Inspecciones: mejor colaborar con el inspector y luego recurrir

Desde el punto de vista de las inspecciones sanitarias y laborales, el titular tiene la obligación de colaborar siempre con el inspector, que ha debido identificarse previamente. “Impedir o retrasar su actuación es un hecho sancionable”, explica a CF Rosa Gómez, socia fundadora de Gómez Córdoba.

Una de las facultades que tienen los inspectores de Trabajo, por ejemplo, “es la de entrar libremente en cualquier momento y sin previo aviso, así como a permanecer en el centro el tiempo que requieran”, apunta Eva Mª Illera, responsable del Departamento Laboral de Asefarma.

En estos casos, además, el titular está obligado a declarar ante el funcionario actuante sobre cuestiones que afecten a las comprobaciones inspectoras, “así como facilitarles la documentación necesaria para desarrollar sus funciones”, indica Nicolás Toro, socio de TSL Consultores.

El inspector, al llegar a la botica, siempre tiene que identificarse

En el caso de obstrucción, el titular podría tener una sanción muy grave por lo dispuesto en el artículo 50 del Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto, “por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social, con una sanción de 6.250 euros”, aseguran desde TSL.

La situación, sin embargo, varía sustancialmente en el caso de las inspecciones fiscales: “Es posible negar el acceso al inspector salvo que nos encontremos con una orden judicial. En el supuesto de llegar a las instalaciones con una autorización escrita del Delegado Especial de la AEAT nos podemos negar a la entrada, pero esta negativa podría calificarse como obstrucción o resistencia a la actuación inspectora, que está tipificada como infracción. También podría constituir causa de aplicación del régimen de estimación indirecta de bases”, indica Alejandro Briales, director general de Asefarma y responsable del Departamento Fiscal. Añade que, a pesar de que no existen farmacias tipo objeto de inspección en el ámbito fiscal, “si una oficina ha sido inspeccionada dando lugar a la firma de un acta a pagar, tiene más posibilidades de volver a ser inspeccionada”.

Una oficina ya inspeccionada y con un acta a pagar, es susceptible de que

vuelva la Inspección

También es importante conocer que si no está presente el titular, tiene que atender a la Inspección el encargado. “Una excepción a esta regla establece un plazo de 10 días para que el obligado tributario comparezca en las oficinas de la Agencia Tributaria”, recuerda Estíbaliz Sánchez Marcén, del Departamento de Fiscal de Orbaneja Abogados.

Cuándo recurrir

El criterio del inspector es determinante a la hora de sancionar. “Lo que unos consideran infracciones graves otros las califican como leves, con la sustancial diferencia en el montante económico que ello implica. Por ello, aconsejamos que siempre se hagan alegaciones al finalizar el acta de inspección, que deben tenerse en cuenta a la hora de establecer su grado”, dice Gómez.

En las infracciones tributarias, desde TSL Consultores recomiendan tener en cuenta cada caso. “Si tenemos altas probabilidades de perder el recurso no recomendamos recurrir, ya que perderíamos la reducción por conformidad, que supone el 30%”.

The post Inspecciones: mejor colaborar con el inspector y luego recurrir appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

El ejercicio físico en niños con cáncer es cardioprotector

Un estudio ha demostrado los beneficios de seguir un programa de entrenamiento físico intrahospitalario durante el tratamiento en niños con cáncer con datos que se mantienen al año de finalizar la intervención. Esta es una de las conclusiones fundamentales de un estudio llevado a cabo por un equipo de la Universidad Europea de Madrid, en colaboración con el Hospital Universitario Infantil Niño Jesús, y que ha sido galardonado con el Premio Nacional de Investigación en Medicina de Deporte Liberbank.

Las conclusiones han puesto de manifiesto que un programa supervisado de ejercicio físico combinado de fuerza y resistencia es seguro, tiene efecto cardioprotector, no aumenta el riesgo de mortalidad ni de recaída de la enfermedad, y reduce el tiempo de hospitalización, lo que además, como otro beneficio añadido, redunda en menos costes hospitalarios.

Se han observado beneficios en la función cardiovascular, con mejor fracción de eyección y de acortamiento en el grupo que realizaba ejercicio

El estudio forma parte de una línea de investigación iniciada en 2013 por Alejandro Lucía, catedrático de Fisiología del Ejercicio en la Universidad Europea de Madrid, y seguida por su equipo con el objetivo de comprobar los efectos de incluir un programa de ejercicio aeróbico y de fuerza durante el tratamiento neoadyuvante en pacientes pediátricos con tumores sólidos y la quimioterapia intensiva en niños con leucemia.

Comprobar efectos del ejercicio físico

Para comprobar los efectos del ejercicio físico se monitorizó la supervivencia, riesgo de recaída y aparición de metástasis, se midieron niveles antropométricos, como el índice de masa corporal, además de variables sanguíneas, como recuento de leucocitos y plaquetas, así como medición de hemoglobina y glucosa, y se monitorizó la función cardiovascular con control de la función sistólica del ventrículo izquierdo, a través de la medición de la fracción de eyección y la fracción de acortamiento mediante ecocardiografía.

En el programa se incluyeron 169 pacientes de entre 4 y 18 años, de los cuales 68 fueron incluidos en el programa de ejercicio y 101 en el de control, según explica a Javier Salvador Morales, uno de los autores del estudio.

Sesiones de ejercicio aeróbico y de fuerza

El programa de ejercicio físico consistió en la realización de dos o tres sesiones a la semana de entrenamiento supervisado, incluyendo ejercicio aeróbico y de fuerza, con una duración de entre 60 y 70 minutos cada sesión.
El entrenamiento se mantuvo durante una media de 19 semanas en las que se prolongó el tratamiento en el caso de la pauta para tumores sólidos y de 28 en los pacientes con leucemia.

Al término del mismo no se vieron diferencias en cuanto a supervivencia, aparición de metástasis o riesgo de recaída y sí una disminución en los días de hospitalización, “que se traduce en un 17% de ahorro de costes hospitalarios”, indica Morales.

Además, se han visto beneficios importantes en cuanto a la función cardiovascular, “con mejor fracción de eyección y de acortamiento en los niños que seguían el programa de entrenamiento frente al grupo control, en el que la función sistólica del ventrículo izquierdo había empeorado a la finalización del tratamiento mientras que en los que realizaban ejercicio físico se mantenía estable, y estos valores se replicaron al año de finalizada la intervención”.

Efecto mantenido del ejercicio

Una de las principales observaciones del seguimiento realizado por los investigadores es que se demuestra el efecto o función cardioprotectora del ejercicio físico en niños con cáncer, “beneficios que se mantienen, al menos, un año después de finalizada la intervención, sin que hayamos registrado ningún efecto secundario adverso al entrenamiento, lo que también es un hecho destacable y muy positivo para los pacientes que siguen estos programas”.

La acción de la actividad física se mantiene en el tiempo, por lo que se valora la inclusión del entrenamiento en el abordaje global

Los autores del estudio señalan que sus datos sugieren y apuntan a la conveniencia de que se valore la inclusión de este tipo de programas de entrenamiento en las pautas de abordaje del cáncer infantil en los hospitales, dados los beneficios que del mismo se derivan, “aun reconociendo las dificultades para su implantación, relacionadas, sobre todo, con la disposición de espacios adecuados y con la implicación del personal sanitario”.

The post El ejercicio físico en niños con cáncer es cardioprotector appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Cofares colabora en el máster de Ortopedia en la Universidad de Castilla-La Mancha

La Facultad de Farmacia de la Universidad de Castilla-La Mancha, junto al Grupo Cofares, ha puesto en marcha la segunda edición del Máster Universitario de Ortopedia, que está dirigido a farmacéuticos y profesionales de la salud que quieran formarse en una de las especialidades que, según la cooperativa, tiene más futuro en el ámbito de las ciencias de la salud: la ortopedia.

El curso dotará a los profesionales de farmacia y otros ámbitos sanitarios de conocimientos y habilidades prácticas sobre anatomía, biomecánica y tratamientos ortoprotésicos, entre otros.

Modalidad semiprescial

 Este título propio de la Universidad de Castilla-La Mancha se celebrará en modalidad semipresencial, en la Facultad de Farmacia de Albacete, de octubre de 2019 a junio de 2020. El plazo de matriculación finaliza el 30 de septiembre.

El programa formativo, incluye contenidos en anatomía, biomecánica y tratamientos ortoprotésicos asociados a cada patología, además de formación eminentemente práctica aplicada al tratamiento de las patologías más frecuentes asociadas al envejecimiento de la población y a la aparición de nuevos estilos de vida más activos. Asimismo, se llevarán a cabo talleres de fabricación, adaptación en plantillas, ortesis y productos de apoyo. Y, además, como novedad en esta segunda edición, los alumnos realizarán prácticas en ortopedia técnica de modo que podrán completar sus formación atendiendo casos prácticos reales.

Esta nueva colaboración confirma, una vez más, el compromiso del grupo Cofares con la formación. Siempre teniendo como objetivo ofrecer a farmacéuticos y profesionales sanitarios todas las herramientas disponibles, así como ampliar, consolidar y continuar con su formación para dar a los pacientes el mejor servicio posible a los usuarios.

The post Cofares colabora en el máster de Ortopedia en la Universidad de Castilla-La Mancha appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Sin supervisión, los ‘quemagrasas’ son nocivos para la salud

Té verde, L-carnitina, cafeína, ajo, pimiento, frambruesa, alcachofas… Estos son sólo algunas de las sustancias ‘quemagrasas’ que, supuestamente, ayudarían a quemar el exceso de grasa del cuerpo sin necesidad de mover un músculo ni hartarse a ensaladas. ¿Realmente funcionan?

“Los quemagrasas se conocen popularmente como aquellos compuestos, o en ocasiones suplementos dietéticos, que teóricamente favorecen el aumento de la termogénesis y, en definitiva, nuestro gasto energético y pérdida de peso”, explica a CF Clotilde Vázquez, jefa del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz (FJD) y directora del Instituto de la Obesidad y el Sobrepeso.

Están contraindicados para pacientes con problemas cardiacos, circulatorios, de tiroides y mentales

En el mercado existe una gran variedad de quemagrasas, que están compuestos por diferentes sustancias como la cafeína o el guaraná, pero estos suplementos no están avalados por la Agencia Española del Medicamento (Aemps) como tratamientos para el sobrepeso y la obesidad”, asegura la especialista.
Incluso la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) establece “que no se puede establecer una relación de causalidad entre su consumo y una reducción de más grasa en muchos de estos principios”, añade la endocrina.

La cafeína, en altas dosis, puede aumentar el ritmo cardiaco y la tensión arterial

Dentro de estos complementos nutricionales también están los laxantes y diuréticos, como el hinojo, el diente de león o la garcinia cambogia. “Realmente no queman la grasa ni tienen evidencia científica, aunque pueden ser coadyuvantes a una dieta equilibrada y actividad física para bajar de peso”, recomienda Mª Carmen Lozano Esteban, vocal de Alimentación y Nutrición del COF de Madrid.

Cuidado en altas dosis con los ‘quemagrasas’

El consumo de grandes cantidades de algunos de estos suplementos alimenticios puede ser perjudicial para la salud. “Altas dosis de cafeína, por ejemplo, pueden aumentar nuestro ritmo cardiaco y tensión arterial”, alerta Vázquez.
Además, estos suplementos nutricionales a base de plantas medicinales deberían dispensarse siempre en oficinas de farmacia, bajo la supervisión y consejo del farmacéutico, y también del médico.

Realmente no queman la grasa, pero pueden ser coadyuvantes a una dieta equilibrada

“La venta de estos productos en otros establecimientos, como herbolarios o grandes almacenes, conlleva peligros. Es importante que un experto explique al paciente si puede tomarlos y en qué circunstancias para evitar consecuencias negativas, sobre todo en personas con problemas mentales, cardíacos, circulatorios o de tiroides. Así, por ejemplo, el té verde estaría contraindicado para pacientes con hipertensión, la cafeína para aquéllos con taquicardia, y el fucus -un tipo de alga marina- para los que tienen problemas de tiroides”, aconseja Lozano Esteban.

Los conceptos claros

El consumo de energía depende fundamentalmente de tres factores: el gasto energético basal (supone el 60% del consumo energético total en las actividades inherentes a la vida), el gasto debido a la actividad física (es muy variable, pudiendo suponer el 10% en personas muy sedentarias o bien hasta el 30% o más en individuos muy activos), y el efecto termogénico de los alimentos. “Se trata del gasto energético derivado de la digestión, absorción, metabolización de los alimentos presentes, síntesis y almacenamiento de moléculas. Se estima que supone el 10% del gasto energético total”, explica la jefa del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la FJD. Añade que los hidratos de carbono y las proteínas tienen un mayor efecto termogénico que las grasas, “de manera que la composición de la dieta es muy importante”, concluye.

Medicamentos con ‘efecto termogénico’

Hay principios activos que ayudan a perder grasa y que forman parte de fármacos con evidencia científica y avalados por la Aemps. “Es el caso de Orlistat, Liraglutida y Mysimba, que en ningún caso forman parte de las sustancias denominadas quemagrasas”, dice Vázquez. Añade que deben ser indicados y supervisados por profesionales sanitarios y cada uno tiene un mecanismo de acción diferente para abordar el sobrepeso y la obesidad.

“Hay que recordar que la obesidad es una enfermedad multifactorial y que requiere un enfoque multidisciplinar. Por ello, se deben evitar los tratamientos que invitan a perder peso sin modificar los hábitos de vida y que asocian compuestos no avalados por las sociedades científicas y agencias para tal fin”, aclara.

The post Sin supervisión, los ‘quemagrasas’ son nocivos para la salud appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Eludir las sanciones pasa por fijar rutinas adecuadas de chequeo

Las empresas españolas están bajo la lupa de las inspecciones laborales, fiscales y, en el caso de las boticas, también sanitarias. De hecho, la Inspección de Trabajo comunicó el pasado agosto que tiene previsto enviar comunicaciones disuasorias a empresas con posibles situaciones de fraude en materia de contratación temporal y a tiempo parcial (puede detectar contratos temporales cuya duración excede de la máxima legal, por ejemplo) para que regularicen la situación.

“Las inspecciones en el ámbito laboral se centran especialmente en fiscalizar las altas de los empleados, a fin de asegurar que no se encuentren trabajadores prestando servicios sin que la empresa haya tramitado el alta correspondiente en la Seguridad Social. También comprueba que han sido ingresadas las cantidades correspondientes a las cotizaciones de los empleados”, explica Eva Mª Illera, responsable del Departamento Laboral de Asefarma.

Las inspecciones pueden llegar como consecuencia de una denuncia,

sobre todo de trabajadores

Añade que con la entrada en vigor de la obligatoriedad de registro horario, suele solicitarse el justificante de tales registros. De hecho, “hay informaciones recientes que apuntan a un incremento de la plantilla para aumentar el número de inspecciones de este tipo”, dice Rosa Gómez, socia fundadora de Gómez Córdoba. Durante este trámite, además, es importante que el titular se encuentre al día en prevención de riesgos laborales, “ya que tal circunstancia deberá quedar acreditada”, recuerda Illera.

Las inspecciones fiscales también están a la orden del día en botica. Hacienda lleva meses recurriendo a órdenes judiciales y presentándose sin previo aviso, para realizar reconocimientos sorpresa en restaurantes, negocios de compro oro, consultas médicas y oficinas de farmacia. “En las inspecciones fiscales lo que mira con lupa la Agencia Tributaria es que todos los gastos imputados en la cuenta de resultados sean gastos fiscalmente deducibles; es decir, que sean estrictamente necesarios para realizar la actividad y que no exista una doble contabilidad en relación a la venta libre”, señala Alejandro Briales, director general de Asefarma y responsable del Departamento Fiscal.

Un examen a conciencia

Briales añade que cuando un inspector acude con una orden judicial implica recabar y examinar documentos, libros, contabilidad principal y auxiliar, ficheros, facturas, justificantes, correspondencia con trascendencia tributaria, bases de datos informatizadas, programas, registros y archivos informáticos, así como incautación de archivos, facturas, ordenadores… para realizar las actuaciones inspectoras. “También se podrán adoptar medidas cautelares para impedir que desaparezcan, se destruyan o alteren las pruebas determinantes de la existencia o cumplimiento de obligaciones tributarias. Incluso se podrá autorizar la eliminación de obstáculos y el descerrajamiento de puertas, armarios o cajas”, alerta.

En el ámbito fiscal, “las inspecciones pueden llegar como consecuencia de una denuncia -sobre todo de trabajadores-, de la presentación de datos incongruentes o por campañas de la Agencia Tributaria”, señala Nicolás Toro, socio de TSL Consultores. En algunos casos, se produce una inspección “cuando algún cliente o proveedor está inmerso en un procedimiento de inspección y le llega de rebote a la botica”, indica Estíbaliz Sánchez Marcén, del Departamento Fiscal de Orbaneja Abogados.

Las que vienen de Sanidad

Las inspecciones sanitarias por las que un inspector acude a una botica son frecuentes y suelen estar motivadas por una circunstancia anormal en la farmacia (denuncia de un cliente, compra al proveedor de un determinado medicamento en una cantidad elevada, campañas sanitarias puntuales, etcétera). “Estas inspecciones nunca son aleatorias”, indica Gómez. En estos casos -añade la abogada- el inspector revisará aspectos como si ha habido una modificación del local, la presencia de un farmacéutico en todo momento, o la temperatura y la gestión adecuada de caducidades y estupefacientes, por ejemplo. Las oficinas de nueva apertura, no obstante, suelen tener menos posibilidades de recibir la visita de un inspector, “puesto que deben pasar la inspección con anterioridad para abrir el negocio”, dice Toro.

Asefarma recomienda a sus clientes disponer de una check list con las principales obligaciones y responsabilidades para evitar sanciones indeseadas

Adela Bueno, responsable del Departamento Jurídico en Asefarma, recuerda que en el ámbito sanitario cada autonomía aprueba unos criterios de actuación y un plan integral de inspección de sanidad anual. “Éstas también se pueden llevar a cabo por la denuncia de un tercero (otro compañero, un paciente, otro negocio…) o de una alerta emitida en relación a un hecho puntual y concreto, como puede ser la falsificación de recetas”.

Desde esta asesoría recomiendan a sus clientes disponer de una check list con las principales obligaciones y responsabilidades para evitar sanciones indeseadas: “El control de la temperatura y la conservación de los medicamentos, la cumplimentación del libro recetario, la existencia de bibliografía básica obligatoria, tener a la vista el horario de apertura y la información de las guardias, una adecuada dispensación de fármacos y la conservación y custodia de recetas, entre otros, son cuestiones básicas”, concluye Bueno.

Infracciones que varían si la conducta es dolosa

Para calificar una infracción influyen muchos factores, pero principalmente la existencia de una conducta dolosa o culposa; es decir, que haya conciencia y voluntad de realizar el acto de defraudación fiscal, laboral o sanitaria, o simplemente se esté ante una negligencia radicada en un descuido. “La negligencia, como elemento subjetivo de la infracción, ha de ponerse en relación con las características del obligado tributario (medios personales y materiales)”, asegura Sánchez Marcén. Las infracciones fiscales -según Toro, socio de TSL Consultores- se catalogan en función de la ocultación de datos y el empleo de usos fraudulentos.

En materia laboral, las sanciones están tipificadas como leves, graves o muy graves. “El criterio que puede variar es la graduación en función de la negligencia e intencionalidad del sujeto infractor, fraude o connivencia, incumplimiento de las advertencias previas y requerimientos de la inspección”, indica Toro.

The post Eludir las sanciones pasa por fijar rutinas adecuadas de chequeo appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Farmacia Villar: conjugar tradición y modernidad, una buena fórmula para alcanzar el éxito

Farmacia Villar (La Coruña) empezó su andadura empresarial en 1827 en el número 82 de la calle Real. Tras 192 años de historia anclada en el mismo sitio y seis generaciones de boticarios atendiendo su mostrador, se ha trasladado medio metro al también histórico edificio del número 80 para apostar por una buena accesibilidad (el otro local tenía tres escalones que complicaban el acceso a personas con movilidad reducida), y por una mayor zona de exposición, pero sin perder su aire vintage.

“Se trata de uno de los mayores retos de la historia de nuestra farmacia, que hemos logrado superar con éxito. De hecho, antes de acometer esta transformación, nos encontrábamos en un punto de inflexión en el que tuvimos que decidir si mudarnos o arreglar el antiguo local (mobiliario, distribución, suelos y decoración que habían permanecido prácticamente inalterables durante casi dos siglos), y apostamos por lo primero sin renunciar a la historia y tradición familiar”, asegura a CF Ricardo Villar, titular y sexta generación al frente de esta farmacia gallega.

Se han elegido el azul añil, oro y blanco como los colores corporativos de Farmacia Villar

A pesar de que la antigua oficina tenía 300 metros cuadrados (la nueva tiene alrededor de 150), “tan solo contábamos con un par de mostradores de atención y ninguna zona de exposición, ya que el local era todo rebotica, laboratorio, despachos, salón, almacén, pozo y hasta chimenea”.

Aumento del tique medio un 5%

El balance, según Villar, es muy positivo, y dice que tiene previsto recuperar la inversión acometida en unos 8 o 10 años. “Desde junio, que es cuando se abrieron las puertas del nuevo establecimiento, hemos logrado aumentar la afluencia de público e incrementar el tique medio un 5%”, señala.

Reconoce, además, que ahora la luz es mucho “más natural y cálida” y que se ha conseguido dar mayor visibilidad a ciertos productos y categorías, antes ocultos: “Hemos ampliado -y además ahora se ven- la gama de medicamentos veterinarios, por ejemplo. También estamos incorporando nuevas marcas en Dermofarmacia”.

Necesidad de reinventarse

La transformación de esta farmacia no sólo ha sido estética: “Seguimos especializados en fórmulas magistrales, complementos nutricionales y homeopatía, pero hemos aprovechado el cambio y el traslado para definir el concepto de farmacia que queremos transmitir, crear la estrategia e identidad corporativa y la categorización”, indica. En esta transformación, han contado con la ayuda de FarmaFlow.

El marketing sensorial también ha tenido vital importancia en la remozada Farmacia Villar, que, en opinión de su titular, “tiene que transmitir que es una farmacia nueva con solera antigua”. Para ello, se ha elegido el blanco y el azul añil como colores corporativos, “porque evocan tranquilidad y serenidad, y también el oro para dar toques de luminosidad, calidad y un marchamo de antigüedad”.

El olor en esta botica tampoco es aleatorio y están intentando crear un aroma con esencias, toques mentolados y alcanforados propio de las fórmulas magistrales que se han elaborado durante décadas en el antiguo local: “El objetivo es encontrar un aroma antiguo”, concluye.

Farmacia museo

Con 192 años de historia, Farmacia Villar (La Coruña) se ha trasladado a un local anexo con escaparates protegidos, grandes y asimétricos que han servido para mostrar las joyas de la farmacopea, los muebles y los utensilios más representativos de esta empresa familiar. “En el interior hemos colgado los cuadros de los cinco titulares que han pasado por la botica. Falta el mío, el de la sexta generación”, dice Ricardo Villar, su titular.

The post Farmacia Villar: conjugar tradición y modernidad, una buena fórmula para alcanzar el éxito appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Dermatitis atópica: un tratamiento para cada fase del brote

Prurito, eritema, xerosis, descamación… Estos son algunos de los síntomas de las personas con dermatitis atópica, la enfermedad cutánea crónica más prevalente en la infancia –afecta a un 30% de los niños- y donde no sirve una solución de entrada para todos los afectados por igual. “Si esta alteración de la barrera cutánea no se soluciona, la dermatitis se convierte en una enfermedad inmunológica (Marcha Atópica) y puede complicarse con sinusitis y asma bronquial. Por ello, es muy importante su tratamiento y control desde edades precoces”, explica Gloria Garnacho, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Precisamente por ello, y con motivo del Día Europeo de Sensibilización sobre la Dermatitis Atópica, que se celebrará el14 de septiembre, CF ha querido hacer un repaso a las formulaciones, texturas y cuidados que precisan estos pacientes en función de las características de su piel y la fase (aguda, subaguda y crónica) en la que se encuentre el brote.

“Aunque depende del tipo de lesión y su estado, como norma general se emplean ingredientes emolientes que formen una capa protectora y que aporten lípidos estructurales. Las formulaciones más adecuadas son aceites o emulsiones fluidas, aunque depende del tipo de lesión”, indica Manuel E. García Fernández, vocal de Dermo del COF de Málaga.

Para eludir el rascado, los expertos recomiendan utilizar agua termal en espray

En la fase aguda de la enfermedad -que se caracteriza por la aparición de eccemas con costras, inflamación, exudado, eritema y edema- el paciente siente dolor en su piel, de manera que prefiere texturas fluidas que no exijan tener que tocarle demasiado y sin alcohol. “Solemos utilizar emulsiones y leches fluidas que tienen una capacidad de hidratación menor, pero que son más calmantes y agradables en esta fase, como el aloe vera, rosa de mosqueta, agua termal, extracto de avena rhealba… ”, explica Garnacho. También aconseja productos que mejoran la síntesis de proteínas defectuosas (como la filagrina), la microflora cutánea y la posibilidad de infecciones. “Los extractos antipruriginosos siempre son bienvenidos”, dice la dermatóloga. En la fase subaguda, donde ya no existe exudado ni costras y sólo hay eritema y descamación leve, la experta recomienda cremas que aporten mayor hidratación para la descamación.

“Podemos utilizar concentraciones bajas de urea a un 5-10% o ácido láctico al 10%”. Y en la fase crónica, donde ya no hay eritema, hay mucha descamación y la piel suele ser muy gruesa como respuesta al rascado crónico, lo habitual es emplear bálsamos relipidizantes, ungüentos y pomadas. “Aportar ceramidas y grasas en esta etapa es muy importante y se tolera a la perfección”, dice.

En la fase crónica lo habitual es emplear bálsamos relipidizantes, ungüentos y pomadas

Por su parte, García Fernández indica que no hay que olvidar el baño coloidal con lesiones agudas. “Se debe utilizar en periodos cortos y evitar los emolientes en zonas de brote con tratamiento farmacológico tópico”.
También hay que tener en cuenta que hay que evitar ciertas formulaciones, como la urea. “A dosis bajas es humectante y mejora la hidratación de la piel, pero a dosis altas es queratolítica y hay que tener cuidado para no causar más prurito y descamación. La vitamina C, por su parte, es bastante irritante en este tipo de pieles”, explica la dermatóloga. Por su parte, García Fernández señala que es importante sustituir los geles de baño tensioactivos por limpiadores sin jabón (Syndets).

Cuidados adicionales para la dermatitis atópica

Para el cuidado de estas pieles es necesario vigilar la hidratación, higiene y vestimenta. “Es recomendable evitar los ambientes secos y cambios de temperatura, así como el exceso de sudoración. Además, es preferible usar ropa de algodón o lino y evitar los tejidos sintéticos, y utilizar siempre fotoprotección al aire libre”, añade el vocal colegial.
Las duchas, en opinión de Garnacho, deben ser templadas, cortas (entre 7-10 minutos) y con geles ácidos para preparar la piel para la hidratación y el tratamiento. “Hay que evitar las esponjas y manoplas, secarse sin frotar y aplicar las cremas hidratantes específicas con la piel húmeda”. Añade que hay que tener en cuenta que estas cremas son muy importantes para reparar la barrera alterada y que “se deben utilizar siempre, excepto en los brotes muy agudos, ya que la piel alterada no tolera la hidratación”.

Es aconsejable rehuir los ambientes secos, los cambios de temperatura y el

exceso de sudoración

La dermatóloga recuerda que el tratamiento de los brotes agudos son los corticoides tópicos. “Un truco para aplicar la dosis adecuada es hacerlo a través de la regla fingertip unit, que es la cantidad de corticoide que cabe en la falange distal de un dedo. Los inhibidores de la calcineurina, como tacrólimus y pimecrolimus, son la base del tratamiento de mantenimiento”. Para controlar el picor, Garnacho aconseja evitar el rascado, utilizar agua termal en espray, aplicar una toalla de algodón empapada en agua fría y apretar y soplar con un ventilador de mano.

The post Dermatitis atópica: un tratamiento para cada fase del brote appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría

Implicaciones fiscales al transmitir participaciones de una sociedad civil

El artículo 4 de la Ley del IVA establece que “estarán sujetas al impuesto las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas en el ámbito espacial del impuesto por empresarios o profesionales a título oneroso, con carácter habitual u ocasional, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional, incluso si se efectúan en favor de los socios, asociados, miembros o partícipes de las entidades que las realicen”.

Asimismo, el artículo 5.2 dispone que son actividades empresariales o profesionales “las que impliquen la ordenación por cuenta propia de factores de producción materiales y humanos o de uno de ellos, con el fin de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios. En particular, lo serán las actividades extractivas, de fabricación, comercio y prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras y profesiones liberales y artísticas (…)”.

Condición de empresario a efecto de IVA

Por tanto, las sociedades civiles que realicen la explotación de una botica tendrán la condición de empresarios a efectos del IVA. Asimismo, el artículo 84 de la ley mencionada dice que son sujetos pasivos “las herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades que, careciendo de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptible de imposición, cuando realicen operaciones sujetas al impuesto”.

Por tanto, dado que las actividades empresariales o profesionales a efectos del IVA son realizadas por la sociedad civil y no por la consultante, la transmisión onerosa o gratuita de las participaciones objeto de consulta no estará sujeta a dicho impuesto en la medida en que, según la información facilitada, la consultante no tiene la condición de empresaria o profesional y dichas participaciones no están afectas a patrimonio empresarial o profesional alguno.

The post Implicaciones fiscales al transmitir participaciones de una sociedad civil appeared first on Correo Farmaceutico.

Publicado en Sin categoría