Ana Rosa Quintana reaparece y habla de su estado de salud: «Esto es largo y pesado»

La presentadora Ana Rosa Quintana, que se ha retirado del ojo público tras anunciar que padece un cáncer, ha reaparecido en la entrega de premios de la Antena de Oro y ha mandado un mensaje sobre su estado de salud.

La periodista fue galardonada con ese reconocimiento hace dos años pero, a causa del Covid, no hubo ninguna celebración. Por eso, este año ha querido participar en la gala, aunque haya sido a través de un vídeo grabado en el jardín de su casa.

En primer lugar, ha agradecido el premio que recibió, y también ha querido tranquilizar sobre su estado de salud: "Me siento bien, esto es un poquito largo y creo que será un poquito pesado, pero ojalá siga como hasta ahora".

Para recoger el galardón en su lugar acudió Xelo Montesinos, su amiga y socia en la productora Unicorn Content. La gala de esta 48º edición tuvo lugar este pasado jueves en la galería de cristal del Palacio de Cibeles en Madrid.

¿Qué es la diverticulosis? Estas son sus causas, sus síntomas y su tratamiento

Con la edad, es normal que se vayan produciendo ciertas afecciones gastrointestinales. Una especialmente común es la diverticulosis, que afecta a casi la mitad de las personas de más de 60 años de edad.

¿Qué es la diverticulosis? ¿Cuál es su causa?

La diverticulosis consiste en la formación de unas pequeñas bolsas en el intestino grueso, que reciben el nombre de divertículos. Se trata de un problema común, cuya incidencia aumenta con la edad, hasta, como decíamos, afectar a casi la mitad de los mayores de 60 años. Se trata de un problema leve, pero en determinados casos puede complicarse y causar diverticulitis.

Las causas de este problema no están aún del todo clara, pero se cree que la principal podría estar en una dieta con bajo contenido de fibra. Por ello, es todo un ejemplo de la importancia vital que tiene cuidar nuestra nutrición.

¿Cuáles son sus síntomas?

En la mayoría de los casos la diverticulitis es asintomática, y de hecho se suele detectar accidentalmente cuando se exploran otros problemas (por ejemplo, con una colonoscopia para estudiar un posible cáncer de colon).

Sin embargo, en algunas personas si que puede provocar cólicos, hinchazón abdominal y estreñimiento; también, en situaciones raras puede aparecer sangrado diverticular, potencialmente grave.

La diverticulosis se puede complicar si uno o más divertículos se inflaman o infectan, en cuyo caso recibe el nombre de diverticulitis. Si esto ocurre, el paciente puede experimentar un fuerte dolor abdominal, generalmente (pero no siempre) en el lado izquierdo, y otros signos comunes son fiebre, náuseas, vómitos, escalofríos, cólicos y estreñimiento. En los casos más graves, la diverticulitis puede provocar hemorragia, desgarres u obstrucciones.

¿Cómo se trata?

No existe una cura para la diverticulosis, por lo que el tratamiento se centra en aliviar sus posibles síntomas y en prevenir la diverticulosis. Suele consistir en la adopción de una dieta rica en fibra, conjuntamente con la administración de suplementos de fibra, probióticos y ciertos medicamentos como la mesalazina.

El sangrado diverticular, si no se detiene por sí sólo, puede requerir el tratamiento quirúrgico, en la forma de una resección de colon (extracción de la parte afectada y unión de los dos extremos restantes).

Por su parte, la diverticulitis normalmente se trata con una dieta líquida, reposo y antibióticos orales. Sin embargo, si la condición progresa, puede ser necesaria la hospitalización, el uso de antibióticos intravenosos y la alimentación por vía.

Si se dan complicaciones de la diverticulitis (como abscesos, perforación del colon, peritonitis, fístulas u obstrucciones) pueden ser necesarios diferentes procedimientos quirúrgicos.

¿Qué es la esteatosis hepática? Estos son sus síntomas, sus causas y su tratamiento

El hígado es un órgano especialmente sensible a determinados hábitos de vida, y además tiene la particularidad de que los daños que recibe frecuentemente no producen síntomas hasta que ya están muy avanzados. Una de estas patologías es la enfermedad del hígado graso, o esteatosis hepática.

¿Qué es la esteatosis hepática y cuales son sus causas?

La esteatosis hepática no es otra cosa que la acumulación de grasa en el hígado. Existen dos tipos, en función de su causa: la enfermedad del hígado graso no alcohólico y la que se debe al consumo de alcohol, también llamada esteatosis hepática alcohólica.

Normalmente, la primera de las dos es poco grave y no suele conllevar complicaciones; la segunda, en cambio, puede degenerar en hepatitis alcohólica y cirrosis, ambas condiciones de gran gravedad.

En el caso de la esteatosis hepática no alcohólica, las causas son desconocidas, aunque se sabe que es más común en personas con diabetes de tipo dos, personas con obesidad, de mediana edad o mayores, de ascendencia hispana, con altos niveles de lípidos en sangre (colesterol o triglicéridos), con hipertensión, que usan ciertos medicamentos como los corticoides, que padecen trastornos metabólicos, que pierden peso de forma muy rápida, que padecen ciertas infecciones como la hepatitis C o que han estado expuestos a ciertas toxinas.

Esta forma de esteatosis hepática afecta a casi una de cada 4 personas, y su incidencia va en claro aumento en los países desarrollados.

Por su parte, la esteatosis hepática alcohólica se produce porque, al descomponer el alcohol, el hígado produce una serie de sustancias dañinas. Afecta a personas con un alto consumo de alcohol, especialmente si se sostiene a lo largo de mucho tiempo.

¿Cuáles son sus síntomas?

Por lo general, la esteatosis hepática tiene pocos o ningún síntoma, lo que dificulta su diagnóstico hasta los estados avanzados de la afección. Cuando aparecen molestias, suelen consistir en fatiga y molestias en el lado superior derecho del abdomen.

La forma de identificarla a nivel clínico pasa por un examen físico, un análisis de la historia clínica del paciente y ciertas pruebas específicas como análisis de sangre, toma de imágenes y, en ocasiones, biopsia.

Sus principales complicaciones son, en la enfermedad alcohólica, la degeneración en hepatopatía alcohólica o hepatitis alcohólica y en cirrosis; en la no alcohólica, en cambio, la cirrosis y la fibrosis hepática (esto ocurre en entre el 5 y el 12% de los casos). Estas formas extremas pueden acarrear síntomas como acumulación de líquido en el abdomen, hinchazón de las venas del esófago, confusión, somnolencia, dificultad en el habla, cáncer de hígado e insuficiencia hepática terminal (cese definitivo del funcionamiento del hígado).

¿Cómo se trata?

La primera línea de tratamiento es actuar sobre la causa, ya sea reduciendo el consumo de alcohol o eliminando factores de riesgo como la obesidad. No existen tratamientos farmacológicos, por lo que si la enfermedad continúa progresando la única opción restante puede ser el trasplante de hígado.

Este fármaco demostró ser efectivo contra los primeros signos de Alzheimer

Un anticuerpo monoclonal, el lecanemab, logró eliminar completamente las placas de beta-amiloides en el 80% de los pacientes con enfermedad de Alzheimer temprana, según ha mostrado un ensayo clínico de fase 2 cuyos resultados, citados por Medscape, fueron presentados en la 14th conferencia de ensayos clínicos sobre la enfermedad de Alzheimer.

La importancia de las placas de amiloide

Las placas densas de beta-amiloide, a menudo referidas simplemente como placas de amiloide, son unas acumulaciones de este péptido en el cerebro características del alzhéimer y que se asocian a los síntomas cognitivos clásicos de la enfermedad.

Por ello, son muchas las terapias experimentales que tratan de eliminar estas placas o prevenir su formación, lo que podría paliar los síntomas del alzhéimer o, al menos, ralentizar el deterioro que causan.

En este sentido, el lecanemab es un anticuerpo humanizado de la inmunoglobulina g1 (IgG1) que ataca selectivamente al beta-amiloide.

El diseño del ensayo

Para el ensayo, los investigadores seleccionaron 856 pacientes con deterioro cognitivo leve por el alzhéimer, y de modo aleatorio les proporcionaron un placebo o distintas dosis de lecanemab: 2,5mg por kilo cada dos semanas, 5 mg por kilo al mes, 5mg por kilo cada dos semanas, 10 mg por kilo al mes o 10mg por kilo cada dos semanas.

Tras ello, procedieron a evaluar los progresos con una serie de test que evalúan el deterioro cognitivo de los pacientes, diseñados para ser especialmente sensibles a las primeras etapas del alzhéimer.

Lo que encontraron es que, pasados 18 meses, había un 30% de diferencia en las puntuaciones de estos test de los pacientes tratados con el medicamento frente a quienes habían recibido placebo.

Estos resultados, además, coincidían con la evaluación de las placas de amiloide en el cerebro de los pacientes y con otros biomarcadores del alzhéimer. Por otra parte, se mantienen en el tiempo durante al menos dos años tras el cese del tratamiento.

Por otra parte, entre todas las dosis que se administraron, observaron que la más alta era la más efectiva, ya que era la que mostraba una mayor diferencia en las evaluaciones al compararse con quienes no habían recibido el medicamento.

Los investigadores subrayan, no obstante, que no se trata de una terapia capaz de 'curar' el alzhéimer, sino de una que modifica el curso de la enfermedad, ralentizando su progresión, y que además podría hacerlo de manera duradera.

El Gobierno aprueba el PERTE sanitario para promover la medicina de precisión: «Tratamientos con nombres y apellidos»

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el segundo proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) que financiará en parte con el Fondo de Recuperación de la UE. Si el primero fue para el coche eléctrico, en esta ocasión es de materia sanitaria y contempla la inversión de casi 1.500 millones hasta 2023 para desarrollar en España la "medicina de precisión", con la que espera no solo beneficiar a pacientes que podrán ser tratados de manera personalizada y atendiendo a sus circunstancias particulares, sino también a la industria biotecnológica española, a la creación de riqueza general y de empleos de "alta calidad" que caracterizan a este sector.

"Tratamientos únicos, con nombres y apellidos". Así ha resumido la ministra de Ciencia, Diana Morant, el resultado que debe arrojar la investigación biotecnológica que el Gobierno quiere promover con un PERTE dotado con 1.469 millones, de los cuales 982 serán públicos y provendrán del Fondo de Recuperación de la UE y el resto, del sector privado, en el que quiere animar la I+D+i, que es una de las debilidades empresariales españolas, según la ministra.

A cambio, el plan del Gobierno es que este "proyecto transformador" provoque un retorno de 4.335 millones en la economía. Calcula que se crearán 12.668 empleos, que en este sector son "de alta calidad", ha explicado Morant del PERTE "Salud de Vanguardia", que ya presentó el presidente, Pedro Sánchez, hace unas semanas.

Tratamientos personalizados

Todo esto se quiere conseguir mediante las inversiones en la sanidad, fomentando la investigación para que "cada paciente reciba el tratamiento más efectivo", ha explicado Morant. Se trata de la llamada "medicina de precisión" que tiene en cuenta no solo la situación clínica de la persona enferma sino también sus datos genómicos, sus hábitos de vida, o sus datos socioeconómicos para poder ofrecer la terapia más adaptada. Estos avances podrán aplicarse al tratamiento del cáncer, de enfermedades neurodegenerativas como la ELA o prevalentes como la diabetes.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Morant se ha detenido a un ejemplo de lo que ya se está haciendo y el Gobierno quiere que se siga haciendo con esta inversión, el del doctor Álvaro Urbano y si equipo del Hospital Clínic de Barcelona, que han desarrollado una terapia avanzada frente a la leucemia infoblástica que consiste en extraer las defensas del paciente, modificarlas genéticamente y reintroducirlas. "Son capaces de atacar a las células cancerígenas con una fuerza 100 veces superior", ha resaltado Morant.

Desarrollo industria biotecnológica

La consecuencia esperada de las investigaciones en "medicina de precisión" que el Gobierno quiere promover con este PERTE sanitario es el surgimiento de nuevos fármacos, que, también estén adaptados a cada caso particular. Morant ha defendido que los 1.000 millones de inversión pública y los casi 500 que busca en el sector privado son "para que nadie tenga que gastar miles de euros en un tratamiento avanzado".

La conversión de España en un "líder de terapias avanzadas y fármacos innovadores" es el primero de los cuatro objetivos del PERTE. El segundo es que la investigación se transfiera a la empresa y que los fármacos sean producidos en España, así como, en tercer lugar, desarrollar el Sistema Nacional de Salud "digital", para que sea capaz de analizar todos los datos que generará la innovación clínica. Por último, Morant ha explicado que busca "llevar la transformación digital a la atención diaria, con tecnología para atender a los pacientes" en cualquier lugar.

Así es la casa donde se ha retirado Ana Rosa Quintana: amplias estanterías y una habitación para sus zapatos

Desde que la presentadora Ana Rosa Quintana fuera diagnosticada de cáncer de mama decidió retirarse del ojo público y refugiarse en su casa para tratar la enfermedad y descansar. Aunque ella suele mantener la privacidad de su hogar, a lo largo de los años ha mostrado pequeños rincones del mismo.

La vivienda de la periodista es unifamiliar y cuenta con un amplio jardín vallado para proteger su intimidad. Un muro blanco y una espesa vegetación oculta el interior de las miradas curiosas. Esta zona exterior es una de las favoritas de la conductora de El programa de Ana Rosa, allí celebra comidas y aprovecha para relajarse.

En la segunda planta también posee una amplia terraza que mostró orgullosa en la época del confinamiento. Allí salía a leer y demostró su apoyo a la iniciativa de quedarse en casa al inicio de la pandemia.

Durante las distintas conexiones que hizo desde su hogar, se pudieron apreciar otros detalles de su decoración interior, como la mezcla entre muebles más modernos y otros más clásicos. Una mesa de comedor de cristal combina con sillas de terciopelo y un moderno collage que decora una pared junto a un aparador de madera.

También es llamativa la inmensa estantería que preside su salón y, justo delante de ella, un enorme sofá cheslong. Además, la periodista pone atención a cada pequeño detalle, e incluso su vajilla tiene un significado especial. Por ejemplo, se hizo con unos platos decorados con lunares para recordar la buena acogida que le dieron en Sevilla.

Ana Rosa siempre ha compartido su amor por los zapatos, por lo que no resulta sorprendente que tenga una habitación exclusivamente para su colección de calzado. En una estantería blanca empotrada en la pared acumula sus preciados pares. Asimismo, cuenta con un amplio espejo y un pequeño sillón para poder ponérselos.

Una de cada cuatro personas con Trastornos de la Conducta Alimentaria es resistente al tratamiento

Unas 400.000 personas sufren trastornos de conducta alimentaria en España, un grupo de patologías con gran incidencia entre los adolescentes en las que intervienen factores biológicos, psicológicos y socioculturales.

Uno de los datos más preocupantes sobre este grupo de enfermedades es la resistencia que un 25% de las personas afectadas por ellas muestran al tratamiento. Además, la experiencia clínica demuestra que un 60% de los enfermos tienen tendencia a la recaída.

Se da la circunstancia de que 3 de cada 4 afectados por TCA son adolescentes en edades situadas entre 12 y 24 años. En ocasiones, presentan patologías psiquiátricas asociadas, como ansiedad, depresión o abuso de drogas. Preocupa especialmente el hecho de que un 20% de las personas con anorexia o bulimia nerviosa hayan intentado suicidarse, según datos del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Mientras la anorexia y la bulimia son los TCA con mayor presencia en la adolescencia, los trastornos por atracón son más frecuentes en edades adultas. Este último cuadro se da cuando la persona come en exceso, de manera compulsiva y regular, aunque no tenga hambre.

El tratamiento más común

En este grupo de trastornos el tratamiento que suele utilizarse es la terapia cognitivoconductual para ayudar a la persona a afrontar mejor los problemas que provocan los episodios de atracones. “Tanto en el abordaje de esta patología, como en la obesidad, se están obteniendo resultados prometedores al emplear la estimulación cerebral no invasiva, concretamente a la hora de conseguir que la persona tenga un mayor control cognitivo de su problema”, explica la Dra. Cristina Giner, psicóloga clínica del Instituto BRAIN 360 de Barcelona.

Antes de aplicar la neuroestimulación, se realiza una evaluación completa al paciente. Se le practica un estudio de neuroimagen para ver qué áreas son las que tienen un funcionamiento anómalo, una evaluación de diferentes dominios cognitivos, así como un estudio preciso del umbral en el que la estimulación puede tener un efecto en el tejido nervioso de cada paciente.

Una vez localizadas esas áreas, se lanzan los estímulos con el objetivo de modular la respuesta de estos pacientes, consiguiendo así al final una reducción sintomatológica.

El Instituto 360 es pionero en España en la implementación de la neuroestimulación para patologías psiquiátricas y neurológicas. “Tenemos un equipo tecnológico puntero y profesionales de reconocido prestigio, lo que nos convierte en un referente en las terapias neurológicas y psiquiátricas mediante neuroestimulación”.

El tratamiento está aprobado por las principales agencias internacionales de medicamentos, como la FDA (US Food and Drug Administration) y la EMA (Agencia Europea del Medicamento), y avalado por las guías clínicas más reputadas (NICE, CANMAT, NIMH, entre otras).

“Estamos frente a un cambio de paradigma. Hasta ahora las patologías psiquiátricas y neurológicas se trataban con fármacos o terapias cognitivo-conductuales. Ahora podemos saber qué regiones del cerebro no funcionan adecuadamente y podemos modificar su funcionamiento, logrando importantes mejoras”, explica el Dr. Diego Redolar, responsable de la Unidad de Neuroimagen y Neuromodulación del Instituto Brain 360, y profesor de Neuropsicología y codirector del grupo de investigación CNIT de la UOC.

Muere Sebastián Boscán, actor de ‘Pasión de gavilanes’, a los 41 años a causa de un cáncer de estómago

El actor de telenovelas Sebastián Boscán, conocido por su participación en Pasión de gavilanes, falleció este domingo a los 41 años tras una larga lucha contra el cáncer de estómago que padecía.

El periodista Carlos Ochoa, amigo íntimo del intérprete, comunicó la noticia en sus redes sociales con gran pesar: "Me duele en el alma tu partida. Gracias, amigo, por tantos personajes inolvidables. Parece mentira decir esto. Descansa en paz, Sebastián. Estoy en shock".

Por su parte, su familia informó de que el funeral se ha celebrado este lunes en la capilla del Cementerio Jardines Montesacro, en el municipio de Itagüí (Antioquia, Colombia).

Sebastián Boscán comenzó en 2002 en el mundo de la interpretación con un papel en la telenovela La venganza, y desde entonces ha participado en series como El auténtico Rodrigo Leal, Montecristo, Madre Luna o Doña Bárbara. Sus últimos papeles han sido en 2019 en ficciones como Más allá del tiempo, El general Naranjo y El Barón, pero sobre todo es recordado en todo el mundo por su personaje en Pasión de gavilanes.

El actor dio vida a Leandro Santos, sobrino de Calixto y Raquel y amigo íntimo de Óscar Reyes. La mayoría de sus tramas se desarrollaban en su negocio, el llamado Centro de moda, e intentó casarse con Jimena Elizondo en un matrimonio de conveniencia.

Sobre el reencuentro de Pasión de gavilanes, Sebastián Boscán declaró recientemente que no habían contactado aún con él para la segunda temporada, pero en una de las imágenes del rodaje se podía ver su tienda, por lo que los fans pensaron que su regreso era posible.

Síntomas del cáncer de estómago: causas y tratamiento de la enfermedad

Un cáncer silencioso que apenas provoca síntomas en sus etapas más iniciales, razón por la que es tan difícil detectarlo a tiempo. El cáncer de estómago o gástrico se origina cuando las células empiezan a crecer de forma descontrolada, aunque no se tiene que confundir con otros tumores que se generan en el abdomen, como el de colón o páncreas.

Como detallan en la American Cancer Society, la mayoría de este tipo de tumores (90%) son adenocarcinomas, esto es, que se originan en la capa más interna del estómago (mucosa). Otro tipo de cáncer de estómago es el del sistema inmunitario, que algunas veces se detecta en la pared del estómago, o los que aparecen en las células de la pared llamadas células intersticiales de Cajal.

En cualquier caso, se trata de uno de los tumores con más prevalencia a nivel global. Se estima que es el quinto cáncer más frecuente y, solo en España, se diagnosticaron en 2020 cerca de 7.500 nuevos casos.

En la mayoría de los casos no se detecta en sus etapas iniciales porque no reproduce síntomas, que podrían incluir los siguientes:

"Es más probable que la mayoría de estos síntomas sean causados por otras dolencias que no son cáncer, tal como un virus o una úlcera estomacal", recuerdan en la asociación. Sin embargo, si no desaparecen o empeoran resulta crucial acudir al médico para encontrar la causa.

La causa exacta del cáncer de estómago sigue sin conocerse de forma definitiva. Los expertos sí saben que se origina cuando una célula del estómago desarrolla cambios en el ADN. "Los cambios le indican a la célula que crezca rápidamente y que continúe viviendo cuando las células sanas mueren", explican los especialistas de la Clínica Mayo.

Sí se conocen una serie de factores que incrementan el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer y que son los siguientes:

La clave para el manejo de este cáncer es la "atención multidisciplinar", esto es, contar con un equipo especializado de cirujanos, oncólogos médicos, radiólogos, anatomopatólogos, o nutricionistas, entre otros. En este sentido, las opciones para el tratamiento dependerán de su estadio y de lo agresivo que sea el tumor.

Una de las opciones es la cirugía, que consiste en "extirpar todo el cáncer y parte del tejido sano que lo rodea", añaden en Mayo Clinic. Las operaciones que se utilizan para el cáncer de estómago pueden incluir la "extirpación de tumores en etapa temprana del recubrimiento del estómago", una gastrectomía subtotal o total o la extirpación de ganglios linfáticos para detección de cáncer.

La quimioterapia es otro tratamiento muy frecuente para este cáncer y se basa en la ingesta de medicamentos que tratan de destruir las células cancerosas recorriendo todo el cuerpo. Por otro lado, la terapia de radiación "emplea haces de energía de alta potencia, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas". Otra opción es la inmunoterapia, "un tratamiento con medicamentos que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer".