Un 6% de la población reconoce no lavarse los dientes nunca o casi nunca

Casi 2% de la población de la población española reconoce no lavarse nunca los dientes , a los que se suma otro 4% que sólo se los lava muy ocasionalmente, pero ni siquiera una vez al día. Los hombres se cepillan menos los dientes (8% nunca o sólo ocasionalmente) que las mujeres (3%).

Así se desprende de los datos de la Encuesta Nacional de Salud en la que hasta un 15% de cántabros y un 10% de extremeños y andaluces confesó no lavarse los dientes a diario ni una vez, una cifra que desciende hasta el 2,7% en el caso de los madrileños o el 3,6% en el de los gallegos.

Y es que en hábitos y salud bucodental queda mucho por hacer. Las cifras de la Encuesta Nacional de Salud reflejan también que hasta un 22% de la población adulta española dice tener caries, a un 16% le sangran las encías espontáneamente o al cepillarse, a un 5% se le mueven los dientes o las muelas y a un 57% le faltan muelas o dientes que no han sido sustituidos por ninguna prótesis o implante, una cifra que se dispara hasta casi el 70% de la población en el colectivo de 45 a 64 años.

Las diferencias en la atención recibida según clase social son especialmente importantes si se tiene en cuenta que un 30% de la población de clase social más alta hace más de un año que no acude al dentista, pero esta cifra se dispara a más del 50% en el caso de población adulta de clase social más baja.

Promesas electorales de extensión de prestaciones bucodentales

La fallida investidura de Pedro Sánchez ha dejado, con todo, completamente en el aire los planes de extensión de prestaciones de salud bucodental a la población, una cuestión que figuraba tanto entre las promesas de Unidas Podemos como en las del propio PSOE.

La promesa socialista no definía con exactitud qué tipo de prestaciones se aspiraban a incluir ni a qué colectivos. Concretamente, decía tan sólo: “vamos a introducir progresivamente la Atención a la Salud Bucodental de la población en cartera de servicios del SNS comenzando en 2020 y hasta 2023. La salud bucodental de la población es una asignatura en la que debemos mejorar”.

Actualmente las prestaciones en materia de salud bucodental son escasas y desiguales entre las autonomías. En adultos, la cobertura incluye fundamentalmente sólo urgencia, dolor, infecciones y extracciones. Y en niños, las autonomías están cubriendo diferentes prestaciones y a diferentes grupos de edad. Según explica el Consejo General de Dentistas, el llamado sistema PADI de de atención dental a la población infantil y adolescente que ofrece financiación pública de las prestaciones pero provisión mixta por centros públicos y privados concertados está operativo en ocho autonomías.

Se trata en Concreto de Andalucía, Aragón, Baleares, canarias, Extremadura, Murica, Navarra, País Vasco y Madrid. Funciona con un pago al sector privado por capitación para la atención general y por tarifa pactada para la atención especial (traumatismos y malformaciones) y el usuario elige libremente entre la prestación pública o la privada concertada.

Se cubre con él, con todo, a diferentes franjas de edades y colectivos. En Andalucía, por ejemplo, se cubre de 6 a 15 años, como en Baleares, Extremadura y Navarra, mientras que en Aragón y Madrid se cubre de 6 a 16; en Canarias de 6 a 14 años, en Murcia sólo de 6 a 8 y en el País Vasco de 7 a 15 años.

Faltan dentistas en la red de atención primaria

Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, explica al respecto que “la salud oral sigue siendo la gran olvidada del SNS y desde el Consejo General de Dentistas pedimos que se amplíen las prestaciones de salud bucodental, especialmente para tres grupos de población: niños, adultos mayores y personas con discapacidad.

Pero para que esto sea posible es imprescindible que se amplíe la plantilla de dentistas que trabajan en Atención Primaria, las plazas públicas actuales son insuficientes. Además, se necesita más personal auxiliar y la modernización de las instalaciones y de la tecnología para poder ofrecer al paciente una buena calidad asistencial”.

En su opinión, a pesar de los grandes avances que se han producido con respecto a la salud bucodental de la población infantil a través de la implantación progresiva de los PADI, todavía queda mucho por hacer para conseguir la equidad entre todas las comunidades autónomas. Debería establecerse un Servicio Dental Comunitario que pudiese coordinar las acciones a nivel nacional, respetando las transferencias autonómicas a la vez que incorporando medidas que disminuyan las grandes diferencias interterritoriales”.

The post Un 6% de la población reconoce no lavarse los dientes nunca o casi nunca appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Más cerca de la vacuna española contra la tuberculosis

La tuberculosis es la enfermedad transmisible que más víctimas provoca en todo el mundo. De los casi 10 millones de personas que se infectan cada año, resulta mortal para más de 1,5 millones. Existe una vacuna, el bacilo de Calmette-Guérin (BCG), eficaz en la prevención contra las variedades más graves en niños, pero que no resulta tan efectiva en los casos de tuberculosis pulmonar en adolescentes y adultos, la forma más común de esta patología. Además, la aparición de nuevas variedades resistentes a los antibióticos añade una presión suplementaria para encontrar nuevas formas de tratamiento contra esta enfermedad.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Zaragoza lleva décadas trabajando en el desarrollo de la nueva vacuna (MTBVAC), con la que han obtenido unos resultados “esperanzadores” en todos los ensayos clínicos llevados a cabo hasta ahora. En uno de ellos, realizada en 2015 en Sudáfrica -donde la tuberculosis es endémica-, esta vacuna demostró ser capaz de provocar respuestas inmunes más robustas y duraderas que la BCG, en dosis similares. Los detalles se publican este martes en la edición online de The Lancet Respiratory Medicine.

Candidata prometedora frente a la tuberculosis

Sus creadores señalan que se trata de una de las candidatas más prometedoras para convertirse en la nueva vacuna mundial contra la enfermedad, ya que es la única derivada de una cepa viva -aunque atenuada- de Mycobacterium tuberculosis (la BCG proviene de la Mycobacterium bovis, originada en las vacas). La MTBVAC se ha elaborado a partir de una variedad aislada en un paciente humano a la que, a través de técnicas de ingeniería genética, se le eliminaron ciertos genes para acabar con su virulencia. Los investigadores obtuvieron así una bacteria viva, inofensiva, pero capaz de estimular el sistema inmunitario para detener la enfermedad.

Además, al ser más parecida al patógeno humano, tiene un repertorio mucho más amplio de antígenos, las sustancias capaces de provocar la liberación de anticuerpos. “Pensamos que nuestra vacuna va a proteger mejor contra las formas respiratorias de la enfermedad, porque contiene más de 400 antígenos ausentes en el BCG que son reconocidos por el sistema inmunitario”, explica Carlos Martín, coordinador principal del grupo de investigación Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza.

Inmunidad a largo plazo

Los primeros ensayos clínicos con MTBVAC comenzaron en 2013 en Suiza. Una vez confirmada su seguridad, en septiembre de 2015, se pasó a una nueva etapa (la fase 1b) con las primeras pruebas en 36 recién nacidos en Sudáfrica para estudiar la respuesta a los antígenos de la nueva vacuna en la que será su población objetivo. Los resultados de este trabajo de campo, que se publican ahora, fueron analizados por primera vez en enero del año pasado y avalaron el paso a la fase 2, que ya ha puesto en marcha en Sudáfrica.

Bacilo de la tuberculosis.

Bacilo de la tuberculosis.

En esta nueva etapa se busca determinar un punto de equilibrio en su dosificación, que proteja de la infección pero mantenga los efectos secundarios a niveles mínimos. “Si los resultados se confirman, nos gustaría pasar a la última fase en 2020, en la que la vacuna ya se pone prueba con poblaciones de miles de personas”, explica Martín, “justo cuando se cumplan 100 años de la aparición de la vacuna del BCG”.

El objetivo de los investigadores españoles, en colaboración con la biofarmacéutica gallega Biofabri, es que MTBVAC se desarrolle como una vacuna preventiva para los recién nacidos, además de un refuerzo para adolescentes y adultos previamente inoculados con el BCG al nacer. “El siguiente paso es demostrar la eficacia del MTBVAC”, afirma Martín. “Cuanto antes podamos mostrar su efectividad en nuevos ensayos, antes podrá ayudarnos a salvar millones de vidas”.

The post Más cerca de la vacuna española contra la tuberculosis appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

La dieta mediterránea en el embarazo reduce la ganancia de peso y la diabetes gestacional

Aunque la dieta mediterránea durante el embarazo no parece disminuir el riesgo de complicaciones maternas y fetales, sí ayuda a reducir la ganancia de peso y el riesgo de diabtes gestacional, según un estudio liderado por Shakila Thangaratinam de la Universidad Queen Mary, de Londres, que se publica en PLOS Medicine.

El objetivo del trabajo ha sido, según ha explicado a DM Maira Bes, del Ciberobn, y la única autora española de la investigación, “valorar si una intervención para aumentar la adhesión a un patrón de dieta mediterránea en mujeres embarazadas de Londres disminuye el riesgo de complicaciones maternas y del feto durante el embarazo”.

Mejorar la adhesión a la dieta mediterránea

Para realizar el estudio Esteem, los investigadores asignaron de forma aleatoria a 1.252 mujeres embarazadas con alto riesgo metabólico -obesidad, hipertrigliceridemia o hipertensión- bien a un grupo control que siguió el consejo dietético pautado por las guías del Reino Unido o bien al grupo de intervención. Estas mujeres realizaron “una entrevista individual con una dietista para aumentar la adhesión a la dieta mediterránea en las semanas 18, 20 y 28 de embarazo. También se les proporcionó 30 g de frutos secos al día (nueces, avellanas y almendras) y 0,5 litros a la semana de aceite de oliva”, ha añadido Bes.

Los resultados muestran que se aumentó la adhesión a la dieta mediterránea en el grupo de intervencion. Además, “aquellas mujeres que siguieron la dieta mediterránea de media ganaron 1,25 kg menos -una media de 6,8 kilogramos frente a 8,3 en el grupo control- y presentaron un 35% menos de riesgo de desarrollar diabetes gestacional”, ha apuntado Bes.

Los autores del trabajo señalan que “los estudios futuros deberían evaluar el efecto del feto a la dieta mediterránea, en especial de las nueces y el aceite de oliva, así como el impacto sobre la obesidad, alergias y asma de la infancia y en el riesgo futuro de diabetes tipo 2 de la madre”.De hecho, según Bes, el siguiente paso a partir de ahora es realizar un seguimiento de las mujeres y valorar la salud posparto de las mujeres y de sus hijos.

Adhesión a la dieta mediterránea antes de la gestación

Para ampliar el trabajo y conocer la influencia de la dieta mediterránea sobre otros factores de riesgo cardiovascular, Bes ha apuntado que sería necesario realizar una intervención similar pero con una muestra mayor. “Quizás cambiar el patrón dietético a las 18 semanas de embarazo es un poco tarde y tendría más efecto protector seguir un patrón dietético saludable antes del embarazo, en el momento de la fecundación y durante las primeras semanas de embarazo“.

Asimismo, los resultados obtenidos en el estudio Esteem son consistentes en cierta medida con los resultados obtenidos por la cohorte SUN, de la Universidad de Navarra. Ya en 2017 el Proyecto SUN publicó en British Journal of Nutrition un estudio, dirigido por Mikel Donazar-Ezcurra, y en el que participó Bes, en el que constataba que las mujeres que en la época pregestacional tenían una dieta rica en carne roja, embutidos, patatas, bollería, ultraprocesados, refrescos y dulces presentaban un 50 por ciento más de riesgo de diabetes gestacional.

Por el contrario, en 2019 otro trabajo de la cohorte SUN, dirigido por el mismo autor, y pendiente de publicación, establece que una mayor adhesión a un patrón dietético específico para disminuir el riesgo de diabetes antes del embarazo, con un consumo elevado de verduras, frutas, fibra, cereales integrales, frutos secos, café, lácteos desnatados y ácidos grasos poliinsaturados y poco consumo de carne roja, embutidos y refrescos, e asocia con un 50% menos de riesgo de desarrollar diabetes gestacional”, ha concluido Bes.

The post La dieta mediterránea en el embarazo reduce la ganancia de peso y la diabetes gestacional appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Un mayor acceso a la comida rápida se asocia con más incidencia de infartos

Las áreas que cuentan con un número mayor de establecimientos de comida rápida tamién registran más infartos agudos de miocardio, según un estudio presentado en el 67 Congreso Anual de la Sociedad de Cardiología de Australia y Nueva Zelanda (Csanz2019), que se ha celebrado en Adelaida, Australia.

El estudio, dirigido por Tarunpreet Saluja, de la Universidad de Newcastle, en Callaghan, Australia, señala que por cada establecimiento adicional se producían cuatro infartos más anuales por cada 100.000 personas. “Los resultados del trabajo se mostraron consistentes tanto en las zonas metropolitanas como rurales de Nueva Gales del Sur tras ajustar por edad, obesidad, colesterol, hipertensión, tabaquismo y diabetes. Además, resaltan la importancia del entorno en la salud”. Aunque es bien conocido que la comida basura se asocia con un “mayor riesgo de infarto, lo cierto es que es que este tipo de establecimientos continúan proliferando y sigue aumentando el consumo de este tipo de alimentación, por lo que es necesario analizar la relación de su disponibilidad con el riesgo de ataque cardíaco”, ha explicado Saluja.

El trabajo, de tipo retrospectivo, incluyó a 3.070 pacientes ingresados en el hospital tras sufrir un infarto entre 2011 y 2013 así como datos sobre sus códigos postales, lo que permitió analizar sus vecindarios y la presencia de restaurantes comida rápida.

Densidad de establecimientos frente a infartos

Para realizar el trabajo, los investigadores tuvieron en cuenta el número total de establecimientos de comida rápida en cada área local y la compararon con otras zonas para analizar la asociación entre la densidad de restaurantes y la incidencia de infartos. “Estudios previos ya habían mostrado que el pobre valor nutricional de la comida rápida, así como su alto contenido en grasas saturadas y sal se asocian con la patología cardiaca; sin embargo, todavía no se ha estudiado lo suficiente el papel que tiene la accesibilidad a este tipo de alimentación”, ha añadido Saluja.

En esta línea Saluja ha añadido que la presencia generalizada de la comida rápida es un asunto importante a tener en cuenta en el desarrollo de áreas rurales y metropolitanas. “Su asociación con peores resultados en salud hacen necesario centrarse en este tema en estrategias de salud pública y legislación. De ahí que las guías de la Sociedad Europea de Cardiología incluyan la regulación de la densidad de los restaurantes de comida rápida en las poblaciones”.

Según ha añadido Tom Marwick, presidente del programa científico del Csanz2019, la importancia de este trabajo radica en que documenta la asociación entre la comida rápida y los eventos cardiacos, independientemente de los factores de riesgo. “Será crucial analizar si esta asociación es independiente de los determinantes sociales de la patología. No obstante, los resultados son un recordatorio de que los principales causantes de la patología cardiovascular podrían ser modificados si se realizan cambios en las políticas”.

En esta misma línea Jeroen Bax, expresidente de la Sociedad Europea de Cardiología, ha añadido que “abordar la patología cardiaca requiere responsabilidad individual pero también acciones a nivel poblacional. Este estudio muestra el impacto del entorno alimentario en la salud. Además de regular la localización y la densidad de los establecimientos de comida rápida, las áreas locales deberían asegurar el acceso a supermercados con alimentos saludables.

The post Un mayor acceso a la comida rápida se asocia con más incidencia de infartos appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Por qué aparecen puntos rojos similares a los lunares

En contra de los que se puede llegar a pensar, los puntos rojos que aparecen en la piel no son lunares. “Se trata de pequeñas dilataciones capilares llamadas angiomas y son conocidos popularmente como puntos rubí. Son pequeñas manchitas vasculares sobreelevadas en la piel que nada tienen que ver con los lunares, los cuales son acúmulos del pigmento principal de la piel, la melanina”, describe a Correo Farmacéutico Concetta D’Alessandro, dermatóloga del Instituto de Dermatología Integral (IDEI).

La aparición de estos puntos rubí está directamente relacionada con el envejecimiento de la piel y la herencia genética; de hecho, no se puede hacer nada para prevenirlos. La sobreexposición solar o la exposición al sol sin utilizar fotoprotección también pueden suponer un factor de riesgo, ya que el sol es, tras el paso del tiempo, el principal causante del envejecimiento cutáneo. Hablamos del  fotoenvejecimiento.

“Los puntos rojos en la piel tienen una naturaleza totalmente benigna, ya que no dejan de ser una pequeña lesión vascular, por lo que no traen consigo un riesgo para la salud”, aclara D’Alessandro.  Sin embargo, puntualiza la experta, sí que pueden suponer un problema estético si se tienen muchos, son grandes o aparecen en zonas muy visibles, como el rostro.

¿A partir de qué edad pueden aparecer?

Al estar relacionados con el envejecimiento de la piel, los puntos rubí suelen empezar a aparecer a partir de los 40 años. No obstante, hay personas con un alto componente hereditario en las que pueden salir antes, entre los 20 y los 30 años, para ir apareciendo cada vez más con el paso del tiempo.

¿En qué zonas del cuerpo suelen salir más? ¿También en la cara?

Los puntos rojos principalmente aparecen en la zona del tronco y en las extremidades superiores, aunque pueden surgir en cualquier parte del cuerpo. También pueden desarrollarse en la cara, siendo estos los que suponen el mayor problema estético para los pacientes.

¿Hay que vigilarlos?

“Aunque son lesiones benignas, siempre es recomendable que sean revisados por un dermatólogo. Y en especial si notamos que pican, sangran o crecen mucho, para detectar y descartar cualquier signo de malignidad. Pero, en principio, solo implican un problema estético”, destaca D’Alessandro.

¿Se pueden eliminar?

La dermatóloga explica que los puntos rubí se pueden eliminar, además, con la garantía de que los que se quitan no vuelven a aparecer. “El mejor tratamiento para eliminarlos son los láseres vasculares, como el PDL o el KTP, que permiten quitar muchos en una misma sesión, garantizando que no quedan marcas ni cicatrices asociadas al tratamiento. Además, el paciente puede incorporarse a su rutina el mismo día en que se realiza la terapia”.

The post Por qué aparecen puntos rojos similares a los lunares appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría