo.

Hasta ahora se pensaba que los problemas estaban relacionados con la debilidad del sistema inmunológico durante el embarazo, pero se ha contrastado que "ocurre lo contrario: la infección de la gripe conduce a una respuesta inmunológica drásticamente elevada", explica Stella Liong, investigadora del RMIT y autora principal del trabajo.

"La inflamación en el sistema circulatorio es tan abrumadora que es como una tormenta vascular que causa estragos en todo el cuerpo", afirma Liong.

Aunque los investigadores reconocen que harán falta nuevas investigaciones para validar los resultados del estudio, "el descubrimiento de este nuevo mecanismo será un avance crucial para desarrollar terapias contra la gripe diseñadas específicamente para embarazadas", destaca Liong.

Por su parte, John O'Leary, investigador del Trinity College de Dublín y coautor del estudio, afirma que el trabajo es un "avance histórico".

"El descubrimiento de una 'tormenta vascular' inducida por la gripe es uno de los avances más significativos en las enfermedades infecciosas inflamatorias de los últimos 30 años y tiene importantes implicaciones para otras infecciones virales, incluida la Covid-19", subraya.

El estudio desvela que la gripe no se transmite directamente de la madre al bebé, aunque su efecto potencialmente devastador en la mujer está estrechamente relacionado con las complicaciones que sufre el feto (aborto espontáneo y nacimientos prematuros).

La investigación, basada en el virus de la gripe A, demostró que el virus se comporta de manera muy diferente en los cuerpos de las ratonas embarazadas y las que no lo estaban.

En las no embarazadas, el virus permanecía localizado en los pulmones, mientras que en las embarazadas, se propagaba al sistema circulatorio a través de los vasos sanguíneos, lo que provocaba una intensa inflamación con graves consecuencias en la función de los grandes vasos sanguíneos, en la salud de la madre y el flujo sanguíneo que llega al feto.

El estudio observó que las ratonas embarazadas con gripe presentaban una inflamación grave en los grandes vasos sanguíneos y en la aorta. Así, mientras que un vaso sanguíneo sano se dilata entre el 90 y el 100% para permitir que la sangre fluya libremente, los vasos sanguíneos infectados por la gripe funcionaban a solo 20-30% de su capacidad.

"Encontramos una diferencia dramática en estos vasos sanguíneos inflamados, que pueden afectar seriamente a la cantidad de sangre que llega a la placenta y a todos los órganos que ayudan a sostener al bebé en crecimiento", concluye Stavros Selemidis, del RMIT.

Puigdemont convoca una asamblea de diputados independentistas el 31 octubre

El Consejo por la República, espacio de acción política que lidera desde Bélgica el expresidente catalán Carles Puigdemont, ha convocado para el próximo 31 de octubre a "todos los diputados independentistas" de esta legislatura a la "primera Asamblea de Representantes".

Así lo ha indicado el Consejo por la República en un comunicado en el que se especifica que, "si las condiciones relativas a la salud pública así lo permiten, la Asamblea se realizará presencialmente en la Catalunya Nord", territorio del sur de Francia incluido dentro del ámbito lingüístico catalán.

La Asamblea de Representantes fue concebida como uno de los pilares de las instituciones "republicanas" paralelas a las autonómicas, que Puigdemont pactó con ERC erigir a principios de la legislatura, aunque no se han acabado de desplegar.

El presidente de esta Asamblea de Representantes fundacional, que será elegido en la primera reunión, deberá pertenecer a un grupo político diferente del grupo al que pertenece el presidente del Consejo por la República, que ahora mismo es Puigdemont.

A la asamblea del 31 de octubre están convocados "todos los diputados independentistas de la actual legislatura", según se indica en el comunicado.

Por otra parte, el consejo de gobierno del Consejo por la República ha incorporado como nuevos miembros a Josep Serra (Moviment d'Esquerres) y Enric Folch (Solidaritat Catalana per la Independència).

‘Negrito’, el primer gato infectado por coronavirus en España, no murió de la enfermedad

El primer gato infectado con SARS-CoV-2 en España, Negrito, no murió de COVID-19, fue asintomático y convivió en el mismo hogar con otro felino que también contrajo el virus transmitido por sus propietarios, según los detalles que ha revelado la necropsia y los análisis hechos al superviviente.

Un equipo de investigación en coronavirus del IRTA-CReSA junto con investigadores del IrsiCaixa, el Barcelona Supercomputing Centre (BSC) y veterinarias del Hospital Veterinario Sant Mori de Badalona han publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS) los resultados de los análisis posteriores a la necropsia del gato infectado.

Los datos de estos análisis confirman que tanto Negrito como otro felino que convivía en el mismo hogar sufrieron una infección aparentemente asintomática, pero en ninguno de los dos animales el SARS-CoV-2 agravó su salud ni fue causa de muerte. El estudio apoya la teoría de que los gatos se pueden infectar por SARS-CoV-2 y generar una respuesta inmunitaria eficaz contra el virus, pero que no pueden transmitirlo a las personas.

El pasado 8 de mayo el IRTA notificó el caso del primer gato infectado en España con SARS-CoV-2, un ejemplar de 4 años que convivía con una familia afectada por la COVID-19 con un caso de muerte. Coincidiendo con estos hechos, el animal presentó dificultades respiratorias graves y sus propietarios le llevaron Hospital Veterinario Sant Mori de Badalona, donde se le diagnosticó una patología en el corazón y, debido a un estado terminal, decidieron hacerle una eutanasia.

La necropsia confirmó que sufría una cardiomiopatía hipertrófica felina y que su muerte no fue provocada por el coronavirus. La prueba PCR confirmó que el animal se había infectado con SARS-CoV-2, pero con una carga viral muy baja y residual.

Los investigadores han señalado que hasta ahora ha habido pocos casos de infección de felinos por SARS-CoV-2 en todo el mundo, por lo que decidieron profundizar en el estudio del caso y para ello han analizado la sangre de Negrito y de otro gato que también vivía en el mismo hogar, Whisky , que no tenía ningún signo de enfermedad.

Los análisis, hechos por el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, muestran que los dos gatos habían desarrollado anticuerpos contra el SARS-CoV-2. "En ambos casos hemos detectado anticuerpos neutralizantes, es decir, que tienen la capacidad de unirse al virus y bloquearlo", ha explicado Julià Blanco, investigador del IrsiCaixa.

"Esto es importante -ha añadido-, ya que nos demuestra que el sistema inmunitario de los gatos puede hacer frente al SARSCoV-2 y, en estos casos en concreto, protegerlos para que no desarrollen síntomas".

Actualmente, hay estudios experimentales que demuestran que los gatos, además de infectarse con SARS-CoV-2, lo pueden transmitir a otros gatos cercanos, incluso sin presentar signos clínicos, aunque los investigadores han concluido que los dos gatos se infectaron a partir de sus propietarios.

Para comprobarlo, el equipo de IrsiCaixa ha analizado la secuencia genética del virus que tenía Negrito y han visto que "tiene un 99,9 % de similitud con el virus del propietario que murió, lo que sugiere que el gato se infectó directamente a partir de los miembros de la familia", ha indicado Marc Noguera-Julián, investigador de IrsiCaixa.

Según la investigadora del IRTA-CReSA, Julia Vergara-Alert, esta investigación confirma que "los animales de compañía juegan un papel despreciable en la epidemiología del SARS-CoV-2 y en concreto los gatos se infectan de manera muy residual y no hay ninguna evidencia de transmisión del virus a las personas".

Descubren por qué algunos pacientes de cáncer desarrollan el síndrome «mano-pie», que puede llegar a impedir caminar

Un equipo de investigadores españoles ha descubierto los factores genéticos que contribuyen a que algunos pacientes oncológicos que son tratados con uno de los fármacos más comunes para combatir la enfermedad (la capecitabina) desarrollan una reacción cutánea muy adversa conocida como el síndrome "mano-pie".

El hallazgo logrado en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) abre la vía para poder clasificar a los pacientes en función de su riesgo genético a desarrollar esta toxicidad, a quienes se les podrían aplicar medidas preventivas como la disminución de la dosis o el tratamiento con fármacos alternativos.

La capecitabina es un agente de quimioterapia usado comúnmente en el tratamiento del cáncer de mama y el cáncer colorrectal, que aumenta en torno a un 10% la esperanza de vida de los pacientes tratados con este fármaco, ha informado el CNIO en una comunicación difundida hoy.

Sin embargo, casi la mitad de los pacientes desarrollan el síndrome "mano pie" (una "eritrodisestesis palmoplantar"), una reacción cutánea adversa que puede presentar síntomas que pueden llegar a ser graves.

Hasta un 17% de los pacientes desarrolla la forma más severa de la enfermedad, en la que pueden llegar a experimentar un dolor intenso en las extremidades que les incapacita para usar las manos o incluso caminar. Esto hace necesario reducir la dosis o incluso suspender el tratamiento, con las graves consecuencias que representa para los pacientes oncológicos, ha observado el CNIO, que ha subrayado la importancia de encontrar marcadores que identifiquen qué pacientes desarrollarán esta toxicidad antes de iniciar el tratamiento.

Un equipo liderado por Anna González-Neira, jefa de la Unidad de Genotipado Humano del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha identificado las variantes genéticas que harían que determinados pacientes tengan esa predisposición genética a experimentar esa reacción adversa con la capecitabina.

El trabajo, cuyas conclusiones se han publicado en la revista Clinical Pharmacology and Therapeutics, ha consistido en analizar más de 600.000 variantes genéticas distribuidas en el genoma de 166 pacientes que habían recibido ese tratamiento en tres grandes centros: el Hospital Universitario Gregorio Marañón, el Hospital Virgen de la Victoria y el Hospital Clínico San Carlos.

El equipo observó que determinados pacientes, precisamente aquellos que desarrollaban síndrome mano-pie tras ser tratados con ese fármaco, poseen unas variantes genéticas determinadas, y ha subrayado que esos marcadores podrían ser utilizados para clasificar a los pacientes con mayor riesgo genético a desarrollar esa toxicidad.

El estudio ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, el Instituto de Salud Carlos III, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la Fundación "la Caixa" y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

Expertos europeos aseguran que comer cuatro huevos a la semana es bueno para el corazón

El consumo de cuatro huevos a la semana es saludable para el corazón, según concluye una investigación internacional en el que han participado expertos de universidades de seis países europeos, entre ellas la Universidad de Navarra.

El estudio, publicado en la revista "European Journal of Clinical Nutrition", sostiene que "probablemente no exista ningún motivo científico serio para desaconsejar el consumo de huevo en la población general” sino que, al contrario, para infartos, accidentes vasculares cerebrales, muertes cardiovasculares o enfermedad cardiovascular total "el consumo de huevo tiende más a ser protector que perjudicial”.

Al respecto Estefanía Toledo, una de las investigadoras, agrega que la controversia con algún estudio realizado en EE.UU. podría deberse a que el huevo se suele acompañar allí de otros alimentos menos saludables como el beicon, especialmente en el desayuno, pero "no está claro que vaya a tener estos efectos adversos cuando se enmarca en un patrón de alimentación saludable".

De hecho para los investigadores europeos ingerir un huevo al día de media no se asocia con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular salvo lo detectado en EEUU en pacientes con insuficiencia cardíaca y previamente diabéticos, que no deberían superar los cuatro huevos semanales.

Para Toledo existen muchos aspectos positivos en este alimento, “fuente de proteínas de alta calidad y de muchos micronutrientes con efectos beneficiosos, como funciones antioxidantes y antimicrobianas", y además "tiene otras ventajas por su gran versatilidad culinaria y su precio asequible”.

Este estudio internacional analiza toda la evidencia científica acumulada hasta el momento, en total datos de 39 investigaciones con 1,8 millones de participantes, por lo que es el estudio más exhaustivo que se ha publicado hasta la fecha sobre el consumo de huevo y la salud cardiovascular.

Las algas marinas pueden proveer antivirales contra la COVID-19

Las algas marinas pueden proveer antivirales para combatir la COVID-19, de acuerdo a una investigación conjunta que llevan a cabo la Universidad de Puerto Rico (UPR) y el Instituto Wistar de Filadelfia (EE UU.).

Eduardo Caro, catedrático auxiliar del Departamento de Ciencias Farmacéuticas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y director en la isla del proyecto, señaló este martes a Efe que las algas pueden ser una respuesta contra el coronavirus.

"La algas pueden ser una respuesta ante esta pandemia, ya que han contribuido a solucionar otros problemas como el cáncer", sostuvo Caro.

Las algas azules-verdes producen sustancias naturales que inhiben mecanismos específicos de enfermedades infecciosas e informes recientes han descrito la susceptibilidad del coronavirus a ser inhibido por compuestos químicos derivados de algas marinas, aseguró Caro.

"Las algas proveen muchas soluciones y esta investigación supone una oportunidad", destacó.

Caro dijo que el proyecto dirige esfuerzos para el descubrimiento de productos naturales derivados de algas marinas y otros organismos del mar de Puerto Rico que sirvan para descubrir y desarrollar agentes antivirales para el tratamiento de la COVID-19.

Para ello, el equipo que dirige colabora con el Instituto Wistar de Filadelfia, institución ubicada en la ciudad universitaria de esa ciudad estadounidense especializada en ciencia biomédica, oncología, inmunología e investigación de vacunas.

Caro explicó que durante el confinamiento tuvo la oportunidad de leer amplio material científico, entre el que se interesó por una investigación que apuntaba que elementos presentes en las algas marinas podrían funcionar como inhibidores del coronavirus.

Esa información le sirvió para contactar con un científico del Instituto Wistar de cara a la puesta en marcha de una investigación que ya avanza y que tiene un plazo de un año para presentarse.

El experto señaló que el estudio toma como base que las algas marinas y en concreto las de Puerto Rico pueden contar con inhibidores contra el coronavirus, lo que significa que, a largo plazo, se podría desarrollar fármacos contra la enfermedad.

El estudio en marcha repartió tareas, de forma que en Puerto Rico el equipo encabezado por Caro se encargó de recolectar las algas y del análisis químico de estas.

El Instituto Wistar, por su parte, trata más la parte biomolecular y de determinar qué componentes de las algas pueden contar con inhibidores contra la COVID-19.

"El estudio llegaría a una fase preclínica", subrayó Caro sobre la investigación, después de matizar que una vez determinado que hay inhibidores en las algas marinas el proceso no ha terminado, sino que se abre otro en el que se entra en la parte de diseño del fármaco, que puede demorarse por un periodo de años.

"El objetivo es encontrar un compuesto que tenga eficacia en células infectadas en los pulmones", indicó, tras asegurar que hay muchos medicamentos derivados de componentes marinos que han mostrado su eficacia.

Recordó que para este estudio se recolectaron hasta 50 tipos de algas y otras especias marinas que se cree que pueden contener compuestos que puedan actuar como inhibidores contra el coronavirus.

El que lidera Caro en Puerto Rico forma parte de los diez proyectos de investigación de la UPR que fueron seleccionados para recibir una subvención de 1,7 millones de dólares otorgados por el Gobierno de Puerto Rico para aportar a la mitigación y erradicación de la pandemia.

Caro detalló que hay un plazo de un año para exponer el resultado de las investigaciones y que tras ese periodo será evaluado si se destinan más partidas económicas para continuar con la investigación contra la COVID-19.

El estudio liderado por el científico puertorriqueño cuenta con una partida de 175.000 dólares.

El estudio puede ser de ayuda para la isla, donde la enfermedad sigue en expansión y el Departamento de Salud reportó este martes nueve muertes, mientras que se registraron 233 casos positivos confirmados y 225 casos probables adicionales.

Desde que comenzó la pandemia los casos confirmados suman 18.206 y las muertes 551.

Más del 70% de los españoles confían en la «importancia» de las vacunas

Más del 70% de los españoles considera que las vacunas son "importantes" y más de la mitad confía en su "seguridad" y "efectividad", según revela una nueva investigación internacional sobre la confianza en las vacunas difundida este jueves por la revista The Lancet.

En rasgos generales, el estudio halla que la confianza ciudadana en esta práctica varía ampliamente entre países y regiones de todo el mundo y observa que hay indicios de que podría estar mejorando en algunas partes de Europa.

Asimismo detecta que en varios países que experimentan inestabilidad política y extremismos religiosos están notando un creciente escepticismo ante la seguridad de la vacunación y alerta de que la propagación de la desinformación por internet amenaza los programas mundiales de inmunización.

Heidi Larson, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, al frente del equipo investigador, considera que ante amenazas emergentes como la COVID-19 es "vital" supervisar regularmente las actitudes ciudadanas para identificar países y grupos donde es necesario reforzar esa confianza.

La investigación, que analiza tendencias globales en 149 países entre 2015 y 2019, se basa en datos de más de 284.000 adultos mayores de 18 años, a los que se cuestionó su parecer sobre la importancia, seguridad y efectividad de las vacunas.

Precisamente la confianza en la inmunización es un problema sanitario global de importancia creciente, incluido en 2019 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre las diez mayores amenazas contra la salud global.

Para Larson, "una de las principales amenazas a la resistencia a los programas de vacunación global es la rápida propagación de la desinformación".

El equipo investigador empleó modelos con los que estimar las tendencias en las percepciones sobre seguridad y efectividad y la importancia de la vacunación en niños.

Se tuvieron en cuenta las relaciones entre cada país y su demografía (considerando factores como la edad, sexo y creencias religiosas); socioeconómicos (como ingresos o educación) y la fuente de confianza (familia, amigos, profesionales sanitarios).

En países de la Unión Europea (UE) se observaron pérdidas significativas recientes en la confianza en la seguridad de las vacunas en Polonia, donde se pasó del 64% de participantes convencidos de que estas son seguras en noviembre de 2018 a un 53% en diciembre de 2019.

Por contra, se vio que está creciendo en otros países como Finlandia, Francia, Italia, Irlanda y el Reino Unido.

En el caso de Francia, donde la confianza ha sido baja de manera persistente, se ha notado un aumento en ese periodo, del 22% al 30%, mientras que en el Reino Unido se ha detectado un incremento del 47% al 52% en noviembre de 2019.

En cuanto a España, según se aprecia en uno de los gráficos del estudio, algo más de un 50% de la población -entre el 50% y el 59,9% - se mostró, en noviembre de 2015, "muy de acuerdo" en que las vacunas son seguras, un resultado que no varió tres años después.

Además, entre un 70% y un 79,9% de españoles las consideró importantes en 2015, una actitud que se mantuvo invariable en noviembre de 2018; mientras que entre el 50% y el 59,9% opinó, tanto en 2015 como en 2018, que son efectivas.

Por otro lado, se registraron incrementos sustanciales en seis países (Afganistán, Azerbaiyán, Indonesia, Nigeria, Pakistán y Serbia) de personas que no consideran que vacunar sea seguro o que se oponen activamente a esa práctica.

Los investigadores tildan de "tendencia preocupante" esas subidas, que son reflejo de tendencias de inestabilidad política y extremismo religioso. En Afganistán, por ejemplo, se pasa de un 2% en 2015 a un 3% en 2019.

El análisis observó además que la confianza en general en las vacunas decayó en Indonesia, Filipinas, Pakistán y Corea del Sur y encuentra que la confianza en su importancia, más que en su seguridad o efectividad, es el factor más fuertemente vinculado con el empleo de vacunas.

Los anticuerpos en pacientes de COVID-19 se debilitan significativamente un mes después del alta

La actividad neutralizante de los anticuerpos en pacientes que se han recuperado de COVID-19 no es, por lo general, muy fuerte y se debilita significativamente dentro del mes siguiente a haber recibido el alta del hospital, según un estudio que publica este jueves la revista PLoS Pathogens.

El análisis integral de las respuestas de anticuerpos en la infección con coronavirus podría guiar el desarrollo de una vacuna efectiva, han escrito Chao Wu y Rui Huang, de la Facultad de Medicina de Nanjing, en China.

"Existe una necesidad urgente de tratamientos efectivos y una vacuna preventiva para contener esta pandemia global devastadora, lo cual requiere una comprensión integral de las respuestas humorales al virus SARS-CoV-2 en el curso de la enfermedad y la fase de convalecencia de los pacientes de COVID-19", señala el artículo.

Aunque los científicos han ido obteniendo información sobre el desarrollo de la respuesta de anticuerpos al virus que causa la enfermedad, este proceso "sigue siendo elusivo", apuntan los expertos.

"La comprensión de las respuestas de adaptación por las cuales el cuerpo hace los anticuerpos que enlazan específicamente con el virus en los pacientes de COVID-19 proporciona una información fundamental para el desarrollo del tratamiento efectivo y la vacuna de prevención", según el artículo.

Chao, Rui y sus colegas mantuvieron continuamente bajo observación las respuestas de anticuerpos específicos de SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19, en 19 pacientes con casos sin gravedad y en siete de los cuales la enfermedad se tornó grave, durante siete semanas desde el brote de la enfermedad.

La mayoría de los pacientes produjo respuestas de anticuerpos específicos del SARS-CoV-2, incluyendo la neuroproteína viral y tres partes de la proteína pico (spike, en inglés), que se encuentra en la superficie de un coronavirus y permite que este se enlace con receptores específicos en la superficie de una célula humana, el primer paso hacia la infección.

Aunque el 80,7% de los pacientes que se recuperaron de COVID-19 tuvieron niveles diferentes de actividad neutralizante de los anticuerpos contra el coronavirus, solo una pequeña porción de pacientes mostró un nivel potente, señalan los investigadores.

Los resultados del estudio realzan la importancia de una selección cuidadosa de las muestras de sangre de los pacientes recuperados usando pruebas de neutralización de anticuerpos antes de la transfusión a otros pacientes afectados por COVID-19, en caso de que se quiera usar la llamada terapia de plasma.

Tres o cuatro semanas después que los pacientes salieron del hospital, la actividad neutralizante de los anticuerpos recogidos de ellos disminuyó significativamente, lo cual indica que los pacientes de COVID-19 pueden ser susceptibles a una reinfección de coronavirus.

Además los pacientes graves de COVID-19 mostraron una gran cantidad de anticuerpos sin capacidad neutralizante, lo cual, según los investigadores, podría contribuir a un fortalecimiento de la infección relacionado con los anticuerpos.

Mujeres y jóvenes: así es el perfil de las personas que sufren alteraciones del gusto y el olfato por la Covid

Un estudio realizado en 15 hospitales españoles con casi mil pacientes revela que una de cada cinco personas con Covid-19 presenta alteraciones de gusto y olfato como primer indicio de la enfermedad y que estos síntomas afectan más a jóvenes y personas no hospitalizadas.

Este estudio, en el que han participado varios especialistas, miembros de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), ha permitido concluir que las alteraciones del gusto y el olfato son síntomas comunes a la Covid-19 que afectan más a jóvenes y no hospitalizados, y que se recuperan más tarde de ello que los pacientes ingresados.

Los resultados de la investigación, en la que han participado 989 pacientes, muestran una prevalencia de alteración del olfato del 53% y de un 52% en alteración del gusto. Además, uno de cada cinco pacientes presenta estas alteraciones como primer síntoma de la enfermedad.

"Hemos visto que no hay unos síntomas específicos de las vías respiratorias altas que nos permitan distinguir la infección causada por el virus SARS-CoV-2 de otras infecciones virales", explica en un comunicado la doctora Adriana Izquierdo-Domínguez, del Hospital Consorci Sanitari de Terrassa y de la Unidad de AlergoRino del Centro Medico Teknon, que ha liderado el estudio.

Sin embargo -continúa- las investigaciones realizadas permiten señalar la alteración del olfato como un síntoma característico de la Covid-19, debido a que el virus se sitúa en el epitelio respiratorio, por lo que puede afectar al neuroepitelio olfatorio.

Por lo tanto, una disfunción en este sentido o en el del gusto, debe alertar en la situación actual de pandemia sobre una posible infección por SARS-CoV-2, ha subrayado.

Otro de los resultados que ha permitido obtener el estudio es que una mayor gravedad de la pérdida del olfato y del gusto se asocia a un menor requerimiento de ingreso hospitalario. Los pacientes que precisan ser hospitalizados presentan síntomas de tos, fiebre y disnea de forma significativa.

"Hemos encontrado que una mayor gravedad de la Covid-19, con una edad de más de 60 años, hospitalización y mayores niveles de proteína C reactiva, se asocian a menor afectación del olfato que en los pacientes con Covid-19 ambulatorios y más jóvenes", asegura la doctora Izquierdo.

Además, también se ha comprobado que el perfil de pacientes con pérdida grave de olfato, además de ser más joven es predominantemente femenino.

En cuanto a la mejora y recuperación del sentido del olfato, casi el 50 % de los pacientes mejoraron a las 2 semanas del diagnóstico.

"En general se produce una mejora de forma espontánea, pero en un porcentaje de pacientes esa alteración persiste en el tiempo, afectando el sabor, la calidad de vida y la seguridad", advierte el doctor Isam Alobid, presidente de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la SEORL-CCC y uno de los autores del estudio.

El estudio tuvo lugar durante el máximo pico de la pandemia con el objetivo de describir la afectación del olfato y el gusto y ha sido publicado en Journal Investigation Allergology and Clinical Immunology (JIACI).

Investigadores españoles identifican qué tratamiento da mejores resultados en enfermos graves de Covid

Un estudio de la Clínica Universidad de Navarra encuentra evidencias para mantener el tratamiento antiviral durante todo el proceso de la enfermedad del paciente grave con COVID-19 positivo.

En él, según informa en un comunicado, se demuestra la presencia de virus viable (ARN del SARS CoV-2) en pacientes fallecidos por COVID-19, pese a encontrarse en la fase tardía (inflamatoria) de la enfermedad, en la que el daño depende de la propia respuesta inmune del individuo.

Estos resultados histopatológicos se han obtenido de una fase preliminar sobre 10 pacientes fallecidos por el virus y han sido publicados en la revista Thorax, perteneciente al grupo The British Medical Journal.

El origen de la investigación está en el deseo de responder a la inquietud de ver que los pacientes fallecían y no sabían por qué, explica Lola Lozano, directora del Servicio de Anatomía Patológica de la Clínica Universidad de Navarra, quien señala que como no podían hacer autopsias, decidieron hacer, "con el consentimiento de sus familiares, biopsias multiorgánicas post mortem para poder estudiar qué estaba ocurriendo".

"Lo que hemos encontrado es que los pacientes enferman principalmente por la progresión de la enfermedad pulmonar, pero algo muy interesante es que hemos encontrado virus viable en biopsias de otros órganos. Esto quiere decir que el virus se disemina rápidamente al resto de órganos, aunque no manifiesten lesión morfológica", añade la especialista.

En nueve de los diez pacientes estudiados, los investigadores han encontrado un nivel significativamente alto de ARN del SARS CoV-2 en órganos como el pulmón, corazón, riñón e hígado.

Al respecto, Manuel Landecho, del departamento de Medicina Interna de la Clínica, señala que una de las cosas que se pensaba al principio es que esta enfermedad tiene "una primera fase de replicación viral y una segunda de estado hiperinflamatorio, y parecía que eran secuenciales".

"Sin embargo, -añade- nosotros hemos visto que, en los pacientes fallecidos, la replicación viral persiste durante el estado hiperinflamatario y, por tanto, se pueden dar al mismo tiempo".

Este descubrimiento tiene implicaciones desde el punto de vista del tratamiento, ya que “es posible que haya que dar tratamiento antiviral incluso en las fases tardías de la enfermedad”, subraya.

El equipo multidisciplinar de la Clínica, formado por especialistas de Anatomía Patológica, Medicina Interna, Neumología, Enfermedades Infecciosas y Anestesia, ha sido el primer grupo español con resultados patológicos sobre la COVID-19. En él, se han llevado a cabo estudios clínicos y patológicos para poder “entender mejor al paciente en aislado y a la enfermedad en general”.

“Se ha tomado una muestra de pulmón, corazón, hígado y riñón, además de intestino en uno de ellos, para poder ir estudiándolos conforme se veía evidencia de que se afectaban por el coronavirus, detalla Borja Recalde, especialista de Neumología.

Una vez en el laboratorio, además de los estudios patológicos, se realizaba una detección PCR a todas las muestras obtenidas para detectar la presencia del virus.

“Este estudio ayuda a entender qué le está pasando al paciente y la propia enfermedad para, así, poder manejarla mejor y seguir investigando para ofrecerle el mejor tratamiento posible”, concluye Lozano.

El equipo médico agradece a los pacientes y familiares y muestran su profundo respeto, ya que “aunque nada elimina el dolor por la pérdida de un ser querido, esperamos que saber de la importancia de su contribución ayude a mitigar la tristeza”.