Europa autoriza la comercialización de ‘Lunsumio’, el medicamento para pacientes con linfoma folicular en recaída

Cada año, se calcula que más de 28.000 personas en Europa y alrededor de 100.000 en todo el mundo son diagnosticadas de linfoma folicular (LF), lo que representa uno de cada cinco casos de linfoma no Hodgkin (LNH) y, por tanto, la forma indolente (de crecimiento lento) más común. A pesar de los avances logrados en su tratamiento, el LF se considera a día de hoy una enfermedad incurable y las recaídas son frecuentes, con resultados que empeoran en cada tratamiento consecutivo.

Por todo ello, supone una buena noticia para todos los pacientes la aprobación por parte de la Comisión Europea del primer anticuerpo biespecífico para personas con linfoma folicular. Bautizado como Lunsumio y comercializado por la farmacéutica Roche, el medicamento ya está disponible en el mercado y representa un nuevo tipo de inmunoterapia que es una opción de tratamiento libre de quimioterapia, de duración fija, que podría mejorar los resultados de los pacientes que han recaído o son refractarias a múltiples tratamientos previos.

"Estamos encantados de que Lunsumio sea el primer anticuerpo biespecífico aprobado en Europa para las personas con linfoma folicular en recaída o refractario. Las altas tasas de respuesta de Lunsumio, su disponibilidad en el mercado y su administración inicial en régimen ambulatorio podrían transformar la forma de tratar el linfoma folicular avanzado”, explica el doctor Levi Garraway, director médico y jefe de Desarrollo Global de Productos de Roche.

Por su parte, la doctora Elizabeth Budde, oncóloga hematológica y profesora asociada de City of Hope, afirma que disponer de opciones de tratamiento adicionales para los pacientes con linfoma folicular en las que han fracasado múltiples líneas terapéuticas anteriores “es fundamental para ayudarles a conseguir mejores resultados” y añade que "es emocionante contar con una nueva clase de inmunoterapia como Lunsumio, que ofrece un tratamiento disponible, sin quimioterapia y de duración fija y, además, con gran potencial para proporcionar remisiones duraderas sin necesidad de permanecer en tratamiento continuamente”.

La aprobación de Lunsumio se basa en los resultados positivos del estudio de fase I/II GO29781, en el que el fármaco ha demostrado altas tasas de respuesta completa, que se mantenían en la mayoría de los casos durante al menos 18 meses, y una tolerabilidad favorable en personas con linfoma folicular muy pretratadas. 

“Tras una media de seguimiento de 18,3 meses, la media de la duración de la respuesta entre los respondedores fue de 22,8 meses, la tasa de respuesta completa fue del 60%, la tasa de respuesta objetiva fue del 80%. El acontecimiento adverso más frecuente fue el síndrome de liberación de citoquinas (39%), que generalmente fue de bajo grado, y se resolvió al final del tratamiento. Otros acontecimientos adversos comunes fueron neutropenia, pirexia, hipofosfatemia y cefalea”, señala la farmacéutica. En la actualidad, ya está en marcha un programa de desarrollo con este medicamento, que incluye dos estudios de fase III.

Ana Obregón recuerda a su hijo Aless Lecquio en el que habría sido su 30 cumpleaños: «Compré tu tarta favorita para soplar las velas»

Este jueves 23 de junio de 2022, Aless Lecquio habría cumplido 30 años. El joven falleció el 13 de mayo de 2020 a causa de un cáncer, con tan solo 27 años.

Desde su pérdida, Ana Obregón no ha dejado de recordarlo en ningún momento, ya sea en sus apariciones televisivas, su perfil de Instagram o incluso creando una fundación para ayudar a la gente que padece cáncer, la cual lleva el nombre de su hijo.

En su última publicación de Instagram, Ana subió un vídeo formado por fragmentos e instantáneas con su hijo acompañado de un emotivo texto: "Hace 30 años nació el amor de mi vida. Naciste en la noche más mágica del año, la noche de San Juan, por eso eras/eres la persona más mágica que he conocido en mi vida".

Además, su madre lo ha tenido muy presente comprando la tarta favorita de Aless, que es tradición en este día: "Te he comprado tu tarta favorita de chocolate para que esta noche volvamos a soplar las velas juntos en mi sueño, en el cielo o en la eternidad, donde quiera que estés...".

"Tirada en la parte de atrás de nuestro coche, tapada con una manta, muerta de calor y con las contracciones que cada vez eran más intensas para evitar que nos siguiera la cola de diez vehículos de paparazzi que hacían guardia permanentemente en la puerta de casa. ¡No me iban ni a dejar parir tranquila!", así recordó Ana el nacimiento de su hijo en su autobiografía Así soy yo.

El estrabismo, una condición estigmatizada que en muchos casos puede solucionarse con el tratamiento adecuado

El estrabismo es, aún hoy, una condición muy estigmatizada e incomprendida. Por ello, es importante conocer cómo y por qué se produce, así como las molestias que puede provocar a quien la sufre y de qué manera se puede abordar.

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo es un trastorno en el cual los dos ojos no se alinean en la misma dirección y, por tanto, no pueden enfocar el mismo objeto. Comúnmente, se conoce como bizquera u ojos bizcos.

En esencia, consiste en una descoordinación de los músculos que rodean cada ojo, que en condiciones normales trabajan conjuntamente para que los dos ojos se enfoquen en el mismo punto. Esta descoordinación provoca que el cerebro reciba dos señales diferentes, lo que implica una cierta deficiencia en la capacidad visual. En los niños, es posible incluso que el cerebro se adapte para ignorar la imagen que recibe por parte del ojo más débil, lo que se conoce como ambliopía u ojo vago.

Normalmente, la causa se desconoce; en otras ocasiones, puede relacionarse con condiciones como el Síndrome de Apert, la parálisis cerebral, la rubéola congénita, el hemangioma cerca del ojo, la incontinencia pigmentaria, el síndrome de Prader- Willi o las lesiones cerebrales traumáticas.

En los adultos, por su parte, puede aparecer ligado al botulismo, la diabetes, la enfermedad de Graves, el síndrome de Gillain-Barré, lesiones oculares, la intoxicación por marisco, los accidentes cerebrovasculares o la pérdida de visión por cualquier otra enfermedad.

¿Cuáles son sus síntomas?

Como es lógico, el estrabismo es fácil de detectar, ya que se observa a simple vista. Además, puede conllevar otros síntomas como:

  • Visión doble.
  • Ojos no alineados en la misma dirección.
  • Movimientos oculares descoordinados.
  • Pérdida de visión o de percepción de la profundidad.

¿Cómo se trata?

Hay varias estrategias que a menudo logran acabar con el estrabismo, o en todo caso minimizarlo notablemente. Sin embargo, para que los beneficios se mantengan suele ser necesario abordar igualmente las deficiencias de visión.

El primer paso, por tanto, sería recetar gafas a aquellas personas que las necesiten; si hay ambliopía, igualmente habrá que colocar un parche sobre el ojo bueno, lo que obliga al cerebro a trabajar con el más débil.

En algunos casos puede estar indicado practicar una cirugía de los músculos oculares; sin embargo, como decíamos, si no se corrigen los problemas de visión los beneficios de esta estrategia no suelen ser duraderos.

Logran tratar un cáncer de colon empleando un virus vegetal: eliminó todos los tumores en ratones

Más allá de las tradicionales quimioterapia y radioterapia, la investigación en tratamientos contra el cáncer está transitando derroteros cada vez más innovadores, como son la inmunoterapia, la medicina de precisión o la terapia génica.

Ahora, un estudio realizado por la Universidad de California (Estados Unidos) ha encontrado potencial en un elemento que suena contradictorio, casi a ciencia ficción: un virus de las plantas.

Un virus no dañino para atraer la inmunidad

Tal y como publican en el medio científico Nano Letters, este virus vegetal, llamado virus del mosaico del caupí, se emplearía en combinación con un anticuerpo llamado anti-4-1BB. En este contexto, el primero aumenta la eficacia del último sin hacer ningún daño al paciente.

Así lo han concluido tras probar la terapia de combinación en modelos animales (ratones) con cáncer de colon. En estos sujetos experimentales, el virus atraía a las células inmunes del propio huésped hacia el tumor, mientras que el anticuerpo lograba sortear la inmunosupresión que genera el propio cáncer y que, en condiciones normales, le permite sortear la respuesta inmune del organismo.

De esta forma, el enfoque logró eliminar todos los tumores y evitar su recurrencia, con una supervivencia del 100%. En otros modelos con melanoma en lugar de cáncer de colon, la terapia combinada también mejoró la supervivencia.

Una posible vacuna

Recordando en todo momento que se trata de un experimento llevado a cabo sobre ratones y que por ello el método no tendría que ser necesariamente el mismo en seres humanos, la administración de los agentes terapéuticos se realizó mediante dos inyecciones semanales del anticuerpo y una semanal del virus, todas ellas en la cavidad abdominal.

Cabe señalar también que los investigadores probaron el potencial terapéutico del virus por sí solo, y efectivamente lograba resultados, aunque no tan destacables como la combinación de las dos terapias.

Una de las cosas que destacan los autores del trabajo es que el cuerpo de los ratones adquiría memoria inmunológica tras el tratamiento, y si se implantaban nuevas células cancerígenas era capaz de atacarlas por sí mismo.

Por lo prometedor de los resultados, el equipo planea seguir investigando esta dirección, clarificando entre otras cosas frente a qué tipos de cáncer podría resultar efectivo y si el enfoque podría emplearse como una vacuna frente a esos tumores.

Referencias

Edward C. Koellhoffer and Nicole F. Steinmetz. Cowpea Mosaic Virus and Natural Killer Cell Agonism for In Situ Cancer Vaccination. Nano Letters, 17/06/2022.

Un asesor de la Presidencia de Ucrania asegura que Putin padece cáncer

Aleksei Arestovich, uno de los asesores de la Presidencia de Ucrania, ha asegurado en una entrevista para el portal de noticias Gordon que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, padece cáncer de huesos. "Sé con certeza desde el año 2020 que realmente tiene cáncer, algo así como un sarcoma. Todavía tiene una serie de problemas graves en la columna vertebral y otros órganos", ha dicho Arestovich.

El asesor del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha asegurado que la salud de Putin está "en las manos de los mejores médicos de Rusia", pero ha adelantado que el mandatario ruso podría fallecer de aquí a "un par de años".

En este punto, Arestovich ha mostrado su preocupación sobre quién será el encargado de suceder a Putin en el futuro, y ha incidido en que no solo hay políticos afines al actual presidente ruso, sino que también hay otras personas que consideran que el mandatario es "demasiado blando", como es el caso de Nikolai Patrushev.

Patrushev, quien ocupó la dirección del Servicio Federal de Seguridad -sucesor de la KGB-, actualmente se desempeña como secretario del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia -órgano encargado de la toma de decisiones presidenciales en materia de seguridad nacional- y es considerado como uno de los posibles sustitutos de Putin al frente de la Presidencia rusa.

Junto a Patrushev, Arestovich ha mencionado a otros funcionarios como el ex primer ministro Sergei Kiriyenko, o a oligarcas como el director ejecutivo de Sberbank, Herman Gref. Según el asesor de Zelenski, todos estos nombres abogarían por implementar un sistema político más estricto que el de Putin.

Putin, de casi 70 años y cerca de 20 de ellos como presidente de Rusia, se ha caracterizado por difundir imágenes suyas montando a caballo o de pesca para mostrar su buen estado de forma, si bien es cierto que en los últimos años estas imágenes han ido en disminución a medida que han aumentado las dudas sobre su estado de salud.

Así es como disminuye tu esperanza de vida según el tiempo que pasas sentado

El sedentarismo es uno de los grandes problemas de salud pública de nuestro tiempo; sabemos, por ejemplo, que está íntimamente relacionado con la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte actualmente en el mundo. Sin embargo, la verdadera magnitud de sus efectos sobre la salud de las personas puede ser difícil de cuantificar.

Ahora, un macroestudio llevado a cabo por investigadores adscritos a instituciones sanitarias de todo el mundo sobre una gran cohorte de 100.000 personas, teniendo en cuenta factores como el nivel de ingresos del país de origen ha arrojado luz sobre esta cuestión.

Un riesgo de morir hasta un 20% mayor

Tal y como detallan los autores en un artículo publicado en el medio científico JAMA Network, para evaluar esta cuestión realizaron un seguimiento de los participantes durante diez años, en los que registraron por una parte el tiempo que cada persona pasaba sentada cada día y por otra la evolución médica, con datos como la mortalidad por cualquier causa o la incidencia de eventos cardiovasculares mayores.

Así, hallaron que, como es lógico, las personas que más tiempo pasaban sentadas cada día tendían a provenir de zonas urbanas en países con altos niveles de ingresos, y en la mayoría de casos además solían contar con estudios superiores. Estas personas, además, tenían un riesgo mayor de padecer otras patologías como diabetes, obesidad o depresión.

En cualquier caso, encontraron que las personas que pasaban ocho horas o más sentadas cada día tenían un riesgo un 20% mayor que quienes pasaban cuatro horas o menos de fallecer por cualquier causa en los 10 años de seguimiento. Este riesgo alcanzaba casi el 30% si nos circunscribimos a la mortalidad cardiovascular.

Igualmente, el grupo más sedentario tenía un riesgo aumentado de sufrir eventos cardiovasculares mayores, que llegaba incluso al 49% en el caso específico de la insuficiencia cardíaca.

Un 3% más cada hora

Aún así, este riesgo no es ineludible del todo para las personas que, por trabajo, tengan que pasar ocho horas sentadas todos los días. Y es que el efecto del sedentarismo se veía mitigado en buena medida por la cantidad y la intensidad del ejercicio físico que se practicase en el resto del día.

Tanto es así que, de hecho, el riesgo de fallecer por cualquier causa de estos individuos llegaba a variar entre un 17% y un 50%, en función de si realizaban o no ejercicio vigoroso.

El estudio, en cualquier caso, concluye que existe una relación directa en el sedentarismo y el riesgo de fallecer, y que esa relación es además proporcional (a más tiempo sentado cada día, mayor es el riesgo de fallecer por cualquier motivo en un momento determinado). Además, se acerca a establecer un umbral que defina exactamente qué entendemos por un estilo de vida sedentario.

De esta forma, el riesgo de morir comienza a aumentar a partir de las seis horas sentados cada día, y por cada hora que añadimos a esa cifra se incrementa en nada menos que un 3%.

Referencias

Li S, Lear SA, Rangarajan S, et al. Association of Sitting Time With Mortality and Cardiovascular Events in High-Income, Middle-Income, and Low-Income Countries. JAMA Cardiol. Published online June 15, 2022.

Un nuevo tratamiento mejora el pronóstico de la forma más común de leucemia infantil

La leucemia linfoblástica aguda (ALL, por sus siglas en inglés) es el cáncer que más frecuentemente afecta a los niños. Dentro de esta clase, aquel que emerge de los linfocitos T (T-ALL) tiene un pronóstico claramente peor que el que emerge de los linfocitos B (B-ALL), por lo que es un sujeto recurrente de investigación en busca de nuevos tratamientos.

Terapia coadyuvante

Ahora, un equipo conjunto de investigadores de la Facultad de Medicina y Tecnología Sanitaria de la Universidad de Tampere (Finlandia), el Instituto de Investigación General de Massachussetts (Estados Unidos) y el Instituto de Células Madre de Harvard (Estados Unidos) ha descubierto una combinación de fármacos que ha demostrado ser altamente eficaz frente a esta forma de cáncer.

Se trata, en concreto, de la terapia coadyuvante con dasatinib y temsirolimus, un enfoque que ha mejorado los resultados previos obtenidos por el equipo de Tampere usando sólo dasatinib, ya de por sí prometedores.

Específicamente, la estrategia se probó en peces cebra, en muestras humanas obtenidas de pacientes y en tumores humanos implantados en ratones. Como detalla un artículo publicado en el medio científico Blood, en estos sujetos la combinación de los dos medicamentos logró eliminar cánceres recidivados y resistentes a la dexametasona en un subgrupo de las cohortes empleadas. Con ello, y teniendo en cuenta que la combinación de las sustancias fue bien tolerada, la eficacia mejora la de otras líneas de tratamiento actualmente en uso.

El siguiente paso, señalan los autores, será llevar la experiencia a la práctica en humanos en el contexto de un ensayo clínico con pacientes con enfermedad recidivante o refractaria.

Inhibir las vías de señalización

La terapia pertenece al campo de los llamados tratamientos de precisión, que aprovechan complejos mecanismos celulares implicados en la génesis y el desarrollo del cáncer.

De esta manera, destacan los investigadores, esta combinación de fármacos se sirve de una fuerte dependencia de las células T cancerosas en determinadas rutas de señalización, que la mezcla de dasatinib y temsirolimus logra apagar.

Específicamente, el dasatinib es un inhibidor de la tirosina quinasa y el temsirolimus es un inhibidor de la vía paralela de señalización.

Referencias

Saara Laukkanen, Alexandra Bacquelaine Veloso, Chuan Yan, Laura Oksa, Eric J. Alpert, Daniel Do, Noora Hyvärinen, Karin McCarthy, Abhinav Adhikari, Qiqi Yang, Sowmya Iyer, Sara P. Garcia, Annukka Pello, Tanja Ruokoranta, Sanni Moisio, Sadiksha Adhikari, Jeffrey A. Yoder, Kayleigh Mary Gallagher, Lauren Whelton, James R. Allen, Alexander Hai Jin, Siebe Loontiens, Merja Heinäniemi, Michelle A Kelliher, Caroline A. Heckman, Olli Lohi, David M Langenau; Combination therapies to inhibit LCK tyrosine kinase and mTOR signaling in T-cell Acute Lymphoblastic Leukemia. Blood 2022

Desarrollan un sensor híbrido que ayuda a diagnosticar el cáncer

Lo que llamamos cáncer hace referencia, en realidad, a un conjunto variado y heterogéneo de enfermedades. Por ello, en contra de lo que podríamos pensar, en ocasiones puede ser complicado de diagnosticar y por eso es necesario seguir desarrollando métodos diagnósticos.

Un laboratorio en un chip

En esta línea, un equipo de investigadores adscritos a la Universidad HSE, el Instituto Skoltech, la Universidad MPGU y la Universidad MISIS, todas ellas instituciones rusas, ha desarrollado un sensor nanofluídico y nanofotónico con aplicaciones potenciales en la detección, monitoreo y respuesta al tratamiento en el cáncer.

Según detallan los autores del trabajo en un artículo publicado en la revista científica Optics Letters, concretamente lo que hace el dispositivo, un tipo de 'lab on a chip' (un chip que integra varias funciones de un laboratorio) es medir la cantidad de gases disueltos en un fluido con un gran nivel de precisión.

Con ello, no sólo es capaz de ofrecer un set completo de análisis de sangre, sino que además puede detectar varios biomarcadores del cáncer en un estadio temprano utilizando una cantidad muy pequeña de sangre del paciente.

El aparato no se implanta en la persona, sino que la meta es crear un dispositivo pequeño y portátil que necesite, tan sólo, una pequeña gota de sangre para entregar resultados.

Una de las cosas que puede detectar, por ejemplo, es la presencia de ciertos exosomas relacionados con el cáncer. Un exosoma es una pequeña vesícula producida en el interior de una célula y que contiene ciertas proteínas celulares y cierta cantidad de ADN y ARN, que después es liberada como forma de intercambiar información al espacio extracelular. En el caso de las células cancerosas, estos exosomas poseen algunas particularidades que los convierten en biomarcadores de la enfermedad.

Referencias

Aleksei Kuzin, Vasiliy Chernyshev, Vadim Kovalyuk, Pavel An, Alexander Golikov, Roman Ozhegov, Dmitry Gorin, Nikolay Gippius, and Gregory Goltsman, Hybrid nanophotonic–microfluidic sensor for highly sensitive liquid and gas analyses. Opt. Lett. 47, 2358-2361 (2022)

¿Cuándo les salen las pecas a los niños?

Las pecas son un rasgo físico característico de muchas personas, especialmente en algunas que tienen la piel muy clara o que son pelirrojas. Curiosamente, algo que suelen notar los padres de los niños que las tienen es que no están presentes al nacer, sino que se desarrollan más adelante.

¿Qué son las pecas?

En realidad, las pecas (llamadas, más técnicamente, efélides) son un tipo de pequeñas lesiones benignas. Para que aparezcan, son necesarios dos factores: por un lado, una predisposición genética (por eso se asocian más a los fototipos de piel clara y a las personas pelirrojas) y, por otro, exposición a la luz solar.

Es por esto por lo que no son un rasgo que esté presente en los recién nacidos, que aún no han recibido suficiente exposición a la luz solar, y por lo que suelen aparecer en las zonas de la piel más expuestas al sol, como las mejillas y nariz, los brazos, los hombros, la espalda o el escote.

Igualmente, el hecho de aparezcan como consecuencia de la luz también explica que las personas con pecas tiendan a ir desarrollando más a medida que pasan los años, aunque muchas de las viejas pueden desaparecer especialmente en los períodos menos soleados.

¿A qué edad suelen presentarse?

Normalmente, las pecas aparecen entre la infancia y la adolescencia, y más específicamente en la franja de tiempo que va entre los cinco y los quince años de edad. Suelen alcanzar un pico en torno a los 20 años y disminuir en parte durante la adultez.

Las pecas no son en sí mismas un problema, por lo que no es preciso actuar sobre ellas de ningún modo en concreto. No obstante, sí que es cierto que las personas con predisposición a las pecas suelen ser también muy susceptibles a las quemaduras solares y al cáncer de piel, por lo que se recomienda que tomen precauciones especiales a la hora de exponerse al sol.

Descubren un nuevo método para diagnosticar el alzhéimer de forma precoz

Un equipo de investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) ha encontrado una forma de diagnosticar de forma precoz la enfermedad de Alzheimer con un 98% de eficacia. Según explican en un artículo publicado este lunes en la revista Science, su método se basa en combinar el uso de un escáner del cerebro con maquinaria ampliamente disponible en los hospitales y de la inteligencia artificial. Este nuevo método analítico de datos muestra un "potencial para aumentar la precisión en el diagnóstico del alzhéimer", concluyen los investigadores.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia en el mundo y afecta a la memoria, el pensamiento y el comportamiento de unos 46 millones de personas. Se caracteriza por una atrofia del cerebro y empeoramiento cognitivo progresivo. Durante el desarrollo de esta patología neurodegenerativa, para la que todavía no existe cura, el cerebro se encoge y sus células se mueren.

Los primeros síntomas se corresponden con deterioro de la memoria, dificultad para concentrarse o realizar tareas diarias, confusión respecto a lugares y momentos en el tiempo o problemas en el empleo del lenguaje. Su diagnóstico, sin embargo, puede suponer un reto para los médicos y para ello se emplean pruebas para evaluar el estado mental y exploraciones del cerebro mediante resonancia magnética.

En este estudio, liderado por Eric Aboagye, investigador del Departamento de Cirugía y Cáncer de Imperial College de Londres, se ha logrado desarrollar un método que utiliza datos de imágenes obtenidas con resonancias magnéticas para identificar las diferencias en el cerebro de personas con y sin la enfermedad de Alzheimer, "incluso antes de que ocurra una contracción evidente del cerebro", destacan los autores, que aseguran que esta prueba podría ser usada para diagnosticar de forma temprana y con un 98% de eficacia a pacientes con alzhéimer.

El equipo británico ha logrado desarrollar un modelo predictivo que estudia rasgos del cerebro a partir de resonancias magnéticas. Para cada paciente, se derivó un biomarcador llamado 'vector predictivo de alzhéimer' (ApV) utilizando un operador de selección y contracción mínima absoluta del cerebro en dos etapas. Este biomarcador ha logrado discriminar entre pacientes con y sin patologías relacionadas con el alzhéimer con un 98% de precisión. Esta nueva prueba, aseguran los investigadores, ha demostrado ser más eficaz que otras empleadas hasta el momento, como el estudio de la atrofia del hipocampo o la beta-amiloide en sangre y líquido cefalorraquídeo (otro de los biomarcadores actualmente más utilizados para confirmar un diagnóstico clínico de la enfermedad de Alzheimer).

"Este método no requiere un experto en la materia, sino que utiliza un software ya establecido tanto para la segmentación del cerebro (FreeSurfer) como para el análisis radiómico. El algoritmo calcula características diseñadas manualmente que permiten una fácil interpretación del ApV y facilitan el diagnóstico clínico", reza el artículo.

La radiómica es, tal y como señala la publicación especializa en actualidad oncológica Univadis, "una tecnología que, mediante el uso de la inteligencia artificial, convierte un gran número de imágenes médicas en datos cuantificables".

Más información en breve.