Muere James Michael Tyler, Gunther en ‘Friends’, a causa de un cáncer

El actor James Michael Tyler, famoso por su papel de Gunther, el dueño del mítico bar Central Perk en la célebre serie Friends, ha muerto este domingo a los 59 años a causa de un cáncer.

Tyler murió en su casa de Los Ángeles, tal y como confirmó al medio TMZ su representante. El actor sufría de un cáncer de próstata en grado cuatro.

"El mundo lo conocía como Gunther (el séptimo friend), de la exitosa serie Friends, pero los seres queridos de Michael lo conocían como actor, músico, defensor de la conciencia del cáncer y esposo amoroso", dijo un portavoz de la familia.

"A Michael le encantaba la música en vivo, animaba a sus Clemson Tigers y, a menudo, se encontraba inmerso en aventuras divertidas y no planificadas. Si lo conocías una vez, hacías un amigo de por vida", añadieron.

Tyler reveló por primera vez su diagnóstico de cáncer a principios de este año, lo que sorprendió a los fans de la serie, ya que acababa de aparecer en el especial de reunión y no lo mencionó.

Más tarde aclaró por qué no lo había hecho público en ese momento, diciendo que no quería entristecer ese momento especial. Fue diagnosticado con cáncer por primera vez en 2018 y lo mantuvo en privado durante 3 años.

James había actuado en varias series importantes a lo largo de su carrera, incluidos Sabrina, cosas de brujas, Scrubs, o Just Shoot Me! (Dame un respiro en España), pero su mayor papel fue el de Gunther en Friends, personaje que interpretó en 150 episodios en 10 años.

Madrid se tiñe de rosa: más de 18.000 mujeres participan en la Carrera de la Mujer

Madrid ha vuelto a teñirse de rosa este domingo después de que 18.000 mujeres corrieran por las calles de Madrid en la celebración de la Carrera de la Mujer para lanzar un mensaje de ánimo y lucha contra el cáncer de mama.

La cifra de participantes ha sido algo inferior a la de años anteriores, ya que los organizadores decidieron limitar la participación a este número para garantizar los protocolos sanitarios.

Debido a las obras en la Plaza de España, el itinerario ha cambiado: partió de la calle en Serrano, junto a la Biblioteca Nacional, y concluyó, como es habitual, en el Paseo de Camoens, después de pasar por la Puerta de Alcalá, Cibeles y Plaza de Colón.

Tanto en la carrera física como en la virtual las participantes lucían el dorsal 016 para contribuir a la difusión del teléfono de atención a las víctimas de la violencia de género que no deja rastro en la factura.

En los prolegómenos de la carrera ha estado Carolina Marín, campeona olímpica y mundial de bádminton que, como embajadora del Banco Santander, ha querido apoyar la carrera rosa. La onubense continúa recuperándose de la grave lesión en la rodilla izquierda que le impidió defender su corona olímpica en Tokio 2020.

Entre las participantes estaban las integrantes del equipo 'Trainsplant', formado por 12 mujeres que han sufrido un trasplante o están en situación de recibirlo, y las proyecto 'Zapatillas solidarias', liderado por Javier Rosado, que apoyan a personas sin hogar o en riesgo de exclusión con el deporte como válvula de escape.

A lo largo de sus 16 años de historia, un total de 1.150.000 mujeres se han puesto el dorsal en este circuito de la 'Carrera de la Mujer', que ha recaudado más de un millón de euros para proyectos solidarios.

Entre los objetivos prioritarios del circuito de la 'Carrera de la mujer' se mantiene el esfuerzo por incorporar a las mujeres de todas las edades a la práctica habitual del deporte, luchar contra el cáncer de mama y concienciar sobre la prevención y mantenimiento de hábitos saludables para combatir la violencia de género y las desigualdades sociales y educativas.

La Marea Rosa mantiene su espíritu solidario con una donación a la Asociación Española Contra el Cáncer al final del circuito, así como con el apoyo económico a tres fundaciones centradas en proteger a las mujeres en distintos ámbitos: Wanawake Mujer, Pulseras Rosas y Clara Campoamor.

La Carrera de la Mujer de Madrid colabora también con el #retogema, liderado por la atleta Gema Hassen-Bey, que ha sido pionera en la esgrima paralímpica (logró la primera medalla en los Juegos de Barcelona'92 para España y actualmente se prepara para ser la primera mujer en silla de ruedas en culminar la cima del techo de África, El Kilimanjaro, de 5.895 metros).

La Marea Rosa inunda Madrid en la Carrera de la Mujer

La Carrera de la Mujer ha vuelto este domingo a Madrid tras un año en blanco por la pandemia de coronavirus con una Marea Rosa de 18.000 participantes que vestían camisetas de este color con el lema 'Por todas nosotras' y con el dorsal 016 para contribuir a la difusión del teléfono de atención a las víctimas de la violencia de género.

Expertos revelan a qué edad deberías dar a luz a tu primer hijo… según cuántos quieras tener

Cuando se trata de formar una familia, algunas mujeres pueden saber que quieren intentar quedarse embarazadas de inmediato, otras pueden no querer nunca hacerlo, mientras que otras pueden estar interesadas, pero no están seguras de cuándo comenzar.

Estas últimas, que no saben si debería estar tratando de concebir todavía o no, pueden tener interés en una investigación desarrollada en los Países Bajos y recogida por el Mirror.

Expertos del Centro Médico de la Universidad Erasmus analizaron las edades ideales para comenzar a intentar tener un bebé, dependiendo de cuántos hijos quiera tener la madre.

Como parte del estudio, los expertos crearon un modelo que permitiría a los futuros padres determinar cuándo deberían comenzar a intentar tener un bebé, con o sin tratamiento de fecundación in vitro.

Los investigadores sabían que las posibilidades de embarazo disminuyen con la edad, pero que se presta poca atención a la edad y las posibilidades de tener más de un hijo.

Entonces establecieron un modelo de simulación por ordenador de la fertilidad, actualizado con las recientes tasas de éxito de la fecundación in vitro para simular 10.000 parejas con el fin de evaluar las posibilidades de tener una familia de uno, dos o tres hijos, para diferentes edades femeninas en las que la pareja comienza a intentar concebir.

El modelo utiliza tres niveles de importancia que las parejas podrían otorgar a tener un cierto tamaño de familia: 'Muy importante' (equiparado con aspirar a al menos un 90% de posibilidades de éxito). 'Importante, pero no a toda costa' (equivalente a un 75% de posibilidades de éxito) y 'bueno tener hijos, pero una vida sin hijos también está bien' (equiparado con un 50% de posibilidades de éxito). A continuación, un resumen de los hallazgos.

Si usted y su pareja solo quieren un hijo y quedarse embarazada no es de gran importancia en este momento, es posible que le complazca saber que puede esperar hasta los 41 años para comenzar a intentarlo de forma natural, lo que le daría un 50% de posibilidades de concebir.

Para aquellos que piensan que tener un bebé es más importante y quieren las mejores probabilidades, el estudio recomienda comenzar a los 37 años para un 75% de posibilidades y 32 para un 90% de posibilidades de quedarse embarazadas.

Si puede someterse a un tratamiento de FIV, las edades se retrasan un poco, y una mujer puede esperar hasta los 42 años para tener un 50% de posibilidades de tener un hijo, 39 para un 75% de posibilidades y 35 años para la mayor oportunidad.

Si prefiere no tener un solo hijo y le gustaría tener dos pequeños corriendo por la casa, el estudio sugiere que las parejas tendrán un 90% de posibilidades de tener dos hijos si comienzan a intentarlo a los 27 años (sin FIV).

Esto se reduce a un 75% de posibilidades a los 34 años y a un 50% para cuando llegue a los 38.

Con la FIV, tendrías un 90% de posibilidades de tener dos hijos si empezaras a intentar concebir a los 31 años, un 75% de posibilidades a los 35 y un 50% a los 39.

El estudio muestra que las mujeres que desean tener más hijos deberían comenzar a intentarlo a una edad mucho más temprana si no quieren o no pueden usar la FIV.

Los expertos dicen que 23 años es la edad ideal para comenzar con un 90% de posibilidades de tener tres hijos de forma natural.

Para tener una probabilidad del 75%, debe comenzar a los 31 años, mientras que las probabilidades son solo del 50% a la edad de 35 años.

Si agregara la FIV a la mezcla, las parejas tendrían un 90% de probabilidades de tener tres hijos si comenzaran a los 28 años, un 75% de probabilidades a partir de los 33 y un 50% de probabilidades cuando tengan 36 años.

¿Correr perjudica la salud sexual de las mujeres?

Correr aporta multitud de beneficios para la salud física y mental. Entre ellos destacan la prevención de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, de enfermedades mentales como la depresión, de algunos tipos de cáncer y el aumento de la longevidad.

Además, es una actividad que no exige equipamientos ni instalaciones específicas. Esto la convierte en una opción deportiva de fácil acceso al no presentar prácticamente barreras logísticas, sociales ni económicas.

A pesar de todo ello, correr habitualmente también aumenta la incidencia de lesiones musculoesqueléticas. Además, y en el caso concreto de las mujeres, la gran tasa de repetición del gesto deportivo, combinada con el impacto físico de la carrera, aumenta la incidencia de trastornos perineales. Concretamente, de alteraciones como la incontinencia urinaria y/o fecal y el prolapso de órganos pélvicos.

Actividades como correr o el levantamiento de grandes pesos aumentan la presión intra-abdominal (también conocida como PIA). Las PIAS elevadas presionan la musculatura perineal hacia abajo, debilitándola con el tiempo.

Sin embargo, también se ha identificado que las actividades de alto impacto y de levantamiento de pesas provocan un efecto de entrenamiento positivo en las estructuras de soporte del suelo pélvico en respuesta a los aumentos de PIA inducidos por la actividad.

La tendencia actual es la de tener presente que cualquier actividad que eleve la PIA de forma elevada o moderada pero repetitiva debe realizarse una vez comprobada la integridad de todas las estructuras pelviperineales. Dicha condición no puede darse por supuesto en mujeres que hayan llevado a cabo embarazos más allá del primer trimestre, mujeres con alteraciones músculo-esqueléticas crónicas en tronco y/o piernas ni mujeres perimenopáusicas.

Dados los cambios físicos que suceden en las situaciones mencionadas, a menudo es necesario rehabilitar y acondicionar a las mujeres que deseen empezar a correr o reincorporarse a esta práctica. Para comprobar la integridad pelvi-perineal deben realizarse exploraciones ginecológicas y fisioterápicas especializadas.

Tras la verificación de la integridad pelvi-perineal es necesario acompañar la práctica deportiva deseada con la adecuada enseñanza del gesto deportivo y con una pauta de entrenamiento de la musculatura perineal. Así evitamos que aumentos de la PIA no sean innecesariamente elevados.

La relación entre correr y la funcionalidad sexual femenina ha recibido mucha menos atención que los efectos del ejercicio sobre la incontinencia y los prolapsos.

La fisiología avala que muchos de los mecanismos que intervienen en el ejercicio físico también participan en la activación del deseo sexual. En consecuencia, el ejercicio debe ser considerado una forma de tratamiento de los problemas sexuales muy atractiva, ya que no conlleva el estigma que suele asociarse a la terapia sexológica y la farmacoterapia. En otras palabras, evita la incomodidad, vergüenza o miedo a ser juzgadas en la consulta que muchas mujeres sienten.

Las disfunciones sexuales femeninas tienen un origen biopsicosocial. Esto quiere decir que pueden ser provocadas por factores orgánicos, psicológicos y sociales. Además, se ven influidas por aspectos educacionales, socioeconómicos, religiosos y de relación con la pareja. Esto provoca que identificar un origen concreto en cada paciente sea, a menudo, imposible.

La dispareunia, o aparición de dolor durante o tras el coito, es una de las disfunciones más frecuentes. Y, además, cuesta horrores identificar su origen. Esto es porque puede estar provocada por alteraciones inflamatorias, infecciosas, neoplásicas, traumáticas, hormonales, estructurales y psicosociales.

De todas ellas, las más habituales son las dos últimas. Las alteraciones psicosociales más frecuentemente asociadas son los factores psicológicos estresantes, las condiciones sociales negativas y la alteración del ciclo de respuesta sexual a nivel hormonal y cerebral.

Por otra parte, entre las condiciones estructurales más frecuentes se encuentran el prolapso de órganos pélvicos y la debilidad o contractura de la musculatura perineal.

Como estas alteraciones pueden ser consecuencia de una mala práctica deportiva de carrera, algunas personas suponen que correr puede provocar disfunciones sexuales. Sin embargo, esta asociación no ha sido demostrada científicamente y los beneficios de correr (en presencia de la integridad de las estructuras pelvi-perineales) siempre superan a sus posibles efectos negativos.

El tratamiento de las disfunciones sexuales no garantiza su resolución completa. Pero sí ayuda a mejorar calidad de vida de las pacientes.

Uno de los abordajes más recomendados son los tratamientos multidisciplinares. Estos abordan el problema incluyendo aspectos físicos, emocionales y conductuales con la participación coordinada de ginecólogos, fisioterapeutas, terapeutas sexuales y psicólogos o psiquiatras.

La fisioterapia sexológica interviene tratando individualmente a las pacientes con técnicas de terapia manual y masaje de la musculatura pelvi-perineal. Técnicas que se complementan con educación sobre los cambios conductuales necesarios, y la adaptación y corrección sobre técnica y hábitos deportivos adecuados.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Cuando los niños no quieren hacer ejercicio, cómo incentivarles y motivarles para que cambien de idea

Es un hecho, los niños se mueven menos que nunca. La falta de juego al aire libre, así como una mayor afición a las pantallas o videojuegos están dando lugar a niños sedentarios y a unas tasas de obesidad infantil que puede acarrearles serios problemas de salud en el futuro. Por este motivo, intentar que practiquen deporte es tan importante como intentar que lleven una dieta equilibrada. El juego al aire libre al menos un ahora al día, como recomienda la AEP para los niños de entre 5 y 17 años, así como la práctica habitual de algún deporte es la mejor manera de evitar este sedentarismo.

Sin embargo, hay muchos niños que, por diferentes razones, no se sienten motivados a hacer deporte y hay que incentivarlos de alguna manera para que lo hagan.

Los motivos por los que un niño no quiere practicar deporte pueden ser varios, y en función de la causa, habrá que buscar distintas maneras de motivos. Aunque cada uno tendrá sus razones, estos suelen ser los más comunes:

Prefiere ocio sedentario. Las pantallas son el principal impedimento para que los niños sean activos, incluso prefieren quedarse encasa antes que salir a la calle a jugar. En estos casos, además de limitar el tiempo que pasan delante de las pantallas, algo que hay que hacer siempre, practiquen o no deporte, podemos intentar negociar con ellos. Es decir, determinados días a la semana -o momentos en su tiempo de ocio- puede estar con la tablet, la televisión… si el resto del tiempo de ocio está practicando ejercicio físico, el que sea. Si es fuera de casa, mejor, así no tendrá la tentación de no cumplir con lo acordado. Y en casa, siempre queda la opción de optar de vez en cuando por videojuegos que impliquen algún tipo de actividad física.

Le motivan actividades más tranquilas. Hay niños que prefieren pasar el tiempo leyendo dibujando, charlando, jugando a juegos de mesa, con sus juguetes… antes que practicando deporte. Que le gusten esas actividades es bueno, pero tenemos que hacerle entender que la actividad física también es importante para mantenerse sano. De hecho, cada vez hay más estudios que demuestran que la actividad física repercute de manera positiva en la salud del cerebro. Si no le gusta correr, los ejercicios intensos, los deportes de equipo, etc. podemos empezar con actividades más tranquilas, que pueda hacer charlando como caminar a buen ritmo, montar en bicicleta…

Está acomplejado, inseguro… Hay niños que tienen menos aptitudes que otros para el deporte, y esto les puede llevar a sentirse acomplejados, inseguros, creer que no se le va a dar bien, que es torpe… En este caso tenemos dos opciones: invitar a niño a que practique deporte individual o en grupos pequeños y de confianza para que se sienta seguro o, si le gustan los deportes en equipo, buscar un grupo en el que todos los niños tengan un nivel parecido. No sentir que fracasan o que son inferiores es la mejor forma de motivarles y que no abandonen.

Es muy tímido. Muchos niños no se atreven a hacer deporte por timidez, porque son muy reservados… En este caso, al igual que ocurre con los niños que son inseguros, se les puede invitar a que practiquen deporte solo, con nosotros, en pequeños grupos, con personas de confianza… Aun así, lo ideal sería que, con el tiempo, fuera capaz de incorporarse a un deporte de equipo, pues le ayudará a superar sus problemas de timidez. Pero solo cuando esté preparado, si no queremos provocar el efecto contrario.

Independientemente de cuál sea la causa que lleve a un niño a no querer practicar ningún deporte

•Explícale por qué quieres que haga deporte. No podemos pretender que un niño hago algo que no quiere hacer si no le damos razones convincentes. Además de los beneficios para la salud, que de niño lo más probable es que no le motive mucho, podemos explicarles las cosas buenas que tendrá para él o ella en función de sus intereses: hará nuevos amigos, que podrá comprarse ropa nueva para practicar ese deporte, que podrá viajar los fines de semana, saldrá más a la calle, estará más fuerte, etc.

Encuentra una actividad que les guste y le divierta. A no ser que no muestre ninguna preferencia, lo ideal es que sea él el que elija el deporte que quiera dentro de los que tengáis acceso y sea adecuado para él. Ofrécele varias opciones que concedes adecuadas para él, y dejadlo elegir.

•Que cunda el ejemplo. No podemos pretender que nuestro hijo haga ejercicio si no ve que lo hemos nosotros. Como en todo, el ejemplo es mucho más eficaz que una orden. Practicar algún deporte juntos también es una buena opción, tanto para motivarlo como para pasar tiempo juntos.

•Invítale a tener un vínculo sano con el deporte. Si le gusta competir, magnífico, pues es una buena manera de que tenga una motivación, pero que ganar nunca sea su única motivación, y nunca por encima de divertirse, estar con amigos, practicar una actividad saludable…

•Adaptad el deporte a su edad necesidades, capacidades y carácter. Será más fácil que un niño acepte hacer deporte si ve que se le da bien, que puede, se siente integrado, cómodo… Por ejemplo, hasta los ocho años deben primar las actividades lúdicas, divertidas… sobre las que requieren habilidades más específicas como la coordinación, la fuerza… que se recomiendan a partir de los nueve años.

•Apóyale siempre. Si queremos que el niño siga practicando algún deporte, tenemos que apoyarlo siempre, felicitarle por sus logros y su esfuerzo, escucharlo.

•Si no le gusta, otro. Aunque hay que enseñarle que hay que ser constante y que no se pueden abandonar las cosas a la primera de cambia, también debemos ser comprensivos, porque no todos encontramos lo que nos gusta a la primera. Así que, si pasado un tiempo prudencial, nuestro hijo ha perdido la motivación por el deporte que practica, probemos con otro. Bajo ningún concepto le obliguemos a que termine el curso solo porque se ha apuntado a solo conseguiremos que vaya a disgusto y huya del deporte. La única condición que le debemos poner es que debe practicar otro de las opciones que le dimos al principio.

Si, aun así, no conseguimos que nuestro hijo haga deporte reglado, debemos recordar que lo importante es que se muevan, salen, corran, trepen… así que siembre les quedará saltar, jugar a comba, al escondite, a pillar… Y volver a intentar convencerle dentro de unos meses.